Blogs

Entradas con etiqueta ‘aguero’

Triunfó el fútbol inglés

Mircoles, 2 Noviembre 2016

5184.jpg

Wyatt Earp y Billy El Niño cara a cara en un duelo del Lejano Oeste. Dos de los pistoleros más emblemáticos a balazo limpio, disparándose hasta que cayera uno. A pecho descubierto, con defensas de cartón piedra y sin centrocampistas, Manchester City y Barcelona se liaron en un correcalles a todo trapo, sin pausa para templar el balón como le gusta a Guardiola, y sin el contraataque del pim, pam, pum del que presume Luis Enrique.  Un mundo al revés del que habría que averiguar cómo fue la charla de Pep al descanso para que los citizens salieran a reventar el partido. No tenían más excusas: morir de pie o declarar la sumisión total a Leo Messi. Por suerte para Ferrán Soriano y Txiki Beguiristain, su proyecto más ambicioso no se tambalea y las sospechas contra Guardiola se han evaporado. Ganó en Old Trafford a Mourinho y ha devuelto la ilusión a una afición que ya pensaba que cualquier tiempo pasado fue mejor; al menos, de su entrenador. Pidió tiempo para insertar su idea y anoche renunció a la mayoría de sus principios: ganó un toma y daca que nunca planteó, y aplaudió a John Stones cuando decidió patear un balón para no repetir el estrepitoso fallo de Sergi Roberto. De repente, el espíritu de Javi Clemente y su patapum p’arriba reencarnados en el equipo más obsesionado con la posesión.

Triunfó el fútbol inglés, el que enciende a su gente porque en apenas tres o cuatro toques encuentra portería contraria. Así lo entendió Guardiola cuando en el minuto cuarenta miraba cabizbajo cómo su Barça de siempre disfrutaba con una ejecución pública. Neymar encontró una autovía por la izquierda de la que disfrutó el resto de la MSN: así llegó el gol de D10S y la pólvora mojada de Luis Suárez. Lástima que no estuviera Iniesta en cuerpo y alma, y Busquets en alma. Porque fue una primera parte muy propicia para el manchego, de esos partidos en los que dos regates te dejan solo ante el portero. Sin embargo, al Barça se le ve a la legua que no carbura cuando Busi no hace de Doctor Charles Xavier: si no lee mentes ajenas y se anticipa un segundo a cada jugada, al equipo le sucede como al Madrid galáctico cuando Makelele se averiaba. Y eso que Busquets es único en su especie. Desnortados sin su eficacia en la segunda parte, Gündogan le dijo a De Bruyne que era ahora o nunca. Y chapeau para el técnico de Sampedor por confiar en el ex centrocampista del Dortmund, casi prejubilado y con una silueta ensanchada que asustó al mismísimo Jurgen Klopp.

Guardiola no cometió la segunda ‘guardiolada’ con otro ataque de entrenador y declaró a Kun Agüero innegociable. “Es muy bueno y yo intentaré hacerle mejor de lo que es”, palabra de Pep, a quien hay que creer a pies juntillas porque el diminuto delantero argentino pone en jaque a cualquier defensa. Es tan molesto que aparece por la derecha, se cambia de banda, se mete por el centro y acaba rematando desde el punto de penalti. Tiene licencia para jugar como le plazca y si en España fue medio Atleti, en Manchester no ha perdido protagonismo. Es la estrella del proyecto que ansía jugar algún día con su amigo Messi. Quién sabe.

 

El gran rondo de Guardiola

Mircoles, 17 Agosto 2016

image1.jpg

Vuelve el rondo de Guardiola. El balón siempre al pie, sin injerencias, y que corran los otros. Así hartó el City al Steaua en su propio estadio, tocando como si no hubiera mañana. A Nolito le preguntaron hace unas semanas si se arrepentía de no haber fichado por el Barça, sin duda una pregunta capciosa. “¡Pero si voy a estar con Pepe!” fue la respuesta juguetona del escurridizo delantero de la selección que anoche se asomó a la fiesta de esos locos bajitos de Manchester. De repente, el centro de gravedad ha bajado un palmo: Kun Agüero, David Silva, Sterling y el último invitado, Nolito. Un gran rondo de veinte metros cuadrados que hizo saltar por los aires la defensa rumana e hizo al portero Nita internacional. El Kun se ha quejado los últimos años del maldito último pase: socios que le pongan la pelota por delante para engatillar a la carrera, su especialidad. Con Guardiola los falsos nueves y los media puntas fantasmas estarán a su servicio: él es la estrella y si sus musculosas piernas y los penaltis no le traicionan, éste es su año. Prohibido rifar las jugadas; prohibido el patapum p’arriba; prohibido pasar sin pensar; prohibido centrar sin mirar. Es un decálogo de principios que cada jugador debe aprender o escribírselo en una chuleta como hacen los quarterbacks con las mil estrategias del fútbol americano.

A Roman Abramovich le costó conseguir la Champions para el Chelsea casi una década y más de mil millones de despilfarro. Nasser Al Khelaifi no ceja en su empeño de poner ceros en los cheques para regalársela al Paris Saint Germain, y los dueños del City  también han vaciado la caja pero con estrellas de segundas fila, algunas en permanente sospecha como Gündogan, al que las lesiones le han apartado de la élite en los últimos tiempos. Dicen que Kevin De Bruyne fue fichaje de Pep porque Ferrán Soriano y Beguiristáin ya sabían que su camarada acabaría ciclo en Munich. A él no le han traído un Pogba de 120 ‘kilos’, pero sí al central John Stones por la mitad. Suena a exageración su P.V.P. y que le nombren sucesor de John Terry en la selección inglesa. Desde luego, no será un zaguero de pedigrí británico, de los que como dijo ocurrentemente aquel Pedrag Spasic del Real Madrid, “o pasa el balón o el jugador, pero nunca los dos”. Anoche Stones tenía de referencia a Kolarov y, si no, a Otamendi, y si no, a Willy Caballero. Nunca el cielo rumano.

Desde la calle, Guardiola da la sensación de haber reunido un vestuario inmune a las peleas de egos; sin caprichos ni estrellas rebeldes. Le advirtieron que Yaya Touré se comporta como una vedete de sueldo exagerado y le está manteniendo a raya, poniendo y quitándole. Ayer ni siquiera viajó a Rumanía. Cuando Ibrahmovic fichó por el Barça en 2009, Guardiola le dio la bienvenida en su despacho de la Ciudad de Sant Joan Despí y le informó que en la primera plantilla nadie acudía a los entrenamientos en Ferraris o Lamborghinis, que intentaban educarlos en la normalidad. Ningún Ibra o Pogba encajaría en un protocolo en el que el líder entrena y el resto juega. No hay alternativas: o eres bueno con el balón o no vales para el equipo. Aunque siempre aparece alguna disfunción llamada Chigrinskiy. Las reverencias al show de Bucarest no dejan lugar a la duda: Nolito ha entrado en un patio de colegio donde no se siente extraño. Sólo falta averiguar el estímulo del público citizen, tan amante del pim, pam, pum como el del Munich. Es el fantasma que siempre persigue al a veces incomprendido Guardiola.

Digno sucesor de Romario

Lunes, 17 Agosto 2015

aguero-chelsea-620x264.jpg

“Es el mejor delantero en un metro cuadrado y punto”. El maestro César Menotti le regaló el verso perfecto. En plena efervescencia popular (Argentina había ganado a Uruguay en la última Copa América), el amigo de Leo Messi le había robado el caché más esperado: el éxtasis de aparecer en los informativos del país entero. D10S había jugado bien, sin arrebatos estratosféricos; pero fue Sergio Kun Agüero quien cabeceó el delirio de la nación, reivindicándose como el delantero del momento. Con un mercado congelado por el fair play financiero, la afición del Manchester City suspiró aliviada sin temor a la llamada de Florentino Pérez. Si Kun es el delantero que revienta transfermarket, la biblia de los P.V.P. de los futbolistas, su traspaso debía ser sencillamente galáctico; si el club de los petrodólares puso 63 desorbitantes millones para fichar a Raheem Sterling, a su estrella argentina había que tasarla en tres cifras. El runrún de una salida furtiva siempre ha mosqueado al Etihad porque el Real Madrid no le perdió de vista. En la recámara debía ser el siguiente Ronaldo (Cristiano o el ‘gordito’, a su libre elección), pero su renovación el verano pasado zanjó por un tiempo las sospechas. Kun seguiría siendo el aguijón de Pellegrini si las lesiones musculares se lo permitían. Lastrado durante varios años con esa bola con grilletes, su mala alimentación de base (la pizza y la Coca-Cola fueron su perdición en el Atleti) tampoco le ayudó demasiado en el extenuante fútbol inglés.

Gary Lineker se quedó boquiabierto en el instante que el Kun Agüero volatilizó a la defensa del Chelsea en un palmo. Valdano no exageró cuando dijo que Messi te regateaba en una cabina de teléfono; le faltó añadir al Kun.  Lineker, comentarista estrella de la BBC, comentó en el post partido que Agüero le recordaba a “Paul Gascoigne en un baldosa”. Un Billy Elliot que cuando se calza los zapatos adecuados hipnotiza al público en dos movimientos. Ésa es la versión perfecta del ex yerno de Maradona, capaz de inventarse una especie de cola de vaca y devolver a Romario a la memoria histórica. Su quiebro de cintura al pétreo Cahill desmontó el cordón sanitario de Mourinho. Silva simplemente se la entregó a su compañero en el balcón del área como el que entrega un paquete para quitarse el marrón de encima. De repente, la grada del Etihad murmuró cada vez más alto aquel grito de guerra ¡Kun, Kun, Kun, Kun! patentado en el Vicente Calderón. La genialidad suponía su quinto intento delante del portero Begovic, salvador de la goleada más escandalosa que pudo haber sufrido Mou en su carrera. Y como cualquier mago, repitió el truco hasta que le acabó saliendo. Sólo él se lo podía permitir.

Agüero deja al Chelsea en la U.V.I, pero sin los cuidados de su doctora Eva Carneiro. Suena exagerado en dos jornadas, pero la estadística es demoledora: desde hacía 16 años los blues no ganaban ninguna de las dos primeras jornadas. El club de Abramovich no ha despilfarrado y el pobre bagaje del equipo quizá le caliente la cartera. Cesc no está entonado y todas las posibilidades pasan por la inspiración de Eden Hazard, que sucumbió en ese duelo de ‘Houdinis’ con el Kun. Al líder de la Premier le sucede casi lo mismo: su estado de júbilo no oculta que Agüero es medio equipo, porque el otro medio es un cóctel batido entre Yaya Touré, Sterling y Silva. Y aunque la afición esté cansada de la incesante y molesta rumorología de cada verano que imprime páginas y páginas en los tabloides británicos, Kun es ídolo de masas en Manchester. Dure lo que dure. 

Kun Agüero, galáctico sin galaxia

Mircoles, 17 Junio 2015

“Es el mejor jugador en un metro cuadrado y punto. A Agüero no hay quien le gane cuando tiene que zafarse de dos o tres jugadores en un palmo de terreno, ni siquiera Messi, que necesita más recorrido para accionar sus prodigiosas quiebros”. La osadía del maestro Menotti fue repicada este miércoles por Olé, el diario deportivo con más solera de Argentina. Kun anestesió a Uruguay con un cabezazo versión Hugo Sánchez y, de paso, agitó el mercado europeo, tan huérfano de nombres galácticos este verano. Es el único nombre por el que pelearía media élite, entre ellos un Real Madrid sin una superestrella en la recámara. Sin embargo, ni Ferrán Soriano, CEO del Manchester City, ni Txiki Beguirstain, director deportivo, tendrán que obsesionarse este verano mirando sus teléfonos móviles cada cinco minutos: el blindaje que firmó el Kun hasta 2019 con su actual club le permite unas vacaciones relajadas, sin portadas de tabloides británicos apuntando al Bernabéu ni su nombre en boca de intermediarios tiburones que llaman a los clubes ofreciendo aire.

Agüero dejó de ser rebelde cuando acabó su pataleo en el Calderón. Fichó por el City seducido por un buen fajo de petrodólares y sin perder de vista la sección de chismorreos. Pero han pasado los años y Agüero no se ha movido; al contrario, es ídolo de masas en el Etihad (honor compartido con Yaya Touré) y brazo ejecutor de la ‘albiceleste’. Porque si Messi es medio Barça o casi entero, en Argentina no es tan estrella de Hollywood. El hincha argentino más pasional todavía no puede presumir de D10S; los culés sí le reverencian en los altares. Por eso y de repente, reaparece en la palestra Kun Agüero. “Cuando acabe la hegemonía de Messy y Cristiano, entraremos en los tiempos de Neymar y Agüero”, espetó Jorge Valdano en una entrevista a ESPN. Quizás los del ‘Kuncito’ llegan tarde porque sólo él y esa bola en los grilletes llena de pinchazos musculares saben cuánto tiempo podrá seguir regateando piernas en una cabina de teléfono. Como dice mi compañero Paul Tenorio, “fichar al Kun es como haber rechazado a Pamela Anderson en los 90 y decirle ahora que sí, que palante. O sea, mola…pero te perdiste lo mejor”.

Javier Aguirre defendió al Kun a capa y espada durante su pubertad rojiblanca…”Para vestir la camiseta del Atlético se necesita algo más que 18 años. He hablado con mucha gente que le entrenó en Argentina y da la sensación de que tiene posibilidades ilimitadas”. Ésa fue la respuesta del entonces entrenador rojiblanco al escepticismo de la prensa española, que no entendía por qué un fichaje de 23 millones de euros apenas jugaba un puñado de minutos cada domingo. El técnico mexicano ejerció de psicólogo con Agüero; no en vano, todavía era un adolescente al que su PVP le pesaba como una mancuerna de gimnasio. Aguirre no quería encontrarse con otro caso Robinho; es decir, un talento sin pulir con ínfulas ‘maradonianas’. Por eso, desde su llegada en el verano de 2006 el mejicano fue de cara con él y con su padre: “Kun puede aprender mucho de Fernando Torres. Le irá observando en los entrenos”. La causa común se intuía quimérica: hacer del chaval un gran futbolista y quizá, sin distracciones, engrandecer al Atlético. Precisamente, Aguirre fue testigo de la paciencia que exigía macerar a un adolescente que bebía litros de Coca-Cola, y engullía pizzas y hamburguesas como si fuera una hormigonera. Al final, el sacrificio tuvo su éxito: el entrenador colocó a Agüero en el paseo de las estrellas hollywoodiense. Ya se ha encargado él de darle brillo.

¿Y si Higuaín se va?

Jueves, 24 Mayo 2012

2e6adcaguero_kun146g.jpg

Kun Agüero ha evitado otro culebrón veraniego con una simple afirmación…”me quedó en el Manchester City. Está a la altura de Madrid o Barça”; el nuevo Mourinho versión 2016 todavía tendrá tiempo de convencerle, pues del Atleti nació el próximo delantero total y el City sólo tiene el encargo de inflarle el palmarés. Pero hasta que Florentino Pérez satisfaga su capricho, el casting de delanteros del Madrid se aplaza con Benzema y, posiblemente, Higuaín, a quien un esbozo de sonrisa de Mou debería persuadirle más que una transferencia bancaria de petrodólares vía París.  Con Kun y el ‘Pipa’, Argentina por fin alcanza el caché deluxe que tuvo, por ejemplo, en el Mundial de Estados Unidos 94 con Batistuta y Claudio Caniggia; pero el Madrid, que siempre prefiere reconfirmar estrellas en vez de madurarlas, sólo fiaría su interés en la pareja hasta que vuelven a agrandar a su país en el próximo Mundial de Brasil.

Higuaín ha sorteado innumerables obstáculos desde que fichó con Ramón Calderón y, precisamente, por ser ‘patente’ del ex ominoso presidente. Delantero en la sombra varios años, sus goles le han colocado en una posición dominante: él decidirá si quiere o no continuar en el Bernabeu. Y pocos futbolistas pueden alardear de estar en esa tesitura; quizás, Lass Diarra, quien pataleó como un niño el pasado verano para que le dejaran irse a Inglaterra a pesar de que Mou le vendiese como el escudero de Xabi Alonso. El caso del argentino es diferente: Paco González adelantó el pasado martes que el padre de Higuaín se reunió ese día con Florentino Pérez para pedirle cariño, ni más dinero ni un precio de salida. En este club no se recuerdan episodios parecidos, si acaso el de Santi Solari, el ‘suplente de oro’ que se creyó su apodo en el Madrid galáctico y no insistió en aumentos salariales por méritos en el trabajo.

Mourinho 2016 cuenta con Higuaín porque su presencia espabila a Benzema, y si ya le ha llamado el Paris Saint Germain con una proposición indecente, el próximo verano la lista de pretendientes puede desbordarle, más si llega la ansiada (y de momento quimérica) Décima. Sin embargo, el Madrid nunca deja de rastrillar el mercado europeo y, si Higuaín prefiere hacerse estrella en Francia, el objetivo apuntaría a un actor secundario: imposible Agüero, tampoco vendría el genial, díscolo y carísimo Van Persie ni se repescaría a Huntelaar; así que el bosnio Dzeko del City o la sensación polaca del Dortmund, Lewandowski son las opciones más apetecibles. Aunque hay otro mercado emergente de coste cero…el Castilla, que está gestando una trilogía atractiva para el mister portugués. Jesé, Joselu y Morata machacaron al Cádiz en el Carranza y la Segunda División espera sus diabluras. Alguno de los tres espera su oportunidad con los mayores, pero, de momento, la Segunda y a lo mejor Mourinho…con el beneplácito de Higuaín.  

Interpretando a Maradona

Sbado, 3 Marzo 2012

aguero-durante-el-entrenamiento-junto-a-maradona-efe-2.jpg

Javier Aguirre defendió al Kun a capa y espada durante su pubertad rojiblanca…”Para vestir la camiseta del Atlético se necesita algo más que 18 años. He hablado con mucha gente que le entrenó en Argentina y da la sensación de que tiene posibilidades ilimitadas”. Ésa fue la respuesta del entonces entrenador rojiblanco al escepticismo de la prensa española, que no entendía por qué un fichaje de 23 millones de euros apenas jugaba un puñado de minutos cada domingo. El técnico mejicano ejerció de psicólogo con Agüero; no en vano, todavía era un adolescente al que su PVP le podía jugar una mala pasada. Aguirre no quería encontrarse con otro caso Robinho; es decir, un talento sin pulir con ínfulas de crack. Por eso, desde su llegada en el verano de 2006 el mejicano fue de cara con él y con su padre: “Kun puede aprender mucho de Fernando Torres. Le irá observando en los entrenos”. La causa común estaba clara: hacer del chaval un gran futbolista y quizá, sin distracciones, volver a hacer grande al Atlético. Precisamente, Aguirre fue testigo de la paciencia que supuso macerar a un adolescente que bebía litros de Coca-Cola, y engullía pizzas y hamburguesas como si fuera una hormigonera. Al final, el sacrificio tuvo su éxito: el entrenador había colocado a Agüero en el disparadero al estrellato. Faltaba un último empujón y era obvio que su club no se lo iba dar…o sí, pero para fichar por un club que no viviera en permanente convulsión.

Anoche Diego Maradona volvió a insistir en que el Kun debería acabar en el Real Madrid, en declaraciones a la radio argentina La Red. Lo dijo en verano, antes de que el City pusiera los petrodólares para fichar a su yerno, y aún anda con esa fijación. No obstante, el ‘Pelusa’ confiesa que será complicado que el Manchester le deje escapar. ¿Pero quién se necesita más: el Kun al Madrid o viceversa? Quizás, si Aguirre fuese otra vez el tutor del delantero, le aconsejaría no pegar otro timonazo: en Inglaterra ha encontrado la horma de su zapato con un fútbol tan rápido como sus prestaciones técnicas. Evidentemente, la camiseta celeste no tiene el glamour de la merengue, ni la repercusión mediática del vecino pequeño del United reclama tantas televisiones como el Santiago Bernabeu. Pero el grupo árabe, dueño del club, ha demostrado que no va de farol: no puede fardar de sala de trofeos, pero a los jugadores de hoy se les convence con un buen cheque con fondos. Si, además, a la estrella del equipo se le rodea de una guardia pretoriana que sepa hacer la guerra por su cuenta, el convencimiento es total. Agüero tiene detrás de sí al inconmensurable David Silva, al irreverente Balotelli, al imponente Yaya Touré o al contundente De Jong, permitiéndose ignorar a Tévez, todavía uno de los delanteros centros más demandados del planeta.

El problema de este Madrid, si es que tiene alguno, no contempla la delantera. Al revés, Mourinho ha demostrado que a él vale con un punta porque los goles asoman por todos los lados del campo. Así que si Florentino se permite el capricho de fichar al Kun (el precio de salida se antoja más que desorbitado), Benzema tendría que resetearse, pues ni él ni el argentino son delanteros para alternar su puesto. El verano se acerca y el mercado, sin contar a Neymar, ofrece dos seriales: el del Kun y Wayne Rooney. El primero flirteó con el Madrid y al segundo costará sacarlo de su país. Y el fútbol europeo aún no simula a la NBA, en la que es habitual que los mejores jugadores rulen de una franquicia a otra sin titubeos. O sea que será muy complicado que Agüero regrese a España tan pronto, con la familia en plena adaptación al té con pastas, y en un vestuario con voracidad de títulos, a pesar de la novatada de Champions. No obstante, puede que Agüero utilice a Maradona como portavoz…o el suegro opine como en una charla de barra de bar: el Maradona locuaz es más propio de esto último.

Mitos del fútbol moderno

Viernes, 29 Julio 2011

62132_todo_mal_con_el_kun__la_hinchada_no_le_perdona_el_traspaso_al_manchester_city_.jpg

El maestro Santi Segurola explica en el libro Fútbol, pan y circo. La metáfora patriótico-deportiva de España, de José Antonio Ruiz, cómo ha devorado el deporte a sus ídolos…”El héroe se ha hecho corpóreo, ha perdido su elemento sentimental y legendario, se la ha arrebatado su condición homérica para trasladarlo a un terreno más prosaico. Y la idea del mito, esencial en el deporte, se ha desfigurado”. Esta definición lacónica resuelve una vez más, la última en el caso del Kun Agüero, por qué el fútbol crea efigies tan rápido como las tumba. Ese terreno “más prosaico” no es sino la “mitología del contrato sideral que une los fugaces destinos de los mercenarios de la pelota a la cuenta de resultados de las marcas deportivas multinacionales”, tal como señala el propio autor del libro. Y en esa  moda, lejos del sentimentalismo filial de Raúl con el Madrid, Guardiola y el Barça o Tamudo con el Espanyol, ha caído Agüero de forma entendible en el fondo que no en las formas. Él quería jugar en el Madrid y así lo supo el club blanco; pero entre el incomprensible pacto de caballeros Real-Atlético y la obsesión de Florentino con Neymar, el ex rojiblanco se ha tenido que ‘conformar’ con una cuenta corriente rebosante de millones y un destino que no imaginaba en un principio. No obstante, sin ostentar un currículum histórico digno para un crack, el Manchester City ofrece al Kun un proyecto con chicha en el que los títulos menores ya están al alcance (ganó la pasada Copa inglesa) y la Premier es un reto, como en su día planteó exitosamente Arsene Wenger en el Arsenal.

Agüero explicó, ya como nuevo jugador celeste, que sus agentes hicieron todo lo posible para venir al Manchester. La declaración se entiende como una urgencia después de la frustración por no haber fichado ni por Madrid ni Barça, y sobre todo por sus continuos pataleos públicos. “No sé que hemos al Kun para que nos trate así”, se preguntó Enrique Cerezo anoche en la COPE. Demasiados “no quiero seguir” han ennegrecido una salida que podía haber resultado más cordial. Porque, incluso, la hinchada rojiblanca entiende que sus estrellas quieran aventuras más suculentas y entretenidas que la que plantea el club año tras año, inmerso en la búsqueda eterna de una hoja de ruta. Fernando Torres creyó que el Atleti se le quedaba pequeño y fue seducido por Rafa Benítez, aunque la penuria en títulos todavía le acompañe; Forlán también podría haber dicho adiós, pero no se precipitó y la Copa América le ha motivado para acometer otra intentona con el Atlético. También David Villa quiso irse al Madrid hace dos años y aguantó un año más en Valencia a la espera de otra gran oportunidad, la que le ha brindado el Barça. Son ejemplos que podía haber copiado el Kun en sus maneras; desgraciadamente, ha elegido la menos decorosa, la que ha encabritado al Vicente Calderón.

Culminado su fichaje, el morbo lo pone la intrahistoria: el Madrid dijo desde el primer momento que no le interesaba, que el suyo era el brasileño con cresta; habría que saber cómo de curioso fue el Barça con el delantero, toda vez que la solicitud por Alexis estuvo en la mesa desde el primer momento. Quizá Rosell indagara en la situación del Kun para buscarle las cosquillas al Madrid; la Juventus sí fue de cara desde que se abrió la veda y el City le ha pescado después de tantear al resto de pretendientes y pagar sin discusión previa los 45 millones de cláusula. El caso del Kun ha durado demasiado, bien por amagos en negociaciones o porque, verdaderamente, el jugador estaba convencido que Florentino se decantaría por él, dado que Neymar y el Santos se están haciendo los remolones. Lo cierto es que habría sido más sencillo y excitante que el Kun hubiese elegido club al estilo americano; como en la escena de la película The Blind Side, en la que el amateur de fútbol americano, Michael Oher, da a conocer su elección cogiendo una de las tres gorras que correspondían a sendas universidad que le habían hecho ofertas formales. Imaginaos gorras con escudos bordados del Madrid, Barça, City y Juventus…la decisión habría sido sencilla, mal que le pese al jeque del Manchester, si es que le preocupa haber fichado un jugador a disgusto.

¿Quién es el apuntador?

Viernes, 15 Julio 2011

1307031001152_aguero2_570x379.jpg

Twitter de mi compañera Arancha Rodríguez (@AranchaMOBILE) anoche, durante la entrevista del Kun Agüero en Radio La Red…”Conclusiones después de escuchar al Kun: 1) está fatal asesorado 2) tiene todo cerrado desde hace tiempo y 3) el paripé sobraba”. Una vez más, el todavía delantero del Atlético no tuvo tapujos para pregonar que se larga y punto; queda claro cristalino. Deduzco que el pataleo por fascículos no es baladí, pues la afición colchonera entendió desde el final de Liga que no es el estandarte que intuían. Pero, como en cualquier salida de un crack, se presupone cierto decoro en las maneras, y las del Kun están siendo espantosas.

El primer episodio data del 23 de mayo. Agüero anuncia en su web sus propósito…”He dicho tiempo atrás que cuando quisiera irme, lo diría públicamente. Y ese momento ha llegado. Por eso cumplo con mi palabra y aquí estoy. Me resulta difícil dejar el Atleti. Me duele y me entristece. Pero no me resulta difícil explicar por qué lo hago”. Aquella declaración de intenciones fue entendible. Su potencial no se justifica en un club ‘guadiánico’ que sobrevive en el alambre y con un eterno totum revolutum en los despachos. Por eso, Agüero confiaba en que los pretendientes cogieran turno para negociar en el Calderón y dejó que el mundillo del fútbol transcurriese como debería en estos casos tan puntuales. Justo el día después, debió explicar el comunicado de viva voz en Barajas, antes de partir a la Copa América. Obviamente, corroboró las palabras de su web y añadió que Gil Marín y Cerezo conocían sus deseos. Así, se cubriría de cualquier reproche que apuntase a una salida alevosa.

02 de junio. El Kun reitera en TYC Sports que no va de farol…”Me quiero ir del Atlético y me gustaría, obviamente, jugar en la Liga Española”. Tampoco desdeñó la Premier. Tal entrevista abrió la timba: Madrid, ¿Barça?, Manchester City y Juventus tomaron sus puestos a la espera de que Gil Marín (que no Cerezo) aceptara la oferta que más se acercara a la cláusula de 45 millones.  La Juventus iba más en serio: Antoñito Ruiz contó que emisarios italianos habían negociado tanto con la gente de Agüero como con el Atlético. Del City no se supo nada concreto, aunque sí queda el miedo de que al jeque le dé un arrebato y ponga el cheque en blanco sin toma y daca previo. Y por último, el Madrid no salía a la palestra, mientras que el Barça se esforzaba en Rossi y Alexis.

07 de julio. Leonel Agüero declara a radio La Red que su hijo va a jugar en el Atlético porque le quedan dos años de contrato…”¿Dónde va a jugar si no?”. Tiró de la prudencia que le faltó a su hijo y espetó que si ningún club paga la cláusula, cumplirá su contrato. Fue, entonces, cuando las casas de apuestas ofrecían al propio Atlético como última solución al galimatías que había liado la estrella. La idea de que el Madrid se insinuara descaradamente a Neymar y la falta de credenciales de la Juve, sin Champions, contemplaban que este verano no fuese el del Kun, como el de 2009 tampoco lo fue para David Villa, quien ansioso por venir al Madrid (o al Barça) se quedó en Valencia por la racanería de los dos grandes.

El último episodio, que no el último, se celebró anoche. La Red puede presumir de ser el medio en el que la familia Agüero está interpretando las líneas maestras del culebrón… “yo no jugaría en Racing de Avellaneda, pero el Madrid… Pongan los boletos a los clubes que quieran, menos al Atlético. Quiero salir y lo dejé claro, soy de Independiente, no del Atlético. Trataré de buscar lo mejor. No me veo ahí. No puedo mentir”. Podría haber ignorado por esta vez su deseo (Fernando Torres sólo tuvo que explicar su salida en la presentación como nuevo jugador del Liverpool en el verano de 2007), pero ya ha metido el nombre del Madrid en el redil. O sea que estas declaraciones no las ha hecho sin ton ni son; debe existir un apuntador que indica cuándo el Kun debe hablar o callar. De lo contrario, comparto con Arancha Rodríguez que no hacía falta tanto alarde de ingratitud; más que nada, porque es obvio que no puede seguir en el Atlético, y si acabase en el otro lado, no me quiero ni imaginar su recibimiento en el próximo derbi del Calderón. Reíros del que sufrió Figo en el Camp Nou en el 2000.  

Atlético lampedusiano

Jueves, 23 Junio 2011

gil.jpg

“Cambiar todo para que nada cambie”…el autor de El Gatopardo,  Giuseppe Tomasi di Lampedusa, bien podría haber escrito el incierto devenir del Atlético de Madrid. Su máxima afloró ayer en los despachos del Vicente Calderón, en otra reunión estrambótica cuyas conclusiones todavía enredan más la gestión del club. A Enrique Cerezo se le pide que deje de salir a la palestra por convertir cada charla en un pitorreo y su misión pública se ajustará  a actos institucionales tipo RFEF, UEFA y si cae alguna audiencia de Zarzuela, mientras que Gil Marín ostentará todo el poder, tendrá la última palabra en fichajes, ventas y el negocio general del club. Así que sólo Caminero y Manzano aparecerán en los medios, junto a los jugadores. El planteamiento es limpio, pero es poco creíble que Cerezo se vaya a alejar de las cámaras y micrófonos; obviamente, siendo el dueño número dos, la fama del mundillo es demasiado tentadora como para desaparecer sine die.

Al menos, la reflexión vino de dentro: el tercer máximo accionista del club, Fernando García Abásolo, habló claro en la COPE después de su pequeña subversión en el consejo de administración….”propuse que Gil Marín o Cerezo, uno de los dos, asumiese todo el poder”. Sin bicefalia. Porque aunque Cerezo se lo toma como una chorrada, la opinión pública y, sobre todo, la afición, dudan si el presidente lo es sólo por cargo honorífico o realmente pinta algo en el mando ejecutivo. La sensación es que Gil Marin actúa con o sin sentido en la sombra, y Cerezo vale para intentar justificar los eternos despropósitos del Atlético: el problema es que casi nunca los aclara porque, sencillamente, casi nunca sabe nada o eso dice. Po eso, Tomás Guasch, con su atinado gracejo siempre le saca lo de “Pero, ¿usted es presidente del Atlético de Madrid o del Orihuela? Y como todo huele a sainete allí dentro, al presidente pues no se le toma en serio. Quizá por eso, Abásolo amagó con dar un puñetazo en la mesa. Puede que no sea el último, aunque sí ha sido el primero. Buen indicio, pero con el Atlético siempre hay que estar en guardia.

Y después viene la traca de las salidas…Ujfalusi se ha esfumado en un pispás, Reyes y Forlán seguirán recibiendo ofertas tan tentadoras como la del Galatasaray y el efecto Kun ha perdido la chispa con la que encendió este mercado veraniego. Al final, puede que Agüero se marche a la Juventus en reconstrucción, ya que el Madrid se ha enomarado de Neymar, el Barça ignoró al argentino hace tiempo y el Manchester City tiene preparado el talón los ceros de los 40 millones por Alexis Sánchez, éste tan cerca y tan lejos del Barça. O puede que Agüero tenga que tragar quina y voltear demasiados ‘me quiero ir’. Caprichos del fútbol. El trasfondo del batiburrillo es curioso: ¿por qué el Atleti intenta deshacerse de sus estrellas? La urgencia de tesorería es evidente, pero si la consigna errónea continúa siendo la de vivir como el tercer equipo de España, no se entiende el poco mimo a los jugadores diferentes:

-Pretemporada de 1998…..Christian Vieri empieza su segundo curso colchonero después de haber sido pichichi el año anterior. El problema es que el Atlético ficha a Arrigo Sacchi de entrenador y su disciplina militar no contempla los desmanes del delantero italiano. Al final y a pesar de la sintonía entre Jesús Gil y Vieri, éste se marcha al Lazio previo pago de 4.200 millones.

-02 de septiembre de 1999 …Juninho, que deslumbró en el primer año hasta que Míchel Salgado le rompió el tobillo, pide salir del club…”Me voy con la idea de quedarme en el Middlesbrough. No pienso regresar al Atlético para vivir el mismo culebrón. No pienso vivir otro año sin jugar”. Tal fue la huella de Sacchi en Vieri y Juninho, los dos grandes activos que harían olvidar las reminiscencias de Futre y Schuster.

- Verano del 2007…El caso de Fernando Torres fue diferente. Se marchó porque el club de sus amores no aspiraba a nada. Y también porque no tenía acompañantes de cartel.

Ni siquiera el Atlético sabe si Agüero y Forlán vestirán de rojiblanco la primera jornada. Por el momento, la dirección se ha preocupado más de fichar gente trajeada que de traer a Borja Valero o guardar en la recámara un delantero que pueda mitigar la posible salida del Kun. Pues eso, otra reunión en la cumbre para el mismo Atlético lampedusiano, todo cambia…para nada. 

Fábrica de humo

Viernes, 10 Junio 2011

 133355hp2.jpg

El interés del Madrid por Neymar se ha convertido en una cuestión de espías. Los sms de José Ángel Sánchez, ejecutivo plenipotenciario del Madrid, a Ronaldo –Nazario- desvelados por la emisora RAC1 han desatado otro thriller paralelo al del Kun: Paco González anunció la semana pasada en COPE que el Madrid no apuntaba al argentino y como éste tampoco ha pataleado ni ha escrito el ‘sí quiero’ en una servilleta, la atención ha cambiado el disparo…acertadamente. Porque también Paco González, en una catarata de información top, explicó el miércoles en El Partido de las 12 que el Madrid sí quiere a Neymar pero no a cualquier precio y tampoco con inminencia (MARCA publica este viernes, que la pretensión del Madrid es comprarlo y dejarlo cedido en su club por un año). El Santos, club del chaval, va a negociar duro, tanto que de momento sólo se remite a la cláusula de 45 millones, casualmente la misma que la de Agüero. Neymar ansía venir ya, pero Ronaldo le insiste en que termine de madurar en Brasil. ¿Y qué pinta Ronnie? Pues se ha montado una agencia de marketing y representación de futbolistas (un IMG en chico) en la que trabaja Wagner Ribeiro y que controla a cualquiera que asoma maneras para Europa. Y, evidentemente, Neymar es el activo más codiciado.

Wagner Ribeiro salió al paso del torbellino mediático y en su rol de agente también habló de Neymar en COPE. Dijo lo que pudo, o lo que le mandaron, y entre tanta negativa sí confesó que a Florentino Pérez le gusta el brasileño. Suficiente pista para saber que el Madrid ha traído informes de allí con el propósito de incordiar el mercado e intentar emular al Barça en la captación de futuros cracks. Y, claro, con tanto runrún brasileño, ayer salió a la palestra otro representante de IMG – empresa propietario de los derechos de Agüero- para decir sencillamente que “si el Madrid paga 45 kilos, lo de Agüero va adelante”,  no vaya a ser que el Madrid se olvide definitivamente del colchonero. Es el inconveniente del Real Madrid: su opulencia es utilizada por el resto para no perdonarle ni un euro. Por eso, en los cenáculos de la capital siempre se ha mascullado que las compras del Madrid no tienen mérito: pasa por caja y paga el P.V.P. El Chelsea se le está pareciendo, hasta el punto que cada semana aumenta progresivamente sus ofertas: por Neymar ofreció 35 millones (reconocido por Ribeiro) y hoy pone otros diez. Y si el Santos exigiese más, Abramovich no tendría inconveniente en subir las tarifas del gas…y del petróleo.

Y entre tanto culebrón, uno más…Cesc ha vuelto a escena con fuerza. Sus deseos serán complacidos en breve porque el Barça sí se va a esmerar en este fichaje y Arsene Wenger asume que el ciclo del catalán está finiquitado. Además, el mentor de Cesc ya le ha encontrado sustituto: se llama Scott Parker, es del mismo corte y ha sido nombrado mejor jugador inglés de la temporada por los periodistas británicos…¡y eso que su equipo, el West Ham, ha sido último! Las negociaciones han empezado y la cifra no será escandalosa (cerca de 40 millones). El Barça quería amortiguar su precio con Bojan y Thiago, pero al Arsenal no le va ninguno: el delantero no tiene suficiente caché en Inglaterra y jugadores como Thiago los tiene a puñados en las categorías inferiores. Cesc por dinero, sólo dinero.

Y una última historia paralela…Rossi había desaparecido de la cartelera y Fernando Roig se encargó anoche de retomar el nudo de la película: el presidente quiere hacer ruido y dice que “hay mucho interés por su delantero”. El italiano acaparó el pistoletazo de salida del mercado, pero el Villarreal no ha recibido ofertas formales; vale 30, y el toma y daca se antojaría durísimo (en este país Roig, Del Nido y Lendoiro llevan el estigma de negociadores natos). Por eso, el Barça cambió el disparo al ariete del Udinese, Alexis Sánchez. El club italiano quiere hacer caja y aunque Quique Pina, emisario del equipo en España, se regodea diciendo que “un brazo de Alexis cuesta 25 millones”…no quiero imaginarme cada pierna. El caso es que, de momento, Alexis es más factible que Rossi, puesto que Neymar y Agüero salieron de la órbita azulgrana. Así está el mercadillo de Primera: unos gustan (Barça-Cesc) y otros dejan de gustar (Barça-Rossi); por unos se arma bulla (Madrid-Kun) y por otros se intenta actuar con sigilo (Madrid-Neymar). La próxima semana más, pero con un capítulo aplazado: el Kun desveló anoche que su futuro lo aclarará después de la Copa América; dejémosle tranquilo, aunque para entonces, el Madrid ya no andará vendiendo humo…tendrá un delantero.