Blogs

Archivo de la categoría ‘Ramón Calderón’

Y ahora…Florentino

Domingo, 17 Mayo 2009

Ahora sí que el Barça es campeón. Sin embargo, esto es noticia porque se sabía desde diciembre. Con Liga y Copa conquistada y a la espera de la finalísima del siglo contra el Manchester, el protagonismo mediático ha virado hacia Florentino Pérez. Da la sensación de que ya no importa si Guardiola ha inculcado el fútbol más vistoso del mundo o si el aclamado ‘triplete’ encumbrará al mejor equipo de la historia. Él ha regresado para devolver el equilibrio a la sede de la extinta galaxia blanca. Aunque Florentino nunca se ha ido. Su largo silencio se ha interpretado de mil maneras: con escepticismo, lisonjería y hasta pedantería. Lo último lo digo por aquellos que se jactan de haber anticipado su vuelta incluso antes de su espantada de hace tres años.

El ex presidente se ha ocultado en la sombra hasta que la situación se ha vuelto insostenible. Ha aprovechado la rendición del equipo para redimir pecados pretéritos. No es muy corriente que un candidato reaparezca en la escena mediática reconociendo algún craso error. Florentino sí lo ha hecho, eso le honra. Quizá sea el primer paso para no cometer las mismas meteduras de pata. Si aquella acepción de ‘galácticos’ empezó a desmoronar el proyecto faraónico de Florentino, el también manido ‘galacticidio’ culminó con la monumental debacle.

A expensas de las elecciones, no es el madridismo el que ha brindado una segunda oportunidad a Florentino, sino que ha sido éste quien la ha creado y se la ha impuesto cuando lo ha considerado pertinente. La escandalosa presidencia de Ramón Calderón y el suicidio deportivo de esta temporada han dado forma a la ocasión pintiparada para el retorno de quien nunca debió abandonar, no tal como lo hizo. La primera comparecencia pública ha sido un pequeño esbozo de lo que se trae entre manos Florentino. El segundo acto, dentro de una semana, aumentará a cien mil decibelios el runrún mediático y a partir del tercero, Florentino empezará a destapar sus cartas. Pero no todas de un plumazo, conviene alimentar la ansiedad durante todo el verano.

Lo que sí parece claro es la llegada de Kaká, la gran penitencia de Calderón, y el inminente aterrizaje de Ribery, Xabi Alonso y Villa. La Bolsa del fútbol europeo va a experimentar subidones y desplomes por doquier. No es para menos, los fichajes a golpe de talonarios volverán a estar a la orden del día. Hasta Laporta no se atreve a mentar la bicha, por si acaso. Nunca se sabe cuando puede reaparecer otro ‘Luis Figo’.

Bien, Boluda, bien

Lunes, 30 Marzo 2009

asamblea-real-madrid.jpg

Por fin el Madrid está donde se merece. Ha tenido que servirse de una asamblea de socios para devolver la cordura y el sentido común al madridismo. Y al césar lo que es del césar: chapó por Vicente Boluda, que ayer sí ofreció muestras de cómo debe comportarse un presidente de un club al que siempre se le presupone modélico. El problema es que el Madrid ha sufrido dos años funestos por las tropelías, corruptelas e ineptitudes de quienes lo gobiernan. Nadie sabe a ciencia cierta si el ahora presidente ratificado es o no copartícipe de los delitos perpetrados por Ramón Calderón y sus secuaces Bárcena y ‘Nanín’. Mejor no remover aquello toda vez que estos tres sujetos ya están fuera del club, por lo menos de manera oficial.

El caso es que el cónclave de los socios compromisarios asentó las bases para un porvenir cuanto menos esperanzador. Y aunque sólo faltó concretar el día de las elecciones presidenciales, se da por hecho que se celebrarán el próximo 14 de junio. Sin duda es una fecha propicia porque da tiempo a los candidatos para preparar sus proyectos y no molesta a los socios a la hora de acudir a las urnas. Vamos, siempre habría sido peor organizar los comicios en julio, tal y como ha defendido Boluda desde que asumió el cargo.

Otro alivio fue haber confirmado a Boluda como presidente. Imaginaos en qué manos habría acabado el club de no haber sido así. Dudo que el resto de la directiva hubiese acompañado al naviero por la puerta de salida. Todavía quedan títeres de Calderón en las oficinas del Bernabeu, enrocados hasta la llegada del nuevo inquilino.

Y para redimirse de los pecados de la asamblea del pasado 7 de diciembre, el astuto Boluda sometió a votación la anulación de los acuerdos alcanzados en aquel disparate que manipuló Calderón. Obviamente, la aprobación para eliminar aquel desastre fue abrumadora. Todo el madridismo se había avergonzado de lo sucedido en el Palacio de Congresos de Madrid. Pero las componendas ‘calderonianas’ caerán en el olvido porque ayer el órgano soberano del club abrió una  nueva etapa en el Real Madrid, un camino expedito para que otro presidente devuelva a la entidad su majestuosidad. Bien, Boluda, bien hecho.

 

Mucha baratija y ni un solo diamante

Viernes, 13 Marzo 2009

Juande Ramos se extraña del pesimismo que estos días envuelve a su equipo por haber tenido una mala semana tras diez victorias consecutivas. Claro, visto así de simplón, no le falta razón al técnico del Madrid salvo en un pequeño detalle: alguien del club, quizá debería ser Raúl, haría bien en explicar a Juande que esta ‘mala’ semana ha tirado la temporada prácticamente a la basura. Y lo que es peor, la vergüenza de Anfield ha mancillado la lustrosa leyenda europea de quien ha ganado nueve Copas de Europa, ni más ni menos. Quizá Juande aún no comprenda la dimensión del club que le ha contratado. No basta con resignarse y justificar que el Liverpool fue mejor: con la actitud de los jugadores en las Islas, cualquier oponente habría sido mejor.

A Juande se le trajo para diagnosticar un problema y resolverlo. Parecía que la racha inmaculada del equipo había esfumado todas las preocupaciones, pero esa ‘mala semana’ ha redescubierto el mal endémico que azota al Madrid: la obstinación en el modelo equivocado. La salida de Florentino fue el pretexto idóneo de Calderón para malmeter contra la contratación de megaestrellas. Defectos como la prepotencia, vanidad o soberbia de algunos ‘Zidanes’ jamás reaparecerían con esta junta directiva. La solución eran jugadores sin ínfulas de cracks. Tres batacazos consecutivos en Europa han desengañado a la afición. Sin los mejores no se ganan Champions. E inexplicablemente, un Madrid que despilfarra dinero como si no costara, no tiene un futbolista de referencia. Al margen está Casillas, pero sólo con un portero no se hace algo grande.

Dos ligas seguidas han camuflado el resquebrajamiento del modelo deportivo del Madrid. Cierto es que el año pasado la superioridad del equipo en el campeonato fue aplastante y tal mérito perdonó otro desliz en el torneo continental. Sin embargo, la humillación de Anfield y, sobre todo, la sensación de que la Liga pasa por un suicidio utópico del Barça han revelado que la clase media de la plantilla no da la talla en el Madrid. La fijación obsesiva por fichar holandeses no ha dado sus frutos. De los más esperados, Sneijder parecía que sí valía pero ha caído en un desdén físico alarmante y Robben juega a su capricho a sabiendas de que es el más talentoso del grupo. Luego están los Metzelder, Torres, Saviola, Heinze, Javi García, Parejo o Fauvert, quienes por unas o por otras juegan mal o están de relleno. Y por ello, Juande enfoca los partidos con lo poco de que dispone: mucha baratija y ni un solo diamante. Así es imposible.  

Dimisión tardía

Viernes, 16 Enero 2009

calderon-dimision.jpg

“Cuando alguien dimite, o es un cobarde o tiene algo que ocultar”. La sentencia de Ramón Calderón en la rueda de prensa del pasado miércoles se ha convertido en su fatalidad. El ya ex presidente no es un cobarde, por tanto, tiene, no algo, sino muchísimo que ocultar. La duda estriba en saber si Calderón revelará sus innumerables corruptelas algún día o preferirá ocultarlas en un sumidero antes que la prensa vuelva a publicarlas. Han sido dos años y medio de enredos en los que el Real Madrid, a años luz de la paz social que se le presupone, se ha convertido en un grotesco pandemónium con declaraciones inoportunas, descoordinación interna, escándalos institucionales a espuertas, vicisitudes deportivas, etc. En resumen, que el club merengue ha hundido su célebre idiosincrasia. Porque si de algo puede enorgullecerse esta entidad no es de haber ganado 31 Ligas o 9 Copas de Europa sino del valor del nombre Real Madrid y lo que ello significa. Ahora toca rescatar la marca y encumbrarla de nuevo al primer nivel social, institucional y deportivo. Sin embargo,  otra vez el camino para el resurgimiento es erróneo.

Calderón ha dimitido y su sucesor parece que va a ser el vicepresidente Vicente Boluda. Otro fallo más de esta junta directiva inepta. Boluda, como el resto de sus colegas de la cúpula, ha estado al corriente de los trapicheos y artimañas de Ramón Calderón. La solución más ética es que la junta dimita en bloque y se forme una comisión gestora que dirija el club hasta la convocatoria oficial de elecciones. Varios de los secuaces de Calderón, tal como ha adelantado la Cadena COPE desde hace años, también son cómplices de las trampas del presidente dimisionario. En consecuencia, el Real Madrid no puede seguir gobernado por un grupo de ejecutivos viciados y sin credibilidad.

La infiltración de amiguetes de Calderón en la patética Asamblea de socios compromisarios ha sido la puntilla que ha desmontado el chiringuito del mandatario. Pero todavía quedan asuntos por resolver: la venta ilegal de entradas VIP del Bernabeu adjudicadas a una empresa ajena al Madrid cuyo socio titular era el famoso ‘Nacho’, quien perpetró con ‘Nanín’ el ascenso al poder de Calderón. O también, el desmesurado reparto de abonos entre familiares, amigos y conocidos de directivos blancos que ignoraron las listas de espera de socios. Y por qué no aclarar si Ramón Calderón uso indebidamente una tarjeta de crédito del club o en su contra lo hizo un estafador, como alegó el propio ex presidente. Y, ¿ya no os acordáis del escándalo de los ‘cerdos galácticos’ de Rupork? Aquella empresa que se iba a dedicar a la ganadería porcina en Rumanía, que estaba registrada con los nombres de la mujer y el cuñado de Calderón, y que el propio directivo intentó comercializar durante un viaje con motivo del Steaua de Bucarest-Real Madrid. Tampoco se pueden enterrar las declaraciones de Cristina Bermúdez, ex secretaria del club blanco, en las que acusó a Calderón y Mijatovic de sacar una buena tajada por el fichaje de Van Nistelrooy. En resumen, un sinfín de escándalos de los que todavía nadie ha explicado nada.

La dimisión de Calderón ha llegado dos años y medio tarde. Él sabe, aunque supongo que nunca lo confesará, que fue el vencedor de unas elecciones sucias, manipuladas y que debieron ser anuladas. Con semejante inestabilidad era evidente que su mandato se tambalearía hasta despeñarse definitivamente. Haber echado al avieso ‘Nanín’ y a su inmediato superior, Luis Bárcena, ha sido una depuración correcta pero aún quedan muchos ‘nanines’ dentro del club y en cualquier momento puede brotar otra mala hierba. La ansiada paz social pasa por unas elecciones con un voto por correo legitimado y con un nuevo presidente que no sea del Real Madrid sino para el Real Madrid.

Única escapatoria: elecciones

Mircoles, 14 Enero 2009

escandalo.jpg

El Real Madrid huele a podrido de arriba a abajo. No es difícil adivinar que Ramón Calderón habrá insuflado aire durante las navidades para soportar la que se le avecina. Al presidente se le tuerce todo; un día sí y otro también se destapan escándalos de la directiva; las chapuzas deportivas de Mijatovic empeoran la reputación del club y encima aparece una ex secretaria del Madrid, Cristina Bermúdez, diciendo que los propios Calderón y Mijatovic se lucraron con comisiones en el fichaje de Van Nistelrooy en el verano del 2006. El presidente ha empezado el año como acabó el anterior, o sea, de juzgado de guardia. El hedor nauseabundo de la Asamblea del pasado 7 de diciembre todavía no se ha ventilado en las oficinas de Chamartín. El diario MARCA publicó en su edición de ayer que Calderón, quien algunos postulaban como el ‘Kennedy del Madrid’, falsificó los votos de los compromisarios para sacar adelante las cuentas. Hoy saca a la luz las pruebas.

La reacción del Madrid no se hizo esperar y el marrón se lo tuvo que comer Luis Bárcena, director general del área social del Real Madrid. En su declaración oficial, en la que astutamente no se admitieron preguntas, Bárcena ni confirmó ni desmintió, solo explicó que realizarían una ‘rotunda investigación’ para esclarecer los hechos. Si tal investigación va a ser tan rotunda como el escándalo del reparto de abonos entre amigos de la directiva o la venta ilegal de entradas VIP del Bernabéu, que los socios esperan sentados. La imagen, ya universal, de una Asamblea que tenía que aprobar cuatrocientos millones de euros fue bochornosa, de barra de bar y tercermundista. De otro modo, no se concebiría una votación a mano alzada. ¿Os imagináis una chorizada de este calibre en la junta de accionistas de Repsol, Telefónica o el Santander? Sigue lloviendo sobre mojado en esta entidad y no parece que vaya a cesar.

A Calderón ya no le quedan recursos para aplacar los ataques que recibe por tierra, mar y aire. Su mandato nació deforme y todo indica que perecerá enfermo. Su candidatura ganó por un margen mínimo sin contar el polémico voto por correo, que precisamente denunció el actual presidente. Quizá su único acierto institucional. Pero la presión está a punto de ahogar a la cabeza visible de un proyecto marchito y detestable. La única salida de Calderón es convocar elecciones anticipadas para intentar conferir legitimidad a su dudosa victoria. Sólo con una nueva llamada a las urnas, el presidente podrá ejercer con relativa tranquilidad. Pero tristemente para los socios, la consecuencia es que no habrá consecuencia. Ni Calderón dimitirá, ni depurará responsabilidades ni nada de nada. Y lo peor es que el terreno por el que camina el Real Madrid continuará minado hasta que la masa social del club se frote los ojos y se dé cuenta de la realidad abyecta que está sufriendo el madridismo. 

Cortina de humo

Jueves, 18 Diciembre 2008

El diario El Mundo ha publicado unas declaraciones de un directivo del Real Madrid en las que desvela que Cristiano Ronaldo vendrá al club español la próxima temporada. Supuestamente, ése es el acuerdo secreto al que llegaron Madrid y Manchester United para acabar con la marejada que supuso el culebrón del portugués. Las declaraciones de Pedro Trapote, uno más de la guardia pretoriana de Ramón Calderón, suenan a cortina de humo. Si fuera cierta que una de las cláusulas del supuesto pacto hubiese sido la estricta confidencialidad, entonces, ¿a qué juega el Madrid? Supongo que Trapote, haciendo honor a su condición de adlátere del presidente, habrá lanzado la bomba informativa con el beneplácito de Calderón. Buena intentona en plena crisis deportiva pero realmente fallida.

Naturalmente, el Manchester se ha apresurado a desmentir el rumor y para ello, ha utilizado la eminente BBC, el instrumento mediático más creíble del Reino Unido. Si los ingleses están siguiendo la supuesta pauta acordada en verano y las informaciones de Trapote son verídicas, el efecto que habría previsto el presidente del Madrid no ha resultado. La mitad de los socios continúan con el hacha de guerra levantada esperando ansiosos su próxima oportunidad para tumbar a Calderón y la mayoría de los aficionados se acuerdan ahora, en el mercadillo de invierno, de la nefasta política de fichajes del pasado verano.

A la gente no le importa que Ronaldo vaya a venir en julio. El Madrid es un club que no admite años de transición y por ende de resignación cuando sólo se han disputado quince jornadas ligueras y mañana se celebra el sorteo de octavos de final de la Liga de Campeones. De otro modo, nadie entendería que si el Madrid termina pifiando esta temporada y acaba en UEFA, hecho bastante improbable pero palpable, el crack portugués viniese a Madrid a competir en menudencias.

Ahora bien, si existiese tal acuerdo la lógica indica que debería ser el Manchester United quien marcase las reglas del juego con la prensa. Ellos serían los encargados de hacer pública la salida de su jugador, excelentemente pagado, aunque nunca en estas fecha sino en primavera.  A Sir Alex Ferguson le ha debido hacer poca gracia la filtración o mentira del directivo del Madrid. Entonces, una de dos: esperaremos a que el United mueva ficha o el despiste de Trapote responde a la enésima incontinencia verbal de la directiva del Real Madrid.  

Con Juande no es imposible ganar…la Champions

Mircoles, 10 Diciembre 2008

juande-grupo-480x200.jpg

Adiós, Schuster, hasta siempre. Tanta paz lleves como dejas. Es una pena que las chulerías, arrogancias y provocaciones del alemán no vuelvan a escena en las ruedas de prensa, con lo bien que lo hemos pasado los periodistas. Bernardo se va despedido por la puerta de atrás pero sin resentimiento. Su contrato expiraba en temporada y media, y el Madrid le pagará el dineral que le corresponde. Eso sí, difícilmente escucharéis alguna rajada del teutón en los medios durante los próximos días: su silencio es el precio de su indemnización. Schuster clamaba a gritos que le echaran; estaba cansado de pedir explicaciones a sus jefes sin recibir respuesta, y aún más harto de lidiar con las preguntas capciosas de los redactores. Ni le gustaba entrenar ni proponer tácticas nuevas a sus futbolistas. Vamos, un vago redomado.

A Ramón Calderón y Pedja Mijatovic les ha salido su primera jugada redonda desde que llegaron al club. Han esperado pasar el mal trago de la Asamblea para fulminar a Schuster. A partir de hoy, sin el agobio de las cuentas y la amenaza de convocar elecciones anticipadas, el madridismo puede hacer borrón y cuenta nueva. Llegan nuevos bríos al banquillo con Juande Ramos. El ex entrenador del Tottenham sabía que tarde o temprano le llegaría su oportunidad aunque quizá no con esta precipitación, puesto que Juande no esperaba haber acabado su periplo inglés con tanta celeridad. Pero lo importante es que el Madrid ya tiene nuevo técnico, el mejor de los que había en el mercado.

Juande viene con las ideas claras: la recuperación anímica de la plantilla es vital para augurar algún resquicio de optimismo en lo que queda de temporada. Además, el flamante entrenador merengue ha sido tajante cuando en su presentación ha afirmado que su más estrecho colaborador, Marcos Álvarez, asumirá la responsabilidad de la parcela física. De este modo, con Walter di Salvo en segundo plano, comprobaremos si la plaga de lesiones es fortuita o responde a alguna negligencia o mala recomendación. Por cierto, Di Salvo cobra cien millones de las antiguas pesetas al año. Menudo lujo va a ser mantenerle en el equipo técnico.

Con la venida de Juande, el Madrid guarda una mínima oportunidad de dar la campanada en el Camp Nou. Es una opción remota, sí, pero la sola presencia del Madrid con nuevo entrenador acecha el estado de euforia del Barça. Incluso, Guardiola ha confesado hoy que estudiará los vídeos de los Barcelona-Sevilla para analizar las posibles estrategias del ex preparador sevillista. Pep no quiere ni un cabo suelto. Pero pase lo que pase en el clásico, el Madrid no tiene fuelle para iniciar una remontada épica. Es más, Juande es el elegido porque es experto en afrontar eliminatorias a ida y vuelta. Así lo demostró en el Sevilla con dos Copas de la UEFA consecutivas y una Copa del Rey, y de la misma forma lo corroboró en el Tottenham con la pasada Carling Cup. Y al Madrid le queda la Champions y casi dos meses para preparar los octavos de final. Démosle un voto de confianza. Con Juande no es imposible ganar….la Champions.

La reunión de vecinos más bronca de la historia

Lunes, 8 Diciembre 2008

asamblea.jpg

El Madrid es una auténtica incertidumbre con un futuro muy sospechoso. Y más, después de la penosa imagen que el club ofreció ayer a todo el mundo, con una zaragata en la Asamblea de socios compromisarios, más propia de una republica bananera. El órgano supremo del Real Madrid se vio manchado y deteriorado por la presencia inexplicable de miembros del grupo radical ‘Ultra Sur’, que se encargaron de intimidar y atemorizar a algunos opositores de Ramón Calderón. Lamentable, en una palabra. Este Real Madrid está irreconocible. Hace tiempo que se perdió el tan loable señorío blanco. Y la pena es que Don Alfredo Di Stefano, haciendo gala de su presidencia honorífica, tuvo que presenciar el abominable acto. “¿Qué he hecho yo para merecer esto?”, debió pensar la ‘saeta rubia’. Toda la razón lleve usted, Don Alfredo. Su contribución a la causa merengue sólo han sido cinco Copas de Europa y la  transformación histórica del madridismo como referente mundial del fútbol.

Al final, Calderón salió airoso con sus presupuestos y no creo que el esperpento de la Asamblea le preocupe mucho a estas alturas. Sus ‘colaboradores’, quienes berrearon su gestión desde la tribuna, cumplieron su estricto cometido de montar una algarabía de reunión de vecinos. Y el Madrid siempre está expuesto a los ojos de todos. Bueno, ayer no mucho puesto que la maquinaria mediática del club se encargó de lanzar el mensaje que más le convenía al presidente. Alguien debería hacerle ver a Real Madrid Televisión que es un medio de comunicación para los madridistas, no un instrumento de adulación al servicio de Calderón. Puesto que ayer no se dignaron a emitir íntegramente la Asamblea, no estaría de más que sí lo hicieran en diferido. Igual algún socio aún está interesado en saber lo que verdaderamente ocurrió.

Por último, también alguien debería recomendar al Real Madrid que en pleno siglo XXI, la tecnología ha modernizado los sistemas de votación. Contar votos a mano alzada era efectivo en la posguerra pero enumerar sufragios para aprobar nada más y nada menos que 400 millones de euros merecen un poquito de fiabilidad. Para ello existen aparatos electrónicos que facilitan los recuentos de votos. Aquí pasarán unas cuantas asambleas más y nada habrá cambiado. ¿Para qué? Sólo está en juego el club más laureado del mundo.

Posdata: alguien debería no ya sugerir sino intentar convencer a Ramón Calderón para que cambie de moderador en la próxima Asamblea. Por lo menos, que haya uno que haga honor al cargo y no un censor impertinente y maleducado.

Huntelaar, otro esparadrapo para la herida

Mircoles, 3 Diciembre 2008

1228154852_extras_albumes_0.jpg

Ya está en Madrid Klaas Jan Huntelaar, el nuevo mesías de Ramón Calderón para el resto de su presidencia, que a buen seguro no durará mucho. El flamante fichaje del Real Madrid viene para ayudar a reconducir la mala trayectoria deportiva del equipo pero sinceramente, no es más que otro esparadrapo que intentará suturar la sangrante herida que sufre el Real Madrid. Huntelaar es un delantero de 25 años, procedente de la notabilísima escuela del Ajax de Amsterdam y calidad tiene para rato. El problema es que aún no se ha fogueado en una liga competitiva ni tampoco es Marco Van Basten, con el que algunos descerebrados le han querido comparar. Su último club, el propio Ajax, ha deambulado los últimos años por Holanda con más pena que gloria y está a años luz de aquel equipazo que deslumbró de la mano de Johan Cruyff o del excelente grupo de los De Boer, Kluivert, Finidi, Litmanen y Seedorf, que fue capitaneado por Luis Van Gaal.

La mejor credencial de Huntelaar es la más válida para un delantero: el gol. Es un depredador del área que remata todo y marca de cualquier manera. El inconveniente es que el Madrid no dispone de jugadores que pongan el balón en el área, así que Huntelaar tendrá que inventarse un socio que le asista. El ariete holandés ya fue pretendido por Calderón el pasado verano pero la gestión se quedó en un vano interés. Ahora, en el mercado de diciembre, que el Madrid se ha visto con malas cartas, es cuando ha apretado para traer al futbolista. Si Huntelaar ha querido venir esta semana, supongo que hace tres meses su deseo era el mismo. Entonces, ¿por qué fallo la contratación en verano? Porque se hizo mal, a última hora y corriendo. Y así no se va a ninguna parte.

La premura del fichaje de Huntelaar ha encarecido su precio. Pagar por un jugador no contrastado veinte millones de euros mas otros siete por incentivos es un auténtico pitorreo, al que se han malacostumbrado Calderón y Mijatovic. O, ¿quién no se acuerda de cómo entraron Higuaín y Gago? Huntelaar es un buen jugador que necesita madurar con un gran reto. Si se hincha a meter goles lo que queda de temporada, entonces sí que valdrá los casi treinta millones que ha pagado el Madrid por él.

Pero el fondo de la cuestión sigue siendo el mismo. El Madrid no ficha lo que quiere sino lo que le queda. El objetivo era Benzema y la respuesta ha sido Huntelaar, un sucedáneo malo del francés. El día que aterrice Benzema, si es que ocurre algún día, será porque el Madrid habrá pretendido a la estrella de turno. Y francamente, que así negocie el Real Madrid es cuanto menos desalentador.

La Liga se acabó

Domingo, 30 Noviembre 2008

Comprobado: no es que los rivales hagan bueno al Barça sino que el Barça hace malos a sus contrincantes. Se podrá permitir algún resbalón (Numancia y Getafe) pero el partido de Sevilla, primero de los grandes desafíos azulgranas antes de navidad, disipó cualquier duda sobre la capacidad del líder de la Liga, si es que había alguna. Hacía tiempo que no se veía a un equipo tan superior, dominante en defensa, avasallador en la media y aniquilador arriba. Ya está claro que el tempo del campeonato lo marca el Barcelona. Hace y deshace a su antojo, y anoche la víctima fue el Sevilla en el Pizjuán. Casi nada. Cuarenta goles en trece partidos son la mejor credencial de Guardiola pero si le añadimos los nueve tantos que ha encajado Valdés, la impresión es que el Barça sólo tendrá que esforzarse para ganar la Champions. 

La sexta velocidad de este equipo se la dan el recuperado Eto’o y el siempre diabólico Leo Messi. Si el Barça no la llega a pifiar el año pasado, Messi habría sido el próximo Balón de Oro. Da igual, con el tiempo lo será y seguramente más de una vez. Dijo Guardiola en la previa del encuentro de anoche que Sevilla era el cruce que más le preocupaba del carrusel que se le avecina a los suyos. Hoy, con una goleada escandalosa y una imagen que atemoriza al resto de Primera División, el Barça sólo tiene que continuar así tres meses más. Para Semana Santa, la Liga estará finiquitada. Los demás no poseen ni talento ni jugadores para hacer frente a los azulgranas.

Justamente, entre el puñado de perseguidores, se puede caer el Real Madrid. Cada semana asola un problema nuevo. Ayer, aparte de su penoso paso por Getafe, el partido dejó otra lectura: la sospechosa gestión médica del club. No es normal que después de trece jornadas, haya diez futbolistas en la enfermería. En el Coliseum se lesionaron Pepe, Sneijder y Miguel Torres. Tanto el portugués como el holandés tendrán complicado llegar al próximo calvario merengue: el Sevilla. Schuster acepta la situación crítica con resignación porque es consciente que una palabra de más en público le costaría la destitución. Ahora bien, ¿Por qué alardea el Madrid de tener a los mejores preparadores físicos y fisioterapeutas? Sería demasiada mala suerte tener a casi la mitad de la plantilla inactiva. El club debe depurar responsabilidades puesto que el problema responde a la incompetencia de alguien, no al mal fario.

Y del fútbol del Madrid, nada nuevo. Simplemente no hay ni fútbol ni ganas. La pena es que tampoco se vislumbran remedios en el horizonte. Bueno sí, el ansiado fichaje de diciembre. Ramón Calderón anunció esta semana que vendrán dos jugadores jóvenes. Sus consejeros le habrán advertido esta vez no desvelar sus nombres por aquello del encarecimiento de los fichajes. Pero los aficionados ya no creen al presidente. Ni está Kaká para arreglar el desaguisado; ni Cesc para ilusionar con proyectos futuros; ni Villa para marcar goles ni Cazorla para darle lustre al banquillo. Quienes vengan, tendrán que amoldarse al caos del Madrid porque esta vorágine de desaciertos y patochadas únicamente la pueden parar los capitanes.