Blogs

Entradas con etiqueta ‘calderon’

Mucha baratija y ni un solo diamante

Viernes, 13 Marzo 2009

Juande Ramos se extraña del pesimismo que estos días envuelve a su equipo por haber tenido una mala semana tras diez victorias consecutivas. Claro, visto así de simplón, no le falta razón al técnico del Madrid salvo en un pequeño detalle: alguien del club, quizá debería ser Raúl, haría bien en explicar a Juande que esta ‘mala’ semana ha tirado la temporada prácticamente a la basura. Y lo que es peor, la vergüenza de Anfield ha mancillado la lustrosa leyenda europea de quien ha ganado nueve Copas de Europa, ni más ni menos. Quizá Juande aún no comprenda la dimensión del club que le ha contratado. No basta con resignarse y justificar que el Liverpool fue mejor: con la actitud de los jugadores en las Islas, cualquier oponente habría sido mejor.

A Juande se le trajo para diagnosticar un problema y resolverlo. Parecía que la racha inmaculada del equipo había esfumado todas las preocupaciones, pero esa ‘mala semana’ ha redescubierto el mal endémico que azota al Madrid: la obstinación en el modelo equivocado. La salida de Florentino fue el pretexto idóneo de Calderón para malmeter contra la contratación de megaestrellas. Defectos como la prepotencia, vanidad o soberbia de algunos ‘Zidanes’ jamás reaparecerían con esta junta directiva. La solución eran jugadores sin ínfulas de cracks. Tres batacazos consecutivos en Europa han desengañado a la afición. Sin los mejores no se ganan Champions. E inexplicablemente, un Madrid que despilfarra dinero como si no costara, no tiene un futbolista de referencia. Al margen está Casillas, pero sólo con un portero no se hace algo grande.

Dos ligas seguidas han camuflado el resquebrajamiento del modelo deportivo del Madrid. Cierto es que el año pasado la superioridad del equipo en el campeonato fue aplastante y tal mérito perdonó otro desliz en el torneo continental. Sin embargo, la humillación de Anfield y, sobre todo, la sensación de que la Liga pasa por un suicidio utópico del Barça han revelado que la clase media de la plantilla no da la talla en el Madrid. La fijación obsesiva por fichar holandeses no ha dado sus frutos. De los más esperados, Sneijder parecía que sí valía pero ha caído en un desdén físico alarmante y Robben juega a su capricho a sabiendas de que es el más talentoso del grupo. Luego están los Metzelder, Torres, Saviola, Heinze, Javi García, Parejo o Fauvert, quienes por unas o por otras juegan mal o están de relleno. Y por ello, Juande enfoca los partidos con lo poco de que dispone: mucha baratija y ni un solo diamante. Así es imposible.  

El disparate interminable

Jueves, 22 Enero 2009

El tufo que desprende el Real Madrid todavía no ha desaparecido. Ayer por la noche, el presidente dimisionario Ramón Calderón se reunió en una conocida discoteca madrileña con sus más allegados. Se trataba de su fiesta de despedida oficiosa. Hasta aquí todo correcto. Lo curioso es que dicha cita contó con la presencia de los dos empleados fulminados por Calderón antes de se huida. Mariano Rodríguez de Barutell, alias ‘Nanín’ y Luis Bárcena fueron a la fiesta de su ex presidente y sinceramente, suena bastante raro que el famoso ‘Nanín’, a quien Calderón repudió y dijo haber visto no más de cinco veces, estuviese en la reunión. De Bárcena parece lógico puesto que el exdirector del área social ya ha cobrado los ochocientos ochenta mil euros de su indemnización por despido. Y claro, con semejante pellizco, a uno no le importaría volverse a cruzar con su exjefe.

La fiesta de anoche es otro claro indicio de la confabulación de los antiguos mandamases blancos. Si casi nadie creyó a Calderón cuando juró por su honor no saber nada de las últimas tropelías del club, ahora menos. Su discurso de despedida ha quedado en una actuación melodramática chusca y barata. Pero Calderón es historia y por tanto, caerá pronto en el olvido. Ahora todas las investigaciones se centran en el nuevo inquilino, Vicente Boluda, que se mantendrá hasta junio con el complicadísimo cometido de tapar toda la basura que aún no ha salido a la luz.

Cinco meses, los que quedan para las elecciones, son muy largos y si Boluda no quiere seguir escandalizando al madridismo, que hable poco y actúe rápido, empezando por repetir la Asamblea ya. Y por supuesto, que aguante cualquier embestida de las candidaturas que vayan surgiendo. A la junta directiva se le han agotado las coartadas. Boluda sabe que será recordado por haberse comido el gran marrón presidencial.

Por cierto, el desmadre no acaba aquí. El presidente de la Federación, Ángel María Villar, ha querido consolar a su amiguísimo Calderón y le ha ofrecido el cargo de responsable de los actos conmemorativos del centenario de la Federación. Vamos, el colmo de este disparate interminable. Esperaremos a la siguiente sorpresa, que seguro que llegará pronto. Lamentable.

Huntelaar, otro esparadrapo para la herida

Mircoles, 3 Diciembre 2008

1228154852_extras_albumes_0.jpg

Ya está en Madrid Klaas Jan Huntelaar, el nuevo mesías de Ramón Calderón para el resto de su presidencia, que a buen seguro no durará mucho. El flamante fichaje del Real Madrid viene para ayudar a reconducir la mala trayectoria deportiva del equipo pero sinceramente, no es más que otro esparadrapo que intentará suturar la sangrante herida que sufre el Real Madrid. Huntelaar es un delantero de 25 años, procedente de la notabilísima escuela del Ajax de Amsterdam y calidad tiene para rato. El problema es que aún no se ha fogueado en una liga competitiva ni tampoco es Marco Van Basten, con el que algunos descerebrados le han querido comparar. Su último club, el propio Ajax, ha deambulado los últimos años por Holanda con más pena que gloria y está a años luz de aquel equipazo que deslumbró de la mano de Johan Cruyff o del excelente grupo de los De Boer, Kluivert, Finidi, Litmanen y Seedorf, que fue capitaneado por Luis Van Gaal.

La mejor credencial de Huntelaar es la más válida para un delantero: el gol. Es un depredador del área que remata todo y marca de cualquier manera. El inconveniente es que el Madrid no dispone de jugadores que pongan el balón en el área, así que Huntelaar tendrá que inventarse un socio que le asista. El ariete holandés ya fue pretendido por Calderón el pasado verano pero la gestión se quedó en un vano interés. Ahora, en el mercado de diciembre, que el Madrid se ha visto con malas cartas, es cuando ha apretado para traer al futbolista. Si Huntelaar ha querido venir esta semana, supongo que hace tres meses su deseo era el mismo. Entonces, ¿por qué fallo la contratación en verano? Porque se hizo mal, a última hora y corriendo. Y así no se va a ninguna parte.

La premura del fichaje de Huntelaar ha encarecido su precio. Pagar por un jugador no contrastado veinte millones de euros mas otros siete por incentivos es un auténtico pitorreo, al que se han malacostumbrado Calderón y Mijatovic. O, ¿quién no se acuerda de cómo entraron Higuaín y Gago? Huntelaar es un buen jugador que necesita madurar con un gran reto. Si se hincha a meter goles lo que queda de temporada, entonces sí que valdrá los casi treinta millones que ha pagado el Madrid por él.

Pero el fondo de la cuestión sigue siendo el mismo. El Madrid no ficha lo que quiere sino lo que le queda. El objetivo era Benzema y la respuesta ha sido Huntelaar, un sucedáneo malo del francés. El día que aterrice Benzema, si es que ocurre algún día, será porque el Madrid habrá pretendido a la estrella de turno. Y francamente, que así negocie el Real Madrid es cuanto menos desalentador.

El buen vecino del Madrid

Domingo, 19 Octubre 2008

aguirre_181008_es.jpg

Vaya por delante que el derbi de anoche fue bastante malo. No hubo fútbol y sí muchos despropósitos. Otra cosa es la emoción y el dramatismo que Atlético y Real imprimen a estos duelos. La pena es que en el Vicente Calderón el cuento se repite todos los años. Sería muy complicado, por no decir imposible, hallar una razón lógica por la que los rojiblancos salen siempre tan intimidados. Cierto es que el Madrid infunde respeto allá donde va, pero que su vecino tire los partidos a la basura a las primeras de cambio es insultante para el orgullo colchonero. Cada año las ilusiones atléticas se renuevan; cada vez que llega el derbi al Manzanares, los sufridos seguidores del Atleti confían en que, por pura cuestión de estadística, su equipo encuentre la criptonita para tumbar a su superpoderoso enemigo. Ese momento no ha llegado, habrá que esperar al derbi de la próxima Liga.

Desde que el Atlético dejó atrás sus dos añitos en el infierno,  la ocasión que se le presentaba ayer era la más propicia de esta década para mofarse del enemigo. El equipo lo está bordando en la Champions, el Madrid venía invertebrado por las ausencias de Guti, Diarra y Robben  y Agüero tenía la oportunidad de redimirse tras el correctivo que el Barça infligió a su equipo dos semanas atrás. Todo eso se borró de un plumazo en medio minuto, el tiempo que Van Nistelrooy empleó para dejar en evidencia a Leo Franco y su atontada defensa. Parece que Aguirre aún no se ha dado cuenta pero tiene que resolver el problema acuciante de la portería. Da igual que alterne entre Leo y Coupet, ambos son manojos de nervios y tan pronto pueden salvar un  mano a mano como pifiarla en jugadas absurdas. Y la irregularidad es el peor mal que se le puede achacar a un portero. La defensa también merece su escarmiento: el checo Ujfalusi no se enteró de la película; Pernía si no jugase aportaría lo mismo si no jugase y Heitinga, nombrado mejor jugador de Holanda en el pasado campeonato, es la evidencia de que la liga de los ‘tulipanes’ no se puede comparar ni con nuestra Segunda División. El penalti del zaguero holandés a su compatriota Drenthe es intolerable para la exigencia que se le presupone a cualquier futbolista rojiblanco en un derbi.

Aguirre tampoco se salva. Su táctica de alinear a cuatro trotones en el centro del campo fue el primer síntoma de su rendición. A Raúl García, Assunçao, Banega y Maniche no se les debe meter en la misma coctelera porque el resultado siempre será indigesto, exactamente lo que sucedió en el partido. Esta media podrá robar muchos balones en defensa pero si treinta metros más adelante regalan la pelota con un lacito, a eso se le llama hacer el canelo. Y visto que Gago aún está buscando sensaciones, Simao debía haber sido el elegido para maquinar el ataque de los locales desde el principio. El portugués se vació en la reanudación  y junto al Kun, fue el artífice de que la defensa del Madrid se empleara a fondo en la segunda parte con un Pepe imperial y ayudado por su buen escudero Cannavaro. Agüero estuvo desaparecido en combate y van de tres de tres los partidos en los que el delantero argentino está negado contra los blancos.

En fin, que el Madrid volvió a burlarse del Atlético con mucho pasotismo. Los merengues sestearon hasta el final y su presencia en el Calderón aburrió por la dejadez con la que encararon el derbi. Pero si el vecino te abre la puerta con educación y encima es detallista, no le vas a decir que no. Y ese vecino se porta demasiado bien con el Real. Otra vez será para el Atleti, aunque igual en otro deporte.  

Robinho: se finí

Domingo, 24 Agosto 2008

Tarde o temprano tenía que reventar. Robinho no ha aguantado más y en un alarde de incontinencia verbal ha dejado a su actual club, el Real Madrid, a los pies de los caballos. El brasileño finalmente ha confirmado lo que todo el madridismo barruntaba: quiere largarse del Madrid a toda costa y a cualquier precio.

En una entrevista concedida a la agencia EFE, Robinho da la impresión de estar obsesionado con jugar en el Chelsea.  Ha reiterado varias veces su deseo de abandonar el Real Madrid, y resulta que el miércoles pasado, su representante, Wagner Ribeiro, afirmó que Robinho es feliz en su actual club. No parece que representante y representado se entiendan muy bien. El uno desdice al otro. La próxima vez deberían estudiar mejor sus comparecencias públicas.

El colmo del embuste y la falsedad llega cuando Robinho explica que su posible marcha no atendería a razones económicas. Entonces, para que vosotros y yo lo entendamos: el Chelsea ofrece seis millones de euros anuales al brasileño, y en el Madrid cobra dos y le han prometido tres y medio. Si los motivos no son pecuniarios, no creo que a Robinho le moleste destinar la diferencia a la filantropía o donarlo a alguna beneficencia.

“He cumplido un ciclo”, afirma con rotundidad Robinho. Será que ya ha pasado la treintena y lleva en el Madrid un buen puñado de años.  Pero resulta que quien estaba llamado a ser futura estrella mundial ha dejado muchas más sombras que luces. Su trayectoria ha sido muy irregular, en gran parte, debido a su comentada vida fuera de las canchas. Si hubiese tomado a Raúl como modelo de futbolista profesional, quizá su rendimiento no habría dejado tanto que desear.

Otra lindeza, que a mí me parece gravísima, fue la respuesta de Robinho a  pregunta sobre por qué jugó la ida de la Supercopa, Robinho argumenta  que fue Bern Schuster quien le puso de titular pero que su cabeza estaba y está en la Premier League. Sí eso es cierto, me parece una imprudencia por parte del alemán alinear a un futbolista sin el más mínimo compromiso con su club. A tenor de lo que vimos en Mestalla, Robinho sí que parecía estar en el limbo, perdón, en Inglaterra.

Robinho dice que los directivos del Real Madrid deben entender su situación ¿Qué situación? La de un chico que llegó con diecinueve años, con un contrato millonario, y que apenas se ha ganado un aumento de sueldo. ¿En cuántos partidos ha salido Robinho ovacionado del Bernabeu? ¿Cuántos goles memorables ha marcado? A bote pronto, no recuerdo ninguno. Robinho gana lo que merece. Ni un euro más ni un euro menos.

Pero la declaración más impactante del brasileño se produjo cuando, ni corto ni perezoso, afirmó con rotundidad que quiere ser el mejor jugador del mundo y eso en el Real Madrid no es posible. En el Chelsea sí, claro. Supongo que Robinho, en ese ciclo tan grandioso que dice haber cumplido, habrá oído hablar de un señor llamado Don Alfredo Di Stefano, de un tal Gento, un tal Butragueño  o un tal Zinedine Zidane.  Deduzco que para el brasileño, nueve Copas de Europa y treinta y una  ligas españolas se ganan de la noche a la mañana. En fin, Robinho, serás o no serás el mejor del mundo, pero a partir de hoy, nadie se acordará de ti en el mejor club del siglo XX y más laureado de Europa. Aunque igual tampoco sabías esto último.

Van der Vaart no es el retoque ideal

Mircoles, 6 Agosto 2008

Al fin Rafael Van der Vaart es nuevo futbolista del Real Madrid. El primer fichaje merengue llega más por premura que por necesidad y ensombrecido por el culebrón de Cristiano Ronaldo. Nos adentramos en el mes de agosto y ya va siendo hora de que el club blanco ilusione a su afición con un fichaje retumbante, y desde luego que el holandés no lo es. Van der Vaart es uno de esos jugadores que han dado que hablar desde sus comienzos y raro es que no hayan despuntado en equipos de primera línea a una edad precoz. El ex jugador del Hamburgo acaba de cumplir veinticinco pero le han sobrado dos temporadas en Alemania. Su calidad urgía en los mejores clubes hacía tiempo y el Madrid lo sabía aunque el holandés no sea la pieza ideal que exige el proyecto continuista de Bern Schuster.

Van der Vaart es un comodín en el campo. Su juego natural es el de centrocampista defensivo pero en sus inicios en el Ajax de Amsterdam despuntó como mediapunta. No obstante, el holandés estará encantado de que Schuster le otorgue responsabilidades ofensivas. Sin embargo, el Madrid precisaba de un centrocampista del corte del inglés Steve Gerrard del Liverpool. Es decir, un creador capaz de tirar pases de 40 metros y devolver balones a los delanteros cara a gol. Van der Vaart no cumple todos los requisitos. A priori, su competencia es Gago, quien maduró la temporada pasada a pasos agigantados. Pero también Guti y Sneijder deberán preocuparse de no flaquear en sus cometidos, sobre todo Guti, que comparte con el flamante fichaje la calidad de su zurda.

Tengo la impresión que Schuster ha aceptado satisfecho el fichaje aunque en el fondo su obsesión se remita a la delantera y las bandas. Con el futuro de Robinho aún en el aire y pendiente de la incorporación de Cristiano, el técnico alemán estaría encantado con la venida de un extremo puro, de esos que alcanzan la línea de fondo y tan pronto centran como regatean, y que desgraciadamente escasean en el mercado europeo por las nuevas y muchas veces absurdas estrategias del fútbol moderno. Por otra parte, la llamada de un ariete también ha resonado en Chamartín. Las temporadas del Real Madrid son largas y exigentes, y sería estúpido que Raúl y Van Nistelrooy hiciesen esfuerzos denodados. El tercer delantero no debe demorarse.

Pero hoy el asunto es Van der Vaart, recambio ejemplar y quizá titular imprescindible dentro de un tiempo. De momento, los holandeses están dando buenos réditos al Madrid y no parece que el nuevo tulipán vaya a marchitarse. Con él, su nuevo equipo gana en técnica y orden táctico pero no es el resorte que necesitan los blancos para ganar la ansiada Décima. Dicho resorte está resultando demasiado prolijo para las expectativas del Madrid, más si cabe cuando su propietario ha dicho por activa y por pasiva que no se moverá de Manchester.

Primer enfado de Schuster

Jueves, 31 Julio 2008

Sólo había que escudriñar el semblante de Bern Schuster en Austria. La segunda conferencia de prensa veraniega del entrenador del Real Madrid resultó más que interesante. Lacónico, como siempre, y algo resignado por lo que debía haber venido pero que ni siquiera se aproxima. Evidentemente, me estoy refiriendo a los posibles fichajes, que siguen siendo eso, posibles. A día de hoy, la directiva blanca continúa supeditada a las niñerías de Cristiano Ronaldo. El portugués caprichoso no ha dado ese paso firme que le ha pedido Ramón Calderón. Se está recuperando de la lesión que arrastraba en el tobillo derecho, y de momento, ni su club, el Manchester United, ni el propio Real Madrid se imaginan por donde silban las balas. Hace un mes dije que la demora de Ronaldo en desvelar su futuro era una estrategia urdida por el dueño de los ‘diablos rojos’, Malcolm Glazer, para encarecer su diamante. Pues bien, el tiempo no me ha dado la razón. La cotización de la estrella lusa no ha incrementado, ronda los 90 millones de euros, y el Madrid es consciente que deberá despilfarrar semejante cantidad. Entonces, no sé a qué espera Calderón para presentarse en tierras inglesas con el cheque.

Si la intención del máximo mandatario blanco es la de arrancar un gesto simbólico de Ronaldo, mal comienzo. Eso era ‘made in Florentino’ y por tanto, sólo funcionaba con el ex presidente.  El ansiado fichaje se está mofando de todos los implicados. Le da igual mantener en vilo al Madrid que burlarse de los ingleses, quienes le esperan cuando termine su rehabilitación. Dicha conducta tampoco resulta extraña viniendo de alguien que pretende progresar en su carrera, aun siendo a costa del vigente campeón de la Liga de Campeones. Si Cristiano quiere subirse al tren de su vida, que compre el billete ya. La temporada comienza dentro de tres semanas, y el portugués no se cansa de deshojar la margarita. Quizá es otra táctica del gran estratega Glazer.

Lo que tampoco debe pasar inadvertido es el efecto dominó que ya está causando Ronaldo. El Madrid ha pergeñado varios planes dependiendo cual sea el final del culebrón. Si el portugués acaba viniendo a Chamartín,  Robinho pasaría las de Caín. Es el brasileño uno de esos prototipos que fulguran por momentos más que rentabilizan por temporadas. En tres años hemos visto a un Robinho poliédrico, capaz de echarse el equipo a las espalda  y también muy descarado para holgazanear en el campo. Hasta que no haya un entrenador que le meta en cintura, Robinho se quedará en suspense. Y el Madrid no puede permitirse el lujo de conceder bulas a quienes no las merecen. Robinho, desde luego, no se ha ganado la admiración del tribunero merengue.

Y por último, se rumorean dos fichajes, que debiendo haber sido rápidos y discretos, se están eternizando. Dos holandeses en auge, Van der Vaart y Huntelaar,  mantiene la incredulidad porque han lamido el dulce pero no se lo han comido. Sabedores del interés del Real Madrid, aún no han concretado nada. El desinterés, como casi siempre menos en el asunto ‘Cristiano Ronaldo’, hay que achacarlo al Madrid, más pendiente de la monserga de Ronaldo que de reforzar las posiciones que urgen ser apuntaladas por el bien de la ‘Décima’. Porque para ganar la próxima Copa de Europa, el Madrid deberá sudar tanto como para fichar a la profunda obsesión de Ramón Calderón.

El ‘caso Ramón Calderón’

Mircoles, 28 Mayo 2008

Pasa el tiempo y Cristiano Ronaldo sigue mareando la perdiz. Desflora los pétalos de la rosa sin desvelar su futuro; la afición del Real Madrid espera ansiosa el sí o el no del portugués; el dueño del Manchester, el estadounidense Malcolm Glazer, se frota las manos viendo cómo su producto puede reventar el mercado futbolístico; Ferguson amenaza al club español con demandarlo ante la todopoderosa FIFA por ‘comportamiento inadecuado’ y Ramón Calderón nos dice ahora que el Madrid nunca ha molestado ni ha injerido entre el futbolista y su actual equipo. Esto me lleva a pensar que no hay ningún ‘caso Cristiano Ronaldo’, quien es un caso es el presidente del Real Madrid.

Ahora resulta que la reunión que el lunes pasado mantuvieron Calderón y sus adláteres a propósito del astro luso no era tal, sino una evaluación de lo que ha sido la temporada concluida y un análisis de la siguiente. Por las declaraciones que ha hecho hoy el presidente blanco, debemos deducir que en dicha cumbre el nombre de Cristiano ni siquiera fue pronunciado y en el remotísimo caso de que hubiese sido susurrado, habría sido para acordar que el Real Madrid jamás faltaría al respeto a un club ‘amigo’ como el británico. Lo cierto es que las palabras del presidente del Real Madrid me han desconcertado y mucho: una de dos, o Calderón quiere emular a Florentino Pérez con aquella hábil táctica del ‘never, never, never’ , que a la postre sirvió para fichar a David Beckham, o bien, el mandamás merengue se está riendo de su propia afición, del Manchester y del mismísimo Cristiano Ronaldo, a quien estas manifestaciones no le habrán hecho ninguna gracia.

Florentino fichaba casi siempre con disimulo y sólo exigía un requisito a sus estrellas: que reconocieran públicamente su deseo de venir al Real Madrid. De momento, y que sepamos, ése no es el estilo de Ramón Calderón. Este último es más directo, no le importa pregonar a los cuatro vientos que su club quiere fichar hoy a Ronaldo, como en su día fueron Gago e Higuaín. El resultado en el caso de los argentinos es que su cotización subió como la espuma y el Madrid tuvo que desembolsar lo que no está escrito por dos jugadores promesas.

Cristiano aún no ha aclarado nada porque se está ciñendo al plan de Glazer. Si la estrella del Manchester deja entrever que su vinculación con los ingleses puede peligrar, el Madrid ofertará como nunca lo ha hecho con nadie. De hecho, ochenta millones no parecen ser el arma de seducción idónea para engatusar al multimillonario norteamericano. El United debe tener muchas preocupaciones pero una de ellas no es el dinero, eso seguro. Y para muestra, la primicia que el domingo pasado adelantó el director de Deportes de la Cadena COPE, José Antonio Abellán, en el programa Tiempo de Juego: los dueños del Manchester sólo venderían a Cristiano por Sergio Ramos, Robinho, Diarra y cincuenta millones de euros. O sea, una forma decorosa de decir que Cristiano Ronaldo no está en venta.