Blogs

Entradas con etiqueta ‘monchi’

“El hombre más importante de la Tierra, después del Papa”

Martes, 25 Enero 2011

del-nido.jpg

El presidente del Sevilla entiende que el fútbol se ha convertido en un circo en el que las burradas son cada vez más aclamadas. Encima, le encandilan los micrófonos, gesto que los periódicos agradecen: su popularidad – o impopularidad- se la ha granjeado con una buena ristra de provocaciones que tanto ofenden al atacado como divierten al resto. Y que conste que la última bravata del ‘Vamos a dejarte sin título’ me parece muy ocurrente a tenor de todos los alborotos que monta Mourinho en cada rueda de prensa. El anuncio, en clara referencia al entrenador y quizá también a la versión chulesca de Cristiano Ronaldo, ha motivado un estado de sobreexcitación en Sevilla que adereza la Copa con puro entretenimiento, justamente lo que le ha faltado en las últimas ediciones. Del Nido ha encontrado un faldón en las portadas nacionales para distraer la atención del personal, un poquito cansado ya del Falcon Crest de los despachos del Bernabeu y del sopor que se ha buscado el Barça ganándolo todo casi por castigo.

Y mientras Sevilla bulle con las espadas en alto,  Del Nido ha sabido enervar a su gente tirando de efemérides: ayer aseguró que pondría dos escoltas en el vestuario del árbitro, por si a Valdano se le ocurre bajar para ‘sugerirle’ algo. Sorprende que el presidente todavía recele de la ‘visitilla’ del director general a Iturralde González en aquel partido de altísimo voltaje del 2004. Entonces, el Sevilla maduraba su época triunfal y el Madrid estaba a punto de embarcarse en la barca de Caronte camino al ‘galacticidio’. Al final, los blancos se metieron en la final y Del Nido se consoló a su manera: “sólo he visto que un equipo intercontinental ha acabado pidiendo la hora” (11/02/04).

Precisamente, el Sevilla ha usado la Copa como coartada perfecta para darse de codazos con Barça y Madrid ante la opinión pública; se ha aprovechado del ninguneo de los dos grandes a este torneo para reclamar que el fútbol trasciende del puente aéreo. Y por descontado, Del Nido ha sido el pregonero perfecto para vociferar ‘Sevilla’ hasta la extenuación. Pero al presidente siempre le han hecho esclavo de sus palabras y cuando le han venido mal dadas el recochineo ha sido de órdago. Quién no recuerda las semifinales ante el Athletic de hace dos años,  en las que Del Nido se desternillaba con el ya mítico chascarrillo de “nos comeremos al león, desde la melena a la cola” (03/03/09). Aquel comentario jocoso no ha perdido ápice de gracia, por lo menos en Bilbao.

Puede que los periodistas echemos de menos una Liga para el Sevilla: imaginaos la catarata de insinuaciones y fanfarronadas que inundarían los informativos. Y conociendo a Del Nido, creo que la cábala no va mal encaminada: el Sevilla amagó con llevarse la Liga de Capello (la de la remontada) y Del Nido, ni corto ni perezoso, espetó que “era el momento para ser prepotente” (17/04/07). Lejos de escandalizarse, la afición se enfervorizó todavía más; consideró que por fin había un equipo competitivo gracias a la astuta gestión del presidente y al ojo clínico de Monchi. Era evidente, viniendo del hombre “más importante de la Tierra, después del Papa” (24/02/05).

De todos modos, a Del Nido tampoco es que le preocupe en demasía la agitación de las masas. No se cansa de repetir que sólo le importa el Sevilla (actitud que encandilaría a más de un club). “Soy políticamente incorrecto, pero no me preocupo por caer bien” (02/01/07). Dicho y hecho. En serio, se agradecen actores de este corte en nuestro circo, pero menos mal que mañana toca hablar de fútbol.     

Más Messi…y Joaquín, el de la finta y el sprint

Domingo, 29 Agosto 2010

1283094891_extras_portada_2.jpg

Pasan los cursos y Messi no se cansa de ser el primero de la clase y de toda la promoción. Tardó tres minutos en reventar el trámite de El Sardinero y enfilar a su equipo hacia una nueva Liga. Bueno, miento: el Barça ya dominaba el partido desde el calentamiento. El equipo no ha cambiado su actitud ni siquiera en este tipo de pachangas. No le hace falta salir concentrado, la inercia le entrega la pelota aun cuando la aborrece. Encima, si el rival salta al campo amedrentado, el final siempre es el mismo.

De la jornada de las cinco me quedo con la facilidad goleadora del Espanyol, un equipo que todos los años se apaña con poco más de una treintena de goles para sobrevivir. Osvaldo es el percutor adecuado después de que la era Tamudo haya prescrito, y Callejón me recuerda mucho a Raúl (no Tamudo sino el del Schalke) en su perspicacia del fútbol, ¡cómo lee las jugadas el chaval! La pena para el Getafe, el damnificado de Cornellá, es que Pedro León no tiene dobles ni nadie que se le asome por las canteras españolas. A Míchel le flipaba contar con un émulo suyo en la banda derecha pero tendrá que inventarse algo nuevo en su delantera, además de enseñar a sus zagueros cursos CCC de posición y cobertura defensiva.

Y me encanta haber vuelto a reír con el gracejo de Joaquín, quien parece que entre chiste y chiste se lo va a tomar en serio. En Málaga recordó aquel Joaquín de la finta y el sprint. Sin embargo,  lamento que el Valencia haya tenido que desprenderse de Silva; con el canario, Aduriz se iba a empachar de goles. Al menos, le han dejado la inspiración de Mata.  Y si hablamos de más inspirados,  Fernando Llorente comienza fuerte en un Athletic con ínfulas de equipo de UEFA. No fabrican delanteros de este calado, por eso me extraña que no haya puesto más de su parte para aspirar a cositas más sugerentes. Tampoco es plan de que se martirice, Julen Guerrero también juró amor eterno.

Por cierto, que no se relaje la afición sevillista: la goleada al Levante no evidencia ninguna mejoría. El partido simuló uno de esos bolos que el Sevilla suele jugar a principios de temporada por Conil o Isla Canela. Habrá que estar pendiente si el ojo clínico de Monchi sigue funcionando y si Antonio Álvarez es ratificado mil veces antes de que le hagan la tres catorce definitiva.  

Jiménez merece más

Mircoles, 24 Marzo 2010

Bye, Jiménez. El despido del míster del Sevilla era un secreto a voces, aunque el club podía haber tenido la deferencia de haberle ofrecido la salida dentro de dos meses. Su caso es curioso, porque subió al primer equipo para parchear la espantada de Juande Ramos al Tottenham y ha sabido aferrarse al banquillo durante dos años y medio. Jiménez siempre ha gozado de la complicidad de Del Nido y Monchi, tal confianza le ha mantenido en el puesto en numerosas ocasiones. Pero el reciente cúmulo de decepciones, con la desgraciada eliminación en Champions, ha servido de excusa para fulminarle.

Jiménez llegó por accidente y con una tarea archicomplicada: mantener la competitividad impulsada por Caparrós y dispara por Juande con un fútbol preciosista. La huida de este último se produjo en un clima de consternación por la muerte de Antonio Puerta; así que Monchi fío la dirección a uno de la casa, ¿para qué sondear el mercado si el mejor director deportivo apostaba por su propio criterio? Y, a fin de cuentas, Jiménez no lo ha hecho nada mal a pesar de las permanentes e impertinentes críticas en su contra.

La afición sevillista no tardó en encañonar al entrenador cuando el equipo empezó a flaquear. Sin embargo, se había olvidado que la misma plantilla que tuvo que sobreponerse a Puerta y a Juande, acabó en quinta posición y tuvo que lidiar en Champions, en la que el inesperado Fenerbache les echó. Después llegó la Liga del año pasado sin Dani Alves pero con Capel y Jesús Navas en plan estelar; el resultado fue un meritorio tercer puesto y otra buena ristra de descubrimientos (Konko, Zokora,…).

La ‘broma’ del Fenerbache de hace dos años debió haberse quedado en eso; el fastidio es que el CSKA ha hecho que sea de muy mal gusto. La ciudad hispalense se había acicalado para dar la bienvenida a los cuartos de Champions y el fracaso apuntó claramente a un hombre. Jiménez cerró su ciclo esa misma noche, aunque nadie esperaba que se precipitase. Quizá la afición debió entender que el cuento de hadas (el superSevilla de Juande) no podría durar siempre. Jiménez no hizo sino afanarse en lo suyo: trabajo, trabajo, trabajo y compromiso a raudales. El sevillismo se lo tiene que agradecer.  

El Sevilla ya no es lo que era

Jueves, 10 Abril 2008

Fue bonito mientras duró. El Sevilla ha cerrado  un ciclo triunfal lleno de títulos pero que, como suelo ocurrir en el fútbol, ha acabado con un triste epílogo. El conjunto hispalense ha emulado al gran SuperDepor de la década de los noventa. Por trofeos, el club andaluz supera al gallego, pero por carisma, los Bebeto, Mauro Silva, Fran y compañía siempre serán recordados.

Nadie duda que el juego del Sevilla ha impresionado en Europa, dos copas de la UEFA lo atestiguan. Dentro de las penurias del fútbol español, los sevillistas han sido lo poco salvable durante estas últimas temporadas. Del Nido, con la ayuda de su inseparable Monchi, el director deportivo de moda,  levantó un equipo de la nada, un grupo de futbolistas con diferentes talentos y que el huidizo Juande Ramos supo aunar en el campo. Y lo cierto es que, con el Sevilla, el fútbol ha vuelto a ser entendido como debiera ser siempre: un deporte de equipo.

Si bien el Sevilla se merece el mayor de los respetos por sus logros deportivos, la imagen institucional no le ha acompañado. Del Nido se ha encargado de repetir hasta la saciedad que su club debía ser tratado como Real Madrid o Barcelona. Mal gesto para un equipo, que lejos de haberse ganado la simpatía de la afición española, ha caído en la presunción y la vanidad. El presidente ha sobredimensionado su club y se ha pavoneado ante todo el mundo como si el Sevilla fuera la mayor grandeza que jamás ha existido en el fútbol.  Del Nido  se creía que este año culminaría su proyecto, el cual emprendió hace varios años con una apuesta firme de la cantera – Reyes, Sergio Ramos, Capel, etc- y con un envite de jugadores desconocidos que a la postre se han reivindicado como figuras del mercado internacional – Baptista, Alves, Kanoute, Luis Fabiano, Poulsen, etc-. Pero la realidad es a veces dura: el Sevilla  se ha estrellado en la Champions cuando tenía todas las papeletas para ser el equipo revelación; en la Copa, fueron eliminados por el Barça sin dificultad alguna, y en la Liga, aguantan sin pena ni gloria en puestos de UEFA.

Por supuesto que no me olvido del inicio trágico que sufrió la plantilla con la muerte de Antonio Puerta, y con la espantada de Juande Ramos al Tottenham. Seguramente, la plantilla aún no se ha podido recuperar de ambos mazazos, que además sucedieron en muy poco tiempo. Total, que el sueño andaluz se ha tornado en pesadilla.

Lo peor de todo es que Del Nido y Monchi tendrán que hacer encaje de bolillos el próximo curso para rehacer un bloque competitivo: Dani Alves está más fuera que dentro desde el pasado verano, y la grata aparición de Luis Fabiano mas el oficio de Kanoute y Poulsen, han supuesto que los grandes clubes del continente estén prestos y dispuestos para soltar una millonada por cada uno de estos futbolistas.

Quién sabe, igual Monchi sigue siendo tan perspicaz con los fichajes la próxima temporada y descubre nuevos talentos. En ese caso, y sólo en ése, me volveré a apuntar a la propuesta futbolística del Sevilla. Aunque Del Nido continúe sin saber vender la imagen del club.