Blogs

Entradas con etiqueta ‘aguero’

Cluedo

Viernes, 3 Junio 2011

kun-aguero.jpg

Paco González adelantó anoche en El Partido de las doce que el Kun no fichará por el Real Madrid. El serial publica un nuevo episodio y el delantero, lejos de aclarar de una vez cuál es su club predilecto, ha propuesto un sudoku samurai. Quiere jugar en la Liga porque la conoce bien, pero también la atrae la Premier…y menta al Calcio para embarullar todavía más el asunto. En la sala de espera aparecen los candidatos: Manchester City, Juventus, Barça, ¿Inter? y. hoy por hoy, descartamos al Madrid. Florentino se aparta de la rifa porque no quiere hostilidades con Gil Marín, un pacto de caballeros que en caso de ser vulnerado podría acabar con Gil Marín en un búnker por miedo a las represalias populares. Y como Agüero no ha confesado el ‘sí’ en una servilleta ni ha pataleado por el Madrid a la bicefalia Gil Marín-Cerezo, el cluedo continúa su curso sin desvelar el ‘asesino’ del Atlético, el que quitará la última ilusión de un proyecto marchito y sin expectativas.

MARCA publica hoy que el Barça se ha interesado por los detalles del contrato de Agüero. Hasta hoy sólo se habían escuchado susurros azulgranas, pero el Villarreal todavía no ha recibido una oferta formal por Giussepe Rossi y negociar con Fernando Roig se antoja pesado y desesperante…rebajar demasiado su cláusula de cincuenta millones supone un porrón de reuniones de ejecutivos. No obstante, intuyo que el ‘sí’ de Rossi resultaría más sencillo que el del Kun. Aún así, Miguel Rico, un experto excavador de información en los mentideros del Barcelona, insiste en que el Kun no es preferente para Rosell.

O sea que han entrado con fuerza en el juego Juventus y, quizás, el Manchester City. Mi compañero Antoñito Ruiz dijo hace días que los representantes del Kun se reunieron con los italianos para escuchar su oferta. Pero la Juve no jugará Champions y todavía está madurando un equipo campeón después del daño atroz del Moggigate. En cambio, el City ansía codearse con los grandes a base de petrodólares; de momento, comparecerá en la competición de los mayores y tiene un verano entero por delante para inventar una alineación de ensueño. Obviamente, el Kun tiene un hueco allí y el jeque Sheikh Mansour, dueño del club, necesita una efigie nueva para contentar a una afición que ha pasado del ostracismo al entusiasmo en un chasquido de dedos. El tapado de Inglaterra puede ser el Manchester United, todavía convulso por el fiasco de Wembley…Ferguson ha moldeado a Chicharito Hernández y, a sabiendas de que Rooney le va a conceder pocas tardes de gloria, Agüero ocuparía una de las vacantes más codiciadas en Europa. Y en el United sucede lo mismo que dijo el ex presidente efímero del Madrid, Fernando Martín: “Tenemos los cimientos para fichar a quien queramos, por dinero no va a faltar” (03 de marzo de 2006).

Pero el cluedo tiene más sospechosos. El Inter siempre aparece en escena cuando salta un culebrón de este calibre; Moratti no escamita en alardear de chequera y lo mismo le da el Kun con IVA que sin tasas. Aunque el Calcio sólo puede ofrecer dinero porque el campeonato sigue resquebrajándose a pasos agigantados, y al todavía delantero colchonero no le conviene consolidar su carrera en Italia.  Con todo, Agüero insiste en España: su vida personal ha cobrado mucho arraigo aquí y es consciente de que él (y sólo él) es la estrella del verano. Pero si el Madrid pasa y el Barça no se esmera demasiado, queda un resquicio para que no se marche del Atlético…aunque haya pregonado c’est fini. Entonces, llegaría el momento del jugador número doce y no acierto a imaginar qué ocurriría en tal caso. No obstante, Gil Marín ha manifestado que antes del 15 de junio el futuro del jugador estará decidido; siendo escépticos, si tanto ha atinado el directivo, quizá la venta esté pactada y cada declaración responda a un plan perfectamente pergeñado…vamos, como en el cluedo.  

Quique, Forlán…todo huele a chamusquina

Mircoles, 11 Mayo 2011

Petón se indignó al final del partido…”al Atlético hay que exigirle más de una vez por todas”. Lo dijo un colchonero confeso que, lejos de comentar partidos cegado por forofismos al estilo Manolete, siempre intentar sacar una crítica constructiva al juego de su equipo, de por sí malo. Seguramente se meterá en la Europa League y sabrá venderla a la afición, como lo hizo en Hamburgo. Pero un trasfondo peligroso incordia la moral de la grada: el club se está acostumbrando a retos de segunda categoría. La misión del cuarto puesto atora a una plantilla que no sabe si llegar a Champions es un vacile o  basta con pulular por Europa. Y como la vida del club es tan ciclotímica (un par de victorias da pábulo para soñar y un bache destapa la caja de los truenos), ni siquiera Gil Marín y Cerezo sabe por dónde enfocar los objetivos. Extraña que una empresa tan eficiente en el mundo del marketing (convenios asiáticos, merchandising internacional, patrocinios lucrativos,…), no dibuje un boceto claro en asuntos futboleros.

Anoche perdió por desgana, poco más se puede concretar. Santander sirve de enésimo ejemplo de cómo se pierde una treinta de puntos por dejadez y distracciones varias: las defensivas son archiconocidas y repetidas…con Perea, ¡el foráneo con más partidos del club!, encabezando el co-starring ; en la medular ha salido Mario Suárez, que vino con buenas referencias de Mallorca y que en Madrid, al menos, está siendo generoso en el esfuerzo. Pero quizá no baste: Thiago se ha difuminado toda la temporada y el error, de Quique y no suyo, es que las rentas del año pasado le han valido para mantener el puesto. Y el runrún mediático que generan las jóvenes promesas tampoco beneficia a nadie: De Gea es una figura en potencia, que no en acto, y todavía necesita foguearse con un buen puñado de ‘Bernabeus’ y ‘Camp Nous’…pero saltó a la palestra del United, y mientras Cerezo negaba a diario cualquier oferta, el portero descuidaba sus tareas bajo palos ensimismado con la atracción que siempre supone Old Trafford.

Curiosamente, el nudo gordiano que asfixia la convivencia del grupo lo ha protagonizado uno de los menos indicados. Forlán y su cansancio es la razón primera (y última) de su suplencia: el Mundial de Sudáfrica causó estragos en el mejor delantero del torneo y los primeros síntomas de agotamiento le pusieron en tela de juicio. El rendimiento del uruguayo delataba que no aguantaría otro sobreesfuerzo como el del doblete. Y así ha sido. El mister entendió que las bulas de Forlán tenían un límite y, al fin, decidió probar con Diego Costa, un parche más para acabar la Liga. Es una pena que la relación entrenador-jugador haya quedado en chamusquina por la vehemencia de Quique…”ha jugado 35-40 minutos y no voy a valorarlo. Vosotros – los periodistas- lo habéis visto”. Lógico que Forlán haya pedido explicaciones en el entrenamiento de hoy; quizá algún día descubramos esa conversación.

Pero la realidad inminente se describe con Quique fuera del club y Forlán a la espera de otro técnico con el que empiece de cero o, bien, una última oferta apetecible para su carrera profesional. También aguarda noticias Agüero, porque sus pretendientes deben concertar cita para negociar…Chelsea, City, Juventus y Real Madrid suenan más alto que otros clubes que puedan actualizar sus talonarios a última hora. El problema, insisto, es que dará igual: cambiar estrellas o peones no mejorará la esencia, sólo podría maquillarla por un tiempo.  Lo suele decir el maestro Santi Segurola…”el Atlético debe empezar de cero, lo del tercer equipo de España sólo le causa problemas”. Y es verdad: de cero nació el Villarreal y el Superdepor, la diferencia es que el Atlético tiene un respaldo social que le obliga a remontar. Lo peor es que sólo se divisa incertidumbre.

IV Episodio: el estratega ganador

Lunes, 2 Mayo 2011

 

El sainete de las demandas no tendrá más recorrido: la UEFA ha desestimado la denuncia del Barça contra Mourinho y los vídeos maqueados del Madrid contra medio equipo azulgrana. Para atacar al portugués, los gerifaltes de Platini han sugerido al Barcelona que se adhiera al paquete que le quieren meter; si la UEFA no atendiese a escandaleras mediáticas, Mou dirigiría desde un palco privado para las próximas cinco Champions. Su expediente disciplinario es una excusa para no vetarle años y sólo otra catarata de barbaridades le sentenciarían en Europa; por el momento, averigüemos dónde se ubicará mañana: obviamente tendrá que estar allí, es Mou…es el protagonista.

Pero el partido pinta cardiaco porque el Madrid quizá sea el único equipo que no entiende la rendición. La comidilla de los cenáculos periodísticos de la capital conjetura qué sucederá si el Madrid se adelanta pronto; en Barcelona preocupa la plaga de lesiones que asola a la escasa plantilla y, además, Guardiola ha puesto en jaque a todo el club porque está escuchando demasiados vítores de cara a Wembley. Inopinadamente, Mourinho se ha encontrado con una ocasión pintiparada para reivindicar su fama de estratega. La exaltó en Mestalla y mañana el madridismo confiará en él, aunque nunca se lo confesaría: la eliminación ya se está digiriendo, pero un sorpresón de proporciones bíblicas cambiaría el incierto establishment del club y, a ciencia cierta,  que el de la prensa también.

Por de pronto, la actitud del Madrid se intuye clave para el devenir del cuarto episodio: el Barça amoldará su toque según las intenciones del rival. Santiago Solari, banquillero de lujo durante la época galáctica, disecciona con maestría en El País el talante de su ex equipo en los últimos dos partidos…”La renuncia al balón es útil como recurso específico –la Copa-, pero pierde sorpresa cuando se convierte en sistema”. O sea que mañana las circunstancias del resultado y la ausencia de Pepe obligan a estrechar el centro del campo y meter pólvora arriba. Sin duda, un esfuerzo tan hercúleo necesita de la mejor versión de Özil en plan Michael Laudrup y un Cristiano que no se siga amedrentando por el eclipse de Messi. El enigma es averiguar quién asumirá el rol de ejecutor: suenan mucho Adebayor y Benzema. Al togolés le  pegan más las medidas desesperadas y Benzema, aunque juega mejor de segundo punta, espabiló hace meses tras las collejas de su entrenador. Es en estos casos cuando alguien en posición ventajista, como yo ahora, diría que Agüero ha nacido para jugar en el Madrid. Susana Guasch se lo repite en cada entrevista a pie de campo de La Sexta…”Kun, tú eres medio Atlético, mejor dicho: eres el equipo entero”. Pues ese talento es el que está merodeando Florentino para los deberes veraniegos de este año. Con Forlán defenestrado, el yernísimo de Maradona se ha preocupado por abrillantar su caché. Otra Europa League es pecata minuta para el que, seguramente, sea el tercer futbolista total por detrás de Messi y CR7.

Y ante tanto rumor táctico del Madrid, Guardiola podrá suspirar: vuelve Iniesta y, por ende,  alivio para Xavi. Porque sin el manchego, el otro gran creativo del grupo se queda sin ideas ni resuello. Mañana la pelota volverá a pasar por todos los recovecos del campo; Iniesta en plena ebullición parece que juega con media docena de hologramas de él mismo. También se está luciendo Mascherano, al que el serial de clásicos le ha servido para pillarle el tranquillo a Piqué. Ahora Puyol sigue siendo necesario, claro, pero no tanto…vale con que esté en el lateral. Quién iba a imaginar tal experimento cuando el Barça fichó en el argentino al mejor perro de presa del mercado internacional. Con todo, el último cara a cara planta a los mejores de ambos bandos, salvo Pepe y Sergio Ramos. Pero el sevillano tendrá un buen sustituto con Albiol y Pepe, aún siendo imprescindible en el esqueleto de Mou, no urge sin otro trivote ‘escoba’. Bueno, haría falta de central, pero claramente el Madrid necesita de su cara alegre…morir con las botas puestas. De eso se trata.

¿Forlán al Madrid? No creo que quiera él

Mircoles, 10 Noviembre 2010

1288968176_0.jpg

¿Forlán al Madrid? Lo que les faltaba a Higuaín, Benzema y Agüero. MARCA anuncia hoy el posible fichaje del uruguayo, que llegaría … para jugar en el banquillo, intuyo yo. Tiene gracia la historia porque el Madrid sí ha confesado más de una vez que Forlán fue un objetivo preferente durante el verano en el que acabó viniendo Benzema. Pero el uruguayo se ha hecho mayor y, a pesar de su extraordinario físico, su pegada ha envejecido; quizá sea por el estrés que le provoca arreglar casi siempre los entuertos de sus compañeros. Encima, todavía no le ha cogido el gustillo ni a la temporada ni a su compi Agüero. Es por ello, que el equipo está dando bandazos considerables en este arranque.

Forlán acabó empachado de Mundial. Tanta loa acabó extenuándole hasta el punto que no pudo disfrutar de un verano relajado. Obviamente, debía atender a los ‘ofertones’ del mercado. Pero no insistió mucho con sus pretendientes, debió pensar que la Europa League era la premonición de una etapa trufada de copas. Quienes no pensarán lo mismo serán los directivos, que habrán visto la oportunidad de equilibrar un poquito la balanza de pagos a cambio de un tío del que no esperan mucho más. Claro, les queda el Kun, otro que necesita espabilar con inminencia. Porque, aunque parezca extraño, la fragilidad del equipo este año viene de la delantera, no de sus defensas, que también han hecho de las suyas.

Entonces, supongamos que Forlán termina en el Madrid. Allí el cupo tiene overbooking. Cristiano es el delantero centro fantasma: juega inclinado en la izquierda, pero se atiborra a goles como si fuera el último jugador. Higuaín ha aprendido a marcar en partidos con cierta enjundia, como el de San Siro, y pronosticará más de veinte. Y Benzema merece el indulto de Mourinho; ha jugado más avispado en un puñado de partidos que en toda la temporada anterior. En el Madrid confían en él, de momento.

O sea que dudo que Forlán quiera exprimir sus últimos resuellos desde un banquillo. No obstante, a lo mejor vuelve a engatillar unos cuantos balones más y coge la racha estratosférica que le obsequió con la Bota de Oro. Aún así, debería agotar su carrera en un club que le prometiera de inicio ciertas bulas. En el Madrid podría desesperarse. Y no lo digo por la edad, porque si existe un émulo de Van Nistelrooy, quien marcó de todos los colores cumplidos los treinta, es precisamente el uruguayo. Pero en aquel Madrid, Ruud fue fichado para golear por delante de Raúl y Robinho. Hoy nada es igual.

Ujfalusi, un tío harto de vaciles

Lunes, 20 Septiembre 2010

1284922663_0.jpg

De Gea por encima de todos. Fue el gran protagonista de la jornada con sus palomitas y unos contra unos; desde aquel penalti que detuvo a Milito (Diego) en la Supercopa europea, clama por un huequecito en la selección, aunque sea jugar una pachanga contra Liechtenstein. Ya es mayor y, por tanto, se le debe poner en un pedestal cuando se salga (como ayer) y criticarle cuando la pifie. No obstante, si hubiera parado todo, habría sido la actuación más perfecta que se le recuerda a un portero, incluido Casillas.

Como casi tan perfecto fue el propósito del Barcelona: sobar la pelota hasta marear al Atlético. Ciertamente, la machada del Hércules ha quedado en anécdota porque Xavi volvió a explicar a los compis su librillo de estilo. Y quien más rápido lo ha asimilado ha sido el ubicuo Iniesta: se coloca en la izquierda, pero jugaría en la derecha con los ojos vendados; Guardiola no le prefiere como volante, pero todo gira a su alrededor; es generoso en defensa, pero nunca se pierde un contraataque. Vamos, es Iniesta.

Y Ujfalusi es un tío harto de vaciles que, sin ton ni son, se fue directo al tobillo de Messi. Su roja directa es indiscutible y un buen puñado de partidos lejos de otros tobillos tampoco sería escandaloso. Pero le entiendo: yo también me calentaría si un ‘enano’ me la liase de todos los colores con el balón. Llega un momento en el que Messi parece que se cachondea de cualquiera con fintas, regates, esprines y toquecitos. En definitiva, que sólo De Gea pudo librarse del pitorreo del argentino y el de todo el Barça. Aunque, de chiste también fue el empeño de Agüero: pataleó por jugar sin recomendación médica y después se abstuvo de meter la pierna por si las moscas. Muy poco profesional.

O sea que después de tres partidos sólo cambia que el Barcelona no ha hecho pleno. Su juego sigue embragado en sexta marcha y el del Madrid (por aquello de la dualidad del campeonato) aún no carbura, ni siquiera revela una prueba de lo que podría ser. En Anoeta volvió el tran tran, con segundos lúcidos y minutos desesperantes. Mourinho insiste en el fútbol control, pero si pudieseis ralentizar la velocidad de vuestra tele, daría igual: los jugadores se moverían igual y el balón no circularía más rápido. Es más, es que casi siempre pierden lo porque no saben cómo meter gol…o lo más fácil, se lo pasan a Cristiano a cincuenta metros de la portería que ya se encargará él de liar algo.

Y yo me pregunto si Mourinho cree en serio que tendría tiempo para entrenar a Portugal dos partidos. Lo que tiene que hacer desde hoy es poner a Xabi Alonso a sacar córners, que el otro día no dio una; a la defensa a tirar bien los fueras de juego y a los delanteros a aprenderse alguna jugada de estrategia, que de vez en cuando funcionan. Entonces, cuando logre apañar todo lo anterior, quizá le sobren días para arreglar el mitote que hay montado en su país. Por el momento, su único cometido es el de seguir testando al Madrid hasta encontrar algo digestible.

Tocaba hablar del Atleti, ¿no?

Lunes, 6 Septiembre 2010

14.jpg

Me piden que haga un pequeño guiño al Atlético y pido perdón por la tardanza, sin duda se lo merece. Habría que frotarse los ojos para creerse cómo ha arrancado la temporada. Lo normal habría sido mandar a paseo al equipo después de un par de citas inaguantables; pero, no, atrás parecen haber quedado los proyectos verbeneros y ruinosos de Jesús Gil. El club ya no cambia docenas de jugadores por año; ahora los directivos se molestan en reunirse antes de verano (por lo menos una vez) y escudriñar qué vale y qué es desechable. Bien por el Atlético.

La confianza en Quique es lo mejor que ha podido gestionar Cerezo o Gil Marín, quizá al alimón. El míster llegó a las pocas jornadas del año pasado, cuando la descomposición prematura de la plantilla intuía una catástrofe de proporciones bíblicas. Quique no sacó conejos de la chistera, sino que su sentido común en una casa de locos revirtió una situación casi irreversible, ese estatus quo al que se suele resignar el Atleti.

Para el 2010-2011 continúan los mismos, antes criticados (como todos los que pasan por ahí) y ahora indispensables para las necesidades del club. La clasificación para Champions debe ser el único propósito de la temporada; después, lo podrán hacer bien o mal en Copa y Europa League, pero no dejará de ser residual. El Atlético no puede acostumbrar a su afición a UEFAS. Siempre dejará mejor sabor de boca un papel protagonista en el torneo de los mayores.

Por supuesto, no olvido felicitarles por la Supercopa europea. Como dijo Guardiola, este tipo de torneos son la prueba irrefutable de que las cosas se han hecho bien. Y por una vez en muchísimos años (casi desde el doblete), el Atlético ha antepuesto la cordura futbolística y empresarial a anomalías tipo ‘Pato’ Sosa, Richard Núñez, Venturín o exhibir títulos de pelis como Este poli es un panoli en sus camisetas. Esa imagen de chiste también parece haberse esfumado.

También espero que sigamos dando la vara con los debates de Forlán y su posible Balón de Oro, o las tropecientas ‘novias’ que salen a concurso cada verano para llevarse a Agüero. Tales gestos engrandecen y a la vez van mudando la reputación de la entidad. Y vale que Barça y Madrid se mantiene a años luz (el dinero es el dinero), pero un mínimo de constancia, alejada de la vehemencia con la que siempre ha actuado, puede llevar al Atleti a luchar por alguna Liga, quién sabe.

El caso es que el pistoletazo de salida ha sido impecable: un repaso estelar a un abusón como el Inter y un entrenamiento holgado con los del Sporting. Pero, por si acaso, seamos un poquito escépticos, el Atleti es…el Atleti.

 

Final incierta

Mircoles, 19 Mayo 2010

Quique Sánchez Flores no esperaba que el Comité hiciera la vista gorda con Negredo. Son cosas del fútbol y de la camaradería entre organismos federativos y clubes importantes. Del Nido ha metido el suyo en primera línea y, por tanto, goza de ciertas bulas de los que mandan. Pero, en fin, al margen de que a Negredo le hayan absuelto tras cagarse en uno de los linieres del Almería-Sevilla, el Camp Nou será el anfitrión de una de las finales más inciertas que se recuerdan. El Sevilla tiene más aplomo en citas de este calibre (la evidencia la puso Juande Ramos), aunque es el Atlético el que acaba de salir airoso de una.

Los rojiblancos han ido a por la final de Copa y ahí están. Con un camino más o menos expedito en el que sólo tuvieron que emplearse a fondo para remontar un 3-0 al Recreativo, se plantan en Barcelona con mucho que ganar y poco que perder. Nadie les reprochará nada si no alzan la Copa, la afición ya está contenta con la Europa League en una temporada que se intuía miserable.

Quizá sea la última oportunidad para saborear el dúo de pícaros Forlán-Agüero, porque mucho tendrían que cambiar las circunstancias actuales para que el Kun no sea seducido por el porrón de ofertas multimillonarias que se han presentado en el Calderón. Pero, quedémonos en la final de hoy, en la que el Kun quiere salirse, tal como lo hizo Forlán en Hamburgo. La gracia del partido la ponen ellos dos: Agüero intentará poner patas arriba a la defensa hispalense con quiebros, fintas y regates cerrados, mientras que el uruguayo tendrá armado el fusil cuando su socio le dé la asistencia perfecta. No me olvido de la versión mejorada de José Antonio Reyes. Su finura en el ataque servirá  como tercera distracción para el enemigo. Y es que viendo la munición atlética, es una pena que en la Liga no hayan apuntado mejor. En fin, es el Atleti, qué os voy a contar.

Sevilla entera se ha cruzado la diagonal de España para aterrizar en La Diagonal de Barcelona. Su clasificación agónica para la previa de Champions salva otro año prolijo. Una plaga tremebunda de lesiones ha dejado cojo al equipo desde pretemporada y la permanente sospecha sobre Manolo Jiménez, dejaron al equipo al borde del KO. Pero fue llegar Antonio Álvarez y los jugadores han recuperado la cordura con un juego sencillito y muy práctico. Hoy no jugará Luis Fabiano, el aguijón del Sevilla, pero sí estarán Kanoutè, quien ha vuelto a coger la forma, y el perdonado Negredo. Tampoco me olvido de Jesús Navas y Capel, las balas de las bandas que, presumiblemente, se van a divertir con Antonio López y Ujfalusi respectivamente.

Por cierto, tendría bemoles que los sevillistas no salieran como gladiadores esta noche, toda vez que fueron ellos y sólo ellos quienes se cargaron al todopoderoso Barcelona con doble oportunidad. Es lo menos que les exigen cuarenta mil tíos que se han tragado más de mil kilómetros en un día laboral.

La vuelta de un grande

Jueves, 13 Mayo 2010

bc6371ec4a6557acffd74471672a3ecc_extras_albumes_0.jpg

Pues sí, la vuelta de un grande que nunca debió desvanecerse…o inmolarse, como le ha sucedido esta década. Pero eso es historia; el presente, éste, aguarda un futuro muy jugoso para la entidad que dejó de creerse importante. Hasta anoche todo eran desarraigos, resignaciones y harturas. Quizá suene exagerado, pero la final de Hamburgo ha cambiado la contemporaneidad del Atlético o, por lo menos, es un grato indicio. También lo fue el ‘doblete’, aunque aquello vivió y murió en un solo año. Y no lo digo por la victoria en sí, una UEFA maquillada, sino por la sensación de que con buen gusto y a conciencia, los mandamases pueden armar un equipo con cositas para pugnar por más Copas, Ligas Europeas o puestos de Champions.

En un santiamén Quique Sánchez Flores ha inculcado sus chicos un nuevo talante, el de unos jugadores que debieron ver hace tiempo vídeos de Enrique Collar, Adelardo, Gárate, Futre o el gran Kiko Narváez. No lo hicieron y nadie se ha molestado en explicarles por qué todas las vitrinas de la sala de trofeos del Calderón rebosan de metales. Puede que los héroes de anoche cuenten batallas a las generaciones venideras que pisan fuerte en la cantera de Majadahonda. Para empezar, ya tienen una historia fascinante con la que deleitar a futuros colchoneros: la de su nuevo idilio con Europa veinticuatro años después.

Y con un hombre herido que se alzó sobre el resto. El que tenía que marcar los goles, cumplió y con creces. Se había dudado de su compromiso con el club por ciertos gestos imprudentes, pero Diego ‘U-RU-GUA-YO’ Forlán se ha empeñado en marcar goles agónicos en los últimos partidos. El de Anfield fue la pista que condujo al de anoche. Y como en el Atleti no hay dos sin tres, las casas de apuestas han bajado por los suelos la cotización de un supuesto gol postrero en la final de Copa de la semana que viene. Deberían contemplar otra apuesta que incluya cuántos regates hace Agüero en un metro cuadrado, ¡qué bárbaro! Los defensas del Fulham todavía no se ha bajado del tiovivo al que les montó el Kun: una, dos, tres y casi cuatro fintas cerradas intentó varias veces. La buena fue la última, la que permitió asistir a Forlán.

Claro que, jamás se entendería al Atleti sin las emociones de sus aficionados, angustiados por las constantes vicisitudes de sus ídolos. No, nunca se podrá obviar al número doce que lloró desconsolado aquella fatídica tarde de mayo del 99 en Oviedo; el mismo que se ilusionó viendo salir al ‘Mono’ Burgos de una alcantarilla un año después; que clamó contra el cielo cuando Fernando Torres dijo ‘basta’ y que hace unas horas, justo en el momento en el que Forlán mató el partido, sintió que merece la pena eso de ser del Atleti. Hasta Sabina lo ha cantado: ‘qué manera de perder,…. qué manera de ganar’. Hamburgo ha descubierto la nueva manera. Enhorabuena, atléticos.

El único creyente

Martes, 11 Mayo 2010

quique.jpg

Por fin España entera sí quiere que gane un equipo. Y ése es el Atleti, el equipo ‘simpatiquete’ del país que no genera antipatías recalcitrantes. Mañana tiene la gozosa oportunidad de enmendar, aunque sea un poquito, su escabrosa existencia de la última década. Lo puede hacer de casualidad, porque allá en diciembre la Europa League no era más que una prolija penitencia ganada a pulso por una plantilla que ni siquiera consiguió vencer al Apoel de Nicosia en Champions. Por entonces, el club decidió prestar poca atención a lo que era un absoluto incordio de competición. Pero resulta que Quique Sánchez Flores fue de los poquitos que no se tomó a guasa la UEFA y vete a saber qué fábula les contó a sus pupilos para que se entusiasmaran por este torneo de repudiados de la Champions.

Encima, ni el pésimo arranque liguero convenció a la directiva de que meterse en la próxima Champions era una quimera. Creían que una recuperación sobrenatural podría premiarles a final de temporada. Pero Quique no se obsesionó con la Liga; esa plantilla, desolada como la cogió, podía dar guerra en la Copa y la Europa League. Sobre todo en la copa doméstica, puesto que la gesta del Alcorcón y de Palop habían fulminado a Madrid y Barcelona. Sí, era posible llegar a la final, aunque la hinchada ni se lo imaginó después del varapalo en Huelva (3-0).

Y si la final de Copa ha sido un premio caído del cielo; ni qué decir tiene la de mañana. Hace tan sólo tres meses que el Atlético empezó angustiado la Europa League. El club sólo podía concluir nefastas consecuencias: distracciones en Liga, agotamiento, lesiones, etc. Y para mayor escarnio, no tardaron en aparecer las comparaciones casi idénticas con el fatídico equipo del 99, en el que la UEFA fue otro contrapeso decisivo a la permanencia en Primera.

Sin embargo, hete ahí que Kun, Forlán y el resto decidieron quitarse la patina de perdedores natos; con ese talante empezaron la Europa League ante el Galatasaray de Rijkaard. Pero una vez que echaron a los turcos y después al Sporting de Lisboa gracias a una apoteósica demostración de Agüero, algunos de la plantilla ya creyeron en algo quizá grandioso. Al Valencia le eliminaron por madurez y al Liverpool con la agonía que no puede faltar en un seguidor colchonero. Y en Hamburgo se han plantado, más favoritos que nunca (eso es muy peligroso) y con muchísimas ganas de reescribir su historia moderna. Ésa que empezó y acabó al mismo tiempo con el ‘doblete’. No obstante, ¡cuidado! A nuestro equipo de mañana lo conocemos, pero no a los ‘pijos’ londinenses del Fulham. Aunque, pensándolo bien, así es como mola el Atleti.

“Llevo el fútbol en la sangre…¡vamos kun Agüero!”

Viernes, 19 Marzo 2010

aguero.jpg

Es el mejor jugador en un metro cuadrado y punto. A Agüero no hay quien le gane cuando tiene que zafarse de dos o tres jugadores en un palmo de terreno, ni siquiera Messi, que necesita más recorrido para accionar sus prodigiosas fintas. El José Alvalade de Lisboa enmudeció con el émulo de Romario; la verdad es que sus movimientos se asemejan mucho, quizá el Kun sea más explosivo. Pero lo trascendental es que el fútbol español da la bienvenida, otra vez, al futbolista de ‘dibujos animados’. Romario lo fue en su día, apadrinado por Valdano, y hoy es el Kun quien está haciendo los honores, aunque no sabemos por cuánto tiempo. Lo que importa es que el argentino, tal como canta en su canción, lleva el fútbol en la sangre y eso ya es mucho en la lobreguez de este Atlético.

Pero mientras el yernísimo esté aquí, que lo disfruten los colchoneros. El Kun se irá en verano porque su talento queda reprimido por la incertidumbre permanente de su club, aunque mola que Agüero sea del Atleti, le da un toque más fantástico, a lo Robin Hood. Y encima, está  mejorando a un equipo que hacía décadas que no se las había visto en una casualidad tan golosa.

El Atlético es el único que puede fardar en España de competir por dos títulos: la Copa espera una dichosa fecha, mientras que en la Europa League, todo es posible y más con el Kun en plan superhéroe. Quique, con su mano de hierro en guante de seda, ha dejado claro que su ‘10’ es imprescindible para las citas serias. En contraste, el míster ha detectado en Forlán una fatiga excesiva y, por tanto, no le queda más remedio que dosificarle en este esprint final. No obstante, este Atlético conserva mucha mordiente con Kun como punta único, asistido por Jurado de mediapunta. Pero, claro, tampoco se trata ahora de ignorar por completo al bota de oro.

Lo mejor para nosotros, para nuestro fútbol, es que no sólo el Kun fusila en Europa. En Alemania Villa también sacó su recortada para ametrallar al Werder. Y eso que los ché las pasaron canutas cuando los alemanes lanzaron su blitzkrieg  contra el monumental César. Al final, partidazo de 4-4 y el Valencia se carga a uno de los equipos señores del torneo. Así que con el Kun jugando a la playstation en Lisboa y Villa haciendo en Bremen de Harry, el ejecutor, que siga la fiesta de la Europa League.