Blogs

Archivo de la categoría ‘Mendilibar’

Argumentos ‘antigripales’

Jueves, 5 Enero 2012

messi.jpg

Jerry Sloan, entrenador de Utah Jazz, planteó un hipotético partido sin Michael Jordan en el quinto encuentro de la final Jazz-Bulls de 1997. Entonces, la estrella de Chicago había terminado el cuarto partido con mareos y algunas décimas de fiebre; sin duda y a pesar de que fue el máximo anotador del equipo, no fue su mejor actuación. Por eso, saltaron las alarmas y Phil Jackson, técnico de los Bulls, dudó si exprimirle dos días después, consciente de que una nueva derrota habría dejado a Utah a una sola victoria del anillo. La franquicia de Chicago convirtió en un búnker el hotel donde se alojaba a la espera del quinto partido; no en vano, la noticia de la semana era averiguar si el mejor jugador de todos los tiempos estaría apto para la crucial cita. Pero los Bulls tan sólo soltaron información a cuenta gotas y el estado de salud de Jordan era enigmático. Hubo que esperar minutos antes del partido (en la NBA no es obligatorio publicar la convocatoria con horas de antelación) para conocer la decisión: Jordan sí jugó ese quinto partido, y lo hizo con fiebre, dolor de estómago y hasta deshidratado. El resultado fue otra noche otra sublime con 38 puntos y 7 rebotes que permitió a Chicago viajar a casa para proclamarse campeón delante de su afición. Karl Malone, el líder de Utah, declaró después de la derrota que “Michael no estaba tan enfermo como se había dicho en los días anteriores” y que, por tanto, sobraba “comedia”. Años después, el propio Jordan desveló que, durante la tarde del partido, le dijo a su entrenador “traedme el chándal que voy a jugar”, después de haber vomitado varias veces en su habitación del hotel.

La prudencia del departamento de comunicación de Chicago Bulls fue la que no tuvo el Barcelona. A veces los comunicados oficiales juegan malas pasadas, quizá porque por la inmediatez con la que se difunden. En ese sentido, el Barça podría haber actuado éticamente bien al despiste anunciado que Messi estaba griposo pero que su convocatoria dependía de su evolución en las siguientes horas. Por eso, con ejemplos como el de ayer, los comunicados oficiales se están convirtiendo en un mecanismo más para el chismorreo, de dimes y diretes, y sin ningún rigor informativo. Guardiola es de los pocos entrenadores que utiliza con maestría los resquicios que deja el reglamento: nunca adelanta una convocatoria en la previa y sólo un rato antes de los partidos elige a sus jugadores de entre todos los que se han entrenado. De este modo, el equipo rival no sabe a ciencia cierta contra quiénes se va a enfrentar. Pero el propio Guardiola justificó la pantomima en rueda de prensa explicando que Messi le llamó por la tarde para decirle que podía contar con él. Sin embargo, el crack ayudó poco a dar consistencia al argumento ‘antigripal’ de su entrenador cuando espetó al salir del vestuario que “le dolía la panza”. La deducción lógica fue que Pep había sido negligente con Messi, y más por forzarle en un partido que pintaba a goleada por la sorprendente rendición de Osasuna delante de los micrófonos.

Patxi Izco fue listo al tomarse a cachondeo la goleada…”Si a Messi le dolía la panza, a mí los huevos”, dijo en El Partido de las doce de COPE. Al menos, siguió al dedillo su discurso derrotista de la eliminatoria: había declarado que estaba perdida de antemano al “noventa y ocho por ciento” y, tras el 4-0, rindió pleitesía al fútbol de salón del Barça, “juegan como dibujos animados”. Menos gracia le hizo a Mendilibar, pero su “imposible ganarles” de la víspera desnudó sus intenciones. O sea que al técnico de Osasuna no se le debe conceder la venia por lloriquear cuando dijo que Messi se había descojonado al preguntarle en el césped si tenía gripe o que “igual anuncian que se presentan con el Barça ‘B’ y luego juegan con el primer equipo”. Al fin y al cabo, lo que vale es la convocatoria final y reglamentaria, a partir de la cual Osasuna debió plantear su partido, perdón, su derrota.