Blogs

Entradas con etiqueta ‘Barça’

El ‘galacticidio’ de Queiroz

Lunes, 18 Abril 2016

14609249663521.jpg

“¿El hecho de haber ganado te quita un poco de ansiedad? El que te diga que no, te miente. La victoria te da tranquilidad y confianza, y la derrota te la quita”. Rafa Nadal, la cabeza mejor amueblada del deporte, respondió a pecho descubierto a Joseba Larrañaga en el Tiempo de Juego de anoche. Gerard Piqué dio la cara ante los periodistas y afirmó estar “cero preocupado”; un discurso demasiado protocolario, de manual y para no alarmar al barcelonismo. Sin embargo, el ‘cagómetro’ de Tomás Guasch ya se ha disparado por las nubes porque el Barça no ha sabido hacer un torniquete a su hemorragia de puntos. Acaba de entrar en la U.V.I con síntomas del ‘galacticidio’ que acabó con el Madrid de Carlos Queiroz; éste acabó muerto, el todavía líder de la Liga aún tiene tiempo de evitar la hecatombe. De repente, el equipo que hace menos de un mes era el Circo del Sol sobre la faz de la Tierra ha entrado en descomposición. Antes del empate de Villarreal nadie, ni siquiera el vestuario, intuía que la carga de partidos y las cero rotaciones podrían ponerles bolas con grilletes en los pies. No obstante, el físico no le jugó una mala pasada contra el Valencia. Fue un accidente porque Diego Alves volvió a sacar tentáculos en un estadio con solera y porque Luis Suárez descalibró su Kalashnikov.  En lo que dura un chasquido de dedos, las tertulias periodísticas han pasado de debatir si la MSN es la mejor delantera de la historia a por qué el club permitió a Neymar viajar a Brasil en plena competición para no perderse la fiesta de cumpleaños de su hermana.

Paco González comentó que “la buena suerte se trabaja y la mala suerte se acaba encontrando”. Es el resumen perfecto del estado catatónico en el que ha entrado el Barça. Piqué la provocó con sus tuits y Periscopes, mientras que Dani Alves levita en un mundo paralelo. Hasta Neymar ha entrado en barrena por un sospechoso estado de forma que le priva de sus lambrettas. Por eso, Messi sigue dando la cara con goles y pases versión Michael Laudrup, y jugando con molestias musculares por si dudan de su compromiso. De la noche a la mañana la ironía de Luis Enrique ha desaparecido en la sala de prensa; ahora sólo contestaciones groseras, secas y rancias, esperando a la última pregunta para levantarse de la silla. Su cabreo permanente con los periodistas también alcanza a la planta noble: ¿dónde está ese Nolito porque el que tanto insistió? La tesorería no se podía permitir 18 millones. Tarde o temprano llegará el dardo a la directiva. Seguro.

Salió el comodín Sergi Roberto en la banda derecha cuando en el banquillo miraban cuatro laterales, tres diestros (Alves, Aleix Vidal y Douglas) y el zurdo Adriano. Hasta Munir, convocado por Del Bosque contra Macedonia para evitar conflictos diplomáticos, esperó su turno para salir a morir en los minutos de la basura. Ingenuo de él, todavía no conoce esa ley no escrita que prohíbe tocar a la MSN, aun cuando el brasileño se desvive por las broncas y no por los regates. Suena ventajista soltarlo ahora, pero exiliados como Halilovic, Deulofeu o Adama le habrían dado cierto caché a los secundarios. A Luis Enrique le está sucediendo como al avinagrado Queiroz: miraba al banquillo para recomponer a sus galácticos y sólo encontraba a Santi Solari y a Guti cuando no estaba revenido. El mensaje del vestuario a la calle no tiene aristas: un tropiezo sin más. Pero perder contra el mismo Valencia deconstruido que sufrió la humillación de un 7-0 en el Camp Nou hace dos meses no lo imaginaría ni la ciencia ficción de Spielberg.  Luis Enrique sí, pero nunca lo diría. 

Ellas protegen el himno

Jueves, 5 Marzo 2015

Final de la Copa del Rey 2009. Los jugadores de Barcelona y Athletic se alinean en el centro del campo para escuchar el himno de España. De repente, Televisión Española corta la imagen de Mestalla para devolver la emisión a su plató, y a continuación conectan con Bilbao y Barcelona. Al descanso y consciente del “error gravísimo”, TVE lanza una versión reducida del momento del himno con la música a todo volumen para ocultar los pitidos de ambas aficiones. Después del partido y la celebración azulgrana, repiten nuevamente la pieza manipulada. Los palos al ente público caen en cascada y la presión es tan insoportable que a la mañana siguiente el director de deportes, Julián Reyes, es despedido. Las reacciones llegan desde todas las esferas, pero es Rita Barberá quien prende la mecha de la mascletá que está a punto de estallar: “Intentaremos que sea la última vez que menosprecien al Rey en nuestra ciudad”. Barça y Athletic ignoran la crítica al caloret de la alcaldesa de Valencia; ambos clubes sabían que la ‘pitada nacional’ era una perogrullada. Guardiola abrió su bacanal de títulos, pero en las barras de los bares sólo se había un entretenimiento: vascos y catalanes haciendo apología de la independencia.

La última final entre Barça y Athletic se recordará por la pitada de 27 segundos que retumbó en el Vicente Calderón. Con el precedente de Mestalla en mente, los organizadores decidieron reproducir por los altavoces del estadio el himno español en versión corta. Sin embargo, esos 27 segundos duraron una eternidad que el Príncipe Felipe tuvo que aguantar desde el palco de autoridades. Entonces, TVE mantuvo el tipo sin escamotear tal solemne acto, pero hubo una orden directa en la casa para que uno de los técnicos de sonido subiese la regleta del audio del himno en televisión más de la cuenta. De ese modo, los teleespectadores apenas notaron desde sus sofás el ruido ensordecedor del Calderón. ¿Otra manipulación? Esperanza Aguirre fue demasiado contundente: “Esto es un ultraje. Ya advertí en los días previos lo que seguro que iba a suceder”. La entonces presidenta de la Comunidad de Madrid había incendiado la final en una entrevista en Onda Cero asegurando sin titubeos que “la final debería suspenderse si se pita el himno o celebrarla a puerta cerrada”. Aguirre, siempre incisiva en sus declaraciones, tiró de apuntes y espetó que “los ultrajes a la bandera o al himno son delitos tipificados en el Código Penal”. Sus mensajes escocieron tanto en la grada que el himno no fue tan despreciado como la misma presidenta. Ella, que nunca pierde la compostura, respondió con un pícaro ‘me lo esperaba’ a pregunta de un periodista después del partido.

El Real Madrid mira los toros desde la barrera sin miedo a la cornada. No porque Barça y Athletic propongan el Bernabéu como sede, sino porque la Federación no se atreverá a pedírselo. Sin la iniciativa merengue, el estadio blanco podrá abrir durante el sábado, 30 de mayo, sus cuatro restaurantes (dos asadores, un japonés y un café de diseño) con terrazas abiertas al campo. Es un negocio muy suculento para la tesorería del Madrid. Es la coartada que esconde un trasfondo diferente: el club no tolerará en su estadio pitos al himno nacional y, menos, un desplante al Rey Felipe. En los próximos día se sucederán esas reuniones infinitas que el resto de países serios siempre han evitado con sus estadios neutrales (Wembley, Stade de France, Olímpico de Roma…). Pero, desde luego,  la prensa buscará como un tiburón su carnaza las impresiones de la alcaldesa Ana Botella. Después del relaxing cup of café con leche, es la entrevista del momento. El medio que quiera una sarta de rajadas contra otra final Barça-Athletic sólo tiene que solicitar turno en el Ayuntamiento.

La prensa, nunca al margen

Mircoles, 17 Noviembre 2010

1289933998_0.jpg

Definitivamente la prensa nunca se quedará al margen. Muchas veces nos reprochan manipulaciones descaradas, otras que cortejamos en exceso a ciertos personajes y  algunas, también, que cada medio vendemos lo nuestro. Quizá a la gente no le falta razón, pero siempre nos pide omnipresencia. Y eso, precisamente, es lo que nos han reclamado con la movida entre Mourinho y Preciado. Ambos, aunque el portugués vía mutis por el foro, tienen una versión de los sucesos del parking de El Molinón. Allí ocurrieron fealdades, pero sin testigos ansiosos de micrófonos.  Por eso, desde el domingo nos hemos dedicado a sonsacar las verdades a los implicados. Lástima que a algunos oyentes/lectores les haya molestado.

Preciado, en la COPE, se fue calentando hasta que estalló entre tanta insinuación. Obviamente, él estuvo involucrado en el rifirrafe con los entrenadores del Madrid y había que escucharle. Pero, claro, había que dejar constancia de la parte acusada. Y el lunes contamos la percepción del Madrid, casualmente nada aproximada a lo que contó Preciado. El problema del club blanco es que no sacó a la palestra ningún portavoz, por lo que su silencio siembra dudas. Siempre habría sido bienvenida una aclaración pública. Para eso también estamos la prensa.

Y ayer otro protagonista, éste sí un personaje en plan peyorativo, convocó a los medios para atizar a los gurús del Barça. El representante de Ibrahimovic, aún poco avergonzado por sus bravuconadas de verano con la salida del sueco y con un resquemor de aúpa, ha soltado que Cruyff y Guardiola deberían ser ingresados en un hospital mental. Ya veis: para estas memeces también servimos. Aunque, pensándolo bien, son estas chorradas las que venden más periódicos.

¡Ah, bueno! Se me olvidaba: después de la ocurrencia del psiquiátrico,  Mino Raiola (así se llama el sujeto) buscó  desesperadamente a los periodistas para precisar que no se refería a un ‘hospital mental’ sino a un balneario. En fin, luego dicen que somos nosotros los que nos dedicamos a gilipolleces.

¿Está el Madrid para ganar la ‘Décima’?

Viernes, 5 Noviembre 2010

1288947047_0.jpg

¿Está el Madrid para ganar la ‘Décima’? Yo creo que aún no. La liguilla de grupos ha dado pocas pistas del nuevo Madrid. Si bien supo montarse en Milan el partido a su antojo durante un rato, todavía le falta ese oficio que utilizan Barça, Chelsea o United que les conduce casi siempre a semifinales. No es lógico que el Milan vague por el campo y con dos tonterías voltee el marcador; tampoco es esperanzador que los once titulares peguen un bajón físico vertiginoso contra un equipo geriátrico. Sí se puede excusar al árbitro Webb: vale, la cagó y punto. Pero hasta que perpetró la jugarreta, el Madrid debía ir ganando por dos o tres goles.

El poso que deja el partido es que a los blancos les sobra potencial y talento a espuertas, pero les falta pulir la mística histórica que sólo ellos supieron invocar en innumerables momentos. Mou está metamorfoseando al Madrid pero eso lleva paciencia; todavía no está preparado para grandes batallas tipo Stamford Bridge. Y son esas cruzadas, precisamente, las que le urgen para madurar de una vez por todas.

Es indudable que el cambio ha comenzado, pero San Siro deja ciertas dudas que por tiempo son subsanables: ¿me lo parece a mí o Mou tira de repuestos demasiado tarde? El míster tiene en mente su once fetiche, inalterable salvo causa extrema; el problema es que la voracidad de sus pupilos conllevará un desgate bestial. Y, claro, jugando con los mismos en Liga, Champions y Copa, las consecuencias se las podrían preguntar a Queiroz y sus once ‘galácticos’ mas Solari.

El derbi del domingo tampoco valdrá de mucho al no ser que el Madrid no gane. Entonces, saldrán a la palestra los mismos criticones de siempre con la misma cantinela de los últimos años, la de que muy bien y muy bonito pero este Madrid no le mete mano a un grande. Ciertamente, el Atlético no lo es, aunque siempre esconde ese acicate costumbrista que revoluciona la ciudad gane quien gane. De momento, Milan se queda como combate nulo…ya queda menos para el verdadero.

Masoud salva a la Liga

Domingo, 2 Mayo 2010

El fútbol nos regala de vez en cuando cagadas desternillantes y la de Masoud tendrá una mención especial si el Madrid festeja la Liga. La patochada del iraní salvó al Madrid de los festejos prematuros en Canaletas.  Y aunque los blancos son el equipo de las situaciones imposibles, su actitud frente a Osasuna no intuía un volteo de marcador. ¡Bendito resbalón el de Masoud!, debe pensar Cristiano Ronaldo, pero sólo él y si acaso Pellegrini (por aquello de que la Liga decidirá su futuro). El nudo gordiano del Madrid es que su jugador franquicia tiene que resolver por sí mismo todos los aprietos, al estilo de Lebron James en la NBA. Es el que sale más animado, el que más corre, el que más lucha, el que fabrica las ocasiones, el que las remata…o sea, absolutamente todo. Y ésta ha sido la lacra de un club que no puede permitirse fiar una temporada entera a un solo tío. Así no se ganan Champions.

Y si el Madrid lo fía todo a Cristiano, el Barcelona se fía de sus once titulares. Los mismos (con un par de retoques) que no lograron taladrar el muro del Inter, se desquitaron con un repaso antológico al Villarreal. Messi se había difuminado en Champions y debía una a su equipo; Xavi ofreció otro máster acelerado de pases cortos, largos, posicionamiento y lanzamientos a balón parado; Pedro fue tan incisivo como siempre y Bojan reclamó más protagonismo a base de efectividad goleadora, sin duda su mejor recurso.

En consecuencia, nos plantamos en la semana decisiva de la Liga (o quizá no). El Madrid tendrá que cambiar su actitud y salir a cara de perro en Mallorca, mientras que es improbable que el Tenerife se la pueda liar al Barça en el Camp Nou, toda vez que ya hemos comprobado lo bien que han dirigido los azulgranas la diarrea de Champions. Entonces, si los dos pretendientes salen airosos de la jornada de entre semana, el Sevilla esperará al Barcelona con su pase a la Champions en juego y el Madrid a un Athletic que a duras penas lucha por la UEFA. Es decir,  los hispalenses deberían tomarse ese partido en serio, porque otro concurso en Champions aliviaría su tesorería . Así que no hará falta preparar maletines desde Chamartín, ¿y de Barcelona a Bilbao?    

Si no es el mejor, que baje Messi y lo vea

Martes, 6 Abril 2010

27ec5c13240a902b08e28cfcd49ba6c7_extras_albumes_0.jpg

Messi cogió al Arsenal de esparring y le hizo añicos. Así de contundente, para que andarse con rodeos. Devoró su último tentempié antes del verdadero partido y, lo mejor para su equipo, acabó a hombros y sin rasguño alguno para la batalla del Bernabeu. Precisamente, los madridistas habrán cobrado más argumentos para defender la ‘messidependencia’, pero, ¿a quién le importa? Cuando nos habíamos cansado de sus ‘hat trick’ a granel, va el figura y nos ofrece un póker de goles. Y no hizo repóker porque dormitó durante toda la segunda parte hasta que se inventó la jugada del cuarto gol y lo metió en dos tiempos.

Lo espeluznante es que ni el propio Messi concibe su versión máxima. Él solito maniató al resignado Arsenal, aunque no estuvo enchufado los noventa minutos. De lo contrario, el abuso a los ‘gunners’ habría sido casi improcedente.  Encima, venía el Arsenal suplente, con sus jovenzuelas estrellas todas lesionadas, y  sin quererlo emocionó al madridismo con un gol tempranero al contragolpe. Quizá ésa pueda ser la criptonita que deban utilizar los blancos contra este equipo sobrenatural. De hecho, al Madrid se le da genial contragolpear; más que nada, porque si intenta ganar el combate a los puntos va a salir escaldado.

Pero volvamos a Messi. Justo después de su bacanal goleadora, apareció risueño en TVE y con su habitual inocencia dijo que ahora tocaba mirar al “partidito del sábado”. Quien le conozca sabrá que no lo dijo con regodeo ni chulería. Simplemente, le encanta la pelotita y probar todas esas cositas que practica en los entrenos. Ni se atora ni se ansía, juega para divertirse y lo demás sale rodado. Su noche sublime no fue definitiva, pero confirma la enésima evidencia de que el fútbol mundial se ha vuelto a detener en un solo hombre años después de la desaparición de Zinedine Zidane.

Poquito más queda decir de Messi: terminará por aborrecer cualquier piropo que se le lance, si es que no lo ha hecho ya. Arsene Wenger, cariacontecido ante lo que acaba de presenciar, no se esmeró mucho en rueda de prensa cuando catalogó al argentino de ‘jugador de playstation’. Más creativo estuvo Walcott, el lateral británico que corre a la velocidad de la luz: “el Barça juega a la Playstation 3”. En tal caso, al gran crack habrá que diseñarle la Play 4. Y si alguien duda, que baje Messi y lo vea.    

La venganza de Mourinho

Mircoles, 17 Marzo 2010

jose-mourinho1.jpg

A este ritmo la Champions va a ser coser y cantar para el Barça. Anoche cayó el Chelsea, el coco del torneo, el único que tosió a los azulgranas la temporada pasada y que le habría echado en semifinales de no ser por aquel nefasto árbitro Obrevo. Así que se apea Abramovich y sigue como un tiro Mourinho. El portugués, siempre en el ojo del huracán, amado por los suyos y odiado por los demás, ha ganado de una estacada el suficiente crédito para acabar en el Bernabeu este verano. Decían  que su Inter era un despilfarro de talento; una plantilla perfilada para dar guerra en la Champions pero que, por deméritos propios, le pasaba como al Madrid, que la pifiaba en octavos. En Stamford Bridge el talante de ‘Mou’ dio un vuelco asombroso: cuando sólo debía afanarse en lo que más le apasiona, defender un cero a cero, de repente se lanzó inopinadamente a por la eliminatoria. La osadía fue recompensada por Eto’o, siempre Eto’o, que sufre un Calcio aciago pero que la clava cuando urge (si Higuaín hiciese lo mismo…).

El llanto lo vuelve a entonar el multimillonario ruso, cuyos petrodólares están más depreciados que el peso mejicano cuando toca hablar de Champions. Año tras año se lleva sopapos de todos los colores: desde las batallas encarnizadas contra el Barça con injusticias divinas y terrenales por medio, hasta una final perdida por un resbalón de Terry, el supuesto culpable de la deriva de los ‘blues’. Fue desatarse su lascivia y el Chelsea no ha vuelto a dar una a derechas. No sabemos cuánto durará la bula papal de Ancelotti, aunque si Abramovich sigue emperrado en la Champions sí o sí, me da que el Chelsea va a tener más entrenadores que césares reinaron durante el ocaso del imperio romano.

Y si en Londres esperaban con miedo a Mourinho, la ciudad de Sevilla estaba acicalada con guirnaldas y pasacalles para dar la bienvenida histórica a los cuartos de final. Tendrán que posponerla para otra temporada porque el equipo evidenció, y es reincidente, que sufre vértigo cuando la Champions se pone seria. El CSKA es un grupo de rusos aplicados mas Honda, el japonés rubio que le pega a la pelota como si ésta le debiese dinero. Y por supuesto que a Palop no se le puede reprochar nada: una cantada entre doscientos paradones es aceptable. A quien ya no acepta de buen grado la afición hispalense es a Manolo Jiménez. Está por ver si el ojo clínico de Monchi con los fichajes vale también para los banquillos.

 

Tanto perfeccionismo no puede ser bueno

Jueves, 25 Febrero 2010

El Barça se ha caído en un socavón, vale. Querrán que sea como el del año pasado, cuando por estas fechas enganchó dos o tres partidos sin ganar. El asunto es que al Madrid se le pueden sacar mil fallos y, en cambio, con el Barça hay que contentarse con un par de distracciones. Johan Cruyff,  gurú único y sempiterno del club, dijo esta semana que el equipo hizo contra el Racing el peor partido de la era Guardiola. Precisamente, Pep advirtió a sus chicos después del sufrido empate de Stuttgart que así no van a ningún lado. Claro, alguien podría pensar que estos culés se las dan ahora de perfeccionistas. Lo entiendo.

Guardiola, tío habilísimo para manejar todo tipo de situaciones en un vestuario, lleva tiempo insistiendo en que los seis títulos son pasado; el equipo debe resetearse y dejar de vivir de las rentas. Por eso, es inoportuno que Cruyff y Guardiola avisen ahora de que el talante no es el idóneo. Menos mal que sólo va líder con una derrota en veintitrés partidos y que consigue empatar cuando juega horrorosamente mal. Eso es de equipo grande. Siempre será injusto pedirles un espectáculo para cada partido.

Como tampoco procede exigir más al Sevilla. Y eso que ayer salió a comerse el CSKA a doce grados bajo cero y en césped artificial. Pero ni Jiménez ni los jugadores se quejaron y justificaron las adversidades antes, durante y después del partido. Eso también les hace grande; sobre todo, si Jesús Navas enciende el motor diesel que lleva incorporado en su piernecitas y se pone en plan correcaminos por la banda derecha. Sin duda alguna, a Del Bosque le va a venir de perlas usar la baza de Navas como abrelatas de defensas rivales.

Y no me quiero olvidar de Palop. Ya va siendo hora de que rindamos pleitesía al mejor portero de esta temporada. Si Casillas paraba igual de bien cuando le chutaba una o diez veces por partido, al portero del Sevilla tampoco le importa que le disparen a bocajarro, a media distancia o desde la Patagonia. Es el mismísimo Doctor Octopus con sus cuatro brazos siempre en funcionamiento. En fin, muchas notas estará tomando Del Bosque.       

Aquel nene que regateaba a cualquiera

Martes, 1 Diciembre 2009

messi-ganar.jpg

Vaya por delante mi felicitación a Leo Messi, justísimo ganador del preciado Balón de Oro. Éste sí es un título que recompensa las gestas de los mejores del mundo, no como la baratija del FIFA World Player, ideado por la propia FIFA para intentar acaparar la atención del prestigioso premio que concede anualmente France Football. Pero como digo, Messi ha sido el vencedor por unanimidad y  sus genialidades providenciales así lo certifican.

Messi ha ganado casi toda la gama de títulos que reconoce el espectro futbolístico. A nivel de clubes, le falta la chorrada del Mundialito, torneo que puede caer para el Barça dentro de dos semanas en Abu Dhabi. Su único punto negro es la selección argentina, en la que no acaba de encontrarse cómodo. Su infinito talento implica sacrificios colectivos y Maradona, precisamente, nunca se ha mostrado comprensivo con los caprichos del genio menudo. El Mundial de Sudáfrica debería deificar a  Messi en los anales de la leyenda albiceleste, pero a siete meses vista para la cita, la Argentina del ‘Pelusa’ es una verbena a punto de reventar.

Palmarés al margen, os recomiendo que busquéis en youtube un vídeo único del pequeño Messi con cinco añitos, regateando en un campo de tierra a cualquiera que se le ponía por delante. La pelota le llegaba a la rodilla pero Leo, que entonces jugaba en el equipo de su barrio, el Grandoli, no es que apuntara maneras sino que dejaba pasmado a todo el mundo.

Por enésima vez los cazatalentos del Barça auguraron con criterio un porvenir esperanzador a otro chavalito de entre los cientos que intentaban entrar en las categorías inferiores. Messi fue a hacerse la prueba con el Barcelona y, pese a sus problemas hormonales, La Masía le acogió con admiración y expectación. Sus referencias allende nuestras fronteras eran encomiables. En Newell’s la liga alevín se le quedó chica debido a su descomunal virtuosismo y River Plate cometió la imperdonable torpeza de no acogerle porque dudó de su progresión física. En consecuencia, la cantera culé encontró a su nuevo fantástico, pulió sus superpoderes y le ha guiado hasta este momento, el de Messi y nadie más.   

Cuando Ronaldinho dejó de ser ‘Ronnie’

Jueves, 8 Octubre 2009

El diario L`Equipe publica en su edición de hoy que Ronaldinho estuvo de fiesta en París la noche del domingo pasado. Hasta ahí todo más o menos correcto, tratándose del brasileño. La gracia de la historia es que pocas horas antes (a las tres del domingo), su equipo se jugaba contra el Atalanta parte de sus opciones de este Calcio. El nefasto comienzo de temporada del Milan había puesto en guardia a toda la plantilla, la cual no puede permitirse el lujo de repetir la calamitosa temporada pasada. Pero ‘Ronnie’ es único. Desde que culminó aquel glorioso año en el Barça con la segunda Champions y su majestuosa exhibición en el Bernabéu, su estrella cayó en barrena estrepitosamente.

Ronaldinho ha sido el protagonista por antonomasia de los mentideros de Barcelona durante bastante tiempo. Las causas de su bajonazo físico, unido al ensanchamiento de su silueta, han apuntado con o sin razón a su entorno y sus dudosas amistades. La Ciudad Condal fue un cachondeo continuo para el jugador, justo en el momento en el que el vestuario azulgrana se chamuscaba sin que Rijkaard pudiera sofocarlo. Sus innumerables pataletas para renovar su contrato cada pocos días le distrajeron de su único cometido: reír y hacer sonreír a sus compañeros en el campo de fútbol.

Pero ‘Ronnie’ dejó de ser el verdadero ‘Ronnie’ cuando su sonrisa desapareció y empezó a penar por el césped un domingo sí y otro también. Él, que siempre había mostrado una actitud jovial, solidaria y embelesadora, llegaba a los entrenamientos con el ceño fruncido, cabreado con Eto’o, primero, y después con el resto. Sabía que su ciclo en el Barça había caducado, así que se entregó a la juerga nocturna, a la espera de cambiar de aires.

La nueva aventura comenzó hace año y medio en un Milan esperanzado en erigir un émulo de Kaká. Berluconi y Ancelotti no sólo debían estilizar la imagen fiestera de Ronaldinho sino también su cuerpo. Y esto último ha resultado imposible: ‘Ronnie’ ha intentando dietas de cualquier tipo  pero han caído en saco roto. Quizá piense que ya ha rendido todos los tributos posibles al fútbol. La noche lombarda le esperaba con los brazos abiertos y Ronaldinho ha respondido con efusividad.

Ahora ha tocado París, igual mañana es Roma y la semana que viene Berlín. Fiestas exprés para millonarios las hay en cualquier lugar. Pero insisto, Ronaldinho se apagó cuando dejó de ser feliz con una pelotita en los pies. Ojalá que sólo esté en stand by, aunque me da que alguien, o él mismo, desconectó el enchufe para siempre.