Blogs

Archivo de la categoría ‘Sporting’

Una canallada…en condicional

Sbado, 13 Noviembre 2010

1289562685_0.jpg

José María García, el gran García, montaba un espectáculo cada vez que encendía el micrófono. Sus programas eran una especie de teatrillo con buenos y malos, donde las historias, unas veces más argumentadas que otras, discurrían con principio, nudo y desenlace. Quién no recuerda sus furibundos chascarrillos contra ‘Pablo, pablito, pablete’ Porta, Ramón Mendoza e incluso Florentino Pérez; o su defensa espartana de Javier Clemente. Ésa era la gracia de sus medianoches.

Pues bien, al eximio locutor le habría encantado la ‘canallada’ entre Mourinho y Preciado. Y eso que aquí no hay héroes ni villanos; los dos la han cagado a su manera. El del Sporting por pasarse de campechano y Mourinho, porque tantas insidias gratuitas alientan recaditos como los de ayer.

Preciado, un tío conocido por su afabilidad, me dejó estupefacto con su sinceridad desaforada. Todos hemos pensado, quizá en algún momento, que Mourinho es un presumido recalcitrante porque nunca duda en sacar a relucir su ‘titulitis’ cuando acecha algún competidor. Sí, el técnico del Madrid recurre cada dos por tres a esa petulancia que a algunos les enfervoriza y otros repugnan. Y no vale que él sea así, o ¿no dicen que el fútbol es un deporte de caballeros?

Y aunque Mourinho soltó aquello de que el Sporting se había tomado a guasa su visita al Camp Nou, Preciado no ha debido caer en un fogueo que ni le enaltece ni le sirve para mucho. Sugerir que ubiquen a Mourinho (que no podrá sentarse en el banquillo por sanción) en el sector del grupo ultra del Sporting es un mensaje descarado que viene a decir que desearía verle sufrir un rato. Y, ciertamente, no es para reírse; al fin y al cabo, esto es un negocio de entretenimiento.

Pero Preciado sí tiene razón en pensar que Mou sería un canalla, si es verdad que el portugués creyó de veras que el Sporting se había dejado perder contra el Barça. Porque ni al Sporting ni a ningún otro de Primera se le puede dudar su profesionalidad. Y hoy habréis leído en la prensa el titular contundente de ‘Mou es un canalla’. Tampoco os dejéis engañar, Preciado no lo aseveró de tal modo; lo puso en condicional. Lo que pasa es que el periodismo a veces, sólo a veces, en su naturaleza poliédrica muestra su lado más cochino. A mí no me han gustado las primeras planas de este sábado.

Lo más decoroso, si es que puede rascarse algo de esta historia, lo deberían poner Mourinho y Preciado con una buena charla en privado. Si se aclaran, las declaraciones habrán quedado en anécdota; de lo contrario, Mou continuará provocando a medio mundo y otro Preciado de por ahí saldrá a la palestra para soltar una batería de insultos más categóricos que un ‘canalla’ en condicional.  

Masoquista

Domingo, 21 Marzo 2010

No le busques las cosquillas al Madrid, porque al final se las encuentras. Ése es el mensaje de bienvenida que debería figurar en un cartelón a la entrada del Bernabeu. El episodio del Sporting fue uno más dentro de la infinidad de partidos tontos que juega el Madrid y que gana por el efecto acción-reacción. Sinceramente, da la sensación de que este equipo es masoquista. Cuando no juega a nada, basta con meterle un susto para que espabile; si le da por abusar desde el principio, date por sentenciado. Así se las gasta el Madrid con la burguesía media de la Liga. Por ello, quizá sea aconsejable templar a la bestia y matarla sobre la bocina.  

A saber por qué el Madrid ha cogido esa fea costumbre de entonarse cuando le pegan un bofetón. Siempre es peligroso, aunque a los blancos les gusta ser fustigados hasta que se cansan y toman las riendas de la función. El Sporting no pasó de ser un equipo molesto con el propósito de hacer la puñeta todo lo que pudiese. Pero el problema lo creó el Madrid en sí mismo y fue él mismo quien tuvo que solventarlo. Pellegrini volvió a empecinarse con Lass como escolta de Xabi Alonso; y al chileno ya le han recomendado por activa y por pasiva que tal planteamiento está muy bien con equipos gordos y a domicilio, no en el Bernabeu y contra rivales de mitad de tabla.

O sea que el chileno rectificó su táctica cuando sonaron las primeras alarmas y dejó el mando a Guti, a quien encargó el desenlace final, fuese bueno o malo. Y la cosa funcionó en la segunda parte porque el Sporting no se lo creyó con el 0-1 y porque el Madrid respondió ipso facto. También ayudó, todo hay que decirlo, el árbitro Paradas Romero, que obvió unas manos clamorosas de Van der Vaart en el gol del empate. Después, la caída del rojiblanco Castro no fue penalti ni de lejos, así que no hay motivos para cabreos monumentales.

El problema es que la pillería de Van der Vaart va a provocar una nueva dosis soporífera de ‘villarato’, pero a la inversa. Esta semana se quejarán desde Barcelona escudándose en el empate del Madrid. Es lícito, aunque lo cierto es que si no hubiese sido esa jugada, el Madrid habría marcado en otra. Al líder nunca se le habría escapado el partido de ayer; más que nada, porque sólo le queda ese reto.