Blogs

Entradas con etiqueta ‘Javier Aguirre’

Kun Agüero, galáctico sin galaxia

Mircoles, 17 Junio 2015

“Es el mejor jugador en un metro cuadrado y punto. A Agüero no hay quien le gane cuando tiene que zafarse de dos o tres jugadores en un palmo de terreno, ni siquiera Messi, que necesita más recorrido para accionar sus prodigiosas quiebros”. La osadía del maestro Menotti fue repicada este miércoles por Olé, el diario deportivo con más solera de Argentina. Kun anestesió a Uruguay con un cabezazo versión Hugo Sánchez y, de paso, agitó el mercado europeo, tan huérfano de nombres galácticos este verano. Es el único nombre por el que pelearía media élite, entre ellos un Real Madrid sin una superestrella en la recámara. Sin embargo, ni Ferrán Soriano, CEO del Manchester City, ni Txiki Beguirstain, director deportivo, tendrán que obsesionarse este verano mirando sus teléfonos móviles cada cinco minutos: el blindaje que firmó el Kun hasta 2019 con su actual club le permite unas vacaciones relajadas, sin portadas de tabloides británicos apuntando al Bernabéu ni su nombre en boca de intermediarios tiburones que llaman a los clubes ofreciendo aire.

Agüero dejó de ser rebelde cuando acabó su pataleo en el Calderón. Fichó por el City seducido por un buen fajo de petrodólares y sin perder de vista la sección de chismorreos. Pero han pasado los años y Agüero no se ha movido; al contrario, es ídolo de masas en el Etihad (honor compartido con Yaya Touré) y brazo ejecutor de la ‘albiceleste’. Porque si Messi es medio Barça o casi entero, en Argentina no es tan estrella de Hollywood. El hincha argentino más pasional todavía no puede presumir de D10S; los culés sí le reverencian en los altares. Por eso y de repente, reaparece en la palestra Kun Agüero. “Cuando acabe la hegemonía de Messy y Cristiano, entraremos en los tiempos de Neymar y Agüero”, espetó Jorge Valdano en una entrevista a ESPN. Quizás los del ‘Kuncito’ llegan tarde porque sólo él y esa bola en los grilletes llena de pinchazos musculares saben cuánto tiempo podrá seguir regateando piernas en una cabina de teléfono. Como dice mi compañero Paul Tenorio, “fichar al Kun es como haber rechazado a Pamela Anderson en los 90 y decirle ahora que sí, que palante. O sea, mola…pero te perdiste lo mejor”.

Javier Aguirre defendió al Kun a capa y espada durante su pubertad rojiblanca…”Para vestir la camiseta del Atlético se necesita algo más que 18 años. He hablado con mucha gente que le entrenó en Argentina y da la sensación de que tiene posibilidades ilimitadas”. Ésa fue la respuesta del entonces entrenador rojiblanco al escepticismo de la prensa española, que no entendía por qué un fichaje de 23 millones de euros apenas jugaba un puñado de minutos cada domingo. El técnico mexicano ejerció de psicólogo con Agüero; no en vano, todavía era un adolescente al que su PVP le pesaba como una mancuerna de gimnasio. Aguirre no quería encontrarse con otro caso Robinho; es decir, un talento sin pulir con ínfulas ‘maradonianas’. Por eso, desde su llegada en el verano de 2006 el mejicano fue de cara con él y con su padre: “Kun puede aprender mucho de Fernando Torres. Le irá observando en los entrenos”. La causa común se intuía quimérica: hacer del chaval un gran futbolista y quizá, sin distracciones, engrandecer al Atlético. Precisamente, Aguirre fue testigo de la paciencia que exigía macerar a un adolescente que bebía litros de Coca-Cola, y engullía pizzas y hamburguesas como si fuera una hormigonera. Al final, el sacrificio tuvo su éxito: el entrenador colocó a Agüero en el paseo de las estrellas hollywoodiense. Ya se ha encargado él de darle brillo.

Interpretando a Maradona

Sbado, 3 Marzo 2012

aguero-durante-el-entrenamiento-junto-a-maradona-efe-2.jpg

Javier Aguirre defendió al Kun a capa y espada durante su pubertad rojiblanca…”Para vestir la camiseta del Atlético se necesita algo más que 18 años. He hablado con mucha gente que le entrenó en Argentina y da la sensación de que tiene posibilidades ilimitadas”. Ésa fue la respuesta del entonces entrenador rojiblanco al escepticismo de la prensa española, que no entendía por qué un fichaje de 23 millones de euros apenas jugaba un puñado de minutos cada domingo. El técnico mejicano ejerció de psicólogo con Agüero; no en vano, todavía era un adolescente al que su PVP le podía jugar una mala pasada. Aguirre no quería encontrarse con otro caso Robinho; es decir, un talento sin pulir con ínfulas de crack. Por eso, desde su llegada en el verano de 2006 el mejicano fue de cara con él y con su padre: “Kun puede aprender mucho de Fernando Torres. Le irá observando en los entrenos”. La causa común estaba clara: hacer del chaval un gran futbolista y quizá, sin distracciones, volver a hacer grande al Atlético. Precisamente, Aguirre fue testigo de la paciencia que supuso macerar a un adolescente que bebía litros de Coca-Cola, y engullía pizzas y hamburguesas como si fuera una hormigonera. Al final, el sacrificio tuvo su éxito: el entrenador había colocado a Agüero en el disparadero al estrellato. Faltaba un último empujón y era obvio que su club no se lo iba dar…o sí, pero para fichar por un club que no viviera en permanente convulsión.

Anoche Diego Maradona volvió a insistir en que el Kun debería acabar en el Real Madrid, en declaraciones a la radio argentina La Red. Lo dijo en verano, antes de que el City pusiera los petrodólares para fichar a su yerno, y aún anda con esa fijación. No obstante, el ‘Pelusa’ confiesa que será complicado que el Manchester le deje escapar. ¿Pero quién se necesita más: el Kun al Madrid o viceversa? Quizás, si Aguirre fuese otra vez el tutor del delantero, le aconsejaría no pegar otro timonazo: en Inglaterra ha encontrado la horma de su zapato con un fútbol tan rápido como sus prestaciones técnicas. Evidentemente, la camiseta celeste no tiene el glamour de la merengue, ni la repercusión mediática del vecino pequeño del United reclama tantas televisiones como el Santiago Bernabeu. Pero el grupo árabe, dueño del club, ha demostrado que no va de farol: no puede fardar de sala de trofeos, pero a los jugadores de hoy se les convence con un buen cheque con fondos. Si, además, a la estrella del equipo se le rodea de una guardia pretoriana que sepa hacer la guerra por su cuenta, el convencimiento es total. Agüero tiene detrás de sí al inconmensurable David Silva, al irreverente Balotelli, al imponente Yaya Touré o al contundente De Jong, permitiéndose ignorar a Tévez, todavía uno de los delanteros centros más demandados del planeta.

El problema de este Madrid, si es que tiene alguno, no contempla la delantera. Al revés, Mourinho ha demostrado que a él vale con un punta porque los goles asoman por todos los lados del campo. Así que si Florentino se permite el capricho de fichar al Kun (el precio de salida se antoja más que desorbitado), Benzema tendría que resetearse, pues ni él ni el argentino son delanteros para alternar su puesto. El verano se acerca y el mercado, sin contar a Neymar, ofrece dos seriales: el del Kun y Wayne Rooney. El primero flirteó con el Madrid y al segundo costará sacarlo de su país. Y el fútbol europeo aún no simula a la NBA, en la que es habitual que los mejores jugadores rulen de una franquicia a otra sin titubeos. O sea que será muy complicado que Agüero regrese a España tan pronto, con la familia en plena adaptación al té con pastas, y en un vestuario con voracidad de títulos, a pesar de la novatada de Champions. No obstante, puede que Agüero utilice a Maradona como portavoz…o el suegro opine como en una charla de barra de bar: el Maradona locuaz es más propio de esto último.