Blogs

Entradas con etiqueta ‘Moruinho’

“No será un partido entre leones y ratones”

Mircoles, 20 Abril 2011

real_madrid_barcelona_mediran_final_copa_rey.jpg

Charly Rexach fue director deportivo del Barça cuando el club decidió fichar a un chiquillo diminuto de doce años que vino de Argentina en busca de su único sueño hace ya más de una década. Pero siempre que es preguntado por el tema, hace gala de una modestia reverencial: “Messi se descubrió solo”. Sí, pero alguien debía confiarle una oportunidad. Hoy, Rexach es el asesor del presidente y, como tal, advierte a Rosell si el establishment es el más propicio para los intereses del Barcelona. Y, ciertamente, sus consejos pasan desapercibidos por el gran público, porque el mensaje deportivo en el club es unívoco y no se sale del carril: el guión de Guardiola es el válido y ninguna injerencia lo debe alterar.

Por eso, Rexach nunca desborda su comedimiento y detecta dónde pueden asomar los peligros. Concretamente, cree que el de hoy está en el propio Mourinho y su efecto demoledor (en el buen sentido de la palabra). No se fía del circo que la prensa ha montado a su alrededor y menos de la catarata de debates que originaron el planteamiento táctico del Bernabeu y el rapapolvo de Di Stefano en MARCA el pasado lunes. “Es una opinión muy cualificada de alguien que conoce el Madrid”, piensa el consejero presidencial del Barça; naturalmente, la opinión del mejor jugador de la historia merengue es indiscutible, pero desde luego que “no será un partido entre leones y ratones”. Porque en una final los equipos de Mou son camaleónicos: su Inter ganó la Champions tanteando al Bayer y eliminó al Barça con un equipo de acero inoxidable. Y es aquí donde la máxima maquiavélica del fin justifica los medios (curiosamente no la escribió Maquiavelo pero se le atribuye a él) se impone en todo su esplendor. Hasta que empiece el partido la comidilla seguirá siendo la táctica del 4-3-3 con un centro del campo siderúrgico; después, una victoria rendirá pleitesía a Mou por lo que se atrevió a hacer en una final, pero una derrota exigirá explicaciones de por qué el Madrid perdió su honorabilidad. No cabe duda que el míster se ha ganado un gran margen de confianza; ha trabajado en un grupo que compite en una final después de la recientes penurias y ganarla es la única misión. En tal caso, la efeméride recordaría que el Madrid ganó al mejor equipo del mundo, poco importa si fue valiente o inteligente (Mourinho siempre tiende a lo segundo).

Para el Barça el panorama no pinta tan tremendista, ni mucho menos: Guardiola no tiene que experimentar con nada…si acaso, suplir con garantías el hueco de Puyol, mal cubierto desde su ausencia. Se intuye que Mascherano podría acompañar a Piqué, pero no sé cómo funcionara un perro de presa en tareas no tan concretas. Claro que si el argentino es el elegido, Mourinho podría usar un jugador ‘pívot’ como Adebayor por aquello de  los balones aéreos…Piqué estará más pendiente de Cristiano. Mascherano favorecería a Busquets, cuyo habitat natural comienza por delante de la zaga, donde se las verá con Özil. Ahí es donde el canterano se mueve a gusto y no teniendo que recular y coger la posición de central. Sin duda, es una previa muy futbolera, en la que la expectación no la generan ni los cruces de declaraciones sino las alineaciones. Convirtámoslo en simple y llano fútbol porque la audiencia lo agradecerá. Por eso, no quiero valorar el rifirrafe tan comentado del túnel de vestuarios del pasado clásico: ni sé lo que dijo Piqué, si es que soltó algo, ni tampoco si Pepe escupió.

En fin, pocos condimentos le faltan al partido porque, aunque al Barcelona no le urge imperiosamente el título, machacar el ánimo del Madrid seduce mucho más que la Copa en sí. Mestalla, como dice Rexach, “será testigo de un duelo que la historia espera ver algún día en una final de Champions”. Por de pronto, la noche de hoy se antoja bestial: es un Madrid –Barça y tal cartel está por encima del runrún que generemos en la prensa, de las mil y una connotaciones de Mourinho y del modelo cuasi-perfecto de Guardiola. Disfrutadlo.

Puro cachondeo

Mircoles, 26 Mayo 2010

¡Milagro!, Kaká se ha recuperado. Ha sido llegar a la concentración de Brasil y ponerse a brincar en el entrenamiento como un alegre juvenil. Ni lesiones musculares, ni pubalgias, Kaká está a tope, o eso nos dicen desde allí. Su sospechosa recuperación contrarreloj desprende el tufillo que el madridismo temía. Quizá esté a tope, pero la sensación de que no se ha exprimido lo necesario en el Madrid para llegar intacto al Mundial no se va ni con aguarrás. Al brasileño no le queda otra que hacer un buen campeonato (de lo contrario, más de uno en el Madrid se habrá arrepentido de su fichaje) y, sobre todo, aprobar la reválida de la próxima temporada. Ésa sí que será definitiva.

El fútbol a veces no deja de ser puro cachondeo: Mourinho soltó que se largaba al Madrid casi antes de que Zanetti levantase la Copa de Europa, ni siquiera se pasó por los fastos preparados en Milan y resulta que Moratti le invita a cenar a su casa.  Encima, dicen que Mourinho intentó convencer al presidente del Inter de que se olvide de esa cláusula de ‘sólo’ dieciséis millones. Y vale que Mou tendrá un poder de convicción absoluto para lograr que Eto’o defienda sin rechistar y que el mundo entero le rinda pleitesía, pero persuadir a Moratti de que le deje irse gratis…

También ha aparecido en escena Del Nido, ¿cómo no? Se ha hartado pronto de las insinuaciones por Jesús Navas. Ayer dijo que quien lo quiera, le costará ‘sangre, sudor y lágrimas’. Bueno, quizá no haga falta tanto porque vino a decir lo mismo cuando el Arsenal se llevó a Reyes o el Madrid a Ramos y Baptista. Si Florentino le planta en la mesa un cheque de veinticinco o treinta millones por Jesusito, quienes llorarán serán los ‘Biris’.

A todo esto, el lenguaraz Maradona volvió a hablar, pero esta vez no la lió. Por fin pensó con coherencia, aunque si fuera madridista estaría un poco mosqueado: jamás le escuché decir que “la gloria es hoy el Real Madrid”. El comentario se agradece, pese a que Maradona no haya atinado mucho. El Madrid es glorioso, sí, pero, precisamente, la gloria de los últimos años se la han llevado el ocaso de Florentino, el circo de Ramón Calderón y esta temporada de despilfarro.

Y por último, nos sigue quedando Guti. Lleva meses vociferando que se marcha del Madrid para emprender una aventura ascética en Tailandia con una vespa; le abren la puerta desde Turquía para que vaya acercándose a culturas más espirituales. Y ayer espetó que tiene un año más de contrato y aún no ha decidido nada. Como diría Sherlock, “elemental querido Watson”: con el pastizal que tiene firmado en Madrid y sabiendo que ni Mou le exigiría mucho en su última temporada, como para irse a vivir fuera.