Blogs

Entradas con etiqueta ‘madrid’

De Sevilla a Clemente

Domingo, 9 Mayo 2010

b49205ab7056940ec87995e88fb1a17c_extras_albumes_0.jpg

Pues nada, habrá que esperar una jornada más. No es para menos cuando Barça y Madrid no tienen más obligación que jugar un partido por semana. Y eso que la Liga tuvo su gracia durante diez minutos, los que precisó el Sevilla para casi volatilizar el partido. Quién sabe lo que habría ocurrido si su conato de remontada hubiese llegado antes. Aunque, analizándolo fríamente, los últimos momentos fueron un auténtico ‘fútbol control’ del Barcelona. El caso es que los chicos de Guardiola solventaron la visita más crucial con una demoledora demostración: una defensa bien adelantada por Piqué y Puyol, Dani Alvés que volvió a jugar al correcaminos por la derecha y Xavi que se empachó de pases al hueco. Y claro, entre Messi, Bojan y Pedro desahuciaron a Fazio y Escudé. Obviamente, con semejante panorama da igual que el rival fuese el Sevilla, Chelsea o Bayer. Bueno, cualquiera menos el Inter.

De la goleada del Madrid hay poco que contar. La primera parte fue un soberano coñazo, con Cristiano intentándolo por su cuenta (como siempre) y Granero esforzándose por contentar a Pellegrini. De ese sopor sólo es rescatable la maravilla de Yeste, ese chico que iba para jugadorazo y se ha quedado en uno del montón. En la reanudación el Madrid abusó del Athletic metiéndolo dentro de la portería. Sólo faltaban las buenas nuevas de Sevilla que nunca llegaron. Por cierto, Kaká sigue intentando coger la forma idónea para el Mundial y quién sabe si para la próxima temporada. En consonancia,  el club está a la espera de averiguar si sus sesenta y cinco millones rentan algo.

O sea que el Madrid debe envidarlo todo a un protagonista que simpatiza más bien poco con los merengues. Ése es Javi Clemente, a quien el madridismo escudriñará con detalle en el Camp Nou para comprobar que ‘no se deja’ contra el Barça. Sinceramente, las opciones del Valladolid son casi nulas; sólo hay una estrategia posible, la de poner zagueros colgando del larguero y esperar el milagro. Pero ahora mismo una victoria de Clemente es más complicada que el Madrid se corone campeón de Europa, y eso ya es harto difícil.     

Papeleo para la segunda vuelta

Domingo, 17 Enero 2010

Suena disparatado pero es lo que hay: el Barça ya tiene media Liga hecha. Guardiola borró de un plumazo los rescoldos del fiasco copero con una goleada de acojone. Fueron cuatro y el mejor del partido volvió a ser Palop por segunda vez consecutiva en una semana. O sea, que los sevillistas no se llevaron ocho o nueve porque su portero estuvo intratable y, sobre todo, porque el Barça no los necesitó. Guardiola fragua este tipo de paseos militares de la manera más simplona: no espera a que el contrario se debilite, sencillamente ataca y ataca con sentido desde el pitido inicial. Normal que después de un buen puñado de ocasiones, acaben entrando una detrás de otra. Es lo que suele pasar cuando el míster arranca su apisonadora a mil revoluciones.

Y por supuesto hay que seguir rindiendo pleitesía a Pedro. Aludo al chaval porque ya ha pasado de ser revelación a jugador contrastado. Su meteórica carrera se ha erigido con una dosis permanente de goles y buenos modos. Si sale titular, lo borda; si Guardiola le saca al final para deshacer el entuerto, decide, y si sustituye a alguien para finiquitar el partido, cumple. Todo lo hace bien y tal como quiere su entrenador. Perfecto.

La próxima orgía del ‘megaBarça’ espera en Valladolid y después a cumplir con el papeleo de la segunda vuelta. Por tanto, nos espera un divertido trámite hasta el final de Liga, al no ser que este equipo se inmole (algo casi imposible) o el Madrid se saque un conejo de la chistera (aún más difícil). No ha empezado nada bien el año para Pellegrini. Creía que había cogido el pulso al equipo y dos visitas latosas han echado abajo su idea de equipo. Ésa que todavía no está clara por más que pasen los meses. Puede que el chileno pase olímpicamente de variar sistemas, pero es que tampoco reacciona cuando vienen mal dadas. Y ayer el Madrid se dejó llevar, como casi siempre, por la inercia del partido. Lo peor no es que el equipo esté averiado, que lo está, sino que los jugadores no aparecen.

Vale que Benzema se esforzó y buscó el peligro, pero a los goleadores se les exige rentabilidad y el francés todavía no ha marcado fuera del Bernabeu. Por cierto, Pedrito lleva los mismos goles que la estrella del Madrid. Dato más que inquietante. Como también inquieta la abulia de Kaká. Quizá la pubalgia le haya pasado factura o quizá su pasotismo se deba a que está a disgusto en el campo. Tampoco él le ha pillado ritmo a la competición ni a Cristiano Ronaldo. Por ello,  la simbiosis soñada entre portugués y brasileño es eso, un sueño.

Ganó quien debía

Domingo, 29 Noviembre 2009

ibra.jpg

Al final no hubo ni baile ni goleada. El Barça tuvo que apretarse los machos para desmontar al Madrid más concentrado que se le recuerda en los últimos tiempos. Un Madrid, por cierto, que salió como demandaba la lógica del clásico: juntitos atrás y a esperar la ocasión. Y pronto llegó uno de los lances claves con el jugador clave, Cristiano Ronaldo. Su falló entronizó a Valdés y sus inquietantes amagos rescataron la figura de Puyol, el mejor de lejos.

El pufo por unanimidad, como no podía ser de otra manera, fue Marcelo, que si acaso acertó el uno por ciento de sus pases y controles. Jugadores como éste hay cientos en Europa, el problema es que el Madrid no tiene más interiores zurdos. Bueno, sí, estaba Robben, pero las ansias del club por equilibrar la balanza de pagos le obligaron a emigrar al Bayer.  

El dúo de menudos Xavi e Iniesta tampoco brilló como acostumbra porque un solo hombre se dedicó a perseguir y morder sus sombras. Ése no es otro que Lass, el pulmón de un grupo que se las tendría tiesas sin este perro de presa. Kaká dejó mucho que desear y el que aprobó con nota fue Ibrahimovic, la réplica culé a la millonada que se ha gastado Florentino el pasado verano. El sueco, todavía renqueante de una lesión muscular, salió y compensó al soci, cosa que aún no ha podido hacer Benzema con su grada.  

La sensación general es que el Madrid nunca pudo ganar el partido. Sus propósitos quedaron a expensas de la inventiva de los azulgranas, que tampoco fue mucha. Cierto es que los visitantes no iban a llevar la voz cantante, pero se esperaba mucho más de Pellegrini, primero, y el equipo, después, cuando Busquets se fue a la calle. La expulsión del canterano se convirtió en un arma de doble filo para el mister merengue: por un lado, el Barça bajaría el ritmo para proteger su gol como un tesoro, y por otra, uno menos en el campo exigía el talento del entrenador para encontrar la reacción. Pues nada de nada, el Madrid se difuminó por completo y ahí se acabó el choque.

Con todo, el Barça no engaña a nadie, mientras que el vencido ha ofrecido una versión más sobria. Pero, claro, no es lo mismo jugar para placar al rival que marearle con el balón, y ahí es donde el Madrid tiene que aplicarse. El presunto cambio empieza  esta semana.  

Guardiola sí lo sabía

Martes, 20 Octubre 2009

messi.jpg

Algún ingenuo tahúr habrá apostado un dinerillo a la victoria del Rubin Kazán en Barcelona. Pues bien, si creía haber tirado las últimas monedas que le quedaban en el bolsillo y no ha estado pendiente de la noche de Champions, que vaya mañana a la casa de apuestas a reclamar el dineral que se habrá llevado: cincuenta a uno se pagaba por la victoria rusa en el Camp Nou. Ver para creer: el Barça amaga con una crisis, cuanto menos pasajera, y lo más grave, su fama de invencible se puede haber ido al traste. De lo contrario, nadie se explica que el Rubin Kazán haya convulsionado el estatus quo deportivo del club.

Decía en el anterior artículo (Criticar por criticar) que a este equipo sólo se le puede criticar por aburrimiento, sin ningún fundamento contundente. Sin embargo, la campanada rusa en el Camp Nou, unida al empate milagroso de Mestalla y la victoria pírrica contra el Almería, evidencia que un rival con las ideas muy claras puede hacer daño al tricampeón. Los del Kazán sabían a lo que venían: defensa expeditiva, contraataque atinado y desactivación del ordenador de a bordo azulgrana. Si el Barça no atiende a recursos diferentes a Xavi e Iniesta, le puede entrar el tembleque. Además, sabiéndose favorito para todo, los enemigos le atacarán sin piedad a la yugular. Cierto es que Guardiola no se cansa de advertir públicamente que la gesta insuperable de la temporada anterior es pretérita, pero el problema de un equipo que ha campado a sus anchas en la más absoluta perfección es desacostumbrarse a ello.

Guardiola se ha cabreado con sus chicos más de una vez en este inicio de competición: buena señal. Si el míster, responsable de todo para lo bueno y lo malo (más para ser criticado que aplaudido), es el primero en percatarse de que algo no carbura, la solución no será complicada. ‘Pep’ nunca ha tratado de defender lo injustificable y ha confesado más de una vez que este Barça no juega como él quisiera, como lo hacía antes de verano. El día que vuelva a su brillantez, tampoco sacará pecho pero se lo agradecerá al vestuario. Diferente es el carácter de Pellegrini, que se escuda contra viento y marea en que a él sí le gusta lo que ve en el Bernabeu. Entonces, el día que el chileno salga a la palestra para poner objeciones al fútbol de los suyos, el Madrid tendrá un gran problema de difícil solución.  

 

Fórmula fetiche=ganar

Mircoles, 30 Septiembre 2009

El profesor Pellegrini ya ha probado todo lo que debía probar, y quizá porque la cita ante el Olympique de Marsella lo requiere, apostará por su fórmula fetiche, bueno, la suya y la de Florentino, Valdano, Butragueño y todo el madridismo: la que suma a Kaká más Cristiano más Benzema más Xabi Alonso más Granero y el resto de los mejores. Como veis, no es una fórmula secreta pero, por lo menos, es ganadora, que ya es algo. Éstos mismos jugadores, salvo lesión, deben jugar también en Sevilla y el técnico chileno lo sabe. Le falta madurar el equipo y las rotaciones, más que ayudar, han sido óbice para llegar a esa utópica excelencia.

Para rotar, primero hay que jugar. Para que el portugués se entienda con el brasileño y éste guiñe el ojo al francés para que Granero lo interprete, hace falta que jueguen varios partidos todos juntitos desde el primer minuto. No vale que Cristiano descanse un día, Benzema dos y Kaká tenga que salir en la segunda parte para arreglar un desaguisado. Aunque, bueno, pensándolo bien, Guardiola también rotó a sus jugadores en el inicio de la temporada pasada y fijaos cómo resultó el experimento.

Quien no está para muchas probaturas es Abel Resino y su Atlético de Madrid. Esta noche en Oporto, primer match-ball de la Champions. El resbalón ante el Apoel de Nicosia y el nefasto comienzo liguero obliga a un lavado de cara, o más bien, una operación estética. Además, Cerezo ha vuelto a ratificar al técnico (van tres veces en una semana), supongo que la próxima vendrá seguida del despido.

Los colchoneros vuelven a Do Dragao, donde fueron eliminados de la pasada Champions. Así que por ánimo de revancha, por orgullo propio y por sentimiento rojiblanco, sólo vale ganar. Pero como el Atlético no responde a la lógica, que suene la flauta y que sea lo que Dios quiera.

Bendito galimatías

Mircoles, 23 Septiembre 2009

A Pellegrini le deben estar chirriando los oídos con tanto número. Que si 4-2-4, o mejor un 4-2-3-1 y por qué no decantarse por un 4-3-3.  El debate sobre la felicidad de Cristiano se ha desvanecido para dar paso al del ideal táctico. Florentino ha cumplido su parte del contrato trayendo a los mejores y ahora es el técnico chileno quien debe atinar con las fórmulas de su librillo. El club se ha gastado más de doscientos millones de euros para ganar algo más que títulos: el dispendio debe ser la llave para una apuesta futbolística interesante, cuanto menos.

La primera pizarra de Pellegrini ha durado un partido y, a tenor del desastre que originó, no parece que el entrenador se atreva de nuevo a dibujar tal garabato. Porque eso es lo que fue la disposición táctica del Madrid contra el modestísimo Xerez. Un 4-2-4 que se atoró en el centro (por dónde más tránsito debe  haber) y se ahogó en las bandas. El envite con Lass y Gago resultó fallido. Dos jugadores del mismo corte se entorpecen más que complementarse. El francés cumple su cometido como un autómata pero Gago sólo aporta fallos que sus compañeros deben enmendar. El argentino ayuda poco atrás y menos en ataque. Su desconcierto resquebraja el esqueleto del equipo. En consecuencia, sin flujo de balón en la medular Kaká y Cristiano tienen que retrasarse para coger el balón. O sea, más jugadores que regatear.

La ausencia de Xabi Alonso ante el Xerez difuminó la nitidez del centro del campo. Sin embargo, aun con el donostiarra en el once, Pellegrini debería probar con tres efectivos en esa línea. Con Lass de guardaespaldas omnipresente, Kaká se encontraría con un gran abanico de opciones, siempre y cuando Xabi sea su escudero. El brasileño juega como centrocampista pero tiene alma de delantero. Su inclinación natural es echarse adelante, una pequeña osadía tolerable si sus adláteres son el francés y el ex del Liverpool. Kaká se gusta de mediapunta y echado a la izquierda. Y como Cristiano se mueve como pez en el agua por cualquier banda, el ataque merengue acepta muchas sugerencias válidas.

Otra alternativa es el 4-2-3-1, aunque esta táctica requiere a Kaká, Cristiano y Granero sin discusión. Guti también puede pergeñar ofensivas pero necesita veinte metros más. Así que el madrileño actúa mejor en dúo. En fin, con tanta propuesta, bendito galimatías el que se le presenta a Pellegrini.   

Kaká, jugador total

Lunes, 14 Septiembre 2009

Carrera a la gloria. Madrid y Barça no han tardado en presentar sus credenciales para convertir la Liga en un mano a mano histórico. Con el campeonato desperezándose, parece que los dos más poderosos no van de vacile: cuanto antes se despeguen del pelotón, antes asistiremos al gran desafío. Y es que son tal para cual. Podrán tener plantillas extensas, dos jugadores competitivos por puesto o decenas de internacionales, pero sólo sus mejores cracks tienen el don de deshacer entuertos. Tuvieron que ser Messi y Kaká quienes espabilaran a sus compañeros, y eso que venían de la pesadez de la fase mundialista sudamericana. Esto quiere decir que las rotaciones son necesarias para dar descanso a las figuras pero no resuelven partidos.

En Getafe Guardiola volvió a abusar de canteranos. El míster azulgrana está cogiendo la fea costumbre de responsabilizar en exceso a los más jóvenes. Sacó a Jeffren y Pedro para acompañar a Ibrahimovic y el equipo se atoró en ataque. Menos mal que el cortocircuito lo arregló un Messi criticado hasta la extenuación por la debacle argentina. Lo más interesante no fue el fútbol del Barça, intermitente y demasiado telegráfico, sino la sociedad entre el propio Leo y el ariete sueco. Quizá ‘Ibra’ no marque tantos goles como Eto’o pero de momento nadie puede reprocharle su efectividad: dos goles y una asistencia de maestro, la del gol de Messi. O sea, perfecto.

Y qué decir de Kaká. Va camino de ser el mejor de esta Liga. Si está cansado, lo disimula; si no le sale el regate, aprovecha su visión de juego sublime. Así es el brasileño, el jugador total. Si encima le aderezamos con la mejor versión de Guti, el cóctel resultante es sencillamente delicioso. Y eso que el Madrid estuvo atontado en la primera parte, sin voluntad de llevar la voz cantante. Pero ya se sabe: da igual que estos futbolistas no jueguen un pimiento, en un pispás matan un partido. Vale que a Kaká no le tose nadie ni de lejos pero atención a Granero. El chaval creyó en sí mismo cuando dejó el Getafe y en este Madrid ha dejado patente su inmensa calidad. Haberse quedado en su anterior club habría sido un sacrilegio. El ‘pirata’ no es bueno, es buenísimo. Y al igual que Busquets, será muy útil en la selección.

Otra vez Manuel Llorente

Sbado, 8 Agosto 2009

Tiene bemoles el asunto: el Valencia no mejora el contrato de Mata pero tampoco le deja fichar por el Barcelona. Sin duda, Manuel Llorente se jactará de nuevo de ser el adalid de la maltrecha causa valencianista. Resulta que el ex canterazo merengue figuró en la baraja de fichajes del Madrid pero Florentino ni siquiera amagó con negociar (ya sabéis cómo se las da el Valencia cuando los blancos apuntan con el dedo a alguna de sus estrellas). Después, Beguiristain tanteó el fichaje y cuando el Madrid se retiró de la puja, expuso su oferta de veinte millones. Pero nada, ni con esas. El presidente ché parece ignorar que la caja fuerte del club tiene las baldas vacías y quiere erigirse como el gran salvador de este lúgubre Valencia. Para mayor escarnio, Llorente también ha pasado por alto que el equipo afronta un temporada con sus tres mosqueteros enrabietados por haber perdido sus opciones de haber pertenecido a cortejos casi reales: Villa ha contenido sus ganas de gritar que quería marcharse al Madrid o al Barça; Silva se quedó embelesado para nada con los cantos de sirena de Florentino y a Mata le ha salido el tiro por la culata. Creyó que siendo leal podría presionar al club para un aumento y se ha dado un tortazo inesperado a la par que morrocotudo. En fin, otro crack soliviantado para una temporada que se antoja de traca.

Del supuesto dinero del grupo inversor, nada de nada por el momento. Se sabe que los jugadores cobran a fin de mes y que en los próximos días se va a llevar a cabo la vital ampliación de capital. Tal maniobra servirá para paliar la agonizante situación temporalmente pero si Llorente y sus directivos no actúan con dos dedos de frente, a largo plazo el Valencia se las verá de nuevo asfixiado por sus acreedores. Y por lo que hemos visto, haber rechazado millones a espuertas por jugadores reemplazables no es la solución más coherente. Aunque con el entuerto que dejó Soler, será complicadísimo atinar para que el barco se hunda definitivamente. Por cierto, precioso el detalle de Unai Emery y la plantilla en comprar acciones para la ampliación. Su compromiso es intachable. Veremos si el de la directiva es el mismo con técnico y jugadores si amenaza tormenta.

El Madrid enciende el motor

Sbado, 8 Agosto 2009

Por fin pudimos ver a Kaká y Cristiano Ronaldo en el mismo tapete. La ansiada espera mereció la pena aunque fuera a miles de kilómetros y contra un rival de poco empaque. La cita de Toronto era el día señalado por Pellegrini para comenzar a engrasar esa maquina que pretende borrar de un plumazo la ‘tritranquilidad’ del Barça. El equipo local era lo de menos, fue profesional y punto. La gracia fue ver cómo las dos grandes estrellas del mercado se buscaban, se miraban con complicidad e intentaban alguna filigrana conjunta. Tuvieron un par de destellos y poco más. Hay que darles partidos.

Quien sí parece enchufado es Benzema. El ariete francés es, de largo, el mejor de la pretemporada. Su físico imponente carbura a las mil maravillas y sus flirteos en el campo con Cristiano Ronaldo se convertirán en un recurso inmejorable para el técnico. Es muy interesante analizar en los bolos veraniegos el rol de cada jugador y cómo se coordinan unos con otros. Por ejemplo, Metzelder, que está siendo otra de las gratas sorpresas, ha tirado de experiencia para asentarse en el eje de la zaga. El central alemán sabe qué debe hacer y por dónde tiene que ubicarse. Pero su gran aportación es la capacidad para instruir a su pareja de turno: Albiol estuvo entonado en la primera parte y Pepe se siente cómodo con él a tenor de los partidos disputados.

Otra eminencia que se ha tomado muy en serio la preparación es Guti. El díscolo centrocampista parece haberse dado cuenta de que ésta sí puede ser su última temporada. La competencia en la medular es bárbara pero el talento del madrileño, si es bien aprovechado por Pellegrini, dará innumerables réditos al Madrid. Con la seriedad de Guti el plan ofensivo está pergeñado y al de abajo le faltan varios retoques. Al margen de la portentosa actuación de Metzelder, Lass también está cumpliendo con su cometido. Ya era hora que el Madrid tuviese un motor diesel de garantías. El francés es el mejor amigo de la defensa y el novio indispensable del ataque. Corre por los demás, corta balones, hace coberturas y da la impresión que el equipo se desmontaría en su ausencia. Con él y Xabi Alonso la retaguardia está bien pertrechada, sólo falta que ambos se batan el cobre.

Y por último, la presión. Pellegrini cogió las riendas del Madrid obsesionado con ahogar el juego del enemigo desde arriba. Su insistencia en que todos cierren filas y se conjunten como un bloque único e indivisible raya la exasperación pero a la postre obtendrá sus frutos. El chileno quiere acabar con le tópico de que Madrid y Barça dejan jugar a los rivales. Guardiola le dio la vuelta a la tortilla el año pasado, veremos si Pellegrini le copia.

Incluso con ‘triplete’ sigue la ‘madriditis’

Martes, 23 Junio 2009

Pues sí, va a resultar que la sombra de Florentino Pérez es muy alargada, al menos en Barcelona. No sé si llamarlo ‘madriditis’ o fijación obsesiva pero Laporta no para de acordarse del Madrid y eso que el presidente azulgrana acaba de ser testigo de la mejor temporada de la historia. Da igual que el Madrid gane títulos o entre en barrena como ha ocurrido este año, siempre está en boca de los culés. En vez de disfrutar del tan glorioso triplete,  Laporta lleva tres semanas tildando al rival de imperialista, avasallador, prepotente y sus últimas invectivas se han dirigido a la prensa madrileña

El presidente azulgrana se acordó ayer de las supuestas campañas de desprestigio orquestadas en la capital. Cree el escéptico Laporta que los medios de Madrid se dedicaron a desmerecer al Barça con la folclórica ‘madriditis’ y el pueril ‘cagómetro’ cuando los blancos llegaron a inquietar al Barça en Liga. Pues bien, ni corto ni perezoso, ‘Jan’ se ha explayado con el circo mediático merengue diciendo que ‘el cagómetro les ha explotado en las narices’. Extraña que haya tardado tanto en soltarlo. Toda vez que, hasta el momento, sólo había fusilado la gestión de Florentino.

La presentación de un libro de entrevistas a Laporta sirvió para que éste descargara toda su rabia contenida. Sus declaraciones incendiarias contra el Madrid han dado pábulo al runrún que ha generado Florentino. El president debió haber ignorado los tejemanejes de la casa blanca y haber vendido más ilusión para el próximo curso. Sus recelosas alusiones a Cristiano Ronaldo y Kaká delatan en Laporta un estado de ansiedad impropio de un directivo que gobierna la entidad más enviada del momento. Quizá llevado por el entusiasmo del acto que protagonizó, Laporta espetó que “algunos – medios- se han pasado toda la temporada hablando de canguelo y ahora hablan de los otros – el Madrid-“. Cierto es que el canguelo fue un cebo periodístico para no perder la pasión en el Madrid pero desde la Ciudad Condal se han encargado de reavivarlo. De otro modo, no se entiende que Piqué se acordara del Madrid durante las celebraciones del Camp Nou, tal como lo hizo Eto’o con aquel decepcionante “¡Madrid, cabrón, saluda al campeón” o el mismísimo Luis Figo meses antes de cambiar de chaqueta cuando alentó a las masas con aquel tan manido “¡Blancos, llorones, felicita a los campeones!”.

No es casualidad que los festejos del Barça siempre reserven al Madrid un capítulo a modo de tortuoso recordatorio. Y es por aquí donde debería empezar Laporta a exhibir el famoso ‘seny’ catalán. Tampoco le vendría mal repasar las hemerotecas de los diarios de Madrid y leer los titulares de las crónicas referidas al Barça, especialmente la de la  goleada en el Bernabeu, la de Copa y la de Champions. Sí, señor Laporta, en Madrid también se ha reconocido y aplaudido la majestuosidad del Barcelona. Por tanto, de nuevo, y van varias, sobran sus disparates.