Blogs

Entradas con etiqueta ‘COPE’

Simplemente Ronaldinho

Viernes, 16 Mayo 2014

ronaldinho.jpg

Ronaldinho fue entrevistado anoche en El partido de las 12 de COPE. De sus respuestas, denota que el fútbol ya no es tan divertido como la vida misma. A sus 34 años no le importa en absoluto haberse quedado fuera de su Mundial, “prefiere irse a Europa a visitar amigos y ver los partidos por la tele”. Ni siquiera le guarda rencor a Guardiola; al revés, su familia es muy amiga de Pere, el hermano de Pep. Y en Barcelona resulta que todavía le queda un buen puñado, entre ellos Leo Messi, a quien considera “presente y futuro del club”. El siguiente artículo de Parada y Gol data del pasado agosto, el día después de que el brasileño se proclamase campeón de la Copa Libertadores 2013:

“Eres un hijo puta por haberte dejado ir y robarnos el placer de verte seguir jugando en el Barça”. En tono cariñoso pero con todo el sentido demoledor del mundo, Guardiola dio a Ronaldinho la extremaunción. Advertido por Joan Laporta, el nuevo entrenador sabía que debía extirpar ciertos cánceres del vestuario para recuperar los anhelados valors y, desde luego, la fumigación debía empezar con el brasileño. Pocos meses antes de la defunción de Rijkaard, el ex presidente Joan Gaspart emprendió una defensa a ultranza del crack azulgrana: “Ronaldinho no está acabado ni mucho menos. Sólo hay que enderezarle”. Sabias palabras aunque nada prácticas, porque el gurú presidencial, Johan Cruyff, ya había inclinado el pulgar hacia abajo: Dinho ya había dado lo mejor de sí en Barcelona y sería mejor recordarle por haber levantado al Bernabeu con aplausos que por su última fotografía sin camiseta, la de la silueta ensanchada. Cruyff sugirió a su amigo Laporta que, a un mes vista para acabar el calvario liguero que culminó con el paseíllo azulgrana al Madrid, la directiva se moviese rápido para hacer un buen negocio con el otrora ídolo de masas en Can Barça.

“Espero triunfar en otro sitio donde me quieran”, espetó Ronaldinho en una entrevista con O’Globo y en medio de la riada de ofertas que llegaban a los despachos de Barcelona. El entonces director deportivo, Txiki Beguiristain, se entusiasmó demasiado con la oferta del Manchester City por 31 millones, porque el jugador prefirió un club con solera como el Milan, que había jugado tres finales de Champions consecutivas casi por inercia. Allí no le faltaría amor, ni de Adriano Galliani, enloquecido el día que comunicó por teléfono móvil a Berlusconi que “¡ya estaba cerrado, estaba cerrado!”, ni del propio primer ministro italiano. Desgraciadamente, ambos pecaron de pardillos, creyendo que el talento de Ronaldinho afloraría simplemente frotando la lámpara; tardaron en comprender que el problema de su flamante estrella era más de diván de psicólogo que de piernas.

Precisamente, Milan no era una ciudad acostumbrada a la vida monacal; al contrario, albergaba las fiestas más selectas para gente demasiado adinerada y, por supuesto, Ronaldinho lo era con sus amistades peligrosas. Después de una primera temporada mediocre en Italia, Dinho  no tuvo al lado ningún tutor que le obligase a enclaustrarse en casa para dejarse la vida en los extenuantes entrenamientos del Calcio; todo lo contrario, se rindió a los encantos de la noche lombarda y de otras ciudades próximas en avión. En octubre de 2009, después de un nefasto comienzo liguero, el diario L’Equipe publicó que Ronaldinho se había corrido una juerga en París con amigos, chicas y litros de champán. Hasta ahí todo correcto, dada la vida disoluta del jugador. Pero la noticia no fue la fiesta parisina en sí, sino que al día siguiente debía jugar contra el Atalanta a las tres de la tarde, horario típico de fútbol italiano. Fue entonces cuando Berlusconi ejerció de líder y le sugirió jurar delante de todo el vestuario de Ancelotti que se tomaría en serio la temporada.

Los niños y a veces los genios irreverentes espabilan mediante guantazos; Ronaldinho no fue una excepción. Sin el físico adecuado para las filigranas de otros tiempos, se dedicó a jugar y con la receta de las asistencias, colocó al Milan en la pelea por el título contra el Inter de Mourinho. Ronnie terminó máximo pasador del Calcio, por lo que había un mínimo resquicio para seguir creyendo en su causa. Sin embargo, sufrió un mazazo duro: el seleccionador nacional Dunga fue demasiado escéptico y decidió no convocarle para el Mundial de Sudáfrica. Rápidamente, la torcida brasileña, que había entendido los esfuerzos hercúleos de su ídolo por recuperar su versión fantástica, se movilizó contra el entrenador. Pero Dunga no cambió de opinión a pesar de la presión social, a lo que Ronaldinho respondió con un desafiante: “Un día te callaré la boca a ti y a otros muchos”.

Cuatro años después, Ronaldinho se ha reído de todos sus críticos, que no sólo se frotaron las manos para atizar a Dinho en su declive milanista sino también durante su controvertida etapa en el Flamengo. Allí su club llegó al límite dantesco de anunciar un teléfono de emergencias para todos los aficionados que viesen o tuviesen pruebas de que Ronaldinho había estado de fiesta. Desde luego, Brasil no era el país idóneo si el mediapunta pensaba resetear su vida. Al final, no hicieron falta ni consejeros aduladores ni psicólogos con ínfulas de sabios filósofos, sino un club humilde, el Atlético Mineiro, con un entrenador más sencillo aún, CucaA él se abrazó Dinho la noche que conquistaron la Copa Libertadores del año pasado y a él agradeció “reencontrarse como futbolista”.  Quizá esté viejo, pero el seleccionador Scolari debió pensárselo dos veces antes de anunciar la lista del Mundial. “Decían que estaba acabado”, soltó después de abrazarse a Cuca. Es lo que sigue creyendo un Felipao que prefiere cemento armado en la canarinha a resquicios del mejor talento que ha dado Brasil desde la retirada de Ronaldo, ‘el fenómeno’. Cuestión de gustos…¿cuestión de errores?

Cluedo

Viernes, 3 Junio 2011

kun-aguero.jpg

Paco González adelantó anoche en El Partido de las doce que el Kun no fichará por el Real Madrid. El serial publica un nuevo episodio y el delantero, lejos de aclarar de una vez cuál es su club predilecto, ha propuesto un sudoku samurai. Quiere jugar en la Liga porque la conoce bien, pero también la atrae la Premier…y menta al Calcio para embarullar todavía más el asunto. En la sala de espera aparecen los candidatos: Manchester City, Juventus, Barça, ¿Inter? y. hoy por hoy, descartamos al Madrid. Florentino se aparta de la rifa porque no quiere hostilidades con Gil Marín, un pacto de caballeros que en caso de ser vulnerado podría acabar con Gil Marín en un búnker por miedo a las represalias populares. Y como Agüero no ha confesado el ‘sí’ en una servilleta ni ha pataleado por el Madrid a la bicefalia Gil Marín-Cerezo, el cluedo continúa su curso sin desvelar el ‘asesino’ del Atlético, el que quitará la última ilusión de un proyecto marchito y sin expectativas.

MARCA publica hoy que el Barça se ha interesado por los detalles del contrato de Agüero. Hasta hoy sólo se habían escuchado susurros azulgranas, pero el Villarreal todavía no ha recibido una oferta formal por Giussepe Rossi y negociar con Fernando Roig se antoja pesado y desesperante…rebajar demasiado su cláusula de cincuenta millones supone un porrón de reuniones de ejecutivos. No obstante, intuyo que el ‘sí’ de Rossi resultaría más sencillo que el del Kun. Aún así, Miguel Rico, un experto excavador de información en los mentideros del Barcelona, insiste en que el Kun no es preferente para Rosell.

O sea que han entrado con fuerza en el juego Juventus y, quizás, el Manchester City. Mi compañero Antoñito Ruiz dijo hace días que los representantes del Kun se reunieron con los italianos para escuchar su oferta. Pero la Juve no jugará Champions y todavía está madurando un equipo campeón después del daño atroz del Moggigate. En cambio, el City ansía codearse con los grandes a base de petrodólares; de momento, comparecerá en la competición de los mayores y tiene un verano entero por delante para inventar una alineación de ensueño. Obviamente, el Kun tiene un hueco allí y el jeque Sheikh Mansour, dueño del club, necesita una efigie nueva para contentar a una afición que ha pasado del ostracismo al entusiasmo en un chasquido de dedos. El tapado de Inglaterra puede ser el Manchester United, todavía convulso por el fiasco de Wembley…Ferguson ha moldeado a Chicharito Hernández y, a sabiendas de que Rooney le va a conceder pocas tardes de gloria, Agüero ocuparía una de las vacantes más codiciadas en Europa. Y en el United sucede lo mismo que dijo el ex presidente efímero del Madrid, Fernando Martín: “Tenemos los cimientos para fichar a quien queramos, por dinero no va a faltar” (03 de marzo de 2006).

Pero el cluedo tiene más sospechosos. El Inter siempre aparece en escena cuando salta un culebrón de este calibre; Moratti no escamita en alardear de chequera y lo mismo le da el Kun con IVA que sin tasas. Aunque el Calcio sólo puede ofrecer dinero porque el campeonato sigue resquebrajándose a pasos agigantados, y al todavía delantero colchonero no le conviene consolidar su carrera en Italia.  Con todo, Agüero insiste en España: su vida personal ha cobrado mucho arraigo aquí y es consciente de que él (y sólo él) es la estrella del verano. Pero si el Madrid pasa y el Barça no se esmera demasiado, queda un resquicio para que no se marche del Atlético…aunque haya pregonado c’est fini. Entonces, llegaría el momento del jugador número doce y no acierto a imaginar qué ocurriría en tal caso. No obstante, Gil Marín ha manifestado que antes del 15 de junio el futuro del jugador estará decidido; siendo escépticos, si tanto ha atinado el directivo, quizá la venta esté pactada y cada declaración responda a un plan perfectamente pergeñado…vamos, como en el cluedo.  

¡ Qué razón tenía Ramón Calderón!

Martes, 9 Junio 2009

kaka.jpg

“Kaká, si yo soy presidente, va a jugar en el Madrid esta próxima temporada, no le quepa ninguna duda. Yo siempre me he caracterizado por cumplir mis compromisos y eso los socios lo saben. Y no lo digo como una cortina de humo”. Palabras de Ramón Calderón el 1 de junio de 2006 durante una entrevista en la COPE. Pues bien, el entonces candidato sí que tuvo parte de razón en su atrevimiento: Kaká acabaría siendo jugador del Real Madrid y hoy por contrato, no por palabrería barata. Lo que el infausto ex presidente no consiguió en tres temporadas, Florentino lo ha resuelto con un par de reuniones. Quizá si le diesen otro puñado de semanas, también cerraría el fichaje de Cesc Fábregas para mayor vergüenza del antecesor. Pero el capitán del Arsenal no está entre la pléyade mágica.

Kaká ha insuflado la ilusión que el madridismo había olvidado. Desde Ronaldo en 2002 el Madrid no había traído a un ‘megacrack’ mundial, alguien que por su sola presencia hiciese temblar al resto del mundo. No sé si el Barça se habrá puesto nervioso con la última adquisición de ‘FP’ pero seguro que habría preferido una nueva caterva de ‘Robbenes’, ‘Drenthes’ y ‘ Van der Vaartes” para su eterno rival. El Madrid acaba de dar el primer paso para recuperar el respeto mundial que tan alegremente se han encargado de dilapidar Calderón y sus adláteres.

Dice Florentino que lo más importante no son los títulos sino perseverar en mantener el hueco que se ha hecho el club en la historia. Sí, pero no: el socio merengue aún recuerda los tres años de descomposición que culminaron con la huida de ‘FP’ y los posteriores comicios presidenciales. Sin duda, fue una etapa oscura, o por lo menos negruzca, en la que hasta cinco entrenadores se dieron el relevo en el banquillo. No hubo éxitos pero la mercadotecnia, garantizada por Beckham, continuó fabricando dinero. Sin embargo, el poso que quedó fue un equipo envejecido sin ánimo de renovarse y ningún torneo ganado.  Porque a la afición lo que más le gusta es presumir de Copas de Europa y Ligas, por encima de valores universales y gestos solemnes. El Barça lo está saboreando y Florentino debería seguir la pauta a su estilo, o mejor dicho al del Madrid: ganar, ganar y ganar.