Blogs

Archivo de la categoría ‘villareal’

Un fondo de cartón piedra

Lunes, 2 Marzo 2015

article-2554847-1b4f2d2d00000578-385_634x390.jpg

El Bernabéu esperaba el arreón final. Ese puñado de minutos que el Madrid convierte en vendaval, sobreexcitando a la grada y a puñetazo limpio con el rival de turno. Faltaba ese Raúl González que provocase una ocasión imposible, un córner forzado, cualquier resorte que enardeciera a las masas. Cristiano intentó imitar al eterno ‘siete’ en estímulo y la copia le salió barata. El talento del portugués es extraterrestre, pero no pega con los mitos de las remontadas. Y, precisamente, el equipo necesitaba morir matando, golpeando hasta la extenuación como el boxeador que busca desesperado el ko. No lo encontró porque el Villarreal ama el buen fútbol y no se avergüenza de tutear al Madrid (o al Barça) en sus casas: si necesita el balón, lo mueve de banda a banda; si encuentra un contraataque, sale con el cuchillo entre los dientes. El equipo de ese señor entrenador llamado Marcelino es un Real Madrid diminuto, con varios cientos de millones menos pero una propuesta grandiosa. Otros como el Manchester City o el Paris Saint Germain se construyen a golpe de talonario y se quedan en marca blanca de Mercadona. Marcelino dijo hace unos meses que estaba “harto de jugar como nunca y perder como siempre”. Ningún cronista podrá reprocharle que intentase asaltar la banca, como hizo en el Vicente Calderón.

“Si el Bernabéu no entendió el cambio de Isco, lo siento”. La pedrada de Ancelotti le retrató ante la prensa. Isco deambuló por el césped desaparecido en combate pero su chistera invita a soñar con una jugada repentina en el descuento. Illarramendi es buen centrocampista del montón con ínfulas de Xabi Alonso, y se ha quedado por el camino. El 1-1 obliga a pensar que Illarra no debió sustituir al malagueño sino a Kroos, fundido como un maratoniano en el kilómetro 42. Su gasolina diesel se ha agotado y Ancelotti no se fía de nadie cuando mira de reojo al banquillo. El italiano no para de mirar el reloj, esperando el regreso de Modric ‘el deseado’. Desde que se proclamó campeón en Marruecos, el Madrid ha ido sacando adelante sus partidos contra rivales poco puñeteros, demasiado escaparate para un fondo de cartón piedra: el Atleti le pinto la cara en Copa, el Sevilla le dio un susto de mal gusto y ante el Villarreal Casillas evitó el 1-2 en un cabezazo prodigioso de Vietto. Y la coartada de que Asenjo sacó mil y un tentáculos no es apta para los blancos. La cena de la ‘conjura’ (así lo hemos vendido desde los medios) ha quedado en anécdota de programa de Telecinco no por desgana merengue sino porque pocos osados se atreven a lucirse en el coliseo madridista.

La carrera por el clásico se ha estrechado y el Barça ya depende de sí mismo para ganar la Liga. El desplome ante el Málaga lo subsanó rápido en el Etihad; en cambio, el Madrid tiene toda la semana para hacer terapia antes de visitar San Mamés, leones heridos, pero al fin y al cabo, leones. Quizá el empate de anoche sea pasajero (también lo fue el 0-1 del Málaga en el Camp Nou), pero la única lectura indiscutible es que la Liga sufrirá más sobresaltos. De uno u otro lado. Y eso es apasionante. Como el próximo Barça-Madrid, del que muchos madridistas se contentarán con un empate y otros lo verían milagroso. Adivinar un ganador del clásico no es precisamente lanzar una moneda al aire ahora mismo.

 

 

 

Me rebelo, luego existo

Viernes, 9 Septiembre 2011

delnido.jpg

Pepe Domingo Castaño puso la guinda a la revolución Del Nido en El Partido de las 12 con una cita magistral de Albert Camus…”me rebelo, luego existo”. Breve, conciso y, sobre todo, contundente. Una reunión, la promovida por el presidente del Sevilla, que valió para montar otra venidera y animó a los invitados para que no se achanten ante el peligro. “Ya no hay marcha atrás”, sentenció Del Nido; de lo contrario, su revolución francesa quedaría transfigurada: ni reyes guillotinados ni toma de cárceles. Porque el asunto mollar del G-12 no es rascar más millones en derechos de televisión, sino quitárselos a los dos de arriba; “Gil Marín ha confesado que le da igual cobrar cinco kilos menos, mientras las diferencias no sean tan descaradas”, desveló el anfitrión. Para él fue un alivio que Atlético, Valencia y Villarreal acudieran al Pizjuán, pues quién iba a tomar en serio al resto de clubes sin el compromiso de la clase burguesa. 

La ‘liga de mierda’, porque Del Nido convino con Pérez de Rozas en que sigue siendo ‘de mierda’, no cambiará con contratos en vigor y el primer inconveniente que se otea en el horizonte son los acuerdos televisivos que varios clubes ya han firmado para temporadas futuras: por ejemplo, el Athletic ha rubricado un contrato de cien millones con Prisa TV para los tres próximos años y el de la Real Sociedad podría ascender a cincuenta para la 2013-14 y 2014-15. Aunque el presidente hispalense adelantó que su talante es conciliador y los contratos vigentes no se van a romper. La clave no es actuar puramente como un Robin Hood: no se trata de robar a los grandes y repartirlo entre el resto, sino de crear una bolsa común donde se metan todo el dinero y sean gestionadas por la LFP, con o sin Astiazarán (al parecer, su presencia no es relevante). Evidentemente, tal como explicó Del Nido, Madrid y Barça percibirían más, atendiendo a su notoriedad, pero no se repetirían disparates como que “el Madrid cobre quince veces más que el Levante”.

Sin embargo, el adalid de la rebelión insiste en que la flagrante falta de competitividad perjudica a las audiencias de los grandes. Del Nido lo aclara un ejemplo revelador: la primera media hora del Almería-Barça de la temporada pasada congregó a más de cinco millones de teleespectadores. Entonces, los azulgranas ya ganaban 0-3. Pues bien, a los quince minutos de la reanudación el share pegó un bajonazo hasta el ‘escaso’ millón y medio…claro que el Barça ya había marcado media docena. Sí, Madrid y Barcelona se llevan el setenta por ciento de los pinchazos de televisión, pero Del Nido recuerda que juegan en una competición y ésa es su gracia, de lo contrario “que hagan clásicos las 38 jornadas. No obstante, la iniciativa del cónclave todavía debe matizar sus propósitos: la rueda de prensa extrajo pocas conclusiones, si acaso la de la próxima convocatoria. Pero el mundo del fútbol, y más su burocracia, esperaba porcentajes concretos o, al menos, estimaciones del nuevo reparto de la tarta televisiva .Y, por cierto, quizá surjan nuevas amenazas de huelga…Astiazarán y Tebas prometieron a la AFE que los cincuenta millones adeudados a los futbolistas saldrían de las tesorerías de los clubes, pero Del Nido entrevió que tal acuerdo hay que decidirlo en la Asamblea de la Liga y “de momento no están muy por la labor”. ¿Papel mojado para Rubiales?

Primer episodio de una revolución en la que Del Nido aboga, de momento, por la mesura del republicano Danton, abogado que intentó la concordia jacobina-girondina y cuyo lema comparte el presidente…”hace falta audacia, todavía más audacia y siempre audacia” (también al presidente había que endiñarle un personaje). Y ¿por qué ‘revolución francesa’? Artimañas mediáticas para hacer ruido; “cómo si no habría llamado tanto al atención”, explica el presidente. En cambio, el intérprete de Luis XVI todavía no ha sido asignado, pero si Madrid y Barça no se molestan en prestar atención a la rebelión, es obvio a quién guillotinaría Del Nido.

Ese engendro de Europa League

Viernes, 4 Diciembre 2009

trofeo-uefa.jpg

No le acabo de pillar el gustillo a la Europa League, ese engendro nacido de la ya atrofiada Copa de la UEFA. Por más que la miro y remiro no veo la gracia de empezar un torneo con eliminatorias previas para quitar a los más malos, después montar grupos a granel para seguir echando a equipos paquetes y luego volver al formato de play-off para embutir a los repudiados de la Champions. La extinta Copa de la UEFA sí que molaba, pero no la de las última década, sino aquella histórica en la participaban los subcampeones de liga, y que más tarde pasó a jugarse con terceros, cuartos y campeones de copa.

Ya me diréis cuál es el secreto de un torneo en el que van cuartos, quintos y sextos clasificados de liga, con algunos equipos invitados de gorra por ‘fair play’ y no sé cuántas milongas más. Todavía recuerdo aquellas ‘UEFAS’ con Juventus, Inter, Bayer, Manchester y Liverpool como ogros de la competición. Aquí, en España, vivimos martes espectaculares con Madrid o Barça en liza. El Atlético de Schuster y Futre o el Valencia de Penev también eran unos clásicos. En la mismísima Copa de la UEFA se inició la saga de aquel preciosista Paris Saint-Germain con Weah y Ginola; se forjó la leyenda popular de que los equipos italianos siempre llegaban a las finales y, sobre todo, descubrimos a un mito, Zinedine Zidane, por entonces, alma mater del modestísimo Girondins de Burdeos. Incluso, la ‘Quinta del Buitre’ dejó su impronta con dos Copas y sus archiconocidas remontadas en el Bernabeu.

Todo aquello se grabó en vídeos para el baúl de los recuerdos . En estos años la UEFA, sus mandamases, se ha despreocupado por revitalizar una copa con pedigrí y ha volcado denodadamente sus esfuerzos en potenciar la Champions y sus jugosos ingresos por derechos de tele. Encima, para que el fútbol no pare, se sacaron de una reunión la Intertoto, una aberración que interesa menos que el trofeo Carranza o el Teresa Herrera.

Los futboleros ochenteros echamos de menos la UEFA de toda la vida. Ésa que decían que era más difícil de ganar que la propia Copa de Europa. Por lo menos, la casualidad ha salvado a Platini esta temporada y le ha servido un engendro que en febrero contará con Liverpool, Bayer, Atlético, Roma, Lazio, Ajax, PSV, Valencia, Villarreal y un invitado de excepción, el Athletic. Algo es algo.

 

Semana decisiva

Lunes, 20 Abril 2009

El bucle no para. Cada jornada es la misma película. Gana el Barça y a continuación lo hace el Madrid. Menos mal que esta semana llegan duelos de cierta enjundia que podrían decidir la Liga de una vez por todas. Del fin de semana, el Barça hizo lo que quiso con el Getafe y  los merengues mejoraron algo su juego en Huelva. Por cierto, el egoísmo de Robben roza el escándalo. Deberían darle una pelota sólo para él y que se vaya a chutar contra una pared. El holandés se ha acostumbrado a empezar y acabar las jugadas en sus botas. El recurso de pasar el balón a un compañero únicamente lo vislumbra en casos extremos. Pero en fin, Robben es el más desequilibrante de la plantilla y su concurso es vital para este Madrid. Ya rendirá cuentas al final de temporada a quien tenga que hacerlo.

Mañana vuelve el fútbol en una edición que se antoja decisiva. El Barcelona recibe al Sevilla el miércoles sabiendo si el Madrid se le ha acercado en la tabla. Los blancos acogen mañana a un Getafe que busca el milagro. No obstante, no parece que los ‘azulones’ puedan desmontar el fútbol parsimonioso, simplón aunque fiable de los merengues.

Si el Barcelona gana al Sevilla, me atrevería a decir que ya tenemos campeón. La distancia de seis puntos con el Madrid proporciona a los azulgranas un colchón bastante mullido como para poder dejarse un puñado de puntos. Además, a día de hoy es más probable que el Barça salga menos dañado que su eterno rival de la batería de partidos que se les vienen encima. Al Madrid no se le han dado bien los partidos gordos este año. En la primera vuelta perdió en el Camp Nou y contra el Sevilla, mientras que el Atlético de Madrid empató en el Bernabeu con Juande de entrenador. Con toda franqueza, si el Madrid supera al Sevilla, Valencia y Villarreal en El Madrigal, habrá conseguido una proeza.

Y dentro de dos semanas el superclásico en la capital con el Barça de favorito. Si para entonces el Madrid no se ha aproximado al líder, dudo que la victoria sea blanca. Y todo eso, con los culés jugándose las semifinales de Champions contra el Chelsea. Pero ya se ha visto que el Barça tiene plantilla para rato. De todos modos, ahora es cuando comienza lo apasionante

Tiembla Europa…y Platini

Jueves, 27 Noviembre 2008

 barcelona_champions.jpg 

Cuatro de cuatro. Nuestro fútbol no sólo está al mejor nivel de selecciones sino también de clubes. Barça, Atlético, Real Madrid y Villarreal jugarán los fatídicos octavos de final de la Champions. Pero los enumero en este orden porque los azulgranas ya son primeros definitivamente y atléticos, casi. Mientras, merengues y villarrealenses tendrán que aguantarse con jugar la vuelta fuera de casa. Peligroso, sobre todo para el Real Madrid, que en cuatro años se metió como segundo y cayó a las primeras de cambio. Sin embargo, Europa podría deparar varias sorpresas como que Inter de Milan y Chelsea sean los grandes ogros que se enfrenten a otros primeros de grupo.

El Barça, por juego y eficacia, es el gran favorito, junto al Manchester United, para coronarse campeón. Anoche, el festival del equipo culé en Lisboa lo volvió a montar Messi. Al final, va a ser verdad aquello de que sin el argentino, el Barça pierde su arcabuz. Ver a este equipo es una maravilla, pero no porque vaya a marcar un puñado de goles sino porque sólo saber jugar al ataque. Y eso en el fútbol moderno de amarre, es una auténtica delicia.

El Atlético, por su parte, intentará seguir siendo la revelación y dar guerra todo lo que pueda. Evidentemente, no tiene la exigencia ganadora de Barça y Madrid. Por cierto, ayer los rojiblancos se sobrepusieron al estado desangelado del Calderón y Platini no pudo salirse con la suya. A la afición colchonera no la dejaron acudir a la grada pero los futbolistas supieron entender el mensaje de los suyos: ganar y punto. Sin embargo, más bien fue ganar, sufrir y punto. Da igual que haya o no afición, el sufrimiento no desaparece. Por eso, debe tener gracia ser del Atleti.

Del Madrid, ¿qué contar de nuevo? Volverá a enfrentarse a su vía crucis particular de los octavos en febrero. Esperemos que para entonces, haya llegado algún delantero que marque las diferencias; que la enfermería esté por lo menos medio vacía y que las oficinas del Bernabeu hayan sido ventiladas de esos aires enrarecidos con primas, devaneos presidenciales y escándalos de alcoba, o sea, de vestuario. Analizando la última jornada de Champions, parece obvio que el sustituto de Van Nistelrooy, el ‘elegido’, debería ser Karim Benzema. El ariete francés del Lyon lo hace todo bien y se ha ganado a pulso saltar a un grande. Madrid y Barça le pretenden, los primeros para salvar esta temporada y los culés para sustituir a Eto’o la próxima. Benzema vale para un roto o  un descosido y para erigir una leyenda.

Y por último, el Villarreal aspira a ser un émulo de aquel ‘SuperDepor’ que nos enamoró en los noventa. Su estrategia empresarial y deportiva es cuasi perfecta; sus jugadores se encarecen en el mercado europeo y su entrenador, Pellegrini, es un tío audaz que apuesta por el espectáculo. Al club castellonense sólo le falta la guinda, un título, el que sea, para no caer en el olvido. En ello está.     

Felicidades, campeones

Lunes, 5 Mayo 2008

 Se despejó la incógnita. No del quién o del qué, sino del cuándo. Desde hacía meses se barruntaba que el Real Madrid se proclamaría campeón de Liga con holgura. Exactamente, desde que el Barcelona renegó de la lucha por el título. Sólo era cuestión de esperar que las matemáticas se cumpliesen, y ayer fue la jornada indicada. Hay que agradecer al Villarreal que cumpliese sus deberes y no otorgase el alirón a los blancos en el hotel de Pamplona. Y aún así, el ya flamante campeón no encaró su partido con la determinación que se le presuponía. Es más, salió al Reyno de Navarra a tantear con el marcador, un empate era un buen botín contra un Osasuna abúlico, que parecía un mero comparsa en la fiesta blanca (los rojillos están ahora en descenso).

Precisamente, tuvo que ser el Osasuna quien despertase la rabia y el pundonor madridista. Esos valores de los que presume Ramón Calderón y que, si no me equivoco, fueron inculcados por Fabio Capello. Los ahora jugadores de Bern Schuster fueron a ganar el encuentro a partir del gol local, y si es verdad que su fútbol es dudoso muchas veces, lo que es indiscutible es la raza que pone este equipo. Por actitud, el Madrid ha ganado muchos partidos en las dos últimas temporadas. El famoso y legendario ‘espíritu de las remontadas’ ha vuelto y no ha podido llegar en mejor momento. Que Calderón se jacte de ello, me parece oportunista, pero decir que durante la etapa de Florentino Pérez  el Madrid había perdido las virtudes mencionadas, es acertado. Aunque aquel equipo atesoró otras facetas, la principal: jugar con los mejores futbolistas del mundo.

Al madridismo le toca disfrutar del éxito. Dieciocho años son la mejor prueba de que adjudicarse dos Ligas consecutivas es muy complicado. El Madrid ha sido justo vencedor, es innegable. Y tampoco cabe debate alguno si decimos que los merengues han sido los mejores de la temporada. Los campeonatos se ganan por regularidad, y este equipo se apoderó del liderato en la segunda jornada. Vamos, que los guarismos son casi impecables. No obstante, el socio blanco, al igual que el barcelonista, siempre será un eterno insatisfecho. Los clubes poderosos deben aspirar a todos los trofeos, y la Liga de Campeones tiene tal dimensión, que una mala actuación se convierte en un importante lastre a la hora de evaluar las temporadas.  El Madrid ya ha concluido su curso y es el momento de poner las notas. Supongo que estaréis de acuerdo conmigo en que la valoración no puede ser muy alta. El rédito que ha ganado en España se enturbió allá por marzo, cuando la Roma humilló a los de Schuster en el Bernabéu en los octavos de final de la Champions. Cinco años consecutivos sin pasar de esa ronda son una rémora para el club más laureado de Europa. El socio no soportaría otro fracaso semejante. Y en cuanto a la Copa del Rey, siempre se ha dicho que es un aditivo para los grandes títulos. Sin embargo, no estaría mal que los blancos se empeñaran un poco más en este torneo.

La gran cuestión es saber si este equipo tiene mimbres para encarar un ciclo tan triunfal como lo fue el de Florentino y no tan efímero como ha sido el de Laporta. Hay ganas, ambición y sobre todo, compromiso. Si acaso, a excepción de Raúl, faltan jugadores contrastados y determinantes que devuelvan al Madrid al pedestal del que nunca debió bajarse durante tanto tiempo: el de campeón de Europa. Pero insisto, el proyecto blanco va por buen camino. Así que, felicidades, campeones, la gloria es vuestra.