Blogs

Entradas con etiqueta ‘Metzelder’

Ganar sí o sí

Lunes, 27 Abril 2009

raul-2.jpg

El milagro es que no hubo milagro. Esta vez no hubo oportunidad para épicas o apoteosis finales. El Madrid bordó un partido señorial y por fin divirtió al respetable, ya iba siendo hora. Lo más gracioso es que hemos tenido que esperar treinta y tres jornadas para que los blancos jugasen con sentido común. Cada futbolista cumplió con su cometido, todos ellos defendieron y atacaron sincronizadamente. Así pasó que Metzelder y Miguel Torres se disfrazaron de pasadores. Juande, quizá por la tirria que tiene a Guti, ha tardado en darse cuenta de que con Raúl en la punta y el ‘catorce’ como su asistente personal, las opciones de gol se multiplican. Además,  cada vez cobra más fuerza la moción para que no juegue Robben. Sin el holandés, el Madrid busca alternativas ofensivas e imprime cierta rapidez, no mucha, a su fútbol. Robben es un fuera de serie desfasado que ralentiza el ritmo de sus compañeros y sólo juega para su lucimiento personal. La disyuntiva es clara: o lo tomas o lo dejas.  Todo indica que el Madrid se desprenderá del extremo la próxima temporada.

Y luego está Raúl, por enésima vez. Ayer clavó tres goles de esos que marca un delantero espabilado e intuitivo. Al margen del debate sobre su titularidad, está claro que el concurso del ‘siete’ será vital en los cinco partidos que quedan. Raúl es un animador nato que se gusta manejando a un vestuario en estas circunstancias. Si él apuesta por la remontada, también sabrá inculcar tal creencia al resto.

Pero una cosa es lo que crea Raúl y otra bien distinta la que apuntan los guarismos. El Barcelona sobrevivió a la trampa de Mestalla y, aunque se dejó dos puntos, es consciente de que la Liga pasa por asestar el golpe definitivo en el Bernabeu. No obstante, a los azulgranas les vale el empate puesto que cuatro puntos requieren otro pinchazo suyo. Quien no tiene margen de error es el Madrid, ganar sí o sí. Por eso, este Madrid-Barcelona paralizará a media Europa. Esta semana tendremos tiempo para diseccionarlo.

Sí que era imposible ganar en el Camp Nou

Domingo, 14 Diciembre 2008

casillas-messi.jpg

Si el Barça descansara durante todo un mes y el Madrid ganase los partidos que le correspondiesen en ese plazo, casi seguro que los azulgranas aún serían líderes. Ésa es la deducción más lógica y real  que habrán sacado los dos equipos después del superclásico de anoche. Bueno, súper no fue puesto que el Barça no jugó como ha acostumbrado en los últimos tiempos ni el Madrid salió con actitud ganadora. Cierto es que la mezquindad merengue fue obligada: Juande sabía que intentar tutear al Barça para ganarle a puñetazos era un suicidio. Pero el flamante entrenador del Madrid no debió pasar por alto que guarecerse en su área tampoco resultaría. Tarde o temprano, el Barça haría saltar por los aires las ordenadas líneas del rival. Era una cuestión racional.

El partido deparó muchas sorpresas: ni el Madrid habría esperado tener ocasiones de gol tan claras como el mano a mano de Drenthe con Valdés (el holandés no puede dar más. Es lo que hay) o el disparo esquinado del canterano Palanca. Este extremo presume una mezcla de habilidad con arrojo  y cuando madure se convertirá en una pieza muy valiosa para un Madrid carente de alas.  Otra buena noticia que no esperaba nadie fue la resurrección del cuestionado Casillas. El portero eligió el mejor escenario posible para reivindicar su grandeza, que nunca ha perdido pero sí escondido. Y Metzelder aguantó como un portento en la zaga cuando todo el mundo había apostado en qué minuto le haría el traje Samuel Eto’o. Hasta Cannavaro recordó que no hace mucho tiempo recibió un Balón de Oro, cosa todavía inexplicable.

También sucedieron hechos esperables: la enésima actuación nefasta de Guti en el Camp Nou. Sin duda, no es su estadio fetiche. Tampoco extrañó la cantidad de patadas que sufrió Messi, hasta tres faltas consecutivas en diez minutos.  Raúl volvió a echarse el equipo a las espaldas y, solo ante el peligro, abrió algún hueco en la defensa barcelonista. Y el partido también certificó que Gago no impone como Diarra por mucho que se esfuerce.

Al final, Schuster y Guardiola llevaban razón: era imposible que el Madrid ganase en Barcelona y también era irreal que el líder le endosara cinco o seis goles al vigente campeón. A partir de ahora, ‘Pep’ tendrá que acometer la difícil tarea de mantener motivados a sus pupilos. Vamos, que aún no se crean que han ganado la Liga. En contraste, Juande deberá inocular en los suyos optimismo, pero no en el campeonato sino en la Champions, donde al Madrid le gusta desplegar su mística.