Blogs

Entradas con etiqueta ‘Barça’

Por algo es el mejor del mundo

Mircoles, 7 Enero 2009

messi-calderon.jpg

Hasta el Frente Atlético le ovacionó. Leo Messi fue el auténtico rey mago del Calderón y devolvió a los rojiblancos a su triste realidad: no han ganado a ni un gallito de la Liga. Pero el batacazo de anoche fue copero y por lo menos, Aguirre tiene una preocupación menos para el resto de la temporada. El Barça venía con una buena cuadrilla de suplentes  y su mejor futbolista. Y qué mejor remedio que marcar tres goles y reírse del rival cuando uno es criticado por supuesta falta de compromiso. El argentino apuró demasiado sus vacaciones navideñas, llegó tarde a su primer entrenamiento y no fue convocado ante el Mallorca. Guardiola sabía bien lo que hacía: el crack argentino estaba enrabietado, con ganas de compensar su impudicia y su entrenador le dio manga ancha. En consecuencia, el plan de Pep ha funcionado a la perfección: el Barça está prácticamente en cuartos de final y Messi ha vuelto a erigirse en el héroe del todopoderoso Barça.

La pena es que Agüero se lo perdiese porque podríamos haber disfrutado el doble. No obstante, el Kun habría empezado de suplente por locura de su entrenador aunque tal como transcurrió el partido, su presencia en el campo habría urgido a las primeras de cambio. Otra cosa es que Javier Aguirre hubiese estimado necesaria su participación. No sé por qué causa divina el mejicano está dosificando tanto a su mejor hombre. Vale que el Kun no jugase contra el Liverpool por su continuo trasiego con Argentina pero el duelo de ayer era idóneo para el diminuto delantero. Al final dio igual porque Agüero causó baja por amigdalitis. 

Pero volvamos a Messi. Hace días leí al periodista Roberto Gómez en MARCA decir que Robben es mejor que Leo. Evidentemente, semejante necedad quedó patente en el Calderón. El argentino no sólo marcó sus tres goles sino que se atrevió a emular a Robben con una jugada de fuera a dentro y dejando sentados a tres defensas. La obra de arte del madridista acabó en gol contra el Villarreal y la de Messi reventó el larguero pero, aunque no entrase, merece la pena verla repetida una y otra vez.

A Messi sí que hay que ponerle en ocasiones especiales. Si jugase siempre, el deleite no sería el mismo. En Liga, con los deberes prácticamente resueltos, Guardiola debería racionar bien su presencia  pero en la Champions, con eliminatorias a cara de perro, el chaval tiene que exhibirse. Incluso a Maradona le han privado del exclusivo fútbol de Leo con la albiceleste. Sólo jugará con Argentina lo indispensable. Por algo Messi es el mejor jugador del mundo.

Cuestión de talantes

Viernes, 26 Diciembre 2008

Llega el parón navideño con la duda de saber en qué jornada cerrará el Barça la Liga. Cinco de cinco en su particular ‘tourmalet’, ‘everest’, o como queráis llamarlo, que más bien ha sido una bajada muy plácida para los azulgranas. Real Madrid, Sevilla, Atlético, Villarreal y Valencia han sufrido el calvario de retar a los chicos de Guardiola. Si acaso, merengues y castellonenses se lo pusieron difícil a un Barça que solventa los partidos con una extensa variedad de registros: golea, especula y remonta. Lo hace todo bien. De una temporada a otra la plantilla ha experimentado un cambio extremo de actitud: de la dejadez y autocomplacencia con Rijkaard a la motivación y afán de superación con ‘Pep’. Porque el entrenador azulgrana será mejor o peor, eso ya se verá, pero su tenacidad por trabajar es indiscutible. Así da gusto.

Los perseguidores del Barça, quienes se van a repartir las migajas del campeonato, se agarran a un clavo ardiendo: están seguros que los culés acabarán extenuados y ahogados por su propio ritmo. Semejante vaticinio es erróneo porque si de algo puede presumir el Barça es de una plantilla extensa, compensada y competitiva. Cuando no destaca Xavi, lo hace Iniesta; si Eto’o está fallón, Henry es quien marca y si Messi no aparece por la banda derecha, ahí estará Alves desdoblando en cada ataque como si fuera el correcaminos. De momento, cualquier azulgrana sirve de revulsivo, recambio o parche. Es decir, la plantilla perfecta para cualquier entrenador.

En contraste, un Madrid forzado por las múltiples lesiones sólo ha comprado piezas usadas y de dudosa funcionalidad. Huntelaar ha venido para sustituir a Van Nistelrooy unos meses y habrá que ver si la intención del club es usarlo a largo plazo; Lassana Diarra ni siquiera era titular en su antiguo equipo, el Portsmouth, y su desafortunado paso por Arsenal y Chelsea no son buenas credenciales. Por su parte, Parejo ha sido contratado para emular a Santiago Solari, ¿os acordáis? El suplente de lujo de la extinta galaxia blanca. Sin embargo, una cosa es cierta: el Madrid se zafa como nadie ante los desafíos y por tanto, jugarse la Champions en Anfield y orquestar una supuesta remontada liguera, que en este caso sería antológica, marcarán el hado de este equipo. Una hazaña de tal magnitud haría resonar el nombre de Juande Ramos durante mucho tiempo aunque es verdad que si estuviese Fabio Capello,  el talante sería otro.

El gran reto

Domingo, 21 Diciembre 2008

Partidazo en la Champions. El madridismo puede sonreír tras conocer que su equipo se batirá el cobre con el Liverpool de Rafa Benítez. Sin duda, un rival para recurrir a la gloriosa épica que tantas alegrías le ha dado al Madrid en su competición fetiche. El Liverpool es un equipo idóneo porque en estadios como el mítico Anfield es donde el Madrid saca su mística. La buena noticia es que el enemigo de los merengues en octavos no será ni Bayer de Munich ni Juventus, las auténticas bestias negras de la leyenda blanca. Y por supuesto, el morbo lo sirve el ex atlético Fernando Torres, quien querrá resarcir su mal fario con el Madrid en el Santiago Bernabeu. Ésta es la ocasión perfecta para que  ‘The Kid’ resuelva cuentas pendientes con Iker Casillas. De todos modos, dar tanto pábulo al reencuentro de Torres con el Madrid es peligroso. Más que nada porque el jugador indiscutible del Liverpool es Steve Gerrard, el mejor centrocampista del mundo.

Serán dos batallas apasionantes que calibrarán el talento de Juande Ramos. El alivio para los merengues son las fechas y por ello, dos meses son suficientes para que el Madrid recupere su competitividad, si la plaga de lesiones desaparece. El suplicio está claro: la fobia de los octavos de final. Y es que haber caído eliminado cinco veces consecutivas en octavos  supone que el Madrid vaya a ir con pies de plomo. Además, la vitola de favoritos la ostentarán los británicos. O sea que menos presión para los blancos y por tanto, una ayudita más.

Por su parte, el Atlético de Madrid ha tenido mucha suerte, no le suele pasar. El Oporto no parece un enemigo que vaya a inquietar mucho. Su estrella es Lucho González, que el pasado verano estuvo a caballo entre el Valencia y el Real Madrid. No obstante, si la dupla goleadora Forlán – Agüero está acertada, los rojiblancos estarán en cuartos. Aunque del Atleti, ya lo sabéis, puede pasar cualquier cosa.

Donde no se esperan sorpresas ni por asomo es en Lyon- Barça. A los culés les ha caído una de las peritas en dulce del torneo y muy mal lo tienen que hacer para pifiar la eliminatoria. El Lyon vive de sus rentas logradas en los últimos tiempos y de los chispazos de Benzema. La otra figura del equipo, Juninho Pernambucano, ha cumplido 33 años y sólo es útil para lanzar zambombazos de larga distancia.

Y por supuesto, debía haber algún bendecido y ése ha sido el Villarreal. El Panathinaikos se ha clasificado contra todo pronóstico por delante del Inter de Milán y todo lo que le pase después siempre será un premio. Pero que no se descuide el equipo castellonense en El Madrigal, de lo contrario podría pasar las de caín en el infierno griego.

Con Juande no es imposible ganar…la Champions

Mircoles, 10 Diciembre 2008

juande-grupo-480x200.jpg

Adiós, Schuster, hasta siempre. Tanta paz lleves como dejas. Es una pena que las chulerías, arrogancias y provocaciones del alemán no vuelvan a escena en las ruedas de prensa, con lo bien que lo hemos pasado los periodistas. Bernardo se va despedido por la puerta de atrás pero sin resentimiento. Su contrato expiraba en temporada y media, y el Madrid le pagará el dineral que le corresponde. Eso sí, difícilmente escucharéis alguna rajada del teutón en los medios durante los próximos días: su silencio es el precio de su indemnización. Schuster clamaba a gritos que le echaran; estaba cansado de pedir explicaciones a sus jefes sin recibir respuesta, y aún más harto de lidiar con las preguntas capciosas de los redactores. Ni le gustaba entrenar ni proponer tácticas nuevas a sus futbolistas. Vamos, un vago redomado.

A Ramón Calderón y Pedja Mijatovic les ha salido su primera jugada redonda desde que llegaron al club. Han esperado pasar el mal trago de la Asamblea para fulminar a Schuster. A partir de hoy, sin el agobio de las cuentas y la amenaza de convocar elecciones anticipadas, el madridismo puede hacer borrón y cuenta nueva. Llegan nuevos bríos al banquillo con Juande Ramos. El ex entrenador del Tottenham sabía que tarde o temprano le llegaría su oportunidad aunque quizá no con esta precipitación, puesto que Juande no esperaba haber acabado su periplo inglés con tanta celeridad. Pero lo importante es que el Madrid ya tiene nuevo técnico, el mejor de los que había en el mercado.

Juande viene con las ideas claras: la recuperación anímica de la plantilla es vital para augurar algún resquicio de optimismo en lo que queda de temporada. Además, el flamante entrenador merengue ha sido tajante cuando en su presentación ha afirmado que su más estrecho colaborador, Marcos Álvarez, asumirá la responsabilidad de la parcela física. De este modo, con Walter di Salvo en segundo plano, comprobaremos si la plaga de lesiones es fortuita o responde a alguna negligencia o mala recomendación. Por cierto, Di Salvo cobra cien millones de las antiguas pesetas al año. Menudo lujo va a ser mantenerle en el equipo técnico.

Con la venida de Juande, el Madrid guarda una mínima oportunidad de dar la campanada en el Camp Nou. Es una opción remota, sí, pero la sola presencia del Madrid con nuevo entrenador acecha el estado de euforia del Barça. Incluso, Guardiola ha confesado hoy que estudiará los vídeos de los Barcelona-Sevilla para analizar las posibles estrategias del ex preparador sevillista. Pep no quiere ni un cabo suelto. Pero pase lo que pase en el clásico, el Madrid no tiene fuelle para iniciar una remontada épica. Es más, Juande es el elegido porque es experto en afrontar eliminatorias a ida y vuelta. Así lo demostró en el Sevilla con dos Copas de la UEFA consecutivas y una Copa del Rey, y de la misma forma lo corroboró en el Tottenham con la pasada Carling Cup. Y al Madrid le queda la Champions y casi dos meses para preparar los octavos de final. Démosle un voto de confianza. Con Juande no es imposible ganar….la Champions.

Infame Madrid

Mircoles, 12 Noviembre 2008

raul1.jpg

Patético, lamentable, horroroso, deshonroso y un buen puñado de ‘sutilezas’ describirían al Real Madrid de estos momentos. La más real de las vergüenzas ha reventado a un club que ha vuelto a escupir a la Copa del Rey. Llegó el Real Unión de Irún, de Segunda División ‘B’, y destapó el estado precario de un equipo que aumenta su sonrojo a medida que transcurren los partidos. No hay disciplina, ni seriedad, ni profesionalidad, ni nada de nada. Pero la eliminación de Copa no es lo peor que puede sufrir el Madrid. Lo verdaderamente terrible es que el club siga obnubilado pensando y pensando sin tomar ninguna decisión de relevancia. Hasta ahora las heroicas remontadas y los resultados solventes contra equipos de medio pelo habían maquillado la pobreza de este grupo pero como ya he dicho en este blog, el funambulismo de los merengues les ha traicionado. Schuster tenía que haberse dado cuenta tiempo atrás, desde la eliminación contra la Roma en Champions el pasado marzo, que lanzar los mismos órdagos con las mismas cartas de siempre al final serían descubiertos. Y no ha sido ni el Barça, ni el Manchester United, lo ha hecho un equipo en toda regla, sin recursos económicos pero con humildad, sin ínfulas de ser la revelación de la Copa pero con talante para asustar a su monstruoso contendiente. Ya lo dijo el entrenador del Irún en la previa: el Madrid tiene debilidades y en ellas los irundarras intentarían hacer sangre. Pues bien, la hemorragia sale a borbotones y tiene difícil cura.

Se barruntaban tiempos de caos hacía semanas y han llegado con premura aunque no parece que se hayan consumado. O el Madrid vive una recuperación milagrosa o el terrorífico mes de diciembre, con Barça, Sevilla, Villarreal y Zenit de San Petesburgo,  puede poner definitivamente la casa blanca patas arriba. No hay margen para especulaciones, Ramón Calderón y Pedja Mijatovic ya han tenido que decidir algo por el bien de la institución. No vale fichar por fichar en el mercado de invierno, hay que traer a los necesarios, que son muchos. La defensa es un chiste sin gracia y el medio del campo es una caterva de futbolistas que piensan que esto es una prueba de alevines donde basta el lucimiento personal. Y claro, no es suficiente para un club aspirante a todo pero que, con toda franqueza, no es favorito a nada.  Para más tragicomedia, ni el descalabro copero ha transmutado a Schuster. El alemán está más ocupado en hacer el paripé en las ruedas de prensa que en diseñar una estrategia, una táctica o algo que inquiete o sorprenda a los rivales. Cree que él continúa siendo el gran sabio de este circo y los demás, pobres ignorantes. Su chulería y arrogancia no volverán a ser pasadas por alto en la cúpula directiva. Más de un dirigente está harto de sus patochadas.

La plantilla es muy corta, no existen alternativas reales para suplir las lesiones y las perspectivas futuras sólo contemplan una solución: una catarsis de arriba abajo. Los gerifaltes del Madrid han hecho el ridículo con los asuntos de Cristiano Ronaldo, Villa y Cazorla; Schuster ha esperado temporada y media para dar una sola oportunidad al primer canterano de su época, Alberto Bueno, quien con su golazo está llamando a la puerta de los mayores a martillazos. Por último, el equipo ha vuelto a descubrir la flor del eterno capitán, Raúl, en medio de la grisácea hojarasca que la envuelve. Sin embargo, no pasa de ser otro absurdo consuelo. Insisto, el Madrid no ha tocado fondo.

Volvos y Ferraris

Lunes, 3 Noviembre 2008

guardiola-malaga.jpgschuster-almeria.jpg

Hace diez años la casa Volvo anunció un modelo en el que decía que su flamante coche aceleraba de segunda a tercera marcha más rápido que los Ferrari y los Porsches. Aquella publicidad parecía prodigiosa puesto que hasta entonces, mencionar velocidad era hablar del ‘cavallino rampante’ y de los deportivos alemanes. Al automóvil sueco no le faltaba razón, sin embargo lo que no desvelaba al consumidor es que ese Volvo en concreto aceleraba de 60 a 80 kilómetros por hora en esa marcha cuando el Ferrari lo hacía de 130 a 150. Pues bien, ese Volvo viene a ser el Real Madrid de esta Liga. Un equipo que de cara a la galería confía en luchar por todos los títulos pero que partido tras partido, descara sus penurias.  Ganó al Athletic en un sufrido partido con media hora de buen juego y todos daban por hecho que con su pegada descomunal, el Madrid sacaría adelante todos sus partidos. Pero ayer en Almería, los blancos advirtieron a sus aficionados que el equipo no juega a nada.

El órdago del Madrid está siendo demasiado arriesgado: si no juega Van Nistelrooy, adolece de gol, y si Robben no desequilibra con sus fintas y amagos, el ataque es previsible. Raúl marcó, sí, pero lo que se espera del capitán es brega y pundonor,  que ya son bastante. Higuaín podrá estar y marcar goles decisivos  pero no es imprescindible y peor, no asusta como sí lo hacen Eto’o y Messi en el Barça. De los holandeses, la técnica de Sneijder desaparece por momentos y Van der Vaart todavía es una incógnita. Y a Guti, si no se sale este año, no le quedarán más oportunidades. En resumen, que tanta fanfarria con Cristiano Ronaldo y al final, Calderón y Mijatovic se han olvidado de fichar necesidades. Además, con el carácter que tiene Schuster, no es de extrañar que si el curso se tuerce, el alemán se queje públicamente de la incompetencia de sus superiores. 

La Liga no ha hecho más que empezar y cualquier conclusión es precipitada. No obstante, los primeros síntomas nos han dejado al verdadero bólido, el Barça, cuya apuesta por las reminiscencias del ‘Dream Team’ le está saliendo de vicio. Guardiola cuenta con jugadores de toque y está sabiendo encajarlos en aras del espectáculo. La ambición del nuevo entrenador azulgrana y el fervoroso reto de sus alumnos por sepultar los dos últimos años de catástrofe han convertido al Barcelona en el Ferrari de la competición. Juega, gana, convence y arrolla. Cada encuentro es mejor que el anterior. Y encima, hay futbolistas de quita y pon como Iniesta, Bojan, Henry, Abidal, Márquez o  Milito.

Por el contrario, el Madrid podrá sacar su furia algunas veces pero en el fondo los indicios apuntan a que la plantilla no tiene suficiente empaque para acometer Liga y Champions. Y aunque es cierto aquello de que el Madrid es el Madrid, da la sensación que esta temporada deberá esforzarse denodadamente para seguir en combate, muy lejos de la suficiencia y placidez de su eterno enemigo.

Vuelve el mayor coñazo

Martes, 28 Octubre 2008

¡Horror!, vuelve la Copa del Rey, el torneo que peor formato tiene de todas las copas que hay en Europa. La Federación Española la sigue su considerando su torneo fetiche, su ‘niña bonita’ y por ello, continúa obcecada en mantenerla como en las últimas ediciones. Es decir, súbitamente aburrida. La obstinación de Villar desespera a todo el mundillo futbolístico. Bueno, a todos menos a Real Madrid y Barça, los cuales exigen cualquier tipo de facilidades. La sinvergonzonería no tiene límites.

Durante varias temporadas, las primeras rondas de los equipos de Primera División se jugaban a partido único y en el campo del club de menor entidad. Entonces, y sólo entonces, los duelos entre los terceras o segundas ‘b’ contra los primeras tenían gracia. Los estadios modestos se llenaban y en noventa minutos algunos equipos grandes se llevaban el susto o directamente eran fulminados. Tal formato era emocionante hasta que llegaban los octavos de final y empezaban las eliminatorias a doble encuentro, que a la postre se cargaban el espectáculo copero. La mayoría de los clubes españoles, incluidos muchos de Primera División, clamaban por un partido solo de principio a fin. Así se hace en Inglaterra y Alemania, donde sus respectivas copas adquieren una dimensión volcánica.

Pero en España importan los intereses de los equipos mil millonarios y si resulta que el Real Unión es el suertudo que le toca medirse al Madrid, muy bien debe hacerlo en su campo para llevar algo de interés al Bernabéu. O sea, imposible. Lo mismo le pasa al Benidorm con el Barça; al Portugalete de Tercera con el Valencia, vigente campeón, o  al Orihuela con el Atlético de Madrid. La lógica imperará y los grandes llegarán hasta cuartos, por lo menos, y ahí nuestra ‘majestuosa’ Copa se supeditará, como todos los años, a la Liga de Campeones y a la Copa de la UEFA. Villar lo sabe pero no pataleará por miedo a ser reprendido por la UEFA de Platini o por la mismísima FIFA de su queridísimo Joseph Blatter.

El presidente de la Federación Española está confuso. Ya no sabe qué argucias utilizar para colocar a Madrid y Barça cara a cara en una final. La perfidia de ambos clubes con Villar comienza a ser descarada. De otra forma no se entiende que los suplentes sean siempre los protagonistas de esta competición y que nadie exija cuentas si los clubes poderosos son eliminados a las primeras de cambio. Lamentablemente, perder en la Copa es un accidente y caer en la Champions es un desastre. Ése es el baremo que ha inventado la Federación con sus continuas y fallidas enmiendas a su trofeo. Y para mayor escarnio, los fechas y los horarios coperos no pueden ser más inoportunos: esta noche entra en liza el Barça, mañana el Atlético de Madrid y el jueves, el Real Madrid, todos a las nueve de la noche. Las idas serán inolvidables para quienes vayan in situ a los campos de los equipos inferiores. Y los partidos de vuelta volverán a ser los mayores coñazos del deporte nacional. Tome buena nota, señor Villar.

Comienzan las elecciones

Martes, 21 Octubre 2008

Convulsión en el madridismo. A dos años vista para las próximas elecciones al trono presidencial, Juan Villalonga anunció su candidatura en la COPE. El ex presidente de Telefónica lo tiene claro: el Real Madrid se encuentra estancado en una coyuntura económica crítica. No en vano, El Economista publicó el sábado pasado un desglose de la actual deuda financiera del club blanco en la que sus compromisos con la Banca y otras entidades ascienden a 477 millones de euros. Según este diario, los merengues lideran el ranking español del pasivo financiero. Ramón Calderón no sólo ha heredado el déficit de Florentino, sino que lo ha engordado, y con esta directiva el futuro no es en absoluto halagüeño.

Villalonga admite que los motivos que le mueven a optar a la presidencia del Real Madrid son puramente empresariales. Compara el club con una multinacional y su apuesta, aparte del crack de turno que se tercie en el 2010, es reunir a su equipo de colaboradores con el que se ha granjeado un éxito inusual, gestionando empresas internacionales hasta posicionarlas en primera línea mundial. El ex presidente de Telefónica confía en saber explotar el marketing del Madrid en mercados tan potencialmente atractivos como los asiáticos. Florentino exprimió el filón oriental y desde entonces, poco se ha oído hablar de la marca Real Madrid en China y Japón. Quizá ha influido que el equipo haya deambulado con más pena que gloria en la Liga de Campeones. Así lo reconoce el flamante candidato, quien confesó en la entrevista de José Antonio Abellán que al socio madridista ya no le vale con ganar la tercera liga consecutiva. Triunfar en España está muy bien pero es la Copa de Europa la que otorga a un club un prestigio descomunal.

Saber vender proyectos es esencial para un hombre de negocios y si la empresa en cuestión es un club de fútbol, la atracción para los interesados, en el caso del Madrid son sus socios,  siempre será la faceta deportiva. Villalonga acuñó su idea: ‘Zidanes y Butragueños’. Emulando a Florentino con sus ‘Zidanes y Pavones’, el taimado gestor quiso dar a entender que en el Bernabeu deben jugar los mejores del mundo. Y desde luego, tal propósito no sucede ahora mismo en Chamartín. Por otra parte, no hay que ser una lumbrera para deducir que Villalonga vive de su mundo empresarial. La cantera es un punto programático esencial y si en sus multinacionales los jóvenes talentos hay que pulirlos, lo mismo ocurre en los filiales futbolísticos. Si sale presidente, la cantera blanca volverá a tener la relevancia que no existe desde la ‘Quinta del Buitre’. Lorenzo Sanz, Florentino y Calderón no se han esmerado en potenciar las categorías inferiores con miras al primer equipo. En quince años, Raúl, Guti y Casillas ha sido el escasísimo bagaje de la escuela merengue. Por el contrario, Pep Guardiola cuenta con once chicos de La Masía en su plantilla. Es una más de las pequeñas grandes diferencias entre Madrid y Barça.

El Madrid necesita cambios en su infraestructura. Necesita enseñar al mundo por qué fue nombrado mejor club del siglo XX. Villalonga dice conocer la fórmula pero eso sí,  con el beneplácito del socio. Y su paso efímero por el Valencia el pasado julio, aunque le trajo una indemnización cuantiosa, dañó su imagen y él lo sabe. Pero el fútbol es tan cambiante y sorprendente,  que en año y medio igual nadie se acuerda de su pequeño desliz en el Turia, ¿ se lo recordará Ramón Calderón? 

Las verdades de Laporta

Jueves, 9 Octubre 2008

Hoy he leído una entrevista a Joan Laporta, realizada por mis compañeros de MARCA, en la que el presidente del Barça se ha sincerado y ha confesado sus últimas tribulaciones profesionales. Dice Laporta que el Real Madrid no ganó las dos últimas ligas, que las perdió el Barça. Y no le falta razón. En el primero de los dos campeonatos, el Madrid ganó por amor propio, coraje y mucha suerte. Fabio Capello, y sólo él, fue el artífice del milagro. Los blancos estuvieron a remolque de Barça y Sevilla toda la temporada, y mientras que los culés sufrieron un batacazo causado por el desmembramiento del vestuario, el Sevilla tuvo mal de altura, hacía décadas que no se las había visto así. Cierto es que el Madrid, después de insoportables pitadas en el Bernabéu y sonadas derrotas, se desinhibió y jugó a lo que más le gusta: las remontadas. En febrero de aquel curso 2006-2007, la opinión pública era unánime en considerar al Barcelona futuro campeón, pero la única verdad es que el Madrid nos brindó la oportunidad de saborear una recuperación épica e histórica. Bueno, tan épica no debió ser cuando Capello fue despedido indignamente. Algunos pensamos que si Eto’o y Ronaldinho se hubiesen portado como debían, otro gallo habría cantado. Aquellas declaraciones incendiarias del camerunés en las que acusó directamente a su compañero brasileño de vaguedad asestaron un golpe moral muy duro al vestuario azulgrana. Y ya sabéis que la psicología de estos chicos pende de un hilo muchas veces.

Menos vistoso pero más escandaloso fue lo sucedido la temporada pasada. Sin duda alguna, el Barça conjuntó una de las plantillas más competitivas del futbol mundial. Y menciono plantilla y no equipo, porque Laporta y Beguiristáin se encargaron de reforzar las posiciones de arriba abajo con dos jugadores internacionales, a excepción de la portería. Messi, Eto´o, Ronaldinho, Deco, Henry, Xavi, Iniesta, Bojan, Abidal, Puyol, Márquez, Zambrotta, Milito, Toure, Edmilson,etc, estaban llamados a arrasar en España y en la Champions. Pero otra vez caprichos, recelos, desavenencias y actitudes nada profesionales hundieron un grupo en el que Rijkaard y su discutible docilidad quedaron desbordados. Cada semana tocaba lío y cada mes salpicaba un escándalo. Ronaldinho ni siquiera disimuló: entrenarse a diario era un absurdo para el brasileño. El díscolo Eto’o y el incomprendido Deco desistieron de seguir luchando. La historia ya no iba con ellos.

Parecía que los vicios de la era ‘galáctica’ del Madrid de Florentino Pérez habían sido la gran advertencia para los grandes de cómo no gestionar un vestuario con tantos mil millonarios dentro. Laporta creyó haber dado con la receta idónea, la suya, con la que alzó ese todopoderoso Barça, ganador de una Copa de Europa y dos Ligas de calle, y que a la postre, será recordado como glorioso a la par que efímero. Aquel Barça y su continuación han tenido equipo de sobra para haberse llevado dos o tres Champions y un buen puñado de Ligas. Sin embargo, se acabó devorando a sí mismo aunque, por lo visto en este inicio de campaña, se está levantando de la sacudida. Así que algo de razón tiene Laporta cuando espeta que su club perdió estas ligas. También sabrá el mandatario azulgrana que sus coqueteos descarados con la política no han sido inocuos en el día a día del Barça. De todas formas, habrá gente que crea el Madrid no ha merecido estas ligas, igual que yo pienso que los merengues tiraron a la basura los dramáticos campeonatos de Tenerife de principios de los noventa.

Por cierto,  no quiero acabar sin antes analizar otra revelación de Laporta en la entrevista de MARCA. El presidente afirma que se equivocó mimando tanto a Ronaldinho, permitiéndole que aguantara más de lo necesario en el club. No le culpo, muchos creíamos que Laporta, o quien fuese en la Ciudad Condal, sería lo suficientemente persuasivo para convencer al brasileño de que podía volver a ser el mejor del mundo, que únicamente era una cuestión de actitud. De esto, Laporta sí que habrá aprendido la lección y seguro que habrá rodeado a Messi de buenos consejeros.

Un 6-1 injusto

Domingo, 5 Octubre 2008

El 6-1 de anoche ha sido uno de los resultados más injustos de la Liga en las últimas temporadas. La lógica indica que el repaso en el Camp Nou debió traducirse en un 10-1. Habría sido un marcador más exacto. El Barça humilló al Atlético hasta dejarlo en evidencia. Y tardó bien poco. Los rojiblancos salieron a espantar moscas y en dieciocho minutos ya habían encajado cuatro goles. Por cierto, goles de todos los colores: de calidad, de picardía, de vergüenza y con polémica. El caso es que el Atlético sigue suspendiendo en jugadas a balón parado. Y para mayor escarnio, no cuenta con porteros autoritarios en el juego aéreo. Anoche, el bochorno lo protagonizó Coupet , quien demostró que no está para más trotes. No en vano, tiene 36 años aunque pareció un pipiolo en el gol de falta de Messi. Tanto el portero francés como su defensa pecaron de pardillos. A los benjamines de las escuelas de fútbol les enseñan que siempre tiene que haber un jugador delante del balón para que el adversario no saque rápido ni sorprenda como lo hizo Leo. Pero el Atleti estaba a otra historia.

Los futbolistas rojiblancos concluirán que ha sido un accidente, pero si se analiza reposadamente, la lectura más clara es que este equipo continúa sin saber competir contra los grandes. Le sucedió contra el Sevilla y ayer ni siquiera resistieron un minuto de reloj. Si el Atlético quiere ser tomado en serio, debe cambiar de actitud. Sólo creyéndoselo, podrá guerrear con Madrid, Barça, Villarreal, etc. Como observaréis, el comentario ha comenzado con los deméritos del Atlético porque una goleada tan escandalosa suele  originarse más por los palos de ciego del derrotado que por la hazaña del ganador. Aún así, el Barça jugó de fábula y el titular no es que marcase seis, sino que erró otra media docena de ocasiones clarísimas.

Del duelo cósmico entre Messi y Agüero, nada de nada. El cara a cara se reserva para la vuelta. El ‘Khun’ ni olió el balón. Es más, con tanto seguimiento televisivo, su semblante con el 3-0 os lo podéis imaginar. Era el mismo gesto que el de Fernando Torres cuando el Barça le endosó otros seis tantos pero en el Calderón hace dos años. Entonces, el ‘niño’ dijo que hasta ahí había llegado, y se fue al Liverpool. Por el bien de nuestro fútbol, rezo para que a Agüero le quede mucha paciencia. Por otra parte, tampoco vamos a castigar a la sensación de la zaga, Ujfalusi. El checo aún está mareado por los quiebros de Etoo y Messi. Un mal partido, nefasto, y ya está.

Por último, Xavi se ha reencontrado consigo mismo. Vuelve a ser la computadora que registra, ordena, agiliza y facilita pases a sus compañeros. Claro está, que con la inestimable ayuda de su escudero Iniesta, el fútbol es sencillo y así lo hace el Barça. Pues eso,  los azulgranas por fin meten goles de las innumerables oportunidades que crean en cada partido, y el Atlético tiene que recibir tratamiento psicológico porque tras el parón de las selecciones, recibirán a otra de sus pesadillas, los vecinos del Bernabéu.