Blogs

Entradas con etiqueta ‘liverpool’

Ni ‘chorreo’ ni gaitas

Jueves, 26 Febrero 2009

higuain.jpg

Pues va a haber que recurrir a la épica por enésima vez. El Madrid no supo tumbar la estrategia de mister Rafa y Anfield ya está preparado para atestiguar la proeza o el sexto batacazo consecutivo. Lo cierto es que el Bernabeu no impresionó al Liverpool como se presuponía. Es más, el equipo inglés se desenvolvió a su estilo con comodidad y nunca tuvo que trabajar hasta la extenuación. Los ‘red’ son expeditivos hasta el límite, complicarse no es lo suyo. Vinieron a ahogar las ofensivas blancas y a aprovecharse de jugadas aisladas. En consecuencia, hicieron su partido soñado. Ni siquiera buscaron ese milagroso gol que les da una inmensa ventaja para la vuelta. Se encontraron con una falta torpe de Heinze y a casa con alhajas.

Lo preocupante es que el Liverpool de anoche ni contó con Gerrard ni se agrandó con Fernando Torres. Al ‘niño’ le cayó del cielo una ocasión envidiable y Casillas la desbarató. Poco después se lesionó y estuvo deambulando dolorido por el césped hasta que Benítez, ceñido a su estrategia, le cambió en un instante que seguro que estaba analizado de antemano. Así es Rafa, un estudioso insaciable del fútbol.

En cuanto al Madrid, otra vez resurgió su cara más roma y agria. Nunca supo dominar los tempos del partido ni abrir la cerradura inglesa. Robben usó mal su mejor virtud, el regate. Su finta hacia el interior fue un movimiento muy bien aprendido por los defensas rivales; Sergio Ramos estuvo demasiado ansioso. Su aportación en ataque siempre fue precipitada. De lo contrario, no se entiende que no centrase decentemente ni una vez; Higuaín quiso hacerlo todo solo y el resultado fue nulo; Raúl ofreció su generosidad de siempre pero ayer fue  insuficiente y Guti no se convirtió en el jugador resolutivo que ansiaba Juande. Aunque el centrocampista tiene excusa porque se le notó falto de ritmo. Por el bien del Madrid que se entone pronto.

Mención especial sí que hay que hacer para Pepe y Lass. El portugués estuvo imperial en el eje de la zaga, tanto por tierra como por aire, y Diarra II recordó al gran Makelele. Sus oposiciones para ese puesto la próxima temporada son de momento más que notables. Si ayer tuvo resolver todo tipo de problemas en la media, el encargo dentro de dos semanas será morrocotudo.

El Madrid está tocado pero no hundido. El fantasma de los octavos vuelve a  acechar la reciente leyenda negra pero no queda otra que espabilar en Anfield. El Liverpool ha ganado aquí, ¿por qué no puede hacer lo mismo el Madrid allí? Seguro que morirá en el intento, es lo menos que les exige el madridismo. Por cierto, alguien debería recordar al bravucón Boluda la gracia del famoso ‘chorreo’ al Liverpool. La mofa en Inglaterra tendrá su enjundia.

El calcetín del revés

Martes, 24 Febrero 2009

Volvemos a saborear aroma de Champions. Dos meses después el Real Madrid se pone el esmoquin de gala para dar la bienvenida al Liverpool. Este equipo gusta mucho en Chamartín por su lustrosa historia y por el mimo que siempre le da a la Copa de Europa. Desde que Rafa Benítez aterrizó en Anfield, los ‘red’ se desviven por la magia de la Champions. Casi es su competición fetiche, lo mismo que le sucedía al Madrid hasta que se fue Florentino. En consecuencia, mañana no es un duelo cualquiera, es un partidazo con todo lujo de detalles.

Cuando el bombo deparó en diciembre el Madrid-Liverpool, la situación deportiva e institucional de los dos clubes era justo contraria a la que se vive ahora. Entonces, el Madrid estaba sumido en el más absoluto caos ‘calderoniano’ y con un Schuster en su versión natural, la deplorable. En contraste, los ingleses marchaban líderes de la Premier con poderosa suficiencia; estaban entonados y sus dos estrellas, Torres y Gerrard, marcaban el tempo de los partidos. Incluso Rafa estaba tranquilo porque sabía que su renovación sería un mero trámite con los buenos resultados.

Hoy, como por arte de magia, alguien le ha dado la vuelta al calcetín. El Liverpool es segundo en la tabla, a siete puntos del Manchester, y no parece que la diferencia sea salvable. Su juego ha empeorado drásticamente respecto al comienzo de temporada. Sinceramente, nunca ha dejado de ser un fútbol simplón, de mucha fuerza y contundencia. Sólo que ahora los futbolistas salen a escena atenazados, quizá por el vértigo a reconquistar su liga dieciocho años después o por la sensación de impotencia que sufren cuando ven jugar al todopoderoso Manchester.

Por otra parte, las lesiones han mermado el rendimiento del grupo. Torres estuvo de baja un puñado de partidos y a la delantera se le mojó la pólvora. Y justo en estas semanas que el United ha arrasado a todos, Gerrard también se ha tenido que ausentar. Benítez afirma que el capitán aún renquea de su lesión. Sin embargo, ha viajado a Madrid y por ello, mañana jugará de titular. De lo contrario, se le habría reservado para la vuelta. Para colmo, los rumores sobre la no continuidad de Rafa circulan por los tabloides británicos. El mister quiere asumir todos los poderes de la parcela técnica pero los dueños norteamericanos son reacios a tal exigencia. Veremos en qué acaba la cosa. 

El gran reto

Domingo, 21 Diciembre 2008

Partidazo en la Champions. El madridismo puede sonreír tras conocer que su equipo se batirá el cobre con el Liverpool de Rafa Benítez. Sin duda, un rival para recurrir a la gloriosa épica que tantas alegrías le ha dado al Madrid en su competición fetiche. El Liverpool es un equipo idóneo porque en estadios como el mítico Anfield es donde el Madrid saca su mística. La buena noticia es que el enemigo de los merengues en octavos no será ni Bayer de Munich ni Juventus, las auténticas bestias negras de la leyenda blanca. Y por supuesto, el morbo lo sirve el ex atlético Fernando Torres, quien querrá resarcir su mal fario con el Madrid en el Santiago Bernabeu. Ésta es la ocasión perfecta para que  ‘The Kid’ resuelva cuentas pendientes con Iker Casillas. De todos modos, dar tanto pábulo al reencuentro de Torres con el Madrid es peligroso. Más que nada porque el jugador indiscutible del Liverpool es Steve Gerrard, el mejor centrocampista del mundo.

Serán dos batallas apasionantes que calibrarán el talento de Juande Ramos. El alivio para los merengues son las fechas y por ello, dos meses son suficientes para que el Madrid recupere su competitividad, si la plaga de lesiones desaparece. El suplicio está claro: la fobia de los octavos de final. Y es que haber caído eliminado cinco veces consecutivas en octavos  supone que el Madrid vaya a ir con pies de plomo. Además, la vitola de favoritos la ostentarán los británicos. O sea que menos presión para los blancos y por tanto, una ayudita más.

Por su parte, el Atlético de Madrid ha tenido mucha suerte, no le suele pasar. El Oporto no parece un enemigo que vaya a inquietar mucho. Su estrella es Lucho González, que el pasado verano estuvo a caballo entre el Valencia y el Real Madrid. No obstante, si la dupla goleadora Forlán – Agüero está acertada, los rojiblancos estarán en cuartos. Aunque del Atleti, ya lo sabéis, puede pasar cualquier cosa.

Donde no se esperan sorpresas ni por asomo es en Lyon- Barça. A los culés les ha caído una de las peritas en dulce del torneo y muy mal lo tienen que hacer para pifiar la eliminatoria. El Lyon vive de sus rentas logradas en los últimos tiempos y de los chispazos de Benzema. La otra figura del equipo, Juninho Pernambucano, ha cumplido 33 años y sólo es útil para lanzar zambombazos de larga distancia.

Y por supuesto, debía haber algún bendecido y ése ha sido el Villarreal. El Panathinaikos se ha clasificado contra todo pronóstico por delante del Inter de Milán y todo lo que le pase después siempre será un premio. Pero que no se descuide el equipo castellonense en El Madrigal, de lo contrario podría pasar las de caín en el infierno griego.

Espeluznante contraste

Jueves, 23 Octubre 2008

simaogol221008_es.jpg

Todo simuló estar pactado. El decurso del partido pareció ejecutarse merced a un plan pergeñado hace meses, cuando Atlético y Liverpool supieron que se enfrentarían en la liguilla de Champions. De otra forma, nadie se explica el bajón que sufrieron los ingleses en la segunda parte. Extraña que la desatención británica fuera psicológica teniendo a Mister Rafa Benítez como el adalid del coraje y la motivación. Entonces, si se descarta tal opción, no queda otra que reconocer y alabar los aciertos que Javier Aguirre sí se mereció anoche. El entrenador mejicano atinó la estrategia en la reanudación. Sin tener que devanarse los sesos con complejos algoritmos, Aguirre dio con la solución más simplona a la par que adecuada: sacar al campo al mejor futbolista del equipo, dicho y hecho. La sola presencia de Agüero inquietó a la ordenada defensa del Liverpool.

Por arte de magia, o más bien por temor inglés, el reloj suizo que Benítez había puesto en funcionamiento en la primera parte, se detuvo y nunca más volvió a funcionar. Quizá con Fernando Torres la segunda parte habría sido otra historia porque la defensa achacosa del Atlético concede al rival oportunidades de todos los colores y ya se está convirtiendo en una fea costumbre.

La UEFA también hizo lo suyo. Advirtió que vigilaría las gradas del Calderón, butaca a butaca, y ahí se encontró de sopetón con un hermanamiento ejemplar entre las dos aficiones. Pero no le había bastado con asustar al Atlético mediante ese estúpido y alevoso ademán de sanción, tenía que seguir estirando la cuerda. El señor Michel Platini y sus secuaces designaron al danés Bo Larsen como árbitro de la contienda, para perdición del trencilla. Larsen fue malísimo y sus linieres, peores. La casualidad o la premeditación, ya me creo cualquier cosa, desbordaron el partido con polémicas a granel: el gol de Keane en fuera de juego fue validado, el tanto de Benayoun fue correcto pero no subió al marcador, Maniche marcó tras recibir el pase un metro por detrás del defensa y sorprendentemente, o no, vimos que el banderín amarillo fosforito estaba alzado. Por lo menos, al árbitro no le quedaron excusas que inventarse para anular el empate de Simao. Por cierto, el portugués gana cada día más relevancia en el equipo. Responde en los partidos grandes, así que Aguirre no se atreverá a hacer experimentos con gaseosa en su banda, esperemos.

Aún se puede confiar en este Atleti. Se recupera como el boxeador casi noqueado que se faja con un puñetazo y vuelve a dar emoción al combate. El peligro es que el contraste del equipo es espeluznante: en las primeras partes tira su guión a la basura y en la segundas, espabila a impulsos. Lo meritorio sería que Aguirre escribiese una historia interesante que durase noventa minutos. Entonces, los criticones recalcitrantes sabrían otorgar al César lo que es del César. Tiempo al tiempo.

España, sí pero no

Domingo, 15 Junio 2008

Este guión no lo conocíamos, al menos con España. Cuando españoles y suecos se daban por satisfechos con el empate, David Villa volvió a coger su fusil y en un alarde de picardía, le ganó la partida al defensa Hansson y batió al meta Isaksson como lo hacen los grandes delanteros, con determinación y tranquilidad. No fue una confirmación, Villa ya era un gran delantero, él lo sabe y la selección le necesita. También Fernando Torres ratificó su providencia en este grupo. Nadie puede ejercer la función del ‘niño’: ser oportunista y crear peligro de la nada. El ariete del Liverpool facilita la actuación de su compañero, es el cebo de Luís para abrir las defensas rivales. Torres no ha deslumbrado aún en esta Eurocopa, las luces y los taquígrafos son de momento para el ‘guaje’, pero es el madrileño quien ha servido en bandeja la gloria al pichichi del combinado nacional. 

Sobre el partido, más de lo mismo. España juega al fútbol  cual tenista que debe afrontar cinco sets en un ‘grand slam’. Este equipo es ciclotímico, reacciona por impulsos y eso a partir de cuartos de final es peligroso. La selección comenzó muy bien, maniató a Suecia y la arrinconó a base de pases precisos. La consecuencia fue el gol de Torres. Y precisamente, en ese momento fue cuando los nuestros echaron por tierra el rédito ganado sin ninguna explicación lógica. Ibrahimovic empató en una genialidad que humilló al fallón Sergio Ramos. El madridista no da una a derechas. Sus ganas y el exceso de ímpetu de atacar le superan hasta el punto de olvidarse de su cometido: defender su carril. Luís Aragonés debería meterle en cintura.  

Que Suecia nos empate, sólo es un aviso. Con todos mis respetos a los escandinavos, este equipo no podía hacer mucho más que asustar a España. Como se vio después, la calidad de los españoles bastó para enderezar la función. Sabemos reaccionar con este tipo de selecciones pero dudo que lo hagamos si el oponente es Italia o Francia, que bien podría ser el enemigo de cuartos. El combinado de Luís está arriesgando mucho, los cuartos de final se juegan a todo o nada y España no debería jugar a ráfagas. Xabi Alonso lo ha dicho esta semana: “Nos falta saber leer los partidos”. Y en esta faceta, nosotros no hemos demostrado nada.  

Qué ganas tengo de que algún año juguemos la primera fase contra las grandes potencias. No nos habría venido mal haber participado en el llamado grupo de la muerte (Italia, Francia, Holanda y Rumanía). Así, calibraríamos de una vez por todas el potencial de España. Pero bueno, paciencia, que los cuartos son el próximo fin de semana. Lo malo es que el rival sea Rumanía porque, en ese caso, seguiremos creyendo que somos uno de los favoritos. Sinceramente, eso de ser o no favoritos es una solemne tontería, sino, preguntad a los griegos en la pasada Eurocopa, aunque en ésta ya hayan hecho las maletas. En fin, si por naturaleza somos optimistas, habiendo ganado dos partidos, no seré yo el aguafiestas. Simplemente, aviso que España debe hacer un poco más de lo que está ofreciendo. 

Una vez fue ‘El Niño’…, ahora es ‘The Kid’

Jueves, 13 Marzo 2008

La premonición del Atlético de Madrid sobre Fernando Torres se ha cumplido definitivamente: quien ha sido el valuarte rojiblanco de los últimos años, ha necesitado un equipo puntero para demostrar de qué es capaz, y la verdad es que ‘El Niño’ está siendo la revelación de Inglaterra. Desde el comienzo de la temporada actual, el ariete del Liverpool se ha ido granjeando la fama de jugador resolutivo, oportunista y lo más importante, indispensable en el juego de los reds.

Torres está labrando una proeza inédita en la historia de los futbolistas españoles. Las estadísticas son su aval. A fecha de hoy, Torres ha marcado 26 goles (19 en la Premier, 4 en Liga de Campeones y 3 en la Copa inglesa) en 30 partidos. Con semejantes números, no es de extrañar que la prensa inglesa ya le idolatre. Salvo Césc Fábregas del Arsenal, ningún español había tenido jamás un protagonismo tan determinante en la Liga inglesa. Sin duda, ‘El Niño’, apodado ‘The Kid’ en las Islas, se lo merece con creces y más viniendo del Atlético de Madrid, el club de las venturas y desventuras por excelencia, capaz de lo mejor y lo peor.

No hay muchas estrellas en este deporte que hayan vivido una madurez tan precoz e inoportuna como la de Torres. ‘El Niño’ siempre ha sido la joya más rutilante de la cantera rojiblanca y cuando debutó con el primer equipo, con tan sólo 17 años, el club y la afición vislumbraron su destino inmediatamente: debía ser el futbolista que devolviera la gloria a un patrimonio por entonces sacudido por los escándalos de una gestión administrativa dudosa y que irremisiblemente se ahogó en la Segunda División.

Torres experimentó la extraña sensación de lograr el ascenso a la máxima categoría, pero más que una sensación, era una obligación. A partir de ahí, el club se equivocó con él porque fuera cual fuera el proyecto del Atlético de Madrid, no podía dejarse en manos de un advenedizo de la Liga de las Estrellas. Y ete aquí la paradoja: el Atlético confirió a Torres el aura de estrella pero nunca hizo lo suficiente para rodearle de un equipo competitivo. En consecuencia, los títulos no llegaron y los deseos de Torres de triunfar con sus goles pudieron con su sentimiento atlético.

El Liverpool ha dado a Fernando Torres la oportunidad que buscaba desde hacía tiempo, él la está aprovechando y nosotros, como aficionados, le aplaudimos. Lo que me da rabia es que ‘El Niño’ no haya podido consagrarse en nuestro campeonato y que el Atlético, al que le urge una figura en el vestuario, se esté arrepintiendo de haberlo vendido. Por lo menos, la selección española estará agradecida por volver a tener un aliciente para soñar, quién sabe si con la Eurocopa.