Blogs

Archivo de la categoría ‘Málaga’

Manuel Pellegrini, relaciones públicas por excelencia

Jueves, 14 Marzo 2013

malaga-remonta-oporto-665x250.jpg

Resulta paradójico que anoche en La Rosaleda, al margen de los seguidores del Oporto, hubiese alguien arrepentido por los acontecimientos. Se sentó durante todo el partido debajo de la grada central donde se ubica la prensa y quiso pasar inadvertido porque el cachondeo podría haber sido de órdago. Era Unai Emery, ahora míster del Sevilla y que en el verano del 2011, cuando dirigía al Valencia, poco le importó dejar escapar a un crío de las categorías inferiores que, según él, no iba a dar la talla en el primer equipo. El chaval, consciente de que su talento sí cuajaría en Valencia, quiso renovar con unas condiciones que Manuel Llorente nunca aceptó. Y mal que le pesara, decidió dejar la que había sido su casa desde los catorce años para embarcarse en el proyecto faraónico del jeque Al Thani. El talento de aquel canterano tenía un precio: seis millones de euros; esta mañana, Isco Alarcón ha subido su cotización a casi cuarenta millonesy, aunque haya renovado, el mercado le va a exponer en su particular Ibex.

Sí, Unai Emery tuvo que tragar saliva con cada regate de Isco, cada pase al espacio, cada control made in Zidane. De repente, ha nacido una estrella que soba con el mismo mimo un balón descosido en las calles de Benalmádena que el oficial de la Liga de Campeones; su propósito es divertirse y es de esos genios que se martirizan sin la pelota en los pies. Isco lidera una apuesta sin garantías de viabilidad económica, pero hoy en Málaga nadie se ha parado a pensar en la pesadilla de los pagos: el equipo ganó anoche el partido más importante de su historia, por tanto, habrá otro aún más histórico, el de cuartos de final; razón: pregunten a Manuel Pellegrini.

“Hemos convertido a un grupo de estrellas en un equipo de obreros”. La consiga del técnico chileno ha imperado en medio de las tempestades originados por la negligencia de un jeque con ínfulas de divinidad. Los dueños habían vendido una obra monumental a una ciudad que estuvo a punto de ver cómo se quedaban sin fútbol de alto copete; pero, mientras las promesas cobraran proporciones bíblicas, las transferencias bancarias escaseaban y el flujo de dinero se cortó de cuajo. En esta tesitura, Pellegrini se inventó una gestión extraordinaria de relaciones públicas para fichar jugadores residuales de otros clubes pero, al fin y al cabo, rentables  y, sobre todo, de su confianza. Así vino Martin Demichelis, el jefe de la zaga. Su largo periplo en el Bayern tocaba a su fin y una sola llamada del chileno lo cambió todo. Habían coincido en River Plate, donde el central argentino había quedado prendado de la mano de seda de Pellegrini.

El fichaje de Martín Demichelis fue especial porque Pellegrini sabía del poder de seducción del argentino. Si venía él, podía atraer como un imán a parte de la colonia de sudamericanos repartidos por Europa. De este modo, el ex central del Bayern convenció al ‘Conejo’ Saviola con una sola llamada y sus años en el Munich labraron una amistad con Roque Santa Cruz que se recompensaron con el fichaje del paraguayo el pasado verano, cuando éste estaba sumido en el ostracismo del Manchester City. Hubo una pieza del puzzle que  costó demasiado esfuerzo: Jérémy Toulalan. El francés impresionó a su actual entrenador en la fatídica eliminatoria Real Madrid-Olympique del 2010 e intentó ficharle durante su primer año en el Málaga, pero fue imposible. Vino en el verano de Isco.

Sería injusto no mencionar a Antonio Fernández, ex director deportivo, como contribuyente crucial de la apoteosis malacitano. El jeque le encomendó a él, y sólo a él, construir un equipo de la nada, y Baptista, Cazorla, Ignacio Camacho vinieron a coste ínfimo gracias a su habilidad en los despachos. Pero, sin duda, el disparo mas certero fue traer a mitad de temporada a un entrenador con un “librillo de estilo moderno” y aroma de gentleman: no podía ser otro que Pellegrini, gracias a la denodada labor del difunto directivo José Carlos Pérez y el vicepresidente Abdullah Ghubn. La pena es que el éxtasis de la ciudad penda de un hilo, la de una fecha de abril en la que el Tribunal de Arbitraje Deportivo fallará si el Málaga va al paredón por sus triquiñuelas financieras o le concede una supuesta segunda oportunidad en el torneo de los mayores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El gran protagonista entre bambalinas

Lunes, 11 Julio 2011

013_antonio_fernandez.jpg

Últimamente aparece en todas las fotos de los fichajes, pero no en primera fila, sino justo detrás, en la de la gente trajeada. Le pasa como a Tom Cruise en Jerry Maguire: siempre sale inmortalizado con las estrellas…pero a un lado, donde no se fija nadie. Y es que Antonio Fernández está siendo el protagonista entre bambalinas del mercado de fichajes. Asumió la dirección deportiva del Málaga porque el jeque Abdulla Al-Thani se hartó del castillo de naipes que había montado en torno al desconocido técnico Jesualdo Ferreira  y prefirió tirar de credenciales. Ahí el recomendado fue Fernández, cuyos anteriores trabajos en Sevilla y Valencia dejaron patente que podría fraguar algo que complaciese al dueño y, de paso, levantase el demoledor último puesto del equipo tras diez jornadas. Vaya sí lo hizo: dejó de ser la mano derecha de Fernando Hierro en una Federación que se relamía del éxito de Sudáfrica y se propuso un reto de garantías…por lo menos, en lo económico. “El presupuesto del Málaga es ilimitado”, tal cual lo confirmó el director deportivo en la COPE la semana pasada. Sí, puede sonar presuntuoso, pero el mega-empresario Al-Thani no ha venido de farol a tenor de la batida que está haciendo el club por todo el escaparate europeo.

Sin embargo, el lifting de la plantilla comenzó en diciembre: el diario Sur de Málaga tituló el pasado 27 de diciembre ‘Fernández quiere cerrar cinco fichajes antes del viernes’. Pues bien, el último día del año ya se habían redactado los contratos del portero Asenjo, Enzo Maresca, Demichelis, Baptista e Ignacio Camacho. Fernández había demostrado que con un equipo de asesores a su medida (y un buen talón por detrás), el Málaga podía estar en la segunda élite de la Liga, la del Valencia, Villarreal o Atlético de Madrid. Pellegrini logró la permanencia y, una vez finiquitada la Liga, el jeque Al-Thani planteó al director deportivo un reto faraónico: convertir Málaga en el incordio de Madrid y Barça, al menos en atención mediática. De momento no anda a la zaga de los dos grandes, aunque los telediarios sacan imágenes de La Rosaleda día sí y día también.

Quizá parezca una versión barata del copyright de Florentino Pérez en sus presentaciones megalómanas de Cristiano y Kaká, pero el jeque ha convertido el estadio en un parque de atracciones en el que los toquecitos al balón y algún que otro chiste han sobreexcitado a una afición que cree ciegamente en su Málaga, más que nada porque no esperaba llegadas tan estelares para un club poco ducho en competiciones europeas. Las presentaciones se han sucedido casi consecutivamente: Van Nistelrooy escenificó la primera gran puesta de largo…y con la carta de libertad bajo el brazo para regocijo de Fernández; Joaquín sacó su vena andaluza y se atrevió con un chiste; el central holandés Mathijsen y el centrocampista Toulalan fueron más timidillos, y la conjunta de Sergio Sánchez y Buonanotte fue el ocio de sábado más apetecible para la ciudad. Casi cuarenta millones de dispendio suenan a barbaridad en la acuciante crisis futbolera, pero el holding empresarial de Al-Thani debe mantener una balanza de pagos fiable, de ahí a que, de momento, no se cuestione la viabilidad del nuevo Málaga ni se oteen nubarrones como el del indio Aly Sied en Santander.

De primeras, la perspicacia del director deportivo ha contagiado a la hinchada y, sobre todo, ha convencido a su jefe; si en el Sevilla se inventó a Dani Alves y en Valencia a Banega, titular en la selección argentina, no hay razón para dudar de nuevas y baratas adquisiciones. El último en llegar ha sido Isco, de la cantera del Valencia, y Málaga es un buen feudo para que madure. Él y el resto de chavales que mamarán el fútbol con Julen Guerrero en el nuevo Centro de Tecnificación. El panorama pinta paradisiaco para cualquier director deportivo, sobre todo si el dueño espeta que hay dinero para despilfarrar. Pero Antonio Fernández es un estudioso de los fichajes y sus credenciales responden a tíos que han triunfado o, por lo menos, tienen caché. Además, el carrusel todavía no ha acabado: el jeque ha anunciado otro ‘bombazo’ y no huele ni a Cazorla ni a Sneijder; ha salido a la palestra el nombre de Tévez, pero sus cinco millones anuales no se ajustan al tope salarial de tres que ha impuesto el Málaga al estilo NBA en formato pobre. Y por lo que cuenta el director deportivo, el club también está perfilando el futuro a corto plazo…explica que es “el mejor método para evitar que el Málaga sea una moda pasajera”. Con empleados como él, el jeque puede delegar a distancia.

¿ Fue Pellegrini un señuelo?

Mircoles, 3 Noviembre 2010

1288656030_0.jpg

Vuelve Pellegrini, el ingeniero civil al que no dejaron terminar su obra. Aunque no podrá recelar mucho del Madrid porque, sencillamente, el Málaga de los jeques está para el arrastre. De todos modos, allá por febrero pisará el Bernabeu y compartirá banda con Mourinho, quien no ha querido saber mucho de la herencia prestada y ha remodelado al equipo a su gusto y semejanza; justo lo que no permitieron a Pellegrini.

Tiene gracia el galimatías que hay montado en el Málaga. Fernando Sanz vendió el club, pero sigue de asesor presidencial…supongo que habrá tenido poco que ver en la contratación del técnico depuesto; cinco derrotas en cinco partidos en casa, va de récord. El dueño es un tal Abdullah Al-Thani que ha comprado un capricho para presentar sus credenciales a Florentino, Rosell y compañía cuando llegue la ocasión.

Bajo el mando de Abdulla otro Abdullah, éste de vicepresidente, y un par de secretarios generales. Claro, el último Abdullah no ha sido tonto y nada más instalarse en su despacho contrató a dos altruistas de la tierra,  que se dejan la vida en el Málaga y no quieren saber nada de remuneraciones. Anoche, la COPE adelantó el fichaje de Pellegrini y pudo hablar con José Carlos Pérez, un directivo de toda la vida del Málaga, quien se hizo el sueco cuando el nombre del candidato salió a la palestra. A las nueve de la noche el  sr. Pérez continuaba en las oficinas de La Rosaleda…y eso que lo hace por amor al arte. Intuyo que los jeques se quedaron petrificados cuando el señor Pérez, otro consejero para meras consultas al estilo de Zidane en el Madrid, les espetó que podían guardarse la chequera de los petrodólares. Los antecedentes evidencian que estas historias tipo Dimitri Peterman no suelen acabar demasiado bien.

Bueno, el caso es que Pellegrini regresa con el morbo de averiguar si su paso le sirvió al Madrid de señuelo para esperar a Mourinho o, realmente, alguien creía en su sutileza. Por de pronto, Mou nunca ha mentado a su antecesor, tampoco le importa demasiado. Él llegó en verano, hizo el inventario y pidió lo que faltaba. Un ‘alcorconazo’ y un falló de Higuaín sin portero fueron insoportables aunque hubiera hecho el Madrid cien o más puntos. El técnico chileno acaba de aterrizar en Málaga, ¿para cuándo la entrevista de MARCA? Ansioso espero.