Blogs

Entradas con etiqueta ‘’

El cráneo

Jueves, 17 Marzo 2016

Bayern Múnich remontó por 4-2 a Juventus y se metió en ´cuartos´

De repente el nombre de José Mourinho volvió a la palestra. La trinchera tuitera que exhibe su efigie en cada ‘twitterbronca’ estaba a punto de sacar la artillería. Apenas quedaba un puñado de minutos para que se consumara el fracaso global de Guardiola en Munich. El Bayern moría en el pase corto, obsesionado con meterse hasta la cocina entre el bosque turinés. Fue entonces cuando el técnico catalán entendió la súplica de la grada: balones a la olla para que Lewandowski rematara cualquier microondas que se cruzara por ahí, o Müller hiciese de Raúl González y se escondiera en el único palmo de césped fuera del control de la Juve. Este Müller tiene alma de ‘7’ porque pelea contra gigantes y casi siempre merece recompensa. Es el tribunero por excelencia del Bayern, que agita al Allianz con un par de aspavientos. No obstante, su teatro nunca habría sido suficiente si ese Douglas Costa no hubiera reanimado al zombi bávaro. Suena a disparate que el mejor zurdo brasileño del momento no cuente para la selección siderúrgica de Dunga; aunque quizá Costa hubiese preferido compartir rondos con Rivaldo, Ronaldinho y el mejor Kaká. A la vecchia signora, que más sabe por vieja que por diablo, sólo se le podía tumbar con jugones, y ahí es donde el Bayern echó de menos al eterno Robben, y sus amagos por fuera y quiebros interiores. Resulta paradójico que este Robben con mil cicatrices de guerra encajaría sin discusión en el once titular del Real Madrid.. Al fin y al cabo, su rodilla no aparentaba ser tan de cristal como temía el club blanco.

Despotricar de Allegri el día después chirría demasiado por ventajista. Cambió a Morata con 0-2 porque consideró que el delantero se había vaciado con sus galopadas a lo Ronaldo Nazario. Él solo desmontó a la defensa bávara y a sus dos guardaespaldas, Xabi Alonso y Arturo Vidal; la carrera con balón en el gol de Cuadrado quedará para la posteridad, casi como el estratosférico gol de Ronaldo en Compostela. Morata fulminó su debate de la selección porque cualquiera que ose a dudar de su presencia recibirá una colleja con argumentos. Se fue el ex madridista con un cabreo de proporciones bíblicas, y Guardiola ordenó el ataque relámpago, mientras Thiago calentaba para su momento de gloria. Entró para inventarse algún pase imposible entre líneas y acabó chutando el gol que mandaba a la Juve a la morgue. Corrió para celebrarlo gritando de rabia, recordando los duros y solitarios momentos de su lesión; un año fuera de combate que le exigió un esfuerzo brutal. Les recomiendo que vean en youtube el documental 371 en el Alcantara narra los 371 días de calvario físico y psicológico que sufrió para recuperarse de una rotura de ligamentos. La mejor versión de Thiago garantiza el futuro de la selección española y, salvo sorpresa del mercado, Ancelotti le exprimirá como al Isco más espabilado que ha visto el Madrid.

Guardiola se irá de Munich con la desazón de no haber contentado a toda la hinchada. Haya o no Champions, las advertencias pasadas del gurú Franz Beckenbauer todavía flotan en el ambiente. Y como el carácter germano es tan cuadriculado, mejor golear con un delantero centro que dibujar galimatías tácticos con cinco delanteros medio falsos medio puros. De todos modos, la eliminatoria completa compila el vademécum de Guardiola con la aclamación popular: los 50 primeros minutos del Bayern en Turín fueran escandalosamente apoteósicos, tanto que dejaron al Dream Team de Cruyff a la altura del betún. Y la última media hora de anoche reivindicó la vieja escuela alemana que defiende la teoría de que el cráneo es la parte más dura del cuerpo humano.