Blogs

Archivo de la categoría ‘Sneijder’

El ‘Sneijder de Mourinho’

Sbado, 22 Octubre 2011

sneijder_admite_que_mourinho_le_aconsejo_no_abandonar_al_inter.jpg

Noche de Champions en Munich. El Inter de Milan acababa de eliminar al Bayer en el Allianz Arena contra todo pronóstico. El equipo de Leonardo había volteado  un 2-1 y Pandev, a dos minutos del final, consiguió salvar el cuello de su entrenador metiendo a su equipo en cuartos de final. Pero las palmaditas en la espalda no se las llevó el macedonio ni Samuel Eto’o, autor del primer gol y extenuado físicamente después de tanto incordio a la defensa bávara; Wesley Sneijder volvió a sentirse aquel futbolista que Mourinho recuperó para la causa un año antes. “¡Buff, Carlos, llámame en un rato, que he salido de la ducha sudando! No me hizo falta imaginar la guerra de trincheras a la que se sometió el ex madridista. El partido fue durísimo, pero Sneijder fue de los pocos que le cogió el tranquillo: se remangó y no paró de correr….en la retaguardia para apoyar a Cambiasso y Motta en tareas de contención, y en vanguardia para encender la pólvora de las ofensivas interistas. “Por fin nos salen las cosas. No podía haber cambiado tanto la historia”, me confesó Wesley por teléfono al rato de acabar el partido. Esa historia fue la que inventó Mourinho un año antes, cuando llegó como capricho del presidente Moratti para retomar una leyenda legendaria, la de uno de los clubes con más solera de Europa.

Sneijder todavía no olvida a Mourinho; es más, le recuerda siempre que está delante de un micrófono…o un teléfono. Llegó a Milan como un despojo del flamante Madrid de Florentino (Pelligrini insistió en quedárselo hasta que sus superiores se pusieron firmes) y fue el mister portugués quien le evocó sus gestas del Ajax. Su pasado madridista ya no contaba, debía resetear la estancia en España y, sobre todo, las agitadas noches madrileñas. Wesley procuró obedecer y su nuevo ocio consistió en aprender al dedillo las férreas tácticas de su entrenador, esenciales en un fútbol tan de pizarra como el Calcio. Por eso, la ‘tutela’ de Mourinho fue para él una experiencia de vida; sin Mou, probablemente Wesley habría acabado en el grupo del montón. “Sí, se le echa de menos, pero no es fácil continuar cuando lo has ganado todo”; obviamente, él mismo sabía que repetir la temporada perfecta era una quimera, más cuando habían perdido el primer título del año II contra el Atlético de Madrid en Mónaco. Rafa Benítez fue una apuesta frustrada y Leonardo no parecía capacitado para enderezar a un grupo que ya no se sentía ahíto de títulos. Al final, la gesta de Munich tuvo poco recorrido, porque emular otra remontada aún más difícil (el Schalke sacó un 2-5 en San Siro en cuartos) era un suicidio. Así que, la temporada terminó y Sneijder pensó detenidamente en dar otro volantazo a su carrera…después del repaso del Barça al Manchester United en la final de Wembley, Sir Alex Ferguson estaba decidido a comprar al ‘Sneijder de Mouirinho’, le consideraba casi esencial en su enésimo proyecto.

El Manchester ofreció 35 millones pero Moratti exigió 40, así que el acuerdo en una cantidad aproximada era cuestión de días. Incluso, el centrocampista holandés meditó bajarse el sueldo que inicialmente pretendía cobrar en Inglaterra; pidió la animalada de 200.000 euros por semana y no le hubiera importado cobrar menos de 100.000. Pero, sorprendentemente, el presidente anunció que el jugador se quedaba en Milan sin argumentar razones y fue el propio Sneijder quien desveló días después que Mourinho volvió a cruzarse en una decisión crucial…”Me llamó y me dijo que siguiera en el Inter. Su corazón está en este club y siempre me ha dicho que permaneciera aquí“, comentó en declaraciones a La Gazzetta dello Sport el pasado 04 de septiembre. Sin embargo, Wesley dudó de la recomendación de su ex entrenador a causa del nuevo: Gasperini le volvió loco en cuestión de semanas (las que duró como técnico). Le probó de extremo contra el Trabzonspor en Champions…y al rato le puso de enganche, su sitio natural. Derrota en San Siro por 0-1. Al siguiente partido le metió en la cabeza que podía ser volante medio defensivo y el equipo se quedó sin fuelle ofensivo en el empate a cero contra la Roma.

¿Se arrepintió Sneijder de no haber fichado por el United? Quizás, pero Claudio Ranieri intenta emular a su colega portugués a tenor de las últimas declaraciones del holandés. “Hablé mucho con Ranieri cuando llegó y se dio cuenta en seguida de cómo debe jugar este equipo, cada uno en su sitio. Ahora estoy en mi lugar, en mi papel”, ha comentado hoy también a La Gazzetta. Pero la frase no ha quedado ahí; por supuesto, no podía faltar su último mentor: “Sé que es inútil, pero continuamos buscando en cada entrenador algo de Mourinho, no hay nadie como él, nadie sabe tratar como él a los jugadores”. Suena a obsesión pero difícilmente encontraréis a un futbolista más agradecido…por algo, también le mentó conmigo aquella noche de Champions. En las victorias y en las derrotas, el ‘Sneijder de Mourinho’ tiene una deuda casi de sangre.    

‘Mou’, siempre ‘Mou’

Mircoles, 21 Abril 2010

c3f3330ce3bde0d0560ae39c4aa1dd8f_extras_albumes_0.jpg

¡Qué calladito se lo tenía el lenguaraz Mourinho! Detrás de esa facha arrogante y de su verborrea chulesca e impertinente, hemos descubierto a un estratega genial. Su pátina de entrenador amarreta y simplón se esfumó en setenta minutos, el tiempo que duró el baño del Inter al Barça. Y no fue porque los italianos mareasen la pelota; tampoco porque encañonasen la portería de Valdés cada dos por tres, sino porque los ‘peloteros’ azulgranas fueron maniatados hasta la desesperación. Xavi no se encontró a sí mismo porque ‘Mou’ le colocó un perro de presa como Pandev, apoyado por Cambiasso, otra tanqueta que arrasa con todo a su paso. Sin Xavi, debía ser Messi quien volviese a dar el do de pecho, pero Sneijder en primera línea y el eterno Javier Zanetti en retaguardia desmontaron todas y cada una de sus arrancadas. O sea que, con los dos mejores jugadores anulados, el Inter encontró por fin el único método para cargarse al campeón: rezagados atrás y a buscar la contra. Que no es estiloso que un campeonísimo italiano se agarre a ese juego, vale; pero que alguien se atreva a pedirle cuentas a Mourinho. Su fin siempre justifica lo que sea y punto.

Entonces, ahora el Barcelona tiene que volver a hacer un partido estelar en el Camp Nou. En la primera fase ya ganaron 2-0, aunque aquel Inter llegó pasota a Barcelona. Quizá en aquel momento Mourinho estuvo más preocupado en consolidar el liderato del Calcio que en gastar fuerzas en el inicio de la Champions. La próxima semana sí que será la definitiva para el Inter y su entrenador. Si quiere convencer a Florentino, el portugués debe culminar el magnicidio.

Además, la hombrada de ‘Mou’ es más loable si tenemos en cuenta que ha armado un equipo sólido como una roca con vestigios del pasado y jugadores repudiados de otros grandes. Del once titular de San Siro, sólo Maicon y Julio César preservan un caché premium. El primero es el mejor lateral del mundo (titular en Brasil en detrimento de Dani Alves) y el portero está de moda. Es decir, que Eto’o juega en el Inter porque Guardiola no quería aguantarle más; Diego Milito está aprovechando su segunda juventud; Sneijder ha demostrado que le echaron del Madrid por un borrón en el expediente, y luego están los de la ‘tercera edad’: Zanetti, Motta, Samuel y Lucio, que no se cansan de dar guerra. Está claro que Mourinho no es Capello; él no pide a los mejores para ganar, sino que adapta su estilo según los jugadores que le van cayendo. A su Chelsea le encantaba correr detrás del balón para ganar por empuje físico, mientras que a este Inter le da igual si lleva el balón, como si sólo lo toca en un contraataque. Me da que en el Madrid no le valdrá todo.