Blogs

Entradas con etiqueta ‘Henry’

Supersónico

Lunes, 23 Marzo 2009

barca.jpg

Al Barça se le ha pasado el atontamiento definitivamente. Tras el decepcionante febrero, los azulgranas han recuperado su mejor versión, era de esperar. Guardiola suspira aliviado porque sus chicos han sufrido el calvario en el mes propicio. A partir de ahora y si no surgen contratiempos, la Liga será coser y cantar. La Champions será diferente aunque no parece que el romo Bayer pueda poner en aprietos a este equipo supersónico. Extraña que el mismo Barça, que ayer goleó al Málaga en un ‘plis plás’ y pudo haber acertado media docena más de goles, haya perdido contra el colista en el Camp Nou. Se barruntaba desde principio de temporada que el tempo de la Liga lo marcarían los azulgranas, lo que nadie auguraba es que los mismos jugadores que la pifiaron los dos últimos años, hagan y deshagan a su antojo.

Si al Barça le valía conservar el empate de Lyon en Champions, se esforzó para hacerle una manita en la vuelta; que el Madrid se pone a tres puntos en la clasificación, pues ellos vacilan al Málaga y le meten seis sin despeinarse. Cada vez está más claro que el famoso canguelo que se quiere transmitir desde la capital es una argucia para darle vidilla a un campeonato que sólo merece un campeón. Y ése es el Barça, el del fútbol total.

El Madrid se aferra a las exigencias del calendario del Barcelona en el que tendrá que intercalar Liga, Champions y la final de Copa por medio. Da igual, la plantilla azulgrana da para eso y mucho más. Es la clave de construir un bloque sólido, competitivo y elegante. O sea, perfecto. Ya no basta con alabar las diabluras de Messi, la contundencia de Eto’o o la clarividencia de Iniesta y Xavi, ahora hay que señalar a todo el equipo como la obra de arte a la que se refería Laporta. El Barça se gusta a sí mismo y al resto. Y no es que los demás no puedan hacer su fútbol, es que no disponen de los futbolistas que convierten el tapete en un parque de atracciones cada domingo.

Con todo, el Madrid debe seguir a lo suyo: ganar y resignarse. Porque es evidente que los blancos no tienen los recursos necesarios para toser al eterno rival: la distancia sideral entre los dos es manifiesta. Al menos, al Madrid le quedará el consuelo de haber intentado una misión imposible

¡Qué razón tienen Valdano y Guardiola!

Lunes, 23 Febrero 2009

“El fútbol son estados de ánimo”. Cuanta razón tiene Jorge Valdano cuando suceden cosas tan extraordinarias como las de anoche. Al moribundo Español se le ocurrió vacilar al Barcelona, su hermano abusón en la Ciudad Condal, y el Madrid se atrevió a explayarse en un campo de fútbol. Ya iba siendo hora de que los blancos se esforzaran por divertir a su afición. Total, que el Barça se dio de bruces contra el suelo y ya nota el halo del Madrid. Y eso significa miedo en Barcelona. Da igual que la ventaja sea sideral o que el Madrid no juegue un pimiento, el equipo capitalino siempre ha sabido manejar la motivación mejor que nadie.

Hace dos jornadas el Barça sesteaba plácidamente en la Liga. Doce puntos suponían cuatro partidos de diferencia entre primero y segundo. Vamos, misión casi imposible. Pero de vez en cuando (en los últimos tiempos se da con frecuencia)  el Madrid nos recuerda a los más escépticos que no sólo basta con jugar al primer toque y despachar a los rivales a las primeras de cambio. Hay momentos en que los campeones precisan de creer en sí mismos. Y eso el Real lo hace a las mil maravillas. Aunque contra el Betis no hubo que recurrir a la épica porque los verdiblancos llegaron atontados al Bernabeu. Sin Robben, Juande volvió a confiar en Huntelaar, quien por fin ha entendido que no debe moverse del área bajo ningún concepto. Seguro que aquellos que han atizado al delantero holandés por su ineptitud durante dos meses, claman por sus servicios en la Champions. Lo sentimos, no podrá ser. Razón: Pedja Mijatovic.

Si la media docena de goles del Madrid fue para frotarse los ojos, el batacazo del Barça en su casa fue de traca. Hace unos días comenté que el único resquicio que podría encontrar el Madrid para aspirar al título era un pinchazo de los culés en el Camp Nou, con uno bastaba. Pues ya ha ocurrido y para mayor escarnio de Pep, ha tenido que ser el colista del campeonato y con doblete de De La Peña, aquel que se presumía sucesor natural y simbólico del mismo Guardiola. La historia es que ha sido otra vez el Español el que ha hecho la puñeta al Barça. Todavía queda reciente el milagroso empate de Tamudo, aquel tanto que sirvió en bandeja al Madrid la Liga de hace dos temporadas. Por el momento, el resultado del derbi es un traspié, sin más. Pero ojo como el recorte de puntos no cese. Los periquitos se convertirían en el enemigo público número uno del barcelonismo.

Era obvio que el Barcelona aflojaría el ritmo, había puesto el listón por las nubes. Lo impensable es que con Messi, Eto’o y Henry de titulares, los azulgranas estuvieses nulos en ataque. Una mala noche la tienen hasta los más grandes. Lo curioso, que no alarmante, es que van dos partidos aciagos consecutivos. El ligero bache del equipo no es premonitorio de nada, de momento. Sin embargo, que el Barça haya echado por tierra su infalibilidad, confiere a su eliminatoria de Champions contra el Lyon un pequeño aura de incertidumbre. Benzema está entonado en Francia y Eto’o se ha distraído durante la semana haciéndose el interesante por su futuro. Haría bien el camerunés en prestar atención a la cautela de su entrenador. Y es que Pep, al igual que Valdano, también tiene razón: sólo hay que pensar en fútbol, fútbol y más fútbol. Lo demás son tonterías.   

Nunca es tarde si la dicha es buena

Lunes, 19 Enero 2009

Nunca es tarde si la dicha es buena: Pérez –Burrull ha sido castigado y no pitará el Español-Barça de Copa. Por fin una buena decisión del Comité de Árbitros. El colegiado del Madrid-Osasuna agudizó su daltonismo severo y dejó al cuadro navarro compuesto y sin novia. Nadie sabe qué se le pudo pasar por la cabeza cuando en la segunda jugada polémica pitó penalti e inmediatamente se retractó. Por lo menos, actuó en consecuencia y tras cagarla por no haber pitado las dos penas máximas, expulsó a Juanfran por simulación, tal y marcan las reglas del fútbol. Osasuna tiene todo el derecho a poner el grito en el cielo porque ayer sufrió su enésimo escándalo arbitral. Y es que cuando los árbitros la toman con el pequeño, da igual quejarse amargamente. La Federación cumple los designios de Madrid y Barça.

De todos modos, el arbitraje de ayer ha sido el primero descaradamente favorable a los merengues. Éstos también han aguantado los palos de ciego del colectivo arbitral en varios partidos. Entre tanto, el Madrid volvió a ganar, sí, pero sin gracia ni donaire. A pesar de que Juande continúa haciendo pruebas, el equipo juega lento y sin ideas. Hasta Robben, que se ha convertido en el nuevo juguete de la afición, fue marginado por la defensa de Osasuna y apenas chupó balón, como a él le gusta. Eso si, otra asistencia y otro golito para el holandés. Su compatriota Klaas (Huntelaar) ni está ni se le espera. Todo indica que el debate Klaas-Laas alcanzará un quórum para el francés en pocos días. Con todo, el Madrid sigue dando dentelladas a su manera y es el primero que ve la espalda del Barcelona, aunque sea con un telescopio.

El Madrid juega para asegurar plaza de Champions porque el Barça lo hace para reventar todos los récords habidos y por haber. Los azulgranas despacharon al Depor en veinte minutos y vuelven a enfrentarse a toda la Liga con cincuenta puntos y cincuenta y nueve goles. Casi nada. Y encima, surgen otros protagonistas que aún no habían aparecido. Son los casos de Dani Alves y Henry. El brasileño ha vuelto a demostrar que es el nuevo Roberto Carlos del fútbol aunque en el lateral derecho y ‘Titi’ empieza a recordar a aquel delantero estiloso y refinado que asombró a la afición del Arsenal tantas tardes. Ahora sólo falta que Valdés pare un par de balones imposibles por partido; Márquez emule al mejor Fernando Hierro y entonces, Guardiola entrenará a la perfección reencarnada.

Cuestión de talantes

Viernes, 26 Diciembre 2008

Llega el parón navideño con la duda de saber en qué jornada cerrará el Barça la Liga. Cinco de cinco en su particular ‘tourmalet’, ‘everest’, o como queráis llamarlo, que más bien ha sido una bajada muy plácida para los azulgranas. Real Madrid, Sevilla, Atlético, Villarreal y Valencia han sufrido el calvario de retar a los chicos de Guardiola. Si acaso, merengues y castellonenses se lo pusieron difícil a un Barça que solventa los partidos con una extensa variedad de registros: golea, especula y remonta. Lo hace todo bien. De una temporada a otra la plantilla ha experimentado un cambio extremo de actitud: de la dejadez y autocomplacencia con Rijkaard a la motivación y afán de superación con ‘Pep’. Porque el entrenador azulgrana será mejor o peor, eso ya se verá, pero su tenacidad por trabajar es indiscutible. Así da gusto.

Los perseguidores del Barça, quienes se van a repartir las migajas del campeonato, se agarran a un clavo ardiendo: están seguros que los culés acabarán extenuados y ahogados por su propio ritmo. Semejante vaticinio es erróneo porque si de algo puede presumir el Barça es de una plantilla extensa, compensada y competitiva. Cuando no destaca Xavi, lo hace Iniesta; si Eto’o está fallón, Henry es quien marca y si Messi no aparece por la banda derecha, ahí estará Alves desdoblando en cada ataque como si fuera el correcaminos. De momento, cualquier azulgrana sirve de revulsivo, recambio o parche. Es decir, la plantilla perfecta para cualquier entrenador.

En contraste, un Madrid forzado por las múltiples lesiones sólo ha comprado piezas usadas y de dudosa funcionalidad. Huntelaar ha venido para sustituir a Van Nistelrooy unos meses y habrá que ver si la intención del club es usarlo a largo plazo; Lassana Diarra ni siquiera era titular en su antiguo equipo, el Portsmouth, y su desafortunado paso por Arsenal y Chelsea no son buenas credenciales. Por su parte, Parejo ha sido contratado para emular a Santiago Solari, ¿os acordáis? El suplente de lujo de la extinta galaxia blanca. Sin embargo, una cosa es cierta: el Madrid se zafa como nadie ante los desafíos y por tanto, jugarse la Champions en Anfield y orquestar una supuesta remontada liguera, que en este caso sería antológica, marcarán el hado de este equipo. Una hazaña de tal magnitud haría resonar el nombre de Juande Ramos durante mucho tiempo aunque es verdad que si estuviese Fabio Capello,  el talante sería otro.

Las verdades de Laporta

Jueves, 9 Octubre 2008

Hoy he leído una entrevista a Joan Laporta, realizada por mis compañeros de MARCA, en la que el presidente del Barça se ha sincerado y ha confesado sus últimas tribulaciones profesionales. Dice Laporta que el Real Madrid no ganó las dos últimas ligas, que las perdió el Barça. Y no le falta razón. En el primero de los dos campeonatos, el Madrid ganó por amor propio, coraje y mucha suerte. Fabio Capello, y sólo él, fue el artífice del milagro. Los blancos estuvieron a remolque de Barça y Sevilla toda la temporada, y mientras que los culés sufrieron un batacazo causado por el desmembramiento del vestuario, el Sevilla tuvo mal de altura, hacía décadas que no se las había visto así. Cierto es que el Madrid, después de insoportables pitadas en el Bernabéu y sonadas derrotas, se desinhibió y jugó a lo que más le gusta: las remontadas. En febrero de aquel curso 2006-2007, la opinión pública era unánime en considerar al Barcelona futuro campeón, pero la única verdad es que el Madrid nos brindó la oportunidad de saborear una recuperación épica e histórica. Bueno, tan épica no debió ser cuando Capello fue despedido indignamente. Algunos pensamos que si Eto’o y Ronaldinho se hubiesen portado como debían, otro gallo habría cantado. Aquellas declaraciones incendiarias del camerunés en las que acusó directamente a su compañero brasileño de vaguedad asestaron un golpe moral muy duro al vestuario azulgrana. Y ya sabéis que la psicología de estos chicos pende de un hilo muchas veces.

Menos vistoso pero más escandaloso fue lo sucedido la temporada pasada. Sin duda alguna, el Barça conjuntó una de las plantillas más competitivas del futbol mundial. Y menciono plantilla y no equipo, porque Laporta y Beguiristáin se encargaron de reforzar las posiciones de arriba abajo con dos jugadores internacionales, a excepción de la portería. Messi, Eto´o, Ronaldinho, Deco, Henry, Xavi, Iniesta, Bojan, Abidal, Puyol, Márquez, Zambrotta, Milito, Toure, Edmilson,etc, estaban llamados a arrasar en España y en la Champions. Pero otra vez caprichos, recelos, desavenencias y actitudes nada profesionales hundieron un grupo en el que Rijkaard y su discutible docilidad quedaron desbordados. Cada semana tocaba lío y cada mes salpicaba un escándalo. Ronaldinho ni siquiera disimuló: entrenarse a diario era un absurdo para el brasileño. El díscolo Eto’o y el incomprendido Deco desistieron de seguir luchando. La historia ya no iba con ellos.

Parecía que los vicios de la era ‘galáctica’ del Madrid de Florentino Pérez habían sido la gran advertencia para los grandes de cómo no gestionar un vestuario con tantos mil millonarios dentro. Laporta creyó haber dado con la receta idónea, la suya, con la que alzó ese todopoderoso Barça, ganador de una Copa de Europa y dos Ligas de calle, y que a la postre, será recordado como glorioso a la par que efímero. Aquel Barça y su continuación han tenido equipo de sobra para haberse llevado dos o tres Champions y un buen puñado de Ligas. Sin embargo, se acabó devorando a sí mismo aunque, por lo visto en este inicio de campaña, se está levantando de la sacudida. Así que algo de razón tiene Laporta cuando espeta que su club perdió estas ligas. También sabrá el mandatario azulgrana que sus coqueteos descarados con la política no han sido inocuos en el día a día del Barça. De todas formas, habrá gente que crea el Madrid no ha merecido estas ligas, igual que yo pienso que los merengues tiraron a la basura los dramáticos campeonatos de Tenerife de principios de los noventa.

Por cierto,  no quiero acabar sin antes analizar otra revelación de Laporta en la entrevista de MARCA. El presidente afirma que se equivocó mimando tanto a Ronaldinho, permitiéndole que aguantara más de lo necesario en el club. No le culpo, muchos creíamos que Laporta, o quien fuese en la Ciudad Condal, sería lo suficientemente persuasivo para convencer al brasileño de que podía volver a ser el mejor del mundo, que únicamente era una cuestión de actitud. De esto, Laporta sí que habrá aprendido la lección y seguro que habrá rodeado a Messi de buenos consejeros.

La ingenuidad de Guardiola

Domingo, 14 Septiembre 2008

El Barça no arranca. Este equipo vislumbra el pesimismo del año pasado y los aficionados han tardado un partido para volver a mostrar su cabreo, mayúsculo, por cierto. No es para menos, los guarismos siempre mandan y hoy apuntan que los culés han sufrido el peor arranque liguero de las últimas tres décadas. Se dice pronto. Y encima, Guardiola ha caído en la más absoluta  ingenuidad y se ha apuntado a esa absurda teoría  de rotar por rotar.  Suena extraño que el nuevo técnico alinease de principio a los canteranos Busquets y Pedro, que no ‘Pedrito’. A los dos se les ven maneras, tienen aptitudes para aportar alternativas a Guardiola, pero aún son precoces para debutar de titulares en el Camp Nou y en la segunda jornada. Los experimentos con gaseosa suelen ser inanes y Guardiola no ha sido fichado para hacer probaturas.

La tarde en Can Barça fue sospechosa desde el primer momento. Inesperadamente, Henry no fue convocado por decisión técnica. El francés, otrora astro de su selección, se ha tomado en serio la pretemporada, por lo que rechina que su técnico desconfíe de él a las primeras de cambio. Las suplencias de Messi, Márquez, Cáceres y Bojan son más entendibles, quizá. Bojan apenas jugó unos minutos con España el pasado miércoles y no es de recibo que ayer saliese a falta de diez minutos. Al menos, eso debió pensar el chaval. Quien sí estuvo fue Eto’o pero de nuevo negado con el gol. Como el camerunés esté torcido durante la temporada, presagio una sequía goleadora descomunal en el Barça. Resulta paradójico que a este equipo, que siempre ha presumido de una pegada vasta, le entre una especie de psicosis cuando juega la Liga. Por delanteros, no será. Supongo que es una cuestión de rachas.

Lo cierto es que los azulgranas jugaron con descaro, igual que el Racing pero en defensa, y no deberían tener problemas para solventar los partidos en casa. El empate de ayer fue un accidente y punto. No obstante, o Guardiola se deja de innovaciones que no vienen a cuento, o Laporta podría forzar un reencuentro con Rijkaard. Sí, ese hombre templado, diplomático y del que prescindieron por extravagancias como las de su sucesor. La única realidad que entiende el soci es que Numancia y Racing se han reído del último y gran proyecto laportista. Es temprano para aventurar otra debacle en la Ciudad Condal, aunque este tipo de traspiés sirve de carnaza para los agoreros. Y no me quiero imaginar tres años sin títulos. El Barça no está para especulaciones sin sentido, debería acelerar desde ya.

Ni uno ni otro

Lunes, 1 Septiembre 2008

Se alzó el telón liguero y por accidente, Real Madrid y Barcelona se han retrasado tras el pistoletazo de salida. El desastre de los blancos en Riazor no es novedad, no en vano acumulan la friolera de dieciocho años consecutivos sin ganar en La Coruña.  Anoche, tampoco ofrecieron argumentos concluyentes para que uno se quede asombrado con este equipo, o al menos, augure expectativas triunfales para esta temporada. El Madrid volvió a estar lento, parsimonioso, con mucho toque sin propósito alguno, y lo más alarmante: sin recambios de emergencia. Da la impresión que como Robben o Van Nistelrooy no se enchufen a los partidos, este equipo arrastrará una candidez ofensiva mayúscula.

El traspié de Riazor es la consecuencia del verano pésimo del Madrid, que, por cierto, se lo ha ganado a pulso. A partir de ahora, a Ramón Calderón no le queda otra que afanarse en fichar a alguien hasta las doce de esta noche. De lo contrario, intuyo que la Liga de Campeones será un lastre para un grupo que no tiene más aptitudes. Y el siempre malhumorado Schuster no parece que vaya a sacar conejos de su chistera, si es que lleva puesta alguna. Por cierto, nos habían comunicado que el entrenador teutón sería más agradable con la prensa, o en su defecto, se comportaría con menos displicencia. Pues bien, en el Madrid deben atravesar una mala racha porque una de dos: o no han logrado instruir adecuadamente al míster o no se han molestado en atender tan nimia súplica. No obstante, mejor para los periodistas. Así tendremos carnaza de la buena en las conferencias públicas de Bernardo.

Pero si resonante es que el campeón liguero haya tirado a la basura su partido inaugural, choca más que el Barça se resbalara en Soria. Los Pajaritos fue una tortura para los azulgranas, que no pudieron con las ganas y el ímpetu del Numancia. Quien viera el partido, inferiría del mismo que la pelotita no quiso entrar. Eso es justificable para el grueso de equipos de Primera menos para Barça y Madrid. Sobre todo, si el rival es un recién ascendido, y si quienes están en frente son Messi, Eto’o, Henry y Bojan. El caso del francés Tití es de traca. El ariete galo no da una a derechas. Vino como un delantero contrastado de calibre universal, y entre el pasado año y el partido de ayer, sigue encasillado en la pandilla de los pufos del campeonato. Al final, será verdad que aún no se ha adaptado a la vida española. No sé, tampoco tenemos costumbres tan complicadas ¿no? A quien si aplaudo es a Guardiola. Me encanta que los buenos futbolistas se hagan entrenadores porque creo que ellos, mejor que nadie, conocen este juego. Ayer, después del fiasco ante los numantinos, el entrenador barcelonista no excusó a su equipo en ningún momento y tampoco eludió alabar los méritos del rival. Fair play para todo.