Blogs

Entradas con etiqueta ‘Lass’

El escudero de Xabi Alonso

Mircoles, 22 Febrero 2012

5ad9fe7e33.jpg

“El tal Khedira podrá ser internacional y hasta capitán de la Luftwaffe, pero es una coña marinera”. Medio en serio y medio en broma, Tomás Guasch es otro escéptico que no entiende por qué Juan Mata bracea todo lo que puede para no desintegrarse con su Chelsea y David Silva mira la Champions desde la barrera en un Manchester City que pecó de ingenuo en la competición de los mayores. Porque dentro de lo bien que lo está haciendo este Madrid, todavía es inexplicable por qué Mourinho opta por acorazar a Xabi Alonso. La decisión tendría sentido en una batalla de contención en San Siro o contra el Bayer, pero, precisamente, el CSKA es otro sparring más que baila en el ring al son del Madrid intentando aprovecharse de sus despistes. Al míster portugués le quedan dos sambenitos por tumbar: el Barça, obvio, y esa predilección por echar el freno de mano cuando el partido invita a la desinhibición. No obstante, a Mou hay que darle el beneficio de la duda: junto a Guardiola, es quien mejor maneja el tempo de la Champions, que a veces y a diferencia de la Liga es traicionera. Lo que pasa es nos estamos acostumbrando al rodillo que pasea por España cada fin de semana y un tostón así entre medias deja a uno aplatanado.

Pero el propio Mourinho con sus decisiones ha delatado la posición a mejorar para la próxima temporada. Con Sahin todavía conservado en formol, el rol de escudero de Xabi Alonso exige un currículum muy definido: Khedira y Lass se han turnado en ese puesto y, si acaso, el alemán aporta más prestaciones ofensivas (Lass es más perro de presa). Sin embargo, ha sido Granero el que ha descubierto la pólvora: el equipo se ha dado cuenta de que Xabi está más a gusto si levanta la cabeza y ve a un estilista y no a un martillo pilón cerca de él. O sea que en caso de que Mourinho decida continuar un año más, ya ha dado las suficientes pistas de cómo gastar el dinero este verano. Además, la fatalidad del Chelsea ayuda a que Mata dude seguir en Londres si el Madrid se le declara formalmente. Pero sólo es una conjetura, lógica, pero no pasa de ahí; Mou tendrá a final de temporada una coartada de más de cien goles para no llenar el centro del campo de tíos técnicos y estilosos….el músculo todavía es imprescindible en sus equipos.

De todos modos, respecto a ayer Xabi lo dejó claro: “El frío no lo he notado, pero donde esté el césped natural que se quite el sintético”. Así que ni con jugadores zafadores o de buen gusto el fútbol habría tenido gracia. Después de tantas ediciones, extraña que la UEFA tolere campuchos como el Luzhniki en invierno; para situaciones muy puntuales debería exigir estadios cinco estrellas con cubiertas retráctiles o calefacciones ultramodernas para el césped, más cuando se obsesiona por cuidar la imagen del torneo hasta la saciedad. Pero al margen de patatales, el dilema táctico del Madrid prevalece y seguirá dando que hablar porque Mourinho ha contado con Granero cuando Lass o Khedira tenían el coche-escoba averiado. En definitiva, la oferta de empleo es claro: centrocampista que mime el balón y, aparte de atacar, no le moleste remangarse para echar una mano en defensa….Xabi lo agradecerá.  

Masoquista

Domingo, 21 Marzo 2010

No le busques las cosquillas al Madrid, porque al final se las encuentras. Ése es el mensaje de bienvenida que debería figurar en un cartelón a la entrada del Bernabeu. El episodio del Sporting fue uno más dentro de la infinidad de partidos tontos que juega el Madrid y que gana por el efecto acción-reacción. Sinceramente, da la sensación de que este equipo es masoquista. Cuando no juega a nada, basta con meterle un susto para que espabile; si le da por abusar desde el principio, date por sentenciado. Así se las gasta el Madrid con la burguesía media de la Liga. Por ello, quizá sea aconsejable templar a la bestia y matarla sobre la bocina.  

A saber por qué el Madrid ha cogido esa fea costumbre de entonarse cuando le pegan un bofetón. Siempre es peligroso, aunque a los blancos les gusta ser fustigados hasta que se cansan y toman las riendas de la función. El Sporting no pasó de ser un equipo molesto con el propósito de hacer la puñeta todo lo que pudiese. Pero el problema lo creó el Madrid en sí mismo y fue él mismo quien tuvo que solventarlo. Pellegrini volvió a empecinarse con Lass como escolta de Xabi Alonso; y al chileno ya le han recomendado por activa y por pasiva que tal planteamiento está muy bien con equipos gordos y a domicilio, no en el Bernabeu y contra rivales de mitad de tabla.

O sea que el chileno rectificó su táctica cuando sonaron las primeras alarmas y dejó el mando a Guti, a quien encargó el desenlace final, fuese bueno o malo. Y la cosa funcionó en la segunda parte porque el Sporting no se lo creyó con el 0-1 y porque el Madrid respondió ipso facto. También ayudó, todo hay que decirlo, el árbitro Paradas Romero, que obvió unas manos clamorosas de Van der Vaart en el gol del empate. Después, la caída del rojiblanco Castro no fue penalti ni de lejos, así que no hay motivos para cabreos monumentales.

El problema es que la pillería de Van der Vaart va a provocar una nueva dosis soporífera de ‘villarato’, pero a la inversa. Esta semana se quejarán desde Barcelona escudándose en el empate del Madrid. Es lícito, aunque lo cierto es que si no hubiese sido esa jugada, el Madrid habría marcado en otra. Al líder nunca se le habría escapado el partido de ayer; más que nada, porque sólo le queda ese reto.

Este Madrid merece un Oscar

Domingo, 7 Marzo 2010

apoteosis.jpg

No recuerdo un meneo tan arrollador ni siquiera en los momentos más apoteósicos de los antiguos ‘galácticos’. Éste sí es el equipo por el que Florentino Pérez ha extendido cheques en blanco; éste sí es el equipo que tenía que sobreexcitar a los miles de aficionados que esperaban un partido así; también es el equipo que intimida y achanta a cualquiera. Porque, o muy bien se ha preparado el Lyon la vuelta del miércoles, o tras lo sucedido anoche con el Sevilla, pueden contentarse con acudir al encuentro del miércoles.  

El Madrid se inventó su mejor función en lustros y lo hizo en su formato fetiche: el de la remontada imposible en el Bernabeu. Cuando todo hacía presagiar que la clarividencia del Sevilla y el estado exultante de Palop serían suficientes para asaltar el último fortín inexpugnable que queda en Europa (los blancos son los únicos que lo han ganado todo en casa), el flamante líder decidió que debía intentarlo. Después de la semana internacional, parecía que con el 0-2 las fuerzas estaban justitas; quizá no eran necesarios ímprobos esfuerzos en Liga teniendo un examen tan serio en la Champions dentro de cuatro días. Pero los jugadores se concienciaron de que, más allá de ganar o perder, su imagen no estaba a la altura del club. Además, también había que acabar con el sambenito de que el Madrid no sabía competir con equipos importantes. Todo eso dio un vuelco espectacular en una hora de juego.

La revolución la promovió Guti, cuya especialidad de desatascador nunca fue tan bienvenida. Pellegrini se dio cuenta a tiempo de que Lass es el jugador perfecto para aguantar embestidas y resultados favorables, pero no para dibujar fútbol; tampoco Kaká aportó el valor añadido que seguimos esperando de él. Por tanto, sólo había una solución imaginable: sacar al campo a peloteros como Guti y Van der Vaart. Sabia decisión del chileno, a quien también hay que aplaudir.

Más allá de la heroica, del liderato, incluso de las veintitantas ocasiones de gol que se inventó el equipo delante de Palop, el Madrid aportó una novedad esperanzadora e ilusionante en su estilo: dejó a un lado su vicio por el contraataque y se puso a hilvanar jugadas desde el centro a las bandas con las subidas de los laterales. El equipo daba la pinta de que jugaba con extremos puros en forma de laterales camuflados, sin obcecarse con pases inverosímiles por el centro de la zaga sevillista. Por una vez su dominio aplastante del balón fue provechoso porque maniató al Sevilla, regocijó a Cristiano e Higuaín y nos flipó a todos los espectadores. Gracias a la espectacularidad de Palop, el partido fue lo que fue. Ganar así tiene más gracia que haberlo hecho por 7-2, quizá el resultado más justo.

¿Y ahora qué? El único miedo del madridismo es pensar que la película de ciencia ficción de anoche fue un espejismo, un entretenimiento que llegó por casualidad. Tampoco le vamos a pedir al Madrid que fusile por igual a todos sus rivales. Sin embargo, ya va siendo hora de exigirle de verdad que se dedique a este tipo de fútbol, el mismo que viste y calza el mejor Barcelona.

El Madrid chirría con Lass

Domingo, 14 Febrero 2010

cr91.jpg

Definitivamente Lass emborrona el dibujo táctico de Pellegrini. Sí, es imprescindible para evitar el desmembramiento del equipo, pero se entromete en las tareas de Xabi Alonso. Lo dijo hace poco el donostiarra en una entrevista, “juego más liberado sin Lass”. Xabi nunca se mete en camisas de once varas, aunque su frase fue clarividente. Anoche contra el Xerez volvió el fútbol engorroso, el de los pases sin sentido y a la espera de genialidades. Pese a Pellegrini, era obvio que el colista Xerez no exigía un doble pivote. Por tanto, no se entiende que Xabi tuviese que sufrir su ‘martirio’ particular a la vera de Lass. El francés cumple su cometido a la perfección; ya habrá partidos (los de Champions) que requieran sus servicios. Por el momento, siempre que el Madrid tenga que llevar la iniciativa, la mejor opción siguen siendo los ‘gestores’ de balón: Xabi, Guti, Granero,…

Volvió Cristiano y de nuevo se salió. Será chulo, soberbio, acaparador, etc, pero es el mejor y punto. Cumplió su penitencia de dos jornadas y regresó con ganas de volatilizar el partido. Y vaya si lo hizo, sobre todo con un salto descomunal al estilo Zamorano entre los centrales xerecistas. Los dos goles quedaron en anécdota, no así sus asistencias. Ya iba siendo hora de que apareciera cierto entendimiento entre las dos grandes estrellas. Kaká buscó al portugués y le encontró con la facilidad que permitió el rival más flojo de la Liga. Sin duda, va camino de ser la mejor noticia en la antesala de la Champions.

La historia es que el Madrid ha pasado con éxito el periodo de entreguerras. Aun con mucho escepticismo en su juego, sigue a rebufo del Barcelona, que tarde o temprano perderá y encenderá el campeonato. El martes espera el Olympique en Gerland, un estadio maldito para un equipo maldito en Europa, por lo menos en los últimos seis años. Eso sí, hay un matiz mayúsculo: este equipo intimida con la mejor versión del mejor futbolista del mundo (con permiso de Messi) y puede que también amague con el Kaká que asombró en Milan, pero sólo puede.

Por cierto, un par de apuntes más: Guti, el mismo que hace dos semanas se recreó con un taconazo estratosférico, no jugará en Francia por una pubalgia. Hasta aquí todo correcto. Lo que chirría es que ayer sufría un ‘leve esguince de tobillo’ (así consta en el parte médico oficial) y hoy es una dolencia en el pubis. Huele a chamusquina.

La buena nueva nos la trae Van Nistelrooy desde Alemania. Le han bastado tres partiditos para rentabilizar su fichaje por el Hamburgo, ¡qué pena que este pedazo goleador viniese al Madrid con treinta años!

El desafío

Sbado, 2 Mayo 2009

el-desafio.jpg

Quizá sea el mejor partido que se pueda ver en Europa con permiso de una supuesta final de Champions Barça-Manchester. Quién diría a la vuelta de navidad que Madrid y Barcelona se jugarían en el Bernabeu esta Liga de récords. Porque ambos equipos ya serían campeones en cualquier campeonato del continente. Pero esta noche no habrá consuelo para el perdedor. Un empate o una victoria de los de Guardiola, sentencia el título a su favor porque la diferencia sería inalcanzable en las siguientes cuatro jornadas. Además, los números estratosféricos de Juande Ramos se borrarían de un plumazo puesto que, para el madridismo, un año aciago significa fracaso rotundo, aun habiendo ganado diecisiete de diecinueve partidos.

La otra posibilidad, la que todos los futboleros ansiamos en aras de la emoción, es que el Madrid vuelva a tirar de esa bravura que ha estigmatizado y se lleve el clásico. El equipo merengue es pura psicología y una hazaña en el clásico le insuflaría un optimismo exacerbado y muy difícil de eliminar. Valencia y Villarreal se quedarían diminutos ante un equipo catapultado a la victoria final. Por eso, el partidazo llega en el momento idóneo, con todo por ganar y todo que perder.

Será un partido de detalles, de jugadores providenciales. Si escudriñamos la idea futbolística de los dos equipos, todos los indicios apuntan a un dominio soberano del Barcelona y a un Madrid agazapado en su campo y con el motor de inyección listo para contraatacar. El concurso de Lass se antoja fundamental porque su cometido será el de nublar los propósitos de Iniesta y Xavi. Pero Diarra no estará solo, Gago será su escudero, el interlocutor entre su zaga y el francés.

A Heinze le ha tocado la china. Él es quien deberá colocar el collar a Messi. El crack argentino decepcionó ante el Chelsea y hoy tiene una nueva oportunidad para reivindicar su grandeza. Por otra parte, Robben será duda hasta última hora, pero, por si acaso, Guardiola le ha puesto un muro delante con Keita primero y Abidal después. Mientras, Raúl y Eto’o no parece que vayan a sufrir marcajes pegajosos. A ellos se les ha encargado el remate final. Y no me olvido de Higuaín. El Bernabeu le brinda una ocasión inolvidable para meterse en la selección argentina por méritos propios. Ya veis, demasiadas pinceladas para un único partido. Comienza el desafío.

El síndrome de Fernando Torres

Lunes, 9 Marzo 2009

sindrome-torres.jpg

Vale que el Madrid empató en fuera de juego, vale que el penalti de Sergio Ramos al Kun fue clamoroso y vale que Juande Ramos sirvió en bandeja la victoria al Atlético merced a un planteamiento de chiste. Pero la única conclusión obvia es que los rojiblancos sufren un inexplicable complejo de inferioridad respecto a sus vecinos. Da igual que el Atleti cuaje el partido de su vida o tenga enfrente a un Madrid moribundo, la impotencia es la misma. Lo fácil sería decir que los colchoneros nunca lo tendrán tan fácil pero sólo hace falta husmear un poco en la historia de los derbis para cerciorarse de que al Atlético siempre le entra el vértigo cuando puede sentenciar. Agüero es fiel testigo de ello.

El Kun tiró a la basura la magistral actuación que ofreció ante el Barça. Dispuso de tres clarísimas ocasiones para cerrar el partido pero Casillas le dio la tarde.  El síndrome de Fernando Torres se ha apoderado del ariete argentino, quien desde que aterrizó en el Manzanares nunca ha podido henchir el pecho contra el eterno rival. A Torres le ocurrió lo mismo y tal leyenda negra le perseguirá siempre, o por lo menos, hasta que pueda redimirse, ¿será el próximo martes en el Liverpool-Madrid? Pero volviendo a Agüero, el Bernabeu le brindó una oportunidad inmejorable para agrandar su racha triunfal y la estrella rojiblanca la desperdició. Fue generoso en el esfuerzo, ayudó al equipo pero falló en su primer cometido: el gol.

Aparte del Kun, el derbi dejó al Atlético como absoluto dominador. En la primera parte, los de Abel Resino se plantaron mejor que el Madrid y en la reanudación se aprovecharon mejor del batiburrillo generado por los despropósitos de Juande Ramos. Porque la táctica inicial del Madrid mosqueó a todos, incluido el Atleti. Nadie sabe qué intentó el entrenador manchego colocando a Lass en el lateral pero es ilógico que moviese varias posiciones para sustituir a Pepe en el centro de la zaga. Con Ramos en ese puesto y Salgado o Miguel Torres en el lateral derecho, sobraba. No lo vio así Juande y su rectificación durante la segunda parte empeoró el rendimiento del equipo.

Gran culpa de la nulidad del Madrid la tuvo Guti, que aún no encuentra el ritmo que necesita imperiosamente su equipo. Ayer se borró del juego y sus compañeros no encontraron alternativas en ataque. También es cierto que el centrocampista madrileño estuvo pendiente de echar una mano a Gago en defensa, y claro, así Guti no brilla. Por tanto, no es de extrañar que en Liverpool el ‘14’ blanco esté flanqueado por Lass y el mismo Gago.

En resumen, el Atleti sigue negado en los derbis y ese fantástico Madrid que había ganado diez partidos consecutivos, se ha vuelto a atascar en un partido de cierto empaque. Quizá sea casualidad pero Juande no ha ganado ninguno de los tres envites serios que se le han presentado: en el Camp Nou acabó deponiendo las armas, al Liverpool no supo perforarle y ayer empezó mareado el derbi por su incertidumbre táctica. A ver si a la cuarta (en Anfield) es la vencida.

Ni ‘chorreo’ ni gaitas

Jueves, 26 Febrero 2009

higuain.jpg

Pues va a haber que recurrir a la épica por enésima vez. El Madrid no supo tumbar la estrategia de mister Rafa y Anfield ya está preparado para atestiguar la proeza o el sexto batacazo consecutivo. Lo cierto es que el Bernabeu no impresionó al Liverpool como se presuponía. Es más, el equipo inglés se desenvolvió a su estilo con comodidad y nunca tuvo que trabajar hasta la extenuación. Los ‘red’ son expeditivos hasta el límite, complicarse no es lo suyo. Vinieron a ahogar las ofensivas blancas y a aprovecharse de jugadas aisladas. En consecuencia, hicieron su partido soñado. Ni siquiera buscaron ese milagroso gol que les da una inmensa ventaja para la vuelta. Se encontraron con una falta torpe de Heinze y a casa con alhajas.

Lo preocupante es que el Liverpool de anoche ni contó con Gerrard ni se agrandó con Fernando Torres. Al ‘niño’ le cayó del cielo una ocasión envidiable y Casillas la desbarató. Poco después se lesionó y estuvo deambulando dolorido por el césped hasta que Benítez, ceñido a su estrategia, le cambió en un instante que seguro que estaba analizado de antemano. Así es Rafa, un estudioso insaciable del fútbol.

En cuanto al Madrid, otra vez resurgió su cara más roma y agria. Nunca supo dominar los tempos del partido ni abrir la cerradura inglesa. Robben usó mal su mejor virtud, el regate. Su finta hacia el interior fue un movimiento muy bien aprendido por los defensas rivales; Sergio Ramos estuvo demasiado ansioso. Su aportación en ataque siempre fue precipitada. De lo contrario, no se entiende que no centrase decentemente ni una vez; Higuaín quiso hacerlo todo solo y el resultado fue nulo; Raúl ofreció su generosidad de siempre pero ayer fue  insuficiente y Guti no se convirtió en el jugador resolutivo que ansiaba Juande. Aunque el centrocampista tiene excusa porque se le notó falto de ritmo. Por el bien del Madrid que se entone pronto.

Mención especial sí que hay que hacer para Pepe y Lass. El portugués estuvo imperial en el eje de la zaga, tanto por tierra como por aire, y Diarra II recordó al gran Makelele. Sus oposiciones para ese puesto la próxima temporada son de momento más que notables. Si ayer tuvo resolver todo tipo de problemas en la media, el encargo dentro de dos semanas será morrocotudo.

El Madrid está tocado pero no hundido. El fantasma de los octavos vuelve a  acechar la reciente leyenda negra pero no queda otra que espabilar en Anfield. El Liverpool ha ganado aquí, ¿por qué no puede hacer lo mismo el Madrid allí? Seguro que morirá en el intento, es lo menos que les exige el madridismo. Por cierto, alguien debería recordar al bravucón Boluda la gracia del famoso ‘chorreo’ al Liverpool. La mofa en Inglaterra tendrá su enjundia.

Nunca es tarde si la dicha es buena

Lunes, 19 Enero 2009

Nunca es tarde si la dicha es buena: Pérez –Burrull ha sido castigado y no pitará el Español-Barça de Copa. Por fin una buena decisión del Comité de Árbitros. El colegiado del Madrid-Osasuna agudizó su daltonismo severo y dejó al cuadro navarro compuesto y sin novia. Nadie sabe qué se le pudo pasar por la cabeza cuando en la segunda jugada polémica pitó penalti e inmediatamente se retractó. Por lo menos, actuó en consecuencia y tras cagarla por no haber pitado las dos penas máximas, expulsó a Juanfran por simulación, tal y marcan las reglas del fútbol. Osasuna tiene todo el derecho a poner el grito en el cielo porque ayer sufrió su enésimo escándalo arbitral. Y es que cuando los árbitros la toman con el pequeño, da igual quejarse amargamente. La Federación cumple los designios de Madrid y Barça.

De todos modos, el arbitraje de ayer ha sido el primero descaradamente favorable a los merengues. Éstos también han aguantado los palos de ciego del colectivo arbitral en varios partidos. Entre tanto, el Madrid volvió a ganar, sí, pero sin gracia ni donaire. A pesar de que Juande continúa haciendo pruebas, el equipo juega lento y sin ideas. Hasta Robben, que se ha convertido en el nuevo juguete de la afición, fue marginado por la defensa de Osasuna y apenas chupó balón, como a él le gusta. Eso si, otra asistencia y otro golito para el holandés. Su compatriota Klaas (Huntelaar) ni está ni se le espera. Todo indica que el debate Klaas-Laas alcanzará un quórum para el francés en pocos días. Con todo, el Madrid sigue dando dentelladas a su manera y es el primero que ve la espalda del Barcelona, aunque sea con un telescopio.

El Madrid juega para asegurar plaza de Champions porque el Barça lo hace para reventar todos los récords habidos y por haber. Los azulgranas despacharon al Depor en veinte minutos y vuelven a enfrentarse a toda la Liga con cincuenta puntos y cincuenta y nueve goles. Casi nada. Y encima, surgen otros protagonistas que aún no habían aparecido. Son los casos de Dani Alves y Henry. El brasileño ha vuelto a demostrar que es el nuevo Roberto Carlos del fútbol aunque en el lateral derecho y ‘Titi’ empieza a recordar a aquel delantero estiloso y refinado que asombró a la afición del Arsenal tantas tardes. Ahora sólo falta que Valdés pare un par de balones imposibles por partido; Márquez emule al mejor Fernando Hierro y entonces, Guardiola entrenará a la perfección reencarnada.

Mejor Lass que Klaas

Lunes, 5 Enero 2009

Lass antes que Klaas. Por lo visto ayer en el Bernabeu, el Diarra francés se antoja un futbolista muy útil para Juande Ramos. Klaas (Huntelaar) también augura dotes interesantes pero contra el Villarreal nos dejó claro dos indicios: inquietante en el área e inocuo lejos de ella. En cambio, Lass parece que cumplirá con su cometido a la perfección: defiende bien, roba balones, hace coberturas a sus compañeros, pasa con precisión y dosifica sus ofensivas. La sufrida victoria del Madrid ante el ‘submarino amarillo’ se debió en parte a la obediencia del francés al plan de Juande Ramos. En consecuencia, no es de extrañar que el técnico manchego apuesta finalmente por Lass para la Champions. Mejor guarecerse atrás que rifar una eliminatoria con el instinto de Klaas.

Algo ha cambiado en el Madrid aunque no de forma brusca. Quizá sea que los futbolistas han espabilado con el nuevo entrenador, defenestrando de una vez por todas la dejadez y autocomplacencia en la que cayeron con el método Schuster. Se ve a un equipo alegre, con otro talante mucho más positivo y con la humildad de ir paso a paso. El Barça está a años luz y no falla, sí, pero la guerra del Madrid ya no es ésa. Juande tiene que exprimir  al máximo los pocos recursos con los que debe acometer el asalto suicida a la Décima y por el momento, está tocando las teclas adecuadas. La defensa ofrece otra imagen aunque siempre con la inestimable ayuda de Iker Casillas, quien se ha vuelto a entonar; la línea media se mueve en torno a una idea clara y sólo deja al azar la creatividad para montar jugadas de ataque; la delantera sabe dónde empezar a presionar al rival y cómo colocarse en el área rival y en resumen, el concepto de equipo, todavía bastante mejorable, ya no está tan difuminado como hace apenas un mes. Bien por Juande.

También otro hurra por Robben, el arma más punzante de este Madrid. Al extremo holandés le trae sin cuidado echarse a la banda derecha o izquierda puesto que la va a liar igual. Conduce el balón al estilo Messi y por ello,  frenarle implica el sacrificio de hasta tres defensas. Sólo falta que no vuelva a lesionarle para evitar otra cojera en el equipo. Sin duda, su participación es vital para los blancos. Y otro que se presume trascendental es Guti, que si logra entenderse con el mismo Robben por un lado y con Sneijder por el otro, afilará la cuchilla merengue.

Al final, resultará que al Madrid le habrá venido bien la bochornosa eliminación de Copa. Hasta finales de febrero el calendario liguero de los blancos es asequible y por tanto, el equipo se encuentra con una ocasión pintiparada para afianzarse en los primeros puestos y hacer varios ensayos generales para la ansiada visita a Anfield. Pero eso es otra historia aunque a la vuelta de la esquina.