Blogs

Entradas con etiqueta ‘deco’

Las verdades de Laporta

Jueves, 9 Octubre 2008

Hoy he leído una entrevista a Joan Laporta, realizada por mis compañeros de MARCA, en la que el presidente del Barça se ha sincerado y ha confesado sus últimas tribulaciones profesionales. Dice Laporta que el Real Madrid no ganó las dos últimas ligas, que las perdió el Barça. Y no le falta razón. En el primero de los dos campeonatos, el Madrid ganó por amor propio, coraje y mucha suerte. Fabio Capello, y sólo él, fue el artífice del milagro. Los blancos estuvieron a remolque de Barça y Sevilla toda la temporada, y mientras que los culés sufrieron un batacazo causado por el desmembramiento del vestuario, el Sevilla tuvo mal de altura, hacía décadas que no se las había visto así. Cierto es que el Madrid, después de insoportables pitadas en el Bernabéu y sonadas derrotas, se desinhibió y jugó a lo que más le gusta: las remontadas. En febrero de aquel curso 2006-2007, la opinión pública era unánime en considerar al Barcelona futuro campeón, pero la única verdad es que el Madrid nos brindó la oportunidad de saborear una recuperación épica e histórica. Bueno, tan épica no debió ser cuando Capello fue despedido indignamente. Algunos pensamos que si Eto’o y Ronaldinho se hubiesen portado como debían, otro gallo habría cantado. Aquellas declaraciones incendiarias del camerunés en las que acusó directamente a su compañero brasileño de vaguedad asestaron un golpe moral muy duro al vestuario azulgrana. Y ya sabéis que la psicología de estos chicos pende de un hilo muchas veces.

Menos vistoso pero más escandaloso fue lo sucedido la temporada pasada. Sin duda alguna, el Barça conjuntó una de las plantillas más competitivas del futbol mundial. Y menciono plantilla y no equipo, porque Laporta y Beguiristáin se encargaron de reforzar las posiciones de arriba abajo con dos jugadores internacionales, a excepción de la portería. Messi, Eto´o, Ronaldinho, Deco, Henry, Xavi, Iniesta, Bojan, Abidal, Puyol, Márquez, Zambrotta, Milito, Toure, Edmilson,etc, estaban llamados a arrasar en España y en la Champions. Pero otra vez caprichos, recelos, desavenencias y actitudes nada profesionales hundieron un grupo en el que Rijkaard y su discutible docilidad quedaron desbordados. Cada semana tocaba lío y cada mes salpicaba un escándalo. Ronaldinho ni siquiera disimuló: entrenarse a diario era un absurdo para el brasileño. El díscolo Eto’o y el incomprendido Deco desistieron de seguir luchando. La historia ya no iba con ellos.

Parecía que los vicios de la era ‘galáctica’ del Madrid de Florentino Pérez habían sido la gran advertencia para los grandes de cómo no gestionar un vestuario con tantos mil millonarios dentro. Laporta creyó haber dado con la receta idónea, la suya, con la que alzó ese todopoderoso Barça, ganador de una Copa de Europa y dos Ligas de calle, y que a la postre, será recordado como glorioso a la par que efímero. Aquel Barça y su continuación han tenido equipo de sobra para haberse llevado dos o tres Champions y un buen puñado de Ligas. Sin embargo, se acabó devorando a sí mismo aunque, por lo visto en este inicio de campaña, se está levantando de la sacudida. Así que algo de razón tiene Laporta cuando espeta que su club perdió estas ligas. También sabrá el mandatario azulgrana que sus coqueteos descarados con la política no han sido inocuos en el día a día del Barça. De todas formas, habrá gente que crea el Madrid no ha merecido estas ligas, igual que yo pienso que los merengues tiraron a la basura los dramáticos campeonatos de Tenerife de principios de los noventa.

Por cierto,  no quiero acabar sin antes analizar otra revelación de Laporta en la entrevista de MARCA. El presidente afirma que se equivocó mimando tanto a Ronaldinho, permitiéndole que aguantara más de lo necesario en el club. No le culpo, muchos creíamos que Laporta, o quien fuese en la Ciudad Condal, sería lo suficientemente persuasivo para convencer al brasileño de que podía volver a ser el mejor del mundo, que únicamente era una cuestión de actitud. De esto, Laporta sí que habrá aprendido la lección y seguro que habrá rodeado a Messi de buenos consejeros.

Eto’o, quizás; Dinho y Deco, no

Domingo, 20 Julio 2008

El Barça se está remozando de arriba abajo por el bien de su futuro. Los niños mimados del presidente ya no se sienten apreciados; son conscientes de que la afición azulgrana les ha abandonado con críticas y silbidos; y jamás han admitido que su comportamiento para y con el vestuario ha sido incendiario durante la crisis de los dos últimos años. Deco, Ronaldinho y Eto’o deberían retractarse de sus últimos  comportamientos. El portugués se quejó argumentando que no continuaría la próxima temporada en un club en el que no le querían. Yo le explicaría a Deco cuáles han sido las razones por las que la junta directiva pudiese haber meditado su continuidad.  Bien claro está: en dos Ligas, ninguna razón.  El ex mediocentro del Barça atesora una técnica brillante pero con eso no basta. Si  Ronaldinho ha sido muy negligente con su condición física, a Deco la ha podido la abulia, jugar de titular desganado, como si el partido no fuera con él. Y eso en el Barça es intolerable. ¿Consecuencia? El Inter le dará la última oportunidad para que vuelva al escaparate de las estrellas. De momento, seguirá embalado en las cajas del almacén.

La caída de Ronaldinho ha sido más calamitosa. Estaba llamado a ser la próxima figura mundial después de la retirada de Zidane pero una terrible pérdida de confianza en sí mismo y los vicios adquiridos en su turbia vida privada le han minado no sólo como futbolista sino también como persona. Cuando el brasileño vino a ‘Can Barça’ hace cinco años como gran baza de Laporta, rindió tributo al fútbol español. Sus genialidades y espectacularidad embelesaron a los futboleros y a los que no lo son tanto. Y fuera del campo su sonrisa nos enamoró; el ‘Gaucho’ era feliz en Barcelona y así lo transmitía. Sin embargo, el año posterior a la consecución de la segunda Liga de Campeones, Ronaldinho no pareció ser el mismo. Resoplaba al final de muchos partidos en los que no había hecho esfuerzos denodados y las instantáneas fotográficas, que todo lo captan, fueron testigos de la debacle física del azulgrana. Su silueta física fue desmejorándose progresivamente a causa de nulo entrenamiento y mucha diversión no apta, o más bien no recomendable, para jugadores profesionales. Por todo ello, el club, paciente con los deslices del brasileño durante dos años, se hartó hace meses y la decisión más acertada en este asunto ha sido venderle al Milan. Sinceramente, dudo que Ronaldinho tenga capacidad de sacrificio para resurgir. Por edad no será, tiene 28 años, pero a estas alturas carece de avidez de gloria.

El último que debería salir tarifando es Samuel Eto’o. El flamante entrenador, Pep Guardiola, ya le ha comunicado que se busque equipo porque el nuevo Barça no está hecho para él. Al camerunés no le van a faltar ofertas, todavía reluce su talento goleador. El problema es que Eto’o es muy suyo, muy directo y expeditivo fuera del campo, inoportuno cuando hace declaraciones públicas como cuando atacó verbalmente a Ronaldinho por su dejadez en el equipo (y eso que no le faltaba razón). Con nuevas estrellas millonarias en el grupo, quién sabe si el delantero camerunés será tolerante o por el contrario, volverá a ser un polvorín que reviente la armonía que quiere implantar Guardiola. Etoo tiene cuerda para rato, sus continuas y graves lesiones no le han desvirtuado en el campo y con esa credencial emprenderá una nueva andadura. Me dará pena su marcha porque en los tres casos expuestos, el Barça sale perdiendo con la marcha de Etoo. Sin duda, es un ariete irremplazable en el mercado europeo.   

La Eurocopa alza el telón

Domingo, 8 Junio 2008

Empezó la Eurocopa y lo hizo con Cristiano Ronaldo en plan estrella, ¡qué morbo! El líder de Portugal acalló todas las habladurías sobre su futuro con una actuación sencillamente sublime. Ronaldo está en una forma física estratosférica, y si encima, aplica todo su talento, resulta imparable. No, si al final valdrá los ochenta o noventa millones que el Real Madrid está dispuesto a pagar al Manchester. Obviamente, Portugal gana muchos enteros con el crack del United, y encima no está solo. A su lado, un tal Deco, perezoso en el Barça pero diligente con el combinado luso; Simao, un jugador exquisitamente instruido en el arte de desequilibrar por banda; Pepe y Carvalho, sin duda los zagueros más seguros del torneo y Moutinho, un descubrimiento de Scolari que resonará inminentemente en el mercado europeo. Todo eso y más es Portugal, una selección que presenta argumentos convincentes para llevarse este campeonato.

No sería osado decir que nuestros ‘vecinos’ han llegado mejor que España en juego, futbolistas y caché (por aquello de la mercadotecnia que envuelve a Ronaldo). Da verdadero gusto ver un partido de los portugueses. Sobre todo ayer, que en frente apareció la Turquía de Nihat, es decir, un equipo luchador hasta la extenuación.

A parte de Portugal, el partido inaugural Suiza –Chequia fue un bodrio, como suele ocurrir en todas las Eurocopas. El cartel ya era poco apetecible y ambos conjuntos salieron al campo a no hacer el ridículo. Esperaba muchísimo de los checos pero la retirada del gran Pavel Nedved les ha dejado muy tocados. Sin el centrocampista de la Juventus, el portero Cech y el gigantón Koller son lo único interesante.

De Suiza, para qué hablar. Son coanfitriones y punto. Y al igual que Austria, no le pidamos peras al olmo. Que cumplan su trámite y ya está. No tengo un buen pálpito con esta Eurocopa. Intuyo que vamos a ver poco fútbol. Holanda, Francia, Italia, si no juega con racanería, y los mencionados portugueses son las apuestas más fiables, quizás porque tienen a los mejores jugadores. Alemania, y España son mis incógnitas. Sin embargo, los teutones harán valer su experiencia. En cuanto a las revelaciones, atención a los rusos que con Guus Hiddink han sufrido una catarsis. Han abandonado el patadón de época zarista para exhibir el fútbol de toque con el que el Zenit de San Petesburgo ha asombrado a Europa. Y eso que el delantero centro titular, Pavel Pogrebniak, se ha lesionado y ha tenido que volver a su país. Aún así, los rusos guardan bazas muy efectivas.

Mañana lunes, hablaré de la increíble transformación de Rusia. Nos esperan tres semanas de infarto en las que no hay margen de error. Quien empiece mal, tendrá pocas posibilidades de clasificarse. Si no, que se lo digan a Italia, Holanda y Francia, conscientes de que una de ellas fracasará en el grupo de la muerte. Haced vuestras apuestas, la función ha comenzado.

El Madrid – Barça y el pasillo

Mircoles, 7 Mayo 2008

Resulta que esta noche tenemos el superclásico de la Liga. Eso sí, venido a menos porque el Madrid se lo tomará como una fiesta, mientras que para el Barça, será el antepenúltimo suplicio de la temporada. Para el flamante campeón, es el partido idóneo para celebrar el título con su afición. Todo está preparado: el Santiago Bernabéu presentará una imagen espectacular, y qué mejor colofón que rematar los fastos con una victoria ante el eterno rival. Para los visitantes, los tres puntos deberían ser trascendentales si Laporta y el futuro entrenador, todo apunta a Pep Guardiola, no quieren planificar el próximo año con una ronda previa de Champions que siempre es latosa para un equipo grande. En resumidas cuentas, un partido de semejante índole nunca es una pachanga y por supuesto, blancos y culés jugarán al límite. 

Después está lo del famoso ‘pasillo’. Mucho se ha hablado de este asunto durante las últimas semanas. Algunos futbolistas del Real Madrid fueron preguntados acerca de su preferencia: ganar la Liga ante el Barça o llegar al partido como campeones para recibir el dichoso ‘pasillo’. Con buena lógica, todos los jugadores que respondieron a la cuestión, mostraron su indiferencia. Para ellos, lo importante era proclamarse vencedores, fuera contra  los azulgranas o en Pamplona. Si tanto se ha comentado este tema, es porque hay gente que lo toma como una burla grotesca, una humillación para el que aplaude al campeón. Y nada de eso. El ‘pasillo’ es una tradición de nuestro fútbol, que sirve para ensalzar el deporte. Es el reconocimiento al campeón, al equipo que ha sido el mejor durante un campeonato. Honrar la gesta del contrincante, y por ende compañero, es parte de la esencia del deporte. Así deberíamos concebirlo todos, aunque algunos, como Etoo y Deco, aún no lo entiendan.

Mal andan las cosas en Can Barça para que Etoo y Deco hayan hecho más leña del árbol caído. El camerunés y el portugués forzaron la quinta amarilla contra el Valencia para eximirse de hacer el ‘pasillo’ al Madrid. Ambos creerán que no pueden someterse a un acto tan ‘vergonzoso’ porque su orgullo podría quedar menoscabado. Pero la realidad es que vergonzoso sólo fueron sus actuaciones, y su orgullo y honor habrían salido reforzados si esta noche estuviesen junto a sus compañeros en el momento en que el Madrid saltase al campo. El Barça es un club señor que rezuma grandeza allá por donde va. Y este tipo de gestos tan feos debería condenarlos. Lamentablemente, a fecha de hoy, ninguna voz autorizada del club ha dado una explicación pública para criticar a Etoo y Deco. Es más, Rijkaard intentó defender a sus dos pupilos, justificando que no sabían que esa cartulina era la quinta. A veces al holandés se le podría aplicar el dicho de tan bueno, tonto. El todavía entrenador del Barça tendría que saber, y lo sabrá seguramente, que hay cosas injustificables, y ésta es una de ellas. Más si cabe, cuando al día siguiente de su comparecencia, sale Puyol y dice que el equipo tiene un delegado que recuerda a los futbolistas cuántas tarjetas amarillas tiene cada uno de ellos.

En fin, que puede parecer una tontería, pero también parecían chorradas algunas declaraciones del propio Etoo o las escapadas nocturnas de Ronaldinho.  Laporta se habría ganado la simpatía de su afición si hubiese obligado a Etoo y Deco a  viajar a Madrid para presenciar el partido en el coliseo blanco. Si los demás dan la cara, que estos dos lo hagan también.