Blogs

Entradas con etiqueta ‘Calcio’

Modelo Europa vs modelo España

Mircoles, 31 Agosto 2011

“Va a llegar un momento en que en la jornada diez sólo Real Madrid y Barcelona compitan por el título. Al final, los dieciocho equipos tenemos que tomar la determinación de unirnos y, si no, que Real Madrid y Barça jueguen uno contra otro, así todo el año”…lo dice José Carlos Pérez, consejero delegado del Málaga, club que se ha fundido casi sesenta millones de euros en armar un equipo competitivo…para la ‘otra’ liga. Porque “la mayor porquería de Europa”, según Del Nido, ha tardado en esparcir su basura una jornada, la primera de muchas que revela la supremacía Barça-Madrid. Pero esa ‘liga de mierda’ (invención que el lunes fue la más ‘twiteada’ en España) tomó cuerpo no con el paseo militar de los blancos en La Romareda –equipo con más fondos vs. equipo en quiebra técnica-, sino con el despiece que el Barcelona hizo del Villarreal, equipo que apuntaba (y aún lo hace) a darse codazos por las migajas de Champions. No obstante, el 5-0 no debió ser la excusa de Fernando Roig para desahogarse…”nosotros tenemos que vender para equilibrar presupuestos y otros, con créditos, compran”. Cierto, pero ¿lo habría dicho si la derrota hubiese sido un pírrico 1-0? Quizás, pero las quejas no apuntan al fútbol versallesco del Barça, sólo al modelo oligárquico de las televisiones. Y es ingrato que a Guardiola no se le reconozco uno de los mejores juegos de toda la vida, que arrambla títulos y machaca a cualquiera que se ponga en medio.

Pero en cierta manera Madrid y Barça abusan del resto, el primero porque tiene a los mejores que la pasta puede comprar y el segundo porque ha tenido la paciencia y providencia de esperar la añada del siglo. Y en el caso azulgrana, también ha extendido cheques al portador para dejar huérfano al Arsenal sin Cesc y meter más músculo en la delantera con Alexis.  Precisamente, el campeón es el que más ha gastado (60 millones que podrían aumentar a 77 en concepto de variables), mientras que el Madrid ha apuntalado la plantilla con muchos recambios por poco dinero para lo que acostumbra a derrochar, 55 ‘kilos (aunque sólo Coentrao costó 30). Y es en el tema de la comparativa gastos-ingresos-presupuestos donde choca el Málaga del jeque Al-Thani: los 58 millones en fichajes contrastan con los paupérrimos 12 que se lleva por derechos de televisión y, sobre todo, con un presupuesto de 150. O sea que el proyecto faraónico del jeque apenas puede usar ese presupuesto para cubrir salarios, aunque los fondos de Oriente Medio son ‘ilimitados’, como espetó el director deportivo, Antonio Fernández.

Rayo y Granada (recién ascendidos), Levante, Sporting y Real Sociedad comparten con el Málaga el último pedestal en ingresos televisivos. Extraña que el Betis, otro ascendido, cobre 21 millones (realmente son 27 pero Sogecable adelantó a Lopera entre 7 y 10 antes de que el contrato quedase congelado en Segunda). Villarreal y Sevilla oscilan en 25 millones; Atlético de Madrid y Valencia en más de 40, y a una distancia sideral Madrid y Barça arrasan con 140. Semejante desfase agudiza las diferencias estamentales, a pesar de que Jaume Roures, presidente de Mediapro, soltase anoche en El Partido de las 12 de COPE que “esos contratos han sido mucho mayores que los demás en los últimos quince o veinte años”. Por eso, la tesitura obliga a un cambio drástico que no contemple la reducción de ingresos de Madrid y Barça (ellos sí lo generan), sino un acercamiento de los otros dieciocho para que estos puedan ceñirse a montar plantillas interesantes, en vez de idear planes de choque contra bancarrotas.

Europa sí ha usado la lógica para equilibrar sus campeonatos: salvo en la Premier donde United y Chelsea se han repartido las coronas de la última década, en el resto de campeonatos sí que ha  aparecido actores de comparsa. Y eso que en Inglaterra la operadora Sky Sports aplica cualquier medida necesaria para contener los ingresos: el campeón, el United, cobra 68 millones  y un novato en la categoría como el Blackpool 44. En la Bundesliga, cualquier cifra se antoja bajísima, pero se debe a la recuperación de la honda crisis que azotó al grupo Kirch hace diez años y que casi acaba con el campeonato…el Bayer de Munich percibe 28, el Schalke de Raúl, 25; el vigente campeón, el Dortmund, 20 y el menos afortunada es el Colonia con 14, justo la mitad que el primero. En Francia, Canal Plus también ofrece contratos mesurados donde el límite lo pone el Olympique de Marsella con 50 millones; al Lyon extrañamente sólo se le asignan 45, cuando ha ganado siete ligas consecutivas y  Le Havre ocupa la última plaza con 14, más que los últimos españoles. Por último, en Italia el selecto grupo de Milan, Inter, Juventus, Roma y Nápoles montó en cólera cuando supo que la intención del Calcio era reducir sus millonarios contratos a favor del resto; así, por ejemplo, la Juve pasaría de 50 a 40 millones anuales. Quizá el caso italiano es el menos lejano al nuestro pero, desde luego, tampoco es el idóneo para crear nuevas experiencias…la del Lille en Francia o la de Dortmund o Wolfsburgo –campeón 2008/09- en Alemania. Hasta entonces, la Liga bailará al capricho de los dos grandes, mientras que Del Nido y Roig seguirán brindando al sol.

Nuevos horarios de Liga…¿nuevos formatos de radio?

Martes, 9 Agosto 2011

radio-madrid-siempre-tuvo-presentes-retransmisiones-deportivas-directo.jpg

“Pido perdón a todos por la cantidad de veces que he anunciado una quiniela que no les había tocado”. Fue el chascarrillo de despedida del maestro Vicente Marco, después de recoger el Premio Ondas por toda su carrera en 1999. Bobby Deglané y él idearon el Carrusel Deportivo en su formato primigenio; sólo ellos apostaron por un programa revolucionario de mediados de los cincuenta, que se encargaría de informar de los partidos de Liga en domingo y no en lunes, como se pretendía entonces. Ésa era la verdadera magia de la radio deportiva, la de contar partidos simultaneando las crónicas por los estadios…y ésa es la gracia que la Liga de hoy pretende borrar de un plumazo. Porque el ansia de vender nuestro campeonato al por mayor ha engendrado la descabellada idea de dar a cada partido un horario exclusivo: un Rayo Vallecano- Mallorca podrá acaparar la misma atención que un Real Madrid-Athletic, por citar dos encuentros de la primera jornada: francamente, no es la manera de darle coba al fútbol. Y resulta que el Rayo-Mallorca se jugará dentro de dos fines a las doce del mediodía para ir ejercitando el huso asiático. Pero, con todo el respeto a ese partido, intuyo que el mercado oriental no reventaría su prime time televisivo.

La radio deportiva nunca deja de recoger muestras de cariño: Matías Prats, presentador de Antena 3, confesó en una entrevista que en sus inicios tenía una voz tímida para contar (y cantar) goles en directo, pero que “la esencia de la radio era la emoción de los carruseles”. Desde luego, con partidos a las cuatro, a las seis, a las ocho…¡y a las diez de la noche del domingo!, se acabaron las rondas informativas en las que un gol en El Sardinero se colaba entre las conexiones de San Mamés y El Madrigal. Y, por descontado, olvidémonos del repaso quinielístico, tan costumbrista como excitante para los que rellenan casillas, tal como recordó Vicente Marco. En consecuencia, las radios deberemos ingeniar formatos nuevos para evitar que un Granada-Osasuna reparta ansiolíticos entre los oyentes. Porque la LFP no lo pone fácil en su afán de convertir cada jornada en una función del Circo del Sol: precisamente, son los ‘partidos de las 5’ en bloque los que daban la misma emoción que Madrid o Barça. Y hace apenas una década, los dos grandes también se incluían en el saco del resto: entonces, sólo había un partido en sábado, en abierto, (más los que debían jugar Champions la semana siguiente) y el de los domingos en Canal Plus.

Además, es obvio que el aficionado del Betis compraría igual su partido de las cinco, que si se jugase a las ocho del sábado. Los operadores de televisión ingresarían por los mismos pinchazos con varios encuentros en el mismo horario, que en uno exclusivo: el secreto de la atención mediática la sirven Real Madrid y Barça, por ese orden según las audiencias de tele. Por de pronto, si la Liga quiere convertirse en un émulo de la superventas Premier League, no debería probar experimentos poco fiables: Inglaterra da su pistoletazo de salida el próximo sábado con seis partidos a las cuatro de la tarde (horario de toda la vida); el Calcio comenzará una semana más tarde que la Liga y juntará  siete partidos el domingo por la noche (allí sí atienden a la información metereológica); en la Bundesliga, un torneo en constante auge, las tres y media de la tarde sabatina sigue siendo la predilecta por la afición y en Francia también se juega el grueso de la jornada en hora única. ¿De verdad que el departamento de marketing de la LFP ha sondeado bien el mercado? Cuesta creerlo.

 

 

La Liga y las películas de Ingmar Bergman

Mircoles, 31 Diciembre 2008

Los británicos se arrogan la invención del fútbol y no les falta razón: son los que más miman tan preciado entretenimiento. Llegan las Navidades y la Premier esparce su fascinante encanto, al más puro estilo NBA. En cambio, la Liga española deambula cabizbaja sin reconocer su grave achaque: descansar no es lógico. Para más vergüenza, nuestro torneo es el último en dar el pistoletazo de salida en Europa, junto a la Superliga portuguesa. La sobredosis de balompié es un argumento indefendible; precisamente quienes ansiamos que lleguen los fines de semana, necesitamos empaparnos de Liga, Premier, Calcio, Bundesliga y cualquier atisbo de balón que se precie.

Si los mandamases de este negocio continúan aferrándose a sus vulgares artificios, entonces que no cejen en su empeño de montar pachangas autonómicas ni clamores independentistas. O por el contrario, que ajusten una jornada liguera al último fin de semana del año: expectación no va a faltar. Los niños acudirán a los estadios o estarán pendientes de la televisión sin el agobio de los deberes escolares de la vuelta de vacaciones; los padres habrán encontrado el ‘juguete’ perfecto para deleitar a sus críos; las televisiones harán su negocio con cuantiosas audiencias en detrimento de galas musicales soporíferas e infinitas reposiciones de americanadas baratas. Me reservo pensar que la Navidad es más importante en nuestro país que en Inglaterra. Y lo comparo con las Islas porque el motivo de este artículo es el gozoso pasatiempo de la Premier League: hasta tres jornadas ligueras durante la última semana de diciembre. Pero no me impresiona porque allí el fútbol está concebido como espectáculo. Los supporters exigen partidos y se les colma con triple ración. Tal vez me esté confundiendo y esa exigencia esté enmascarada por imposición de sus dirigentes. Da igual: ellos hacen su negocio y la afición disfruta con su tiempo libre. La combinación perfecta para acabar el año.

Insisto, alguien debería reclamar a la Liga y a la Asociación de Futbolistas para que modifiquen el convenio y miren un poco más por los aficionados. No obstante, debo reconocer que nunca he escuchado decir a ninguno de esos más mandamases que mandatarios que nuestro fútbol es espectáculo. Al menos, no nos engañan. De este modo, pasarán más navidades y tendremos que continuar alzando la vista a las Islas porque aquí sólo sentiremos hastío. Aunque para verdadero aburrimiento, las películas de Ingmar Bergman.

Por cierto, si esto fuera una lista de proposiciones, pediría, si no es menester, que el partido del sábado en abierto comenzara un poco antes de las 22:00 horas en aras del espectáculo y de las audiencias.

El Circo del Sol se asoma a Italia

Martes, 19 Agosto 2008

“Ronaldinho no está acabado”. Las palabras del polémico ex presidente del Barça, Joan Gaspart, allá por abril resonaron en la Ciudad Condal con aire de mofa. El brasileño había desaparecido definitivamente. Para Laporta, era una causa perdida y la afición clamaba por su destierro. En consecuencia, la cruzada solitaria que Gaspart quería emprender a favor de gaucho en el entorno azulgrana, significó que el barcelonismo se desternillara ante semejante burla. Nadie, en su sano juicio, osaría a apostar de nuevo por aquel fenómeno que una vez concibió el fútbol como una desinhibición juvenil. Su eterna sonrisa y esa obsesión compulsiva por pedir prestado un balón ora de día, ora de noche, embelesó a una hinchada que anhelaba otro ídolo. Pero los futbolistas, tan pronto son entronizados como fulminados, y Ronaldinho no ha sido caso aparte.

A Gaspart le faltó matizar que Ronaldinho no estaba acabado fuera del Fútbol Club Barcelona. Con los culés, ni ‘Dinho’ habría querido redimirse de sus vicios ni el club se habría esforzado en maquillar la de ya por sí deteriorada imagen de la estrella brasileña.  A ‘Dinho’ le faltaban nuevos incentivos para resurgir. A corto plazo, han sido los Juegos Olímpicos, y en un tiempo largo, estoy seguro que el Milan será su nuevo Circo del Sol .

La última demostración de ‘Ronnie’ ha venido de Pekín, donde Brasil ha salido escaldada de su choque con Argentina. Pero os recomiendo que veáis  los mejores momentos de la primera parte. Ése es el Ronaldinho que nunca debió desaparecer. Rapidez, inverosimilitud y precisión en estado puro. El líder de la ‘canarinha’ no cejaba en su empeño de comandar todo el ataque de su selección. ¡Qué ímpetu tan inusual en este chico! Ojalá que le dure años, aún tiene fútbol para rato y el Barça lamentará haber contribuido a la casi degeneración absoluta de un crack. No me cabe ninguna duda de que, a poco que se entone, volverá a asombrar al mundo. Quién sabe si el colofón lo podrá poner en Sudáfrica 2010 aunque lo que parece evidente es que el Calcio ha hecho un guiño muy cómplice a este brasileño ciclotímico, concediéndole una nueva y última oportunidad.

El Milan ha fichado sobre seguro, a pesar de que mucha gente barrunte la decadencia final de Ronaldinho. En cuestión de semanas, el dueño del Milan, Silvio Berlusconi, se cerciorará que la inversión del verano ha sido la suya. Basta que el nuevo ‘rossonero’ exhiba un puñado de pinceladas de su fantasía. Entonces, la maquinaria deportiva y mercadotécnica del club italiano funcionará a pleno rendimiento. Y sólo entonces, el fútbol volverá a rendir pleitesía a Ronaldinho.