Blogs

Archivo de la categoría ‘Urrutia’

Fernando Llorente y el caso ‘Julen Guerrero’

Jueves, 9 Agosto 2012

julen.jpg

Jorge Valdano comenzó a planificar el asalto a la Champions como entrenador del Real Madrid cuando el equipo que entonces dirigía él todavía no había ganado la Liga. En marzo de 1995, con un Madrid embalado a por el título que rompiese la hegemonía del Dream Team de Cruyff, el técnico argentino dio la vara a Ramón Mendoza para que fichase a Julen Guerrero el siguiente verano; consideraba que la estrella del Athletic era el último requerimiento básico para montar un proyecto serio no sólo en España sino a nivel internacional. Ante tanta insistencia, Mendoza se puso a gestionar el fichaje del jugador español más importante del momento; entonces la mercadotecnia apenas se estaba gestando en el mundo del fútbol, pero Julen Guerrero rompía las barreras del futbolista convencional: era muy bueno, guapo y, sobre todo, no era un mercenario, tal como demostró ese año.

En junio del 95, con el Madrid proclamado campeón de Liga, Mendoza quiso culminar a todo trapo el capricho de Valdano: se reunió con Julián Guerrero, el padre de Julen, para persuadirle de las bulas papales que dispondría en caso de firmar por el club blanco. El presidente del Athletic, José María Arrate, no se complicó con la negociación; directamente remitió a su homólogo merengue a la cláusula de 1.200 millones. El problema del Madrid fue la pobre tesorería; no había dinero para un dispendio de tal calibre, y menos después de que el Atlético de Jesús Gil no comprase ni a Cañizares ni Prosinecki. Por tanto, la oferta del Madrid debía ser a la baja, tal como Mendoza le explicó al padre de Guerrero.

Finalmente, Julen meditó la oferta pero prefirió la fidelidad a un club al que debía estar eternamente agradecido. “Que Guerrero se quede en Bilbao habla mucho de su integridad”, comentó Arrate después de que el jugador comunicase su negativa al Madrid. Lo más sorprendente es que Guerrero no pidió al club de sus amores ningún aumento salarial; pesó más el sentimiento. No obstante, el Athletic sí premió a su jugador más talentoso con un contrato vitalicio (hasta 2007) y bastante lucrativo (1000 millones de pesetas durante ese periodo).

Casi un año después de ese gesto de lealtad, el Athletic hospedaba en Lezama a un chaval rubio espigado de once años que vivía en Rincón de Soto (La Rioja). Su mentor, José María Amorrortu le convenció para que residiese en Bilbao con la promesa de que si trabajaba a destajo, sus condiciones futbolísticas no le traicionarían ni a él ni a su nuevo club. ¡Y vaya si la promesa ha tenido recorrido! Tanto que el Athletic se ha visto envuelto en otro caso Guerrero, sólo que el capítulo de la ‘vinculación afectiva’ pasó a mejor historia. Después de conquistar Old Trafford y haber dejado boquiabierta a media Europa, Llorente cree que ha alcanzado el techo en el Athletic. Sus guiños a Liga de Campeones vienen de lejos y, quizás, sea el único reto que le seduce. “Sueño con llegar a lo más alto en un equipo grande y jugar la Champions”, comentó el delantero a la revista Telva el 19 de enero de 2011.

Pero sus mensajes han sido contradictorios y así lo ha entendido la afición de San Mamés, harta de tanta incertidumbre. “Me sigo viendo en Bilbao”, espetó Llorente durante la concentración de un amistoso España-Colombia el 07 de febrero de 2011. Entonces, la maquinaria de la renovación se había puesto en marcha, y también entonces ya se intuía que la firma del nuevo contrato dependía exclusivamente de dinero. Llorente pide un escalón salarial jamás imaginado en Bilbao (5,5 millones limpios) y el club ha hecho un esfuerzo proponiéndole un poco menos (4,5). A este tira y afloja se han unido ofertas tentadores de equipos que sí jugarán Champions: Juventus, Real Madrid,…Y al igual que en 1995, Urrutia actúa como lo hizo Arrate: 36 millones de euros + IVA, ése es el talante del Athletic ante cualquier oferta…una cuchilla de doble filo que el club puede clavarse el próximo verano.