Blogs

Archivo de la categoría ‘River Plate’

“¡Ladrones, ratas, matásteis a River!”

Lunes, 27 Junio 2011

468x321x0627_passarella_afiches_g_dyn-468x321_jpg_pagespeed_ic_upvjbat8f.jpg

“¿Sabes cuántas veces estos hijos de puta de acá dentro, los que gobernaron a River, dijeron: ‘a Costa Febre lo tenemos que voltear porque es bostero (de Boca Juniors)? Chúpenme los huevos, yo voy a seguir con River. Las ratas ya tienen los bolsillos llenos; los encantadores de serpientes se llevaron todo de River, absolutamente todo, todo….y voy a seguir, aunque no sé dónde, no sé en qué radio, ojalá ésta me siga cobijando; no sé en qué canal de televisión, pero yo no me voy a caer. Pero esos tipos se van a tener que cambiar el rostro”. El narrador Atilio Costa Febre desenmascaró su rabia, confesó su creencia ‘millonaria’ y soltó una soflama pasional que ha puesto a radio Mitre en el top mundial de descargas radiofónicas. Porque River Plate hirió su historia inmaculada de 110 años y dejó Buenos Aires volatilizada: su hinchada se desahogó en los aledaños del Monumental, los jugadores tuvieron que salir escoltados del estadio en la madrugada y, para colmo, la otra mitad de la ciudad, los de Boca, tienen mofa para un año, por lo menos.

“He visto a Maradona, la Holanda de Cruyff, a Pelé en vídeos, a Zidane y Messi…sólo me faltaba vivir esto”. Ernesto Coco, corresponsal de COPE en Buenos Aires y futbolero de pro, vivió anoche un día histórico porque, quizás por ello, el descenso de los ‘millonarios’ es la noticia más relevante del fútbol internacional por mucho tiempo. “¡Cuanta soberbia tuviste, Passarella!…¡ladrones, ratas!”, el desconsuelo de Costa Febre apuntó al presidente, el mismo que cuando fue seleccionador argentino no convocó a Fernando Redondo para el Mundial 94 por negarse a cortarse el pelo; al directivo sempiterno de River, Mario Israel, que lleva apoltronado en los despachos del Monumental desde 1985 y al ex presidente del club José María Aguilar, considerado como uno de los peores presidentes de la historia centenaria. Pero Passarella, lejos de calmar la  angustia, celebró su título de ‘soberbio’ (calificativo que le adjudicó hace un mes el presidente de la Federación Julio Grondona por pedir su renuncia) espetando que “de River sólo le sacarán  con los pies para adelante”. La declaración se produjo antes de hacerse público el saldo de 68 heridos, 50 arrestados y 15 coches de policía destrozados en los alrededores del estadio.

Pero la debacle de River es la crónica de una muerte anunciada: Reinaldo Merlo, Passarella (sí, Passarella), Jorge Gordillo,  Cholo Simeone, Gabriel Rodríguez, Gorosito, Leonardo Astrada, Ángel Cappa y ahora Juan José López…demasiados palos de ciego en el banquillo en poco más de cinco años. No obstante, más que el desfile sin sentido de entrenadores, anoche la grada todavía pedía explicaciones sobre el desfalco de dinero de la última década: hasta doscientos cincuenta millones de dólares se han ingresado en salidas superventas sin ningún retorno agraciado…Saviola (22 millones), Marcelo Salas (20 m), Pablito Aimar (20 m), Higuaín (18 m), Mascherano (15 m), Demichelis (6 m). Por algo River es el mayor semillero de salidas. Y a pesar de que como buen club sudamericano vende caro a promesas en ciernes, la deuda de hoy supera los cincuenta millones de dólares, aunque lo peor está por venir. Passarella se fió de la marca del club para conseguir créditos bancarios que dejaran de asfixiar el patrimonio; no ha sido así y los ‘millonarios’ ya no tendrán las bulas de un grande en la categoría B Nacional.

Y cuando todavía no se han celebrado los sanedrines que estudien el resurgimiento, muchos periodistas reputados, entre ellos Costa Febre, ansían escuchar a los gurús…Enzo Francescoli aún no se ha pronunciado después de la hecatombe. Sí lo vaticinó hace días en el diario Récord mejicano…”cuando uno está cerca de enfermar y sigue sin medicamento, termina enfermo. Hacía dos años que se veía venir”. No falló en el diagnóstico, aunque predijo que River salvaría el cuello, quizás porque era inimaginable intuir el desastre. Argentina se ha dado cuenta que lo imposible también sucede…y ni siquiera el No llores por mí, Argentina aliviará tantas lágrimas.