Blogs

Archivo de la categoría ‘Mario Suárez’

“¡Mario, cabeza y atrás!”

Mircoles, 18 Marzo 2015

Mario Suárez/fichajes.net

El esfuerzo no se negocia. Tiene pinta de que será el título de un futuro Informe Robinson sobre este Atleti, cuando pasen los años y el fútbol mire en perspectiva cómo un entrenador cambió para siempre la historia de este club. Hace años, durante el apogeo del ‘pupas’, los rojiblancos habrían perdido la eliminatoria de anoche sí o sí. Un despropósito, cualquier jugada maldita o un fallo a lo ‘loco’ Abreu habrían descompuesto a una hinchada que ni siquiera con Simeone habría esperado estos paseos por el elíseo. Y como lo que no te mata, te hace más fuerte, el sufrimiento extremo de los penaltis ha inmunizado al equipo hasta el punto que hay futbolistas en el vestuario que piensas que Berlín es un destino muy viable. Como dijo Rubén Martín en la narración de Tiempo de Juego, “si se cree y se trabaja, se puede”, axioma cholista que entierra de por vida cualquier gafe pasado. El Atlético se ha esforzado por entrar en la sala VIP y el resto de Europa ya no le mira por encima del hombro: ningún club, menos el Real Madrid, quiere cruzarse con ese Rafa Nadal puñetero al que intentan pisar y sigue correteando. Quizá no vuelvan a rozar otra ‘orejuda’, pero sin duda la buscará a tumba abierta. Viene en las tablas de los mandamientos de Simeone por los siglos de los siglos o, al menos, hasta el 2020, fecha de caducidad de su próximo contrato.

El Atlético se sobrepuso a sí mismo porque entendió que no merecía la pena sentarse en un diván ni un solo instante. Agitado por el jugador número 12, salió encendido a por la yugular del Bayer Leverkusen con demasiado alboroto. Y mientras Arda frotaba su lámpara sin que saliese el genio del ‘ardaturanismo’, el partido necesitaba a un pecho frío que pusiera sentido común al fútbol. Sin Gabi en el campo, Koke se perdió entre la maraña alemana; así que un invitado siempre sospechoso dio un paso al frente. Mario Suárez necesita trabajar el doble que los demás para arrancar una sonrisa al Calderón; los pitos y el murmullo siempre penden de un hilo cuando el balón llega a sus pies. Pero, paradojas de este bendito espectáculo, Suárez nunca se borra en los partidos grandes, marrones para cualquier suplente pero bendiciones para él. Y se agradece que no viva en un universo paralelo como la mayoría de su gremio: “Me esfuerzo para que no me piten”, dice con resignación. Su trallazo al estilo Deco alivió a un Simeone que nunca se acaba de fiar de Mario titular. Y no lo hace porque frecuentemente pierde ese balón tonto que puede causar un cataclismo, Anoche también sucedió pero el Leverkusen no supo interpretar el regalo. El rol de Suárez bordea el precipicio porque un solo despiste suyo desnuda a toda la defensa. ”¡Mario, cabeza y atrás!”, fue la orden permanente del ‘Cholo’ a su pupilo. No sabemos si Mario se ha quedado en el Atleti por una negociación torpe con el Inter de Milan o el empecinamiento repentino del entrenador, el caso es que el centrocampista necesitaba cobrarse alguna recompensa.

A Torres le llegó en forma de penalti decisivo. Ya no es ese Fernando Torres, Liverpool’s number nine de Anfield, pero tampoco se le caen los anillos para afanarse en el trabajo sucio. Sabe que Griezmann es la sensación y él se empeña en lo suyo: buscar espacios atrofiando líneas defensivas. Desde luego, la responsabilidad en la tanda de penaltis era demasiado arriesgada: son una lotería maldita que pone a cada uno en su sitio. Sucedió con Kaká cuando falló su disparo ante Neuer en aquella semifinal Madrid-Bayern Munich. Y a Torres le habrían perseguido los fantasmas de la calle si el portero Leno se hubiese estirado medio metro más. No fue así y eso demuestra que el ‘Niño’ tiene talento para situaciones límite. Que se lo digan a la selección española o al Chelsea.