Blogs

Archivo de la categoría ‘milan’

¿Está el Madrid para ganar la ‘Décima’?

Viernes, 5 Noviembre 2010

1288947047_0.jpg

¿Está el Madrid para ganar la ‘Décima’? Yo creo que aún no. La liguilla de grupos ha dado pocas pistas del nuevo Madrid. Si bien supo montarse en Milan el partido a su antojo durante un rato, todavía le falta ese oficio que utilizan Barça, Chelsea o United que les conduce casi siempre a semifinales. No es lógico que el Milan vague por el campo y con dos tonterías voltee el marcador; tampoco es esperanzador que los once titulares peguen un bajón físico vertiginoso contra un equipo geriátrico. Sí se puede excusar al árbitro Webb: vale, la cagó y punto. Pero hasta que perpetró la jugarreta, el Madrid debía ir ganando por dos o tres goles.

El poso que deja el partido es que a los blancos les sobra potencial y talento a espuertas, pero les falta pulir la mística histórica que sólo ellos supieron invocar en innumerables momentos. Mou está metamorfoseando al Madrid pero eso lleva paciencia; todavía no está preparado para grandes batallas tipo Stamford Bridge. Y son esas cruzadas, precisamente, las que le urgen para madurar de una vez por todas.

Es indudable que el cambio ha comenzado, pero San Siro deja ciertas dudas que por tiempo son subsanables: ¿me lo parece a mí o Mou tira de repuestos demasiado tarde? El míster tiene en mente su once fetiche, inalterable salvo causa extrema; el problema es que la voracidad de sus pupilos conllevará un desgate bestial. Y, claro, jugando con los mismos en Liga, Champions y Copa, las consecuencias se las podrían preguntar a Queiroz y sus once ‘galácticos’ mas Solari.

El derbi del domingo tampoco valdrá de mucho al no ser que el Madrid no gane. Entonces, saldrán a la palestra los mismos criticones de siempre con la misma cantinela de los últimos años, la de que muy bien y muy bonito pero este Madrid no le mete mano a un grande. Ciertamente, el Atlético no lo es, aunque siempre esconde ese acicate costumbrista que revoluciona la ciudad gane quien gane. De momento, Milan se queda como combate nulo…ya queda menos para el verdadero.

Solvencia garantizada

Mircoles, 20 Octubre 2010

1287510946_0.jpg

Ni de lejos pintaba como aquellos Madrid-Milan entre la ‘Quinta del Buitre’ y los futbolistas totales de Arrigo Sacchi. Más que nada, porque los italianos de ahora evidencian una decrepitud clamorosa. Ni las estrellitas díscolas ni reliquias que ya lo dieron todo el siglo pasado pueden soportar el peso del Milan. Y por eso,  Berlusconi o Galliani (me da que este último porque el primera está enfrascado en tareas un poquito más borrascosas) deben resetear el club de arriba abajo. Lo mismo que ha intentado hacer Florentino año tras año, hasta hoy.

Porque la inercia ganadora e ilusionante de este Madrid no la habíamos visto desde Carlos Queiroz. Entonces, los ‘galácticos’ mas Raúl se lanzaron decididamente a por la temporada en un ejercicio de autoridad apabullante explicitado en goleadas de escándalo y destellos inéditos. Ese plantel tenía una pinta bestial, pero sólo fachada como a la postre se comprobó.

Siete años después, Mourinho no propone aquello pero garantiza solvencia. Su equipo asegura disparos por doquier y raro será el partido en el que el mejor no sea el portero rival.  Al margen de que la apuesta culmine o no (la de Queiroz estalló en la final de Copa birlada por el Zaragoza), hay argumentos irrefutables para creer que sí, que en esta temporada puede asomar alguna satisfacción.

Por de pronto, Cristiano parece que está siguiendo al dedillo un plan psicológico maquinado por Mou: sigue siendo el que más chuta y el que jalea los ataques, pero también se para a pensar en opciones diferentes a su vanagloria. Y, claro, sus compañeros lo agradecen; entre ellos, Higuaín, que inopinadamente ha encontrado en el portugués un asistente más. Luego hay que mentar a Özil por su agilidad mental: decodifica la oportunidad antes de que se produzca. Regatea cuando debe y cruza pases inverosímiles, al estilo de Raúl en sus tiempos gloriosos.

Y ya lo dejé entrever hace semanas, Mou ha engendrado a un nuevo Marcelo, que se preocupa por defender y llega con buen reprís a la línea de fondo contraria. Falta por ver, eso sí, cómo se las arreglará cuando Mata, Navas o el mismo Messi le intenten bailar. Es el examen pendiente del brasileño. Como también le faltan pruebas gordas al Madrid, de mayor calado que la de anoche. La del Camp Nou se acerca y otras futuras como Old Trafford o Stamford Bridge (si es que la suerte acompaña) serán concluyentes para testar si este equipo, a diferencia del de Queiroz, rula bien.

El Madrid, a su imagen y semejanza

Lunes, 18 Octubre 2010

1287311564_0.jpg

Mou ya tiene al Madrid a su imagen y semejanza. No enamora porque ése no es su propósito, pero achanta a cualquiera que se le ponga enfrente. Y mucho habrá tenido que ver Cristiano, que si hace tres semanas pataleaba como un niño caprichoso cuando no le salía la jugada, ahora celebra efusivamente los goles… ¡de Higuaín! O el equipo se ha conjurado para que, de una vez por todas, el enésimo proyecto de Florentino salga adelante, o es que Mou es sencillamente el soberano de todo lo que le alcanza la vista y sus ‘vasallos’ hacen lo que él dicta.

A Mou le importa poco que sus chicos combinen, triangulen o se inventen jugadas acrobáticas con doble tirabuzón. Hombre, siempre es de agradecer que a  Xavi o a Iniesta se les ocurra una genialidad, pero también mola que el Madrid castigue sin compasión con varios golpes directos. Además, Mourinho también podrá fardar de pitoniso: advirtió que algún equipo pagaría el poco acierto goleador de principio de temporada y han bastado dos jornadas para que la opinión pública se olvide del aplastante inicio de Pellegrini. El Madrid ha entrado en una vorágine goleadora en la que hasta Casillas podría rascar algo.

Porque esa es otra: si arriba están enchufadísimos, la defensa no se queda atrás. Pepe, con sus vaciles y chorradas, se ha granjeado el honor del que Hierro gozó durante muchos años. Es el líder indiscutible de la zaga y se hace lo que él manda. A veces le da por patear espaldas ajenas y otras por chulearse como en Málaga, pero es de uno de los mejores descubrimientos de los últimos años. Y, sí, Mijatovic tenía razón: llegaría el día en que a los ‘entendidos’ se les metería en la cabeza que treinta millones por un buen central son una buena inversión. Yo me incluyo entre los sabiondos; en su momento me pareció una exageración pagar aquella bestialidad por un tío llamado Pepe.

Ahora bien, vale que el Madrid ha espabilado en los últimos días o, más bien, ha encontrado un patrón de juego, el de atacar y atacar hasta noquear. Pero mañana viene el Milan, que sin meter mucho miedo tampoco tiene la pinta de Depor o Málaga. La gran asignatura pendiente del madridismo es ganar a ‘alguien’: no valen medias tintas. Y Mou sabe que ése debe ser su cometido, independientemente de que sus chicos le hagan un roto al Depor o ganen por los pelos a un recién ascendido. Ha llegado la hora de examinar el potencial de este Madrid nuevo en espíritu y ganas. E insisto, aún con Ibrahimovic, Robinho y Pato, los italianos no son favoritos a nada. Pero no me quiero imaginar qué sucedería si la orgía no continúa mañana.  

Ni fu ni fa

Domingo, 28 Febrero 2010

Pues eso, ni fu ni fa. Otra jornada de transición y una semana menos para el Madrid-Barça que deberá decidir la Liga (por lo menos, es lo que esperan los mandamases de este tinglado). La Liga es bipolar porque, sencillamente, el resto no existen y jamás lo hicieron. El año pasado también lo fue, pero gracias a Juande Ramos, quien consiguió que el Madrid enganchase una vuelta entera invicto. Esperemos que este campeonato sea un amago falso del dudoso porvenir que le espera al fútbol español. Si el Barça se mantiene en las alturas y el Madrid recurre a inyecciones económicas multimillonarias cada verano, los demás están aviados.

El Sevilla no puede depender toda la vida del ingenio de Monchi; el Valencia tardará en reclutar un trío tan formidable como el de Villa-Silva y Mata; el Villarreal no se ha repuesto del abandono de Pellegrini y el Atlético seguirá peleado consigo mismo, intentando redefinirse de una vez por todas. Ante este panorama,  ni la crisis más furibunda apeará a los dos grandes del título. No estaría de más que la LFP se replantease qué modelo de torneo quiere para el futuro. De lo contrario, seguirá arrumbando a dieciocho clubes preocupados por dos puestos de Champions, otros tantos de Europa League y los tres del fatídico descenso.

El caso es que nuestra liga dicotómica evidencia un importante contraste con los mejores campeonatos de Europa: en la Premier, los últimos traspiés de Chelsea y Manchester han aproximado al Arsenal a tan solo tres puntitos de los  de Ancelotti. Lástima que el Liverpool nunca tenga el fuelle suficiente para aguantar la batalla por el título.

En el Calcio menos roñoso de los últimos años, el Milan  ha puesto un poco de picante  después de que el Inter no haya ganado tres partidos consecutivos. Aún así, los ‘rossoneri’ están a cuatro puntos de Eto’o, Milito y compañía. A la Roma, que está a siete puntos del líder, le va a ser muy difícil reengancharse.

Pero los campeonatos más abiertos nos los ofrecen Alemania y Francia. La Bundesliga se está revalorizando a pasos agigantados. Los estadios están repletos y si el año pasado el Wolfsburgo dio la sorpresa, en el presente el recuperado Bayer de Munich, el sorprendente Leverkusen y el tapado Schalke optan a la victoria final. Por último, a la liga francesa le ha venido de lujo el final de la hegemonía del Lyon; el Girondins se postula como favorito, pero una buena ristra de perseguidores le hace sombra. Montpellier, Lyon, Lille y Marsella esperan un fallo del Burdeos.  

Ganó el que jugó andando

Jueves, 22 Octubre 2009

pirlo.jpg

Corría el minuto diez de la segunda parte, Kaká se retrasa a la medular para buscar el balón, lo recibe, avanza veinte metros y de repente… no sabe qué hacer con la pelotita. Ése es el Real Madrid descompuesto de Pellegrini. A lo mejor Florentino tiene que hincar la rodilla ante la evidencia de que el chileno es muy buen entrenador pero no para el modelo del club merengue. De momento, el presidente se mantendrá impasible desde el palco, porque fulminar hoy a su primera gran apuesta de la segunda etapa sería bochornoso. Al míster se le ha agotado el plazo de adaptación y no parece que vaya a ser muy prorrogable, a tenor de lo que se avecina en noviembre (Milan, Atlético y Barcelona).

Ha quedado claro que el nudo gordiano del equipo es su galimatías táctico. Los jugadores insisten en que pronto llegarán a jugar como quieren. Pero, ¿qué fútbol quiere proponer el Madrid? Cuando emular al Barça parece imposible, la alternativa es dar velocidad al ataque aprovechando los perfiles de Cristiano, Kaká y Benzema. Aunque esto último también parece utópico visto el panorama. Anoche, el 1-0 momentáneo brindó a Pellegrini una oportunidad inmejorable de ordenar el partido sustituyendo a un delantero por otro centrocampista que cogiese el volante junto a Xabi Alonso y Lass. El chileno no lo debió ver claro, especuló con el reloj y la desidia del rival, y no cayó en la cuenta de que el enemigo era el Milan, italiano para más señas. Así le fue.

Este Milan, del que muchos nos habíamos mofado en la víspera, nos recordó ayer que ganó su séptima Champions hace tres años con el mismo equipo de geriátrico más Kaká. El Madrid, ingenuo como pocas veces se la ha visto, creyó que con un gol de ventaja, los Ronaldinho, Seedorf, Pirlo y compañía buscarían su oportunidad en San Siro. Y ahí salió a la palestra Pato, para descojonarse de Casillas, Ramos y compañía. De todos menos del de siempre: si algo le duele al madridismo es que su equipo echará a perder un partido en el que Raúl volvió a ser líder indiscutible. Su gol de ratón de área y el pase de pillo a Drenthe en el segundo es la enésima prueba de que incluso este Madrid de cientos de millones depende de un tío que lleva quince años.  

Insisto, quizá lo bueno es que el problema es puramente táctico y, después de infinidad de combinaciones, Pellegrini (o el que venga) dará con la fórmula mágica. No obstante, hay ciertos jugadores que salen inertes al campo, ajenos a cualquier lance del juego. El ejemplo más sonado es el de Sergio Ramos. El lateral ni está ni se le espera por mucho tiempo. Salió de una lesión hace unas semanas pero él mismo ha reconocido que ya ha alcanzado el ritmo de los demás. O sea, que su permanente crisis apunta a motivos psicológicos. Falta de confianza, reminiscencias de su penosa temporada pasada, distracciones variadas…quién sabe. La única evidencia es que ahora mismo al Madrid le urge Arbeloa por la derecha. A lo mejor, si Pellegrini manda a Ramos a la nevera unos cuantos partidos, veamos algún día la mejor versión del sevillano, ésa de la que pocos se acuerdan. Hoy jueves, en las charlas de barra de bar sólo se comenta que el Madrid perdió contra un equipo que jugó andando.

 

Cuando Ronaldinho dejó de ser ‘Ronnie’

Jueves, 8 Octubre 2009

El diario L`Equipe publica en su edición de hoy que Ronaldinho estuvo de fiesta en París la noche del domingo pasado. Hasta ahí todo más o menos correcto, tratándose del brasileño. La gracia de la historia es que pocas horas antes (a las tres del domingo), su equipo se jugaba contra el Atalanta parte de sus opciones de este Calcio. El nefasto comienzo de temporada del Milan había puesto en guardia a toda la plantilla, la cual no puede permitirse el lujo de repetir la calamitosa temporada pasada. Pero ‘Ronnie’ es único. Desde que culminó aquel glorioso año en el Barça con la segunda Champions y su majestuosa exhibición en el Bernabéu, su estrella cayó en barrena estrepitosamente.

Ronaldinho ha sido el protagonista por antonomasia de los mentideros de Barcelona durante bastante tiempo. Las causas de su bajonazo físico, unido al ensanchamiento de su silueta, han apuntado con o sin razón a su entorno y sus dudosas amistades. La Ciudad Condal fue un cachondeo continuo para el jugador, justo en el momento en el que el vestuario azulgrana se chamuscaba sin que Rijkaard pudiera sofocarlo. Sus innumerables pataletas para renovar su contrato cada pocos días le distrajeron de su único cometido: reír y hacer sonreír a sus compañeros en el campo de fútbol.

Pero ‘Ronnie’ dejó de ser el verdadero ‘Ronnie’ cuando su sonrisa desapareció y empezó a penar por el césped un domingo sí y otro también. Él, que siempre había mostrado una actitud jovial, solidaria y embelesadora, llegaba a los entrenamientos con el ceño fruncido, cabreado con Eto’o, primero, y después con el resto. Sabía que su ciclo en el Barça había caducado, así que se entregó a la juerga nocturna, a la espera de cambiar de aires.

La nueva aventura comenzó hace año y medio en un Milan esperanzado en erigir un émulo de Kaká. Berluconi y Ancelotti no sólo debían estilizar la imagen fiestera de Ronaldinho sino también su cuerpo. Y esto último ha resultado imposible: ‘Ronnie’ ha intentando dietas de cualquier tipo  pero han caído en saco roto. Quizá piense que ya ha rendido todos los tributos posibles al fútbol. La noche lombarda le esperaba con los brazos abiertos y Ronaldinho ha respondido con efusividad.

Ahora ha tocado París, igual mañana es Roma y la semana que viene Berlín. Fiestas exprés para millonarios las hay en cualquier lugar. Pero insisto, Ronaldinho se apagó cuando dejó de ser feliz con una pelotita en los pies. Ojalá que sólo esté en stand by, aunque me da que alguien, o él mismo, desconectó el enchufe para siempre.