Blogs

Archivo de la categoría ‘Rosell’

Pochettino conocía la historia

Lunes, 9 Enero 2012

ronaldo_179002203.jpg

Mauricio Pochettino siempre guardará un grato recuerdo del último Espanyol-Barcelona de Sarriá. Sucedió en la temporada 96/97 y el desafío perico se intuía más importante, si cabe, que el meritorio cuarto puesto conseguido en la liga anterior. El Barça afrontaba el derbi en plena persecución del Madrid de Capello y lo que debía pasar como otro trámite a la espera del gran clásico, se convirtió en una pesadilla táctica para el entonces técnico azulgrana, Bobby Robson. Su colega en el banquillo local, Vicente Miera, había preparado el partido a conciencia, temeroso de que todo el plan garabateado sobre la pizarra pudiera irse al garete si al brasileño Ronaldo le daba por copiarse a sí mismo con otra jugada estratosférica made in Compostela o algún arrebato de potencia sin control como la que sufrió Zubizarreta cuando ya era portero del Valencia. El problema es que detrás de la obsesión por Ronaldo, asomaban Figo, Luis Enrique y Guardiola. Por eso, Miera ordenó plegar líneas e incordiar al propio Guardiola para cortocircuitar sus pases a la estrella brasileña. Pochettino vivió aquella gesta en primera persona; no en vano, él fue uno de los dos centrales, el otro fue Herrera, que consiguieron frenar aquella ‘manada de búfalos’ que acuñó Valdano para referirse a Ronaldo en el momento de coger el balón. El brasileño acabó empotrado en el muro que había levantado Pochettino y el Barça no sólo perdió el partido, sino que, por segunda vez (la primera fue el Madrid en el Bernabeu), otro equipo tuvo la osadía de reñirle la pelota. No obstante, el 2-0 tampoco afectó demasiado a Ronaldo, pues nada más pitar el árbitro, salió disparado de Sarriá rumbo al aeropuerto de El Prat…los Carnavales de Río le esperaban.

Ese vídeo le habría valido a Pochettino entrenador como una especie de máster acelerado para su vestuario; sin embargo y a tenor del empate de anoche, tampoco les habría hecho falta. Partidos como el de la Real Sociedad o Getafe eran una buena guía para aprender cómo buscarle las cosquillas al Barça. Pero el Espanyol ha ido más allá y ha editado un libro todavía mejor. Los requisitos: muchos huevos y saber tirar contraataques, a pesar de que a los blanquiazules les urja un delantero centro, no ya que golee, sino simplemente que remate a portería. Al menos, Álvaro Vázquez, condenado al banquillo los últimos partidos por su nulidad en ataque, supo leer un gol de ratilla, de esos que tanto gustan al eterno Raúl González. De todos modos, anoche el Barça no pinchó por su a veces peligrosa autocomplacencia; una estadística fue demoledora: ochenta y ocho balones perdidos por los azulgranas. Es decir, ni a Xavi le funcionó su ordenador de a bordo ni Iniesta pudo usar esa visión nocturna que le permite encontrar resquicios donde el resto sólo ve defensas. La consecuencia fue el hartazgo de un Messi tan cabreado como el gran Ronaldo del 97.

Quizá Guardiola también recuerde aquel último derbi de Sarriá. El Barça salió trastabillado, pero no claudicó en su lucha por el liderato. El Espanyol había puesto al Madrid la Liga en bandeja…ocho puntos parecían demasiados, aunque aún faltaba casi toda la segunda vuelta, aquella que resolvió por sorpresa el Hércules. “De vez en cuando la afición perica se merece un alegrón como éste, y si es para fastidiar al rival, pues bueno”, dijo el actual entrenador blanquiazul aquel 09 de febrero del 97. La ventaja del técnico espanyolista es que imparte cátedra a una pléyade de chavales curtidos en la cantera y que han sido educados para jugar a mil revoluciones los derbis catalanes. “Me alegro que le hayamos quitado dos puntos al Barça de cara a la Liga”….Álvaro Vázquez comprende la esencia de su club, ésa que no trasciende de una rivalidad auténticamente deportiva. El problema para el Barça no es el amago de ‘fin de ciclo’ que quiso atajar anoche Sandro Rosell sino, como dice el bloguero futbolero Borja Pardo, el abuso de “los automatismos de salón de té” de un Barça al que le falta sacar registros que no sean ‘tiki-taka’.  

El arte de insultar

Viernes, 9 Diciembre 2011

cibeles1.jpg

“Quizás ahora los presidentes sean más inteligentes, porque nosotros siempre estábamos en primera línea de fuego”. Fue la respuesta del ex presidente Lorenzo Sanz en El Partido de las 12 al hermetismo del fútbol que incordia a nuestro periodismo deportivo. Madrid y Barça, o sea, Florentino y Rosell, apenas hablan más de lo que exige el protocolo (lo harán mañana en la comida de directivas). Pero bajando de las altas instancias, ni siquiera Mourinho ha dado su versión en la víspera del clásico; advirtió en verano que dosificaría sus comparecencias, pero no avisó que se ausentaría en el día más señalado. La reflexión de Sanz vaticina una política de comunicación cada vez más anquilosada; los clubes prefieren tirar de comunicados oficiales vía web antes de que a un directivo le dé un arrebato de vehemencia en el antepalco del estadio. Durante estos años los presidentes atienden gustosamente y con educación al micrófono inquisitorio de Mónica Marchante en Canal Plus, y justo hace una década Joan Gaspart reunió en un corrillo a periodistas con grabadora en mano para justificar que el cochinillo del Camp Nou estuvo motivado por “un futbolista (Figo) que vino a provocar”.

Lorenzo Sanz y Gaspart dominaban el teatrillo que rodeaba a los clásicos atribuyéndose el papel de folloneros: bastaba una indirecta al contrario para encender los ánimos y la respuesta del ‘ofendido’ no se hacía esperar…“¡Son unos impresentables, tanto el señor José Luis Núñez como Gaspart, que no paraban de levantarse!”, soltó Sanz a la salida del Camp Nou después un Barça 1 – Real Madrid 0 (10 de mayo de 1997). Pocos minutos después, Gaspart tomó el turno de réplica alegando que “el impresentable” era el presidente merengue, que se había ido sin despedirse, “¿qué creía, que le iba a atizar?”. Sanz recordó con nostalgia aquellos rifirrafes,  pues eran “un divertimento de niños”. Aquellos obuses dialécticos Madrid-Barcelona guardaban cierto parecido con el arte de insultar que una vez universalizaron Góngora y Quevedo: archiconocido fue el rapapolvo de Lorenzo Sanz a Núñez cuando éste se atrevió a opinar sobre las ‘prebendas’ que, supuestamente, se le concedían al jugador Fernando Sanz  por ser hijo de quien era y es…”el señor Núñez, aparte de ser bajo de estatura, me parece bajo de moral”. El dardo de la palabra se quedaba en anécdota y así lo entendían los periodistas que en aquellos tiempos preferían provocar la noticia (dando la vara a los presidentes, claro está) que estrujarla y tergiversarla como en las múltiples tertulias que bombardean los medios. Pero es lógico, Lorenzo y Gaspart contaban historias, como ahora Del Nido; las de Florentino y Rosell hay que intuirlas. En consecuencia, esta nueva corriente de mutis por el foro, sin entrevistas ni valoraciones, obliga a exprimir la creatividad del gremio. Sin los protagonistas directos, los recursos son obvios: ex presidentes, viejas glorias y demasiada interpretación. Corremos el peligro de que estas coartadas se agoten y las semanas de los clásicos deriven en ese puro chau chau del que hablaba Jesús Gil.

Sería inimaginable que Florentino exigiese a Mourinho salir a la palestra, en contraste con el protocolo de UEFA, que aplica en su decálogo ruedas de prensa obligatorias. Sin embargo, hasta en eso tiempos pasados fueron mejores: el propio Lorenzo Sanz quedó decepcionado cuando su entrenador Jupp Heynckes sugirió públicamente prudencia a sus directivos antes de un Madrid-Barça. “La línea de declaraciones la marco yo, el entrenador que se dedique a entrenar”, aseveró el máximo mandatario, quien después apostilló que le habría gustado escuchar la opinión de Heynckes sobre “lo que no le gustaba del señor Núñez o Gaspart”. Los ex presidentes sí entendían que los clásicos se animaban con carnaza para la prensa, y por ende, para el aficionado. Y así actuó Mourinho la temporada pasada, hasta que la opinión pública se echó las manos a la cabeza y convirtió los Madrid-Barça en una guerra de guerrillas periodísticas. Puede que un futuro próximo, cuando los directivos pasen el relevo, se suelten delante de un micrófono y cuenten historietas tan asombrosas como que Joan Gaspart tuvo que disfrazarse de camarero en un hotel de Miami para subir a la habitación de Ronaldo durante una concentración de Brasil y llevarle el contrato para que lo firmara. En definitiva, el fútbol progresa pero el teatrillo que alimenta los cenáculos periodísticos está en peligro de extinción; el orden se ha invertido y son los clubes los que dictan la hoja de ruta de los medios. Mal negocio para la comunicación.

Dilma Rousseff, eternamente agradecida

Jueves, 10 Noviembre 2011

“El presidente del Santos llamó a Florentino Pérez quince minutos antes de la rueda de prensa para explicarle que la ampliación de contrato de Neymar era una cuestión de estado, si bien tres grandes empresas estaban involucradas poniendo 20 millones de euros cada  una”. Paco González desveló en El Partido de las 12 la intrahistoria de una conferencia exprés que Luis Álvaro de Oliveira planeó ante la distracción de la opinión pública…y del presidente del Madrid.

(more…)

El cañón Bertha de Cruyff

Lunes, 5 Septiembre 2011

1278006153736.jpg

27 de noviembre de 2008. Marc Ingla, entonces vicepresidente deportivo del Barcelona, desveló en Catalunya Radio que Txiki Beguiristain y él negociaron con Mourinho como posible recambio de Frank Rijkaard.  Ingla confesó que la derrota liguera ante el Madrid en el Camp Nou de diciembre de 2007 fue el detonante que les hizo plantear un cambio de entrenador. La liga milagrosa de Capello perturbó la espléndida propuesta de Rijkaard y el napalm con el que Eto’o y Ronaldinho se rociaron mutuamente  terminó por quemar al grupo. Había que fumigar en la plantilla y Guardiola, que ya plasmaba su decálogo en el filial, también se postulaba como candidato. Por aquel entonces, Mourinho estaba en paro después de haber dejado el Chelsea a principios de la 2007/08 por ‘mutuo consentimiento’ con Roman Abramovich.

15 de septiembre de 2009. El periodista Toni Frieros publicó en Sport que la reunión secreta de Ingla y Beguiristain con Mourinho se celebró el 10 de enero de 2008 en la sala de juntas de una conocida entidad bancaria de Lisboa. El lugar fue idea de Jorge Mendes y en aquel encuentro, dice Frieros, los emisarios barcelonistas escanearon el perfil de entrenador de Mourinho con un cuestionario que concluiría si el portugués era o no apto para entrenar al Barça: al parecer, el ahora míster del Madrid sólo falló en el punto referente al trato con la prensa e imagen del club. Según el confidencial de Sport, Mourinho les dijo que le traía al pairo la prensa y que él asumiría la imagen del equipo. Ése fue el desliz que no convenció al Barcelona.

Hoy, 05 de septiembre de 2011, Johan Cruyff espeta en una entrevista en El Periódico que Mourinho era el preferido de Sandro Rosell. “Una decisión así habría cambiado muchas cosas, ya lo dije cuando creía que lo mejor para el Barça era Guardiola”. Sin embargo, poco habría importado la opinión de Rosell en aquel verano de 2008, cuando Rijkaard fue despedido y Laporta sobrevivió a una humillante moción de censura para ascender a Guardiola y culminar el mejor equipo de todos los tiempos. Rosell dimitió de su cargo en 2005, por tanto, puede que Mou fuese su preferido, pero evidentemente nunca habría trascendido tres años después. Y aunque es archiconocido el plan que intentó pergeñar Rosell para cambiar a Rijkaard por Luis Felipe Scolari y que, al parecer, le perseguirá de por vida en los mentideros de Laporta, no es la primera vez que Cruyff saca su cañón Bertha para disparar contra el presidente:

- “Crear es difícil, derribar es bastante fácil” (26/10/10)…Buenafuente es testigo en su late-night  de una nueva rejonazo de Cruyff. El ataque venía motivado por la votación que Rosell promovió contra la gestión de Laporta en su primera Asamblea General Ordinaria.

- “Con las decisiones que ha tomado Rosell en medio año, me ha faltado al respeto “ (20/12/10)…Cruyff se quejó en Canal 33 de que Rosell hubiese decidido someter a votación de los socios su presidencia de honor.

- “Rosell no ha defendido públicamente a Guardiola” (02/05/11)… Cruyff escribió en su columna de El Periódico que le molestó que el presidente azulgrana no diese la cara por Guardiola después del ‘rally’ de los clásicos. No hicieron falta palabras: el Barça denunció a Mourinho ante la UEFA.

- “Este vestuario tiene elementos de sobra para seguir peleando por todo, pero si aparece gente ajena a él con ganas de intervenir donde no debe surgirán los problemas” (30/05/11)…otro dardo del holandés en El Periódico a la actual directiva después de ganar la última Champions. Hasta el momento, Guardiola no ha expuesto queja alguna por supuestas injerencias.

Desafortunadamente para Cruyff, su ‘elefant blau’ intenta resonar en uno de los periodos más prolíficos del club. Y polémicas de Qatar Foundation al margen, la fábrica de títulos en cadena no da pábulo para tachas negras en el mandato de Rosell. Es más, Mourinho da suficiente carnaza a la prensa de Barcelona para que los disparos de, incluso, gurús como Cruyff no den nunca en el blanco…todavía.  

Aquel Mazinho (este Thiago)

Martes, 2 Agosto 2011

thiago-mazinho.jpg

Temporada 97/98….el Celta de Vigo necesita ganar al Barcelona de Figo para no perder comba con el pelotón de UEFA. El técnico celeste, Javier Irureta, insiste a Mazinho para que sea él quien despliegue el talento díscolo de Karpin y Mostovoi, y proteja en la medular a la gran revelación, Ito, que venía del Extremadura y había ostentado el curioso récor de haber sido el jugador con menor salario de la Liga el año anterior. La dirección del brasileño fue tan sublime, que hasta él mismo se atrevió a inventarse un colofón en forma de zurdazo en la frontal del área que el meta Hesp vio entrar atónito. Dicen que aquella victoria molestó exageradamente al entonces presidente del Valencia, Paco Roig, quien había casi ‘regalado’ por 100 millones de pesetas a su campeón mundialista en el verano del 96. Mazinho tenía dotes de genio y un disparo con efecto irrepetible…hasta que su hijo Thiago se encariñó con un balón.

El Barça se ha cerciorado que la herencia de Xavi no debe acabar sólo en Iniesta. Thiago ha mamado La Masía, la mejor escuela para futboleros de su perfil, el de su padre. El último europeo sub-21 no ha sido más que la presentación de unas credenciales que se presumen bestiales; de momento, la primera carta de recomendación debe corresponder a Guardiola, aunque éste todavía no se atreve a comerle la oreja con loas y promesas. “No tengo dudas que va a tener minutos, siempre que se los gane con su esfuerzo”…así le previno el técnico azulgrana después de la derrota ante el Manchester United en Washington y  en la que, precisamente, Thiago volvió a ser el mejor del equipo con otro gol made in Mazinho.

El propio Mazinho confesó que antes del Europeo de Dinamarca su hijo había recibido una buena ristra de ofertas. A día de hoy no ha admitido si el Real Madrid también había apuntado a los asequibles diez millones de su antigua cláusula; es de suponer que sí, dado su valor tan irrisorio en el alocado mercado. Y es cierto que la dirección deportiva del Barcelona se inquietó, por lo menos, cuando Thiago soltó durante el torneo que su sueño era “triunfar en el fútbol, no en el Barça”. Quizás esas declaraciones pusieron en jaque a Rosell, quien intuía que de no resolver una renovación exprés, podría acabar arrepintiéndose como en su día hizo Roig con la fatal venta de Mazinho. Al final, el club movió rápido su maquinaria y los diez ‘kilos’ se inflaron hasta noventa. Pero la gran promesa en ciernes no desea que su nuevo contrato sea un brindis al sol: por el momento, la casi compra de Cesc Fábregas no es, precisamente, un indicio de confianza en Thiago. Xavi ha comentado durante la pretemporada que ambos pueden congeniar, pero el majestuoso estilo del Barça no admite tantos alquimistas juntos, más si juegan en el mismo puesto….y Fábregas, si viene finalmente, no lo hará para chupar banquillo.       

Si Alexis vale casi 50, ¿Cesc no vale 40?

Martes, 21 Junio 2011

alexis-sanchez-udinese.jpg

“Alexis Sánchez está hecho con el Barça al ochenta por ciento”. Lo aseveró Quique Pina anoche en la COPE, en un despliegue de información precisa poco usual en presidentes, agentes e intermediarios. Porque los grandes fichajes no se suelen escupir a los medios con todo lujo de detalles, pero Pina, agente oficial de Udinese en España, anunció sin tapujos que el Barça fichará con inminencia al delantero chileno. Y el precio no es peccata minuta…Gino Pozzo, dueño del club italiano,  tasó a Alexis en cincuenta millones para asombro de Rosell y su tope de cuarenta y cinco ‘kilos; finalmente, su precio rondará las pretensiones italianas: veintiocho fijos, cinco variables y dos productos de fábrica, Jeffren y el pichichi de Segunda Jonathan Soriano. ¿Tanto vale Alexis? Su compatriota Iván Zamorano también le puso por las nubes en El partido de las 12…”destaca por su velocidad, uno contra uno invencible, compañerismo. Está tocado por la varita mágica”. Vamos, que no le falta de nada, según Bam Bam.

Si Alexis es tan bueno por casi cincuenta millones, extraña que Cesc no lo sea tanto por cuarenta; habría que planteárselo al jefe económico del Barça, Javier Faus, quien anunció hace dos semanas el recorte presupuestario. Sí, el chileno tiene buena pinta y, sin ser goleador nato (doce tantos en esta temporada), se ha granjeado un cartel de top sencillamente porque el campeón de Europa está dispuesto a pagar lo que le exija Udinese. Y para que Cesc no se mosqueé,  Rosell ha explicado con habilidad que el Arsenal se subió a la parra la temporada pasada pidiendo ochenta y siete millones…con tal panorama, no ha sorprendido que el presidente del Barça haya espetado con resignación que ofrecerán menos de cuarenta y “si el Arsenal no cede, pues el jugador no vendrá”. Chirría que el catalán todavía no sea azulgrana…lo dijo públicamente y se lo ha confesado a su mentor Wenger. No obstante,  como la obcecación del Arsenal sea eterna, acabará el gran ciclo del Barça y Cesc se quedará esperando a pesar de sus 24 años.

Pero como estos fichajes distan mucho de los made in Florentino (pagar la cláusula sin negociación previa y adelante), el Barça quiere utilizar La Masía para apretarse el cinturón: el caso de Bojan no vale porque su irrupción meteórica en 2007 no ha encontrado hueco y quizá la Roma de Luis Enrique sea el sitio idóneo para una catarsis; Thiago reconoció que triunfar en Barcelona se antoja complicadísimo, pero tuvo que recular para no vulnerar el código deontológico del club; Martín Montoya está en el Europeo sub’21 y es un lateral que promete, pero también Luis Enrique insiste en llevárselo; los mencionados Jeffren y Jonathan Soriano en la operación Alexis son otro ejemplo de que, incluso, el mejor plantel de Europa tiene que meter dinero en tesorería como sea, aun sacrificando la cantera por la cartera…..¿Y Rossi? Fernando Roig está más preocupado esta semana por renovar a Marcos Senna que por seguir esperando una oferta formal del Barça….una oferta que todavía no existe inexplicablemente.  

¿A qué conduce todo esto?

Viernes, 17 Junio 2011

sandro_rosell_lanza_ultimatum_madrid.jpg

“El modelo del Madrid es imperialista y, además, tiene ciertos aires de prepotencia”. Fueron palabras de Joan Laporta el 16 de junio de 2009, después de que Florentino Pérez agotase créditos bancarios para fichar a Cristiano Ronaldo y Kaká. Justo dos años después, Sandro Rosell ha seguido la línea continuista de las críticas de manera inoportuna y erupcionando un volcán innecesario. Porque aunque el trasfondo de este caos lo provocó Mourinho, el presidente del Barça perdió una oportunidad inmejorable para recalcar la hegemonía deportiva de su club. Le habría bastado subirse al atril con la Champions y la Liga de adorno mobiliario, mas la ristra de títulos de otras secciones; haber pronunciado un relato institucional bajo ese nombre tan precioso del ‘triunfo de los valores’ habría sido un colofón de película; haber presumido de barcelonismo y su éxito contemporáneo habría sido agradecido por los aficionados al Barça y, en general, el mundillo del fútbol. Pero, como recalcó Rosell, “el corazón nos pedía otra cosa, pero la cordura nos hizo optar por la prudencia”…hasta ayer. Porque cuando el club anunció días antes la alocución del presidente para resumir el año I, parte de la opinión pública y los bastiones más críticos le exigían la contundencia, tan liviana cuando la utiliza Mourinho como alarmante si viene del resto del mundo. A tenor del discurso, es obvio que Rosell no aguantaba más, quizá porque le hubieran metido dentro una olla a presión, o creyendo que esa declaración de intenciones va a ser asumida por el Madrid.

Desde luego, a Mourinho, allá donde esté en estos días, le traerá al pairo: sabe cuál es su papel y ha logrado engatusar al ideólogo del proyecto faraónico para plegarse al concepto que él tiene de un equipo ganador. El portugués sólo entiende su profesión desde la perseverancia del éxito y, afortunadamente para él,  casi ningún colega de banquillo puede alardear de semejante filosofía. No obstante, el lema ‘ganar de cualquier manera’ no debería valer en una “institución centenaria, con un alto grado de compromiso ante sus socios, aficionados y ante la sociedad” (definición políticamente correcta que hace Rosell del Madrid). Y es ahí donde debería entrar de oficio Florentino Pérez en una situación normal, en la que el presidente manda, el director deportivo ficha con el consenso del entrenador y éste se dedica a gestionar un vestuario. Pero el Madrid de hoy es el del omnímodo Mourinho, tan pendiente de convocar a Cristiano Ronaldo como de escudriñar cada entrevista que concedan sus jugadores. Y en esa tesitura, la guerra de comunicados oficiales o provocaciones a vuela pluma, sin una reflexión previa, entre los clubes se intuye larga y prolija.

Pero Rosell ha entrado al trapo cuando el efecto devastador del ‘rally de los clásicos’ se había atenuado; ha creído que amagar con puño de hierro exaltaría a las masas, cuando precisamente este Barça tiene mil y un motivos para excitar a los suyos: desde la prodigiosa idea de La Masía hasta las jugadas extraterrestres de Messi y unos cuantos más. Incluso, Florentino Pérez en sus cansinas referencias a la grandiosidad y caballerosidad del madridista, siempre obvia a otros clubes. Y aunque  suene ‘ombliguista’, le ayuda para que nadie le acuse de tener celo del rival. Rosell empezó su presidencia del mismo modo….hasta que la provocación de Mourinho ha desatado casi un estado marcial entre los clubes. Habría sido más coherente haber respondido las burradas del portugués episodio a episodio, y no al final con tanta premeditación. Justo ahora, vivimos un ciclo en el que al Barça no le hace falta fijarse en el rival ni en el sentido deportivo ni institucional. Por eso, la amenaza de romper relaciones con el Madrid, sinceramente no sé cuáles hay ahora, no venían a cuento, aunque pueda sobreexcitar a parte de la hinchada.

Sin embargo, el presidente azulgrana sí tiene razón en un punto: “hay situaciones que no se pueden repetir”….ni la rueda de prensa de Mourinho posterior al 0-2 de Champions, ni la denuncia del Barça contra éste a la UEFA (Platini ya estaba preparado para actuar sin ‘sugerencias’). Es una pena que hayamos perdido el folclore de antaño, cuando personajes como Mendoza, Núñez, Gaspart o Lorenzo Sanz se mandaban recaditos sin más intención que rabiar al referido. Aquí he encontrado dos perlas de lo que significaban las guerras dialécticas de los noventa:

-“Aunque soy muy mayor, porque lo ha vuelto a decir Núñez (José Luis), no le voy a decir que es muy pequeño porque no me gusta, y le tiendo la mano” (14 de septiembre de 1994). Echando gasolina al fuego, el difunto presidente Ramón Mendoza quiso zanjar unas declaraciones incendiarias en las que había criticado la Diada de Cataluña (“estoy harto de lo que dicen en Cataluña. Los catalanes se van a quedar con todo”). Aquellas batallas dialécticas entre Núñez y Mendoza no trascendían del micrófono o la cámara. No obstante, Jesús Gil era el rey de los dardos verbales. Casualmente, a las queja de Mendoza contra el modelo político catalán sí le sucedió una solicitud de Núñez para que su homólogo del Madrid fuese sancionado por la Comisión Antiviolencia en materia deportiva. El caso fue sobreseído y Núñez ni se molestó en patalear.

-“Es un pobre hombre que no se entera de nada” (10 de febrero de 2000)….Lorenzo Sanz, entonces presidente blanco, calificó así a Joan Gaspart, en aquel tiempo vicepresidente del Barça, por no insistir en común para que Rivaldo (FCB) y Roberto Carlos (RM) no fueron convocados por Luxemburgo, seleccionador brasileño, para un amistoso Tailandia-Brasil. La réplica  de Gaspart fue inmediata…”quien no se entera de nada es el señor Sanz, que ni es pobre ni hombre”. La gracia no tuvo más recorrido.

Por último, la respuesta del Madrid tardó pero llegó…y comenzó mal. Porque el Madrid aludió al entorno mediático del Barcelona, puede que alentado por el arrebato de Guardiola con su ‘central lechera’, y discutió la ‘”asombrosa” denuncia sin precedentes a Mourinho sin matizar aquella rueda de prensa del entrenador. Quizá no haber publicado el enésimo comunicado oficial habría sido más prudente, pero a estas alturas ambos contendientes (nunca mejor dicho) no se van a detener. Y es una pena…aunque Mou esté en su salsa. Y la prensa ansiosa por seguir escribiendo capítulos.

El ‘cañón bertha’ de Cruyff

Martes, 14 Diciembre 2010

qatar.jpg

Rosell ha firmado el patrocinio más lucrativo que jamás haya existido en el fútbol, y encima se lo critican. El presidente dice que aliviará la deuda demoledora de Laporta y los ‘acusados’ atizan a Rosell por cargarse el folclore azulgrana: la camiseta nunca ha llevado publicidad remunerada – Unicef es un gesto altruista- y los opositores intuyen que Qatar Foundation es una amenaza para esa idiosincrasia. Lo que menos me ha gustado es que el entorno del ex presidente haya utilizado por enésima vez el ‘cañón bertha’ de Cruyff para atacar la actual gestión. El artículo del gurú holandés en El Periódico sacude la última ‘ocurrencia’ de Rosell.

Naturalmente, a Cruyff le trae al pairo la generosa inyección económica del gobierno qatarí para los próximos cinco años. Quizá le moleste el ansia de Rosell por modernizar el club y darle, como llama la gente de marketing, mayor notoriedad de marca. Porque este presidente sí entiende que esta entidad, que levita en un estado de éxtasis permanente y merecida, debe calar en todos los rincones del mundo. Y qué mejor excusa que jugar el mejor fútbol de la historia para vender ilusión y, obviamente, negocio.

Rosell ha entendido que el Barça, como ha hecho Florentino con el Madrid o Malcolm Glazer con el United – con la aquiescencia de sir Ferguson-, debe rodar como una multinacional con su pertinente balanza de pagos y su superávit. Por el momento, y si es cierto que heredó un déficit descomunal de Laporta, Qatar Foundation es el primer calmante para la sangrante deuda: treinta millones por temporada mas objetivos. O sea que podría rozar cinco ‘kilos’ más, porque es inimaginable que este Barcelona se quede en blanco un solo año.

Por eso, la arremetida de Cruyff desconcierta al barcelonismo. La prensa de Barcelona había vendido paz entre presidente y ex presidente de honor después de la reunión que ambos mantuvieron en verano. Es obvio que el artículo de ayer evidencia que siguen a la gresca. Cruyff sabe que cualquier opinión suya sienta cátedra en el barcelonismo y sea un chascarrillo o una reflexión meditada, siempre replantea los asuntos capitales en los mentideros culés. Sinceramente, el holandés es un deleite cuando analiza el fútbol del equipo, intuye cómo discurrirá el equipo, advierte de posibles amenazas y explica qué se cuece en esa Masía que con tanto acierto perfiló en su momento. Vamos, cuando se centra en el fútbol. Pero no cuadra mucho que también se inmiscuya en temas de patrocinios, gestiones económicas y demás….porque Cruyff también es consciente de que su opinión trasciende más que la del resto.

Y, por cierto, no creo que sea un ejercicio de alarde, pero Rosell asevera con razón que cualquier equipo se cambiaría ahora mismo por el suyo. Cierto, aunque con un pequeño matiz: hasta la aparición repentina de Qatar Foundation el Barça no podía permitirse ‘Cristianos’ y ‘Kakás’ porque no le llegaba la chequera, quién sabe si este espaldarazo le animará a hacerlo algún día…supongo que, de momento, es tontería, ¿pensará lo mismo Rosell?

Despotismo corrosivo

Domingo, 21 Noviembre 2010

1290367234_0.jpg

El eximio Miguel Ors lo ha clavado, como siempre: la Liga, la nuestra, es una batalla perdida de los dieciocho liliputienses contra los dos ‘goliats’. Los repasos de Barça y Madrid son otra evidencia (no será la definitiva) de que esta farsa se resolverá en la ida y la venida. Sí, quizá el Hércules flipó con el partido de su vida en el Camp Nou y puede que alguien se encuentre a un Madrid negado en el Bernabeu algún día. Pero la barrera de los noventa puntos no se la quitará nadie a los dos.

Anoche eran partidos para demostrar que llegan como auténticos portentos al clásico. Al Barça le quedaron casi veinte minutos para meter diez goles y el Madrid se tomó tan a broma la pachanga contra el Athletic que hasta Ramos pidió tirar un penalti para su capricho. O sea que doce jornadas después, Villarreal y Valencia se han perdido en una nebulosa que interesa a muy poquita gente.

La razón del descomunal abuso es obvia: Florentino y Rosell incordian por amasar todo el dinero de las televisiones, las migajas son para el resto. Sus argumentos son irrebatibles: las audiencias y por ende el interés lo copan ellos y nadie más. Tanto es así que un domingo sin ambos es un soberano coñazo, sólo digerible si la cartelera del cine es mala o el teatro poco apetecible. El caso es que las millonadas de Roures construyen al año dos plantillas brutales y dejan tiritando a los pobres ilusos que luchan denodadamente y sin éxito por un reparto no tan descarado.

La solución es que no hay solución, así de claro. En la Premier la tarta televisiva está exageradamente proporcionada (el West Ham descendió el año pasado y cobró casi la mitad que el United) y en España el Levante no podría pagar ni las botas de Cristiano Ronaldo con el pellizco que rasca. En fin, señor Ors, usted lo ha dicho: toca pensar muy en serio en una Superliga y dejarnos de este despotismo tan corrosivo para el público.   

¿ Fue Pellegrini un señuelo?

Mircoles, 3 Noviembre 2010

1288656030_0.jpg

Vuelve Pellegrini, el ingeniero civil al que no dejaron terminar su obra. Aunque no podrá recelar mucho del Madrid porque, sencillamente, el Málaga de los jeques está para el arrastre. De todos modos, allá por febrero pisará el Bernabeu y compartirá banda con Mourinho, quien no ha querido saber mucho de la herencia prestada y ha remodelado al equipo a su gusto y semejanza; justo lo que no permitieron a Pellegrini.

Tiene gracia el galimatías que hay montado en el Málaga. Fernando Sanz vendió el club, pero sigue de asesor presidencial…supongo que habrá tenido poco que ver en la contratación del técnico depuesto; cinco derrotas en cinco partidos en casa, va de récord. El dueño es un tal Abdullah Al-Thani que ha comprado un capricho para presentar sus credenciales a Florentino, Rosell y compañía cuando llegue la ocasión.

Bajo el mando de Abdulla otro Abdullah, éste de vicepresidente, y un par de secretarios generales. Claro, el último Abdullah no ha sido tonto y nada más instalarse en su despacho contrató a dos altruistas de la tierra,  que se dejan la vida en el Málaga y no quieren saber nada de remuneraciones. Anoche, la COPE adelantó el fichaje de Pellegrini y pudo hablar con José Carlos Pérez, un directivo de toda la vida del Málaga, quien se hizo el sueco cuando el nombre del candidato salió a la palestra. A las nueve de la noche el  sr. Pérez continuaba en las oficinas de La Rosaleda…y eso que lo hace por amor al arte. Intuyo que los jeques se quedaron petrificados cuando el señor Pérez, otro consejero para meras consultas al estilo de Zidane en el Madrid, les espetó que podían guardarse la chequera de los petrodólares. Los antecedentes evidencian que estas historias tipo Dimitri Peterman no suelen acabar demasiado bien.

Bueno, el caso es que Pellegrini regresa con el morbo de averiguar si su paso le sirvió al Madrid de señuelo para esperar a Mourinho o, realmente, alguien creía en su sutileza. Por de pronto, Mou nunca ha mentado a su antecesor, tampoco le importa demasiado. Él llegó en verano, hizo el inventario y pidió lo que faltaba. Un ‘alcorconazo’ y un falló de Higuaín sin portero fueron insoportables aunque hubiera hecho el Madrid cien o más puntos. El técnico chileno acaba de aterrizar en Málaga, ¿para cuándo la entrevista de MARCA? Ansioso espero.