Blogs

Archivo de la categoría ‘Sergio Ramos’

La ropa sucia del vestuario

Mircoles, 7 Octubre 2015

1444206765_extras_noticia_foton_7_1.jpg

“Me criticaban por no lavar la ropa sucia dentro del vestuario, pero es que llevaba tres meses lavándola y no se secaba nunca”. Ninguna frase describe mejor los eternos incendios de vestuario del Real Madrid como la del ocurrente John Benjamin Toshack. El galés convenció al presidente Ramón Mendoza de que su autoridad de hierro se impondría sobre el vedettismo de algunas estrellas, Hugo Sánchez por delante de todos. Más sonoro fue el caso de Guti, quien se atrevió a decir a la cara de otro presidente, Ramón Calderón, que ya bastaba de “soltar mierda por esa boquita”. Calderón había celebrado una ponencia días antes en la Universidad Villanueva de Madrid  y soltó lindezas como que el propio Guti seguía siendo una “promesa” con 30 años, que Beckham quería ser “actor de Hollywood”, y puso la guinda criticando que los futbolistas no pagasen ni cenas ni coches. Años después, la ropa sigue sin lavarse, manchada por la permanente pelea de egos, en salsa rosa o clave puramente táctica, como en el último affaire Benítez-Ramos.

La génesis del desencuentro viene del verano, con varios futbolistas merengues rebrincados por el despido de Carlo Ancelotti. Al fin y al cabo, Fabio Capello siempre tuvo razón: “La clave del Madrid no es ser buen entrenador, sino buen gestor de vestuario”. Y él, en su papel de Clint Eastwood en El Sargento de Hierro, construyó un barracón en Valdebebas, pero supo transigir cuando los capitanes le pidieron a gritos el regreso del defenestrado Beckham. Caso special one fue Mourinho, quien no dudó en sentar a Cristiano Ronaldo tras una rajada táctica y a Casillas por no compartir su exagerado maniqueísmo. El único que puede alardear de haber regateado al mourinhismo fue Lassana Diarra, a quien su técnico pidió que renovara ante la negativa continua del francés. Rafa Benítez escudriña hasta la última estadística que ignoraría la NASA; observa el fútbol como un algoritmo en el que resultado final no es lo único crucial. “¿’Amarrategui’? La gente no sabe que casi toda la primera parte la jugamos en la mitad de campo del Atleti”, justificó en El Partido de las 12. Sus contestaciones vienen guionizadas con dígitos; cualquier otra respuesta no sería suya. Y como bien matizó, a la prensa española nos gusta discutir si el apretón de manos fue firme o flojo, si Cristiano es el mejor jugador que ha entrenado, aunque Mister Rafa haya presenciado a otros prodigios de la genética.

Benítez abandonó la vieja Ciudad Deportiva de La Castellana en el periodo cretácico. Entonces, apenas un puñado de reporteros cubrían los entrenamientos sin la trabas de los departamentos de prensa; entonces, internet sólo era un proyecto gestado en Silicon Valley; entonces, el Real Madrid era el de las 6 Copas de Europa en blanco y negro. Décadas después, el nuevo look de Gareth Bale se difunde a la velocidad de la luz de Madrid a Alaska, pasando por Nueva Zelanda. Por eso, Benítez ha entendido en pocas horas que mentar a un futbolista para un cariñoso capón didáctico puede convulsionar al madridismo. Aunque muchas veces nos encarguemos de eso los ‘juntaletras’ (perdón). El entrenador no tuvo mala voluntad, pero ya sabe que delante de un micro no se pueden contar esos chascarrillos que se murmuran entre mano y mano de una partida de mus. Sin embargo, la ecuación no ha podido acabar de manera más incorrecta. A Sergio Ramos le ha superado la capitanía, no la veteranía. Como líder del equipo debió rebotar la pregunta capciosa, no devolverla frontalmente con un obús. Más carnaza para nosotros. Montada la telenovela, sólo había una solución: el apretón de manos. ¿Fuerte o flojo? Quizá sea lo que más interese a la gente, ¿no, Rafa?

 

 

 

 

“Por dinero no va a ser”

Martes, 23 Junio 2015

557fe098d630a.jpg

La consultora Brand Finance  publicó la semana pasada el ranking de los clubes más ricos del mundo. El Manchester United sigue en cabeza y, además, se convierte en el único billonario del salón VIP (más de mil millones de dólares). Casualmente (o no), un directivo del Real Madrid comentó también la semana pasada que la vuelta de vacaciones del director general del United, Richard Arnold, “recalentaría el verano”. El mismo Richard Arnold que en un foro económico comentó que el fútbol “estaba dirigido por los representantes porque son ellos quienes mueven el dinero de este negocio”. Y cuando los ‘diablos rojos’ ya han preparado en su cámara del tío Gilito 300 millones líquidos para volatilizar el mercado, René Ramos les ha entreabierto la compuerta. Necesitaba Arnold que un Mino Raiola de la vida, en este caso el hermano del camero, filtrase el estancamiento de la renovación. Una medida anunciada con fuegos artificiales, porque si Raiola dirigiese la operación, Ramos acabaría en Old Trafford previo paso por algún equipo untado de petrodólares. No en vano, Raiola, agente de Paul Pogba e Ibrahimovic entre otros, suele comentar que si representase a Leo Messi, “le habría movido un puñado de veces”. Por aquello de la fiebre de las comisiones, suponemos.

En el affaire Ramos todos tienen razón. El futbolista lleva pidiendo meses el aumento que la ‘Décima’ le brindó y en la planta noble del Bernabéu siempre le han considerado el capitán, único y exclusivo por delante de Casillas. El Real Madrid aún no le ha ofertado un contrato nuevo, pero ni siquiera en el imaginario de Florentino Pérez aparecen esos diez millones que retumban en la mesa de negociación. Como dice el amigable abogado Denzel Washington en Philadelphia, “explíquemelo como si yo tuviera seis años”. Pues bien: Ramos cobra 6, quiere 10 y el club le pagará una cifra en tierra de nadie, 8 es la más diplomática. ¿Fin del asunto? Sí para el club, no tanto para el jugador, cuya ambición natural puede herir sensibilidades sociales. Y más tratándose de gente millonaria. Ramos necesita un estratega de comunicación, un Robert de Niro que cree la Cortina de humo que despiste al Bernabéu. Porque el fútbol es muy perro y a la mínima que el camero falle, se esparcirá por la grada la sospecha de pesetero. Quienes le conocen, saben que no es verdad, pero el fútbol no es justo. Que se lo digan al portero.

Viene el Manchester como un carretón a por Sergio Ramos y, como dijo el ex presidente del Real Madrid, Fernando Martín ‘Martinsa’, “por dinero no va a ser”. En la ecuación un nombre que tarde o temprano se ejecutará pero que se está volviendo puñetero: David De Gea. Piensa  Richard Arnold que si el Madrid busca a su portero, ellos tocarán al central. La lógica cartesiana se traduce en que De Gea acabará enfundándose los guantes en su nuevo club, mientras que Ramos, su hermano y Florentino pactarán una Entente Cordiale. Pero como “los agentes mueven el dinero de este negocio”, si el madridista alza la vista, verá unas cuantas novias al acecho, cualquiera de ellas macro operación. Lo hizo Di María, que llamó al despacho de Florentino pidiendo su barbaridad, y acabó en la Premier. Y aunque Ramos es madridista de corazón y cabeceó la Champions de Lisboa; también Pedja Mijatovic marcó el gol más importante de la historia contemporánea del Madrid en Amsterdam y apenas duró una temporada más.

 

 

Allegro ma non troppo

Mircoles, 6 Mayo 2015

video-juventus-vs-real-madrid.jpg

Allegro ma non troppo (‘Alegre pero no demasiado’). Topicazo para  explicar la sensación contradictoria de un Madrid despistado que encañonó a la Juve a quemarropa  y no supo apretar el gatillo. El resultado es una derrota potable que a partir de hoy invocará güijas de palmeros, el espíritu de Juanito y un manoseado DVD de las grandes noches europeas. Las ochenteras, claro, porque la historia reciente ha hecho trizas ese misticismo que tanto gusta al madridismo. Pero la remontada no sólo se consigue sobreexcitando al Bernabéu y pidiéndole la tormenta perfecta, también mandan las pizarras y la de Ancelotti ha vuelto a quedar pintarrajeada con garabatos. El técnico merengue perdió la partida de ajedrez en un puñado de movimientos, los que tardó Sergio Ramos en inmolarse y dejar a la Juventus una autopista americana hasta la defensa blanca. Dice Paco González que la apuesta impopular de Ramos en el centro del campo no gusta en la planta noble del Bernabéu. Al menos, resulta inexplicable teniendo en nómina a Illarramendi (sí, 40 millones), el saliente Khedira y Lucas Silva, un fichaje enigmático que pinta a cesión en toda regla. El sevillano decepcionó por su ubicación amorfa y Andrea Pirlo porque es un mito viviente y, como tal, ya es más reliquia que futbolista apto para ir a la guerra.

Tévez también supera la treintena, pero entiende el juego desde la experiencia de quien se las sabe todas. El ‘Apache’ escarmentó en Manchester porque el vertiginoso fútbol de allí no se detuvo ante él. En cambio, el Calcio es intenso pero pausado, muy propicio para perros viejos como él. De repente,  pide el balón en el centro del campo y mete un cambio de ritmo que deja al resto de piedra. Su pillería en el penalti de Carvajal salvó media eliminatoria para la Juve y le encasilla como el primer enemigo público en el Bernabéu. Lo mismo pensaban en Turín del Cristiano Ronaldo que no asusta pero al menos ve puerta. A estas alturas, el portugués ya no tiene fuerza para aguantar las columnas como Sansón, aunque tampoco debería hacer falta: el Madrid es más equipo que los italianos y con Benzema dispondrá de toda la artillería pesada. O muere matando o sale disparado a Berlín. Ya no hay tiempo para sestear y fiarse de esa peligrosa inercia de que tarde o temprano el Madrid siempre marca. Quizá la vuelta del delantero francés aclare las ideas ofensivas ante una defensa tan cuadriculada; Benzema suele desaparecer del área para construir jugadas desde la banda como si fuera un meccano. Y ahí la Juve tendrá que pensarse un poco más el catenaccio.

La buena noticia para el Madrid es que el margen de mejora es oceánico, sobre todo en defensa. Se trata de no repetir errores de bulto que se aprende en la escuela de alevines. Por ejemplo, la bronca de Ancelotti a Varane y Marcelo en el descanso debió ser morrocotuda: al francés por no ser expeditivo (patapum parriba) y al brasileño porque se quedó perdido en tierra de nadie, ni sacó el puñal por la izquierda ni el escudo en defensa. Suena a cachondeo, pero Coentrao no habría desentonado en este partido de cuerpo a cuerpo. En los cenáculos madridistas se insinuó que si el Madrid hubiese perdido en el Calderón por 2-1, el botín habría sido aceptable; el resultado ahora es más sospechoso. Esta vecchia signora de pura cepa italiana sabe sobrevivir con la pistola en la sien. Y, además, con una sonrisa de joker porque vuelve Paul Pogba. Y con Morata hecho un hombre. 

Cristiano se sacude la kryptonita

Domingo, 3 Mayo 2015

real-madrids-cristiano-ro-007.jpg

Le habían martilleado el oído con el nombre de Messi a todas horas: que si el argentino le iba a dar caza en el pichichi, que si la carrera por el próximo Balón de Oro tenía color albiceleste, que si el grito simiesco había sido el preludio de una racha espantosa. El paseo militar del Barça (y Messi) en Córdoba dejaban al Madrid al borde del abismo: ganar o suicidarse. Sin término medio. Y el Cristiano Ronaldo más atormentado de los últimos tiempos no parecía el héroe indicado para espolear al Madrid; al contrario, el superman portugués llevaba todo el año sin levantar el vuelo, asfixiado por la kryptonita que le obligaba a arrastrarse. Con la ‘BBC’ descuajeringada, el equipo le pedía a gritos un puñetazo, una advertencia a todos los enemigos de que Cristiano, exultante o tristón, siempre es el ‘bicho’. Fue entonces cuando pisó el Pizjuán y se cobró la cabellera del Sevilla más puñetero que se recuerda. Su descaro con el balón fue el presagio de la tormenta que se avecinaba: la tarde era en ese momento de Messi y la estrella lusa sabía que otra mala actuación pondría al Madrid en defcon 2, sobre todo con la inminencia del partido perro de Turín.

El detalle que diferenció al Cristiano de siempre con el desesperado y notas de los últimos meses fue su gesto hierático. Esta vez la ocasión fallida, el disparo torcido, venía acompañada del típico gesto de Rafa Nadal que no se lamenta por fallar una bola sino que espera mejorarla en el siguiente punto. El madridista dejó en el vestuario los aspavientos de su versión protestona y reivindicó su modelo CR7, el terminator programada para aniquilar defensas. Sus cabezazos de killer reabren un debate sano, futbolero de pura cepa: ¿quién rinde más: el Cristiano escorado en la izquierda sin reprís o el delantero centro que revienta el balón por tierra, mar y aire? Ancelotti lo tenía claro hasta ayer: el Madrid no necesita comprar un ‘9’ porque tiene al capo de los todos a sueldo. Ya sólo falta que Gareth Bale deje su posición invertida para jugar en la izquierda y la artillería pesada estará calibrada para un ataque total. Sin embargo, el galés sirvió a Cristiano el tercer gol desde su posición amorfa y Carletto tiene la coartada perfecta para mantenerle enjaulado.

Sergio Ramos también se ha reconvertido de la noche a la mañana. Se ha comido el marrón de Modric con disciplina espartana; su presencia en el centro del campo rellena de cemento armado una zona que sin el croata se resquebrajaba como el cartón piedra. La deducción del técnico es más simplona que dos más dos: con tanta lesión dejar a Pepe o Varane en el banquillo era un privilegio que no se podía permitir. Y lejos de arriesgar el esquema con tres centrales, lo que supone extenuantes jornadas de entrenamiento, el método Ramos ha aliviado los quebraderos de cabeza del cuerpo técnico. Todavía no se le ve cómodo sondeando dónde colocar el balón (él no es Xabi Alonso), pero tenerle enfrente, a cuarenta metros de Casillas, es un muro demasiado alto para cualquier media punta que no tenga la habilidad innata de José Antonio Reyes. Desde luego, la Juventus no tiene un malabarista de su talento, lo suyo son más picapedreros acostumbrados al intercambio de metralla. Y en cruce de mamporros (así se intuye la semifinal), Ramos está preparado de central o centrocampista. Si tiene dudas, que le pregunte a Fernando Hierro, todoterreno goleador a principios de los noventa y retrasado con los años en un serio aspirante a Beckenbauer.

Habla el acusado

Mircoles, 26 Noviembre 2014

Tenía ganas de desahogarse y devolver a raquetazos las sospechas insinuadas por Sergio Ramos. Había callado durante unos días y anoche eligió El partido de las 12 para la entrevista de descompresión. “Sí, me sentí aludido por las declaraciones de Ramos”, tajante y conciso, Cesc Fábregas quería hablar cuanto antes para quitarse ese poso de ‘caradura’ que flotaba en el ambiente. Diego Costa y él acusados de borrarse de la selección sin escatimar ni un minuto en el Chelsea de Mourinho. Al fin y al cabo, y aunque lo niegue el catalán, su entrenador originó este serial provocando a Del Bosque una y otra vez. Bastante tiene el seleccionador con una transición convulsa como para meterse también en un cuadrilátero con Mourinho. Aceptó la vaga excusa de Costa y no le llamó para comerse el marrón de Bielorrusia (orgullo para unos y soberano coñazo para otros). En cambio, Cesc fue más hábil y presentó pruebas médicas en la Federación; pudo forzar, pero como dijo anoche, podía haberse lesionado como Luka Modric. Y, entonces, habría tirado al sumidero la confianza de Mourinho.

Cesc y Ramos han compartido muchas horas de concentración nacional; han coincidido en las categorías inferiores y, por eso, el ex barcelonista se siente molesto. Sin embargo y aún con una llamada telefónica por medio, el misil de Ramos tenía un objetivo oculto: Mourinho. Anoche Paco González desveló que un amigo íntimo de Ramos tenía constancia de la llamada y en el trasfondo de la discusión apareció el protagonista que enreda en la mitad de las broncas del mundillo del fútbol. El central del Real Madrid quiso alertar a Cesc de los métodos de presión de su ex entrenador en materia de selecciones. Pero el jugador del Chelsea, evidentemente, quiso ser políticamente correcto y negó cualquier acto de culpabilidad del portugués, Ramos entiende que el compromiso con España no sólo vale para el casting de Mundiales y Eurocopas; por medio hay fases de clasificación soporíferas en las que tienen que dar la cara. Bielorrusia atrae menos que un trofeo veraniego y ésa es la sensación que ha calado en la selección. Del Bosque lo dijo abiertamente: “parece que estas fechas molestan”. A los aficionados todavía aturdidos por el batacazo mundialista, seguro; a la prensa educada en el yin y el yang (Cristiano y Messi o Messi y Cristiano), también.

Sergio Ramos habló a pecho descubierto como uno de los capitanes de la selección. Lejos de ser portavoz de Del Bosque, se arrancó en un impulso vehemente para dejar claro que a esta España hay que cuidarla. No sólo vale salir en la foto de Viena o Johannesburgo. Y Diego Costa todavía no ha encontrado su sitio en ese vestuario porque llegó tocado a Brasil y ahora está más pendiente de devolver con goles la inversión de Roman Abramovich. También Cesc necesita redimirse en Stamford Bridge de la decepción del Camp Nou. Él sí ha hablado para dejar patente que le “jode” que duden de su compromiso. Esperamos impacientes la coartada del hispano-brasileño. Al menos, Ramos, cuya discusión sincera con Cesc es un buen síntoma de que la selección sigue importando en esta época en la que se acabó el onanismo.

La libreta de Van Gaal

Sbado, 14 Junio 2014

foto-iker.jpg

La pizarra de Van Gaal sentenció el partido. Siempre con su libreta secreta bajo el brazo, el técnico imitó la táctica de Ancelotti que pulverizó a Guardiola en Munich. La prensa advirtió que Holanda se blindaría con cinco defensas y así pareció al principio de partido. Pero no, ilusiones ópticas: David Albelda avanzó en Tiempo de Juego que Van Gaal había colocado tres defensas y cinco centrocampistas; poblando la medular ahogaría la esencia del tiqui-taca español, el genuino que siempre propusieron Xavi e Iniesta. Nada que ver esta Holanda con el finalista macarra que cosió a patadas a los españoles en 2010. Ni siquiera De Jong, que ayer también sacó la trilladora pero que se esmeró en jugar de coche-escoba. El gran público no conocía a la zaga oranje, casi toda construido por Ronald Koeman en el Feyenoord, y a tenor de lo visto, son jóvenes pero sobradamente preparados. Los papeles de Van Gaal nunca se filtrarán, pero no hace falta ser entrenador para intuir un garabato que pusiera ‘Robben y Van Persie vs Piqué y Ramos’. Ésa fue la clave de la carnicería.

El penalti de España, lejos de garantizar la posesión de ‘La Roja’, sobreexcitó a los holandeses, con Sneijder como mente del plan a perpetrar, y Robben y Van Persie de ejecutores. El propio Arjen todavía se ríe del apodo que le puso el Bernabéu: ‘Rodilla de cristal Robben’; su cintura todavía gira mejor que la de una gimnasta del Circo del Sol. Desafortunadamente, la de Piqué necesita por ahora engrasarse con tres en uno. El problema de Ramos no fue tanto físico como de despiste: el cabezazo de Van Persie le cogió la espalda y en ningún momento exhibió esa proeza genética que le ha convertido en uno de los centrales más decisivos del mundo. Partido para olvidar del madridista y punto. Los enviados especiales a la concentración española habían resaltado el estado de forma del sevillano y también de Silva. El grancanario subió el voltaje del juego y compitió con Iniesta en un concurso de pases estéticos; la pena es que toda España hubiese preferido que fusilase a Cillesen en vez de adornarse con una vaselina sólo apta para cracks mundiales.

Hablando de porteros, Casillas no escapa de las crónicas periodísticas. Empezó siendo el ‘santo’ y acabó en la barca de Caronte como un difunto reciente. Sus fallos estrepitosos sirvieron de carnaza para el sector cafre de twitter, en especial los llamados ‘yihadistas’. La memoria es frágil y olvida rápido que el mismo capitán de España conjuró milagros en las pasadas Eurocopas y en Sudáfrica (que se lo digan a Robben, hoy resarcido de aquel ¡uy! De Johannesburgo). Un muy buen amigo de Casillas, Xavi Hernández, también nos recordó que sus mejores momentos ya han pasado. Asumió los galones de capitán general el tiempo que le duró el poco combustible diesel que le queda; “ha sido la derrota más dura de mi carrera”, confesó el barcelonista en rueda de prensa. Y lo dice un futbolista con un palmarés que no cabe en las vitrinas de casi ningún club del mundo. En un ejercicio de sinceridad, todos asumieron el mea culpa delante de la televisiones. “Es una cagada mayúscula”, como dijo Schuster en COPE, pero remediable. El problema no es la goleada, que afectará a las matemáticas del golaverage, ni siquiera que el siguiente perro de presa sea Chile, la alarma roja la anunció Piqué: “Lo peor son las sensaciones”. De cansancio físico y embotamiento mental. Y ahí entra de lleno Del Bosque, como ayer lo hizo Van Gaal, el gran vencedor del 5-1.

El secreto mejor guardado del Bernabéu

Domingo, 25 Mayo 2014

sergio-ramos.jpg

Fernando Hierro confesó a Mijatovic en Lisboa que intuía un “papelón” de Sergio Ramos en la final. “Tiene adn madridista porque jamás hinca la rodilla”, le dijo al montenegrino. Y Ramos cumplió la profecía más de lo que Hierro habría imaginado. Él nunca marcó en una final de Champions, tampoco le hizo falta. Pero estaba escrito que el Madrid de esta Champions se tenía que agarrar al espíritu de Juanito, hoy reencarnado por el sevillano. Y al estilo de Hierro, entrando como una exhalación en el área, condenó al Atleti a un final cruel, merecido pero al fin y al cabo cruel. Ramos no es el capitán pero casi, lo sabe Iker Casillas, al que le bastaron tres segundos para susurrarle al oído que era el “puto amo”. También lo tiene presente Cristiano Ronaldo, amigo del camero y que suele comentar a sus amigos futbolistas portugueses que es el mejor defensa con el que se ha juntado. La Champions le debía una, o dos, o tres, o cuatro, o quizá una década de decepciones y mofas populares como el penalti que tiró al limbo delante de Neuer. El hundimiento fue tan brutal que Ramos tomó el ejemplo motivacional de Iniesta (“Te caes, te jodes, lloras y te levantas”) para emprender una carrera desenfrenada hasta la Décima.

El madridismo sospechoso de Ramos aclaró sus dudas durante la noche fatídica del Dortmund, en la no remontada del Bernabéu. Marcó el segundo gol, jaleó a su equipo, levantó a la grada y lloró desconsolado cuando el Madrid quedó oficialmente noqueado por undécimo año. Demasiados accidentes, demasiadas desgracias, la obsesión permanecía incrustada como una astilla puñetera. En el estadio Da Luz faltaron noventa segundos para que el club volviera a incendiarse con napalm; el enésimo Apocalipsis iba a ser insoportable, sobre todo por haber estado a punto de morder el polvo contra un Atlético grande, que ha recuperado respeto y prestigio después de un par de décadas sufriendo como el hermano pequeño al que el mayor daba collejas cuando le apetecía. Y en ese minuto 93 Ramos, que llevaba rato de delantero centro, se levantó en suspensión a lo Air Jordan y ejecutó un remate de escuela, de los que gustaban a Fernando Morientes. En la colección de héroes de nuestro tiempo, la Séptima tuvo a Mijatovic con su único gol de aquella edición; la Octava a Anelka y su redención ante Oliver Kahn; la Novena a Zidane con una volea antológica y la Décima los huevos de Ramos, tal como a él le gusta repetir.

Ramos tiene un aire a Raúl González en arrojo, bemoles y verónicas con el capote. Siempre da la cara ante la prensa cuando toca comerse el marrón y, gane o pierda, nunca suspende en actitud. Llegó del Sevilla en plena maceración y Monchi, director deportivo sevillista y maestro cazatalentos, no se equivocó cuando insinuó allá por 2005 que “Ramos sería el futuro de España”. Desde luego, la ‘Roja’ se desvive por él tal como lo hizo por el eterno ‘siete’; y el Madrid también le ha encontrado sitio en el pedestal de los intocables. Hablar de leyenda todavía es una locura, pero es cierto que un Sergio Ramos campeón mundial y de Eurocopa chirriaba sin una Champions en el palmarés. Pero al club no le importa tanto su talento como su docencia del decálogo madridista: aprendió la génesis del Madrid y las pautas de comportamiento que exige vestir esa camiseta. Así se lo hizo saber a Mourinho y, por eso, le costó más de una bronca pública con el portugués. Ramós no es ídolo del Bernabéu porque agite la mercadotecnia o entre en quinielas de Balón de Oro. No, él sabe que rebañar un balón en carrera o rematar un cabezazo imposible es lo que arranca el aplauso de la grada. Ahí se oculta el secreto mejor guardado del Bernabéu que gente como Raúl, Casillas y Ramos conocen.

 

 

 

Del tiqui-taca al contraataque

Mircoles, 30 Abril 2014

sergio_ramos_2896259b.jpg

La historia del Real Madrid borró de un plumazo todas sus necrológicas de Alemania, De repente, los espectros de ogros como Augenthaler, Oliver Kahn o Effenberg desaparecieron la misma noche que los blancos se pusieron el traje de los cazafantasmas. Y Munich dejó de ser territorio maldito para convertirse increíblemente en tierra santa: la goleada recordará para siempre a un Bayern liliputiense en manos de un gigante que recuperó el respeto en el viejo continente más de una década después. No fue una simple goleada porque la primera parte demostró a todo el planeta que hay alternativas tan estéticas como el adorado ‘tiqui-taca’; este Madrid se sobreexcita al contraataque, dibujando jugadas con un puñado de rayajos, como en el tercer gol. Es su estilo y Guardiola estaba advertido aunque muriese con sus principios, que le impulsaron a poner futboleros en vez de un peón de contención como Javi Martínez. El Madrid del pim, pam, pum compartirá leyenda con el de Zidane, todavía sin la Copa de Europa pero con la primera antología en Alemania editada en alta definición.

Anoche no ganaron los chispazos de las estrellas sino una mole que se movía en efecto acordeón desplegando y replegándose con ritmo. Tal como sucedió en el Bernabéu, los blancos juntaron a toda su infantería para proteger el frente de Casillas y, cada vez que robaban el balón, atacaban a cañonazos con su artillería pesada. Modric y Xabi Alonso, generosos en el esfuerzo, hicieron de coche-escoba para limpiar a los alemanes por el centro, al tiempo que se remangaban para cubrir a Carvajal cuando éste salía en estampida. Otra pareja, Pepe y Sergio Ramos, están jugando como los mejores centrales de Europa, hegemónicos en defensa e imitando al mejor Fernando Hierro en balones parados, por de pronto el sevillano. En el Allianz Arena, los pájaros dispararon a las escopetas y las jugadas a balón paradas tan propias del rodilla alemán se convirtieron en su peor pesadilla. Si Guardiola detesta el típico estilo alemán, Ancelotti lo exprimió hasta las últimas consecuencias. Al final, serán ciertas las insinuaciones del míster del Bayern y en su propio club aman más el fútbol del Madrid, al menos, uno tan tremendamente efectivo como el de anoche.

El kaiser Franz Beckenbauer no ha tardado en coger el micrófono: “El Bayern no está bien La decepción es inmensa”. Sobre todo, para unas viejas glorias que decidieron jubilar a Jupp Heynckes y “modernizar” su librillo de estilo (tal como hizo el Madrid despidiendo a Del Bosque por Carlos Queiroz). Guardiola ha venido para marcar época pero quizá, se pregunta, su estilo no es el idóneo para sus jugadores. Al revés que los blancos, cuya ergonomía sí está creada para soltar descargas eléctricas de alto voltaje. La mediática ‘BBC’ no son sino depredadores que otean la carnaza desde la lejanía y se lanzan a por ella. Quizá Benzema sea el menos rápido de los tres, también porque es el más pausado, el que sabe desembragar de sexta a quinta marcha. Cristiano y Bale son los auténticos velociraptores, el portugués con unas cualidades sobrehumanas que le transformaron hace tiempo en un semidiós del madridismo.

Bernd Schuster, otro genio cuyo temperamento le privó de un Balón de Oro a tiro hecho, dijo una vez que “para ser el mejor del mundo, hay que decidir una Copa de Europa”. Cristiano está a un solo peldaño de meterse en un olimpo donde Messi ya se acomodó, precisamente a la vera de Guardiola. Le falta esa Champions con el Madrid, que no tiene el mismo caché que ganarla con el Manchester United. La trama promete porque en Lisboa el Madrid no podrá soltar a sus dobermans, allí le esperaran Atlético de Madrid o Chelsea, da igual, ambos vampiros que se alimentan de chuparle la sangre al rival. ¡Ah!, y sin el sancionado Xabi; así que las quinielas ya ruedan por la medular: Modric-Illarramendi, Modric-Casemiro…¿Modric-Khedira? Demasiado arriesgada esta última, aunque sería la elección de Ancelotti con los ojos cerrados. No obstante, todo es anecdótico, trasciende que el rey de copas vuelve a una final y, lo más importante, descuartizando al ogro que todos temían.

El Madrid se agiganta por momentos

Mircoles, 12 Febrero 2014

sergio-ramos.jpg

“Hace meses decían que nuestra defensa era mala”. Sergio Ramos tenía ganas de callar bocas de cierta prensa, la de quienes antes de Navidad incidieron demasiado en los despistes del central sevillano (me incluyo también). Entonces decíamos que desde la Copa Confederaciones Ramos había pegado un bajonazo físico (su gran fuerte) y cometía errores de novato. Su tonta expulsión contra el Galatasaray con el consecuente cabreo de Ancelotti (“tenías que cubrir la espalda”) fue la prueba concluyente de la versión más negruzca del madridista. Incluso, en algunos mentideros periodísticos se insinuó que la pareja fetiche del entrenador en la zaga iba a ser Pepe y Varane. Pero el francés comenzó un vía crucis por la maldita rodilla y Ramos entendió que era el momento de recuperar los galones que le había otorgado el público del Bernabéu, sobre todo, en la vuelta contra el Borussia Dortmund, cuando él solo se echó al equipo sobre la espalda a punto de obrar el milagro. Desde hace un puñado de partidos, Ramos (y Pepe) se ha vuelto a entonar hasta el punto que el Madrid recibe ocasiones con cuentagotas matiz que rompe con el viejo cliché de que a Casillas siempre le han llegado por tierra, mar y aire. Hoy, Diego López en Liga y el capitán en Copa apenas son protagonistas salvo por algún mano a mano puntual. Los agradecimientos, en la ventanilla de los centrales.

Casillas está a un partido de enmarcar una Copa simplemente perfecta, pero su aparente estado inerte en la semifinal ha quitado de raíz toda la emoción de los derbis. Simeone reconoció que le había fallado su planteamiento de anoche, le faltó añadir que también el de la ida. El Atlético apenas disparó a puerta en toda la eliminatoria y, desde luego, así es casi imposible tumbar al Madrid. El trámite del Calderón duró pocos minutos, los que tardó el ingenuo Manquillo en repetir el penalti de Vallecas de hace unas jornadas. ¿Por qué no jugó Juanfran? El ‘Cholo’ no engañó a las masas: un hombre de fútbol sensato como él jamás intentaría imitar a Houdini; el 3-0 del Bernabéu había borrado de un plumazo cualquier conato de remontada. Por eso, y aunque suene ventajista, esta Copa quedaría más aseada para el prime time televisivo si fuese a partido único: un pim, pam, pum continuo hasta la final. Y, quizá suene raro, pero a este Atleti le convenía quitarse tanto ajetreo de oficina; más que nada, porque cada vez hay más gente que le ve jugando con el gancho. La lesión de Filipe Luis ha dañado la maquinaria industrial fabricada por Simeone, y la baja de Tiago puede averiar más su funcionamiento. A estas alturas, los rojiblancos se han desmarcado de cualquier debate estético: importa ganar y punto. Los resultados pírricos serán tan venerados como una buena goleada.

El Madrid sí que ha dado un vuelco a la temporada y no al revés. De parecer ignorado y menospreciado en aquella pelea entre Barça y Atlético, ha chupado la sangre dejada por los dos como un vampiro para meterse en la bulla liguera. El calendario le ha dado un respiro porque Getafe y Elche no deberían ser obstáculo en la ausencia de Cristiano antes de viajar a Alemania para jugar contra el Schalke, que no es ni primero, ni segundo, ni tercero de la Bundesliga. CR7 se ha encontrado con un descanso repentino por la gracia de los árbitros, pero en su caso, enfriarse en la nevera quizá no sea el mejor remedio. Al contrario que Messi, el cometido del portugués no es tocar techo en mayo, sino hacerlo cada fin de semana porque él necesita jugar todo para no perder su hercúlea forma. Y como en los últimos años de Mourinho, este Madrid apunta sus bazucas a todos los títulos, pero con una pequeña gran diferencia: el fútbol de Barça siembra sospechas, el del Atlético se diluye y el de los blancos se expande como un imperio sin otear el horizonte. Cuestión de Modric y del sentido común que siempre debe tener este club.

El Madrid pende de un hilo: Xabi Alonso

Lunes, 23 Diciembre 2013

xabi-alonso-001.jpeg

Algunos directivos del Real Madrid temen que Xabi Alonso firme su último gran contrato en Londres. Mourinho le sugirió una última aventura en el Chelsea y el club merengue está en vilo, tanto como para pasar unas navidades angustiosas. Alonso sostiene al equipo y lo saben desde los alevines hasta la planta noble del Bernabéu. En condiciones óptimas es insustituible, algo así como Busquets para el Barça, y por eso Illarramendi se encuentra en pleno máster acelerado del centrocampista perfecto. Xabi es fútbol puro con balón y, a la vez, inteligente sin la pelota; vital para que el Madrid no se parta la espina dorsal. Y eso es demasiado arriesgado para un vestuario exigido de títulos y que necesita como el aire la mejor versión física del donostiarra. Su lección de Mestalla sólo demuestra que los blancos maduran y son creíbles cuando él se coloca en la galleta del centro del campo. Con Xabi el algodón no engaña: el Madrid es un señor equipo. Y como él es consciente de su importancia en pecunia, la directiva también se lo ha hecho saber. Quizá suene tremendista, pero una hipotética salida de Xabi sin copia de seguridad podría causar los daños irreparables que hizo la marcha de Makelele, salvando las distancias entre ambos futbolistas.

Otra salida, la de Özil, también pintaba apocalíptica. Pero, de momento, su ausencia se subsana entre los destellos de Bale y el empuje de Di María. Este último comenzó como una moto la pretemporada, se ganó el favor de Ancelotti, y desde que el hombre de los cien millones apareció en escena, el argentino quedó difuminado sin ninguna razón convincente. Casualidades o no del fútbol, las quejas de uno de sus representantes en Argentina coincidieron con un bajonazo del jugador sobre el césped. Sin embargo, ha espabilado desde su mirada desafiante de Xátiva; las críticas de la opinión pública a veces sirven de revitalizante para jugadores que viven al margen del bien y del mal. No es el caso de Sergio Ramos, aunque anoche patinara en Valencia diciendo que las críticas “le entran por un oído y le salen por otro”.

Ramos ha recibido mil y un tantarantanes de la prensa; a bote pronto, uno de los más agresivos fue cuando Thierry Henry le bailó de todas las maneras posibles en aquel Madrid 2 – Barça 6. Pero siempre se ha repuesto con eso que tanto valora el Bernabéu: huevos. Igual de cierto es eso que sus despistes monumentales desde la pasada Copa Confederaciones. Ramos no es el defensa que terminó llorando por todo el madridismo la noche del Dortmund; ahora se le nota vulnerable, sin ideas claras sacando balón y ‘enmarronando’ a sus compañeros con alguna que otra locura. Pero si de algo presume el sevillano es de sinceridad, y si alega que mejorará, no es difícil creerle. Quien no lo haga, es que le guarda cierto rencor ‘mourinhista’.

Con todo, Sergio Ramos en mal o peor momento y Xabi Alonso en estado de gracia no impiden que el Madrid pase las de Caín por todos los campos de España. Sucedió en Granada, Elche, Villarreal, Pamplona y las dos visitas a Valencia. Un argumento peregrino que sólo usan los madridistas es que estos rivales salen a matar en esa especie de visita de Bienvenido, Mister Marshall; otro menos pasional es que Ancelotti aún no se ha decidido por el fútbol control o el contraataque letal, y esa nebulosa embota su cabeza, Porque ésa es una realidad muy comentada: suma puntos pero no deja una sensación de poderío, es decir, de golear casi a cualquiera cuando le dé la gana. Y sin esa fiabilidad, el Madrid puede estamparse más veces que Barça…y Atlético. Sorprendente, pero cierto.