Blogs

Entradas con etiqueta ‘schuster’

Infame Madrid

Mircoles, 12 Noviembre 2008

raul1.jpg

Patético, lamentable, horroroso, deshonroso y un buen puñado de ‘sutilezas’ describirían al Real Madrid de estos momentos. La más real de las vergüenzas ha reventado a un club que ha vuelto a escupir a la Copa del Rey. Llegó el Real Unión de Irún, de Segunda División ‘B’, y destapó el estado precario de un equipo que aumenta su sonrojo a medida que transcurren los partidos. No hay disciplina, ni seriedad, ni profesionalidad, ni nada de nada. Pero la eliminación de Copa no es lo peor que puede sufrir el Madrid. Lo verdaderamente terrible es que el club siga obnubilado pensando y pensando sin tomar ninguna decisión de relevancia. Hasta ahora las heroicas remontadas y los resultados solventes contra equipos de medio pelo habían maquillado la pobreza de este grupo pero como ya he dicho en este blog, el funambulismo de los merengues les ha traicionado. Schuster tenía que haberse dado cuenta tiempo atrás, desde la eliminación contra la Roma en Champions el pasado marzo, que lanzar los mismos órdagos con las mismas cartas de siempre al final serían descubiertos. Y no ha sido ni el Barça, ni el Manchester United, lo ha hecho un equipo en toda regla, sin recursos económicos pero con humildad, sin ínfulas de ser la revelación de la Copa pero con talante para asustar a su monstruoso contendiente. Ya lo dijo el entrenador del Irún en la previa: el Madrid tiene debilidades y en ellas los irundarras intentarían hacer sangre. Pues bien, la hemorragia sale a borbotones y tiene difícil cura.

Se barruntaban tiempos de caos hacía semanas y han llegado con premura aunque no parece que se hayan consumado. O el Madrid vive una recuperación milagrosa o el terrorífico mes de diciembre, con Barça, Sevilla, Villarreal y Zenit de San Petesburgo,  puede poner definitivamente la casa blanca patas arriba. No hay margen para especulaciones, Ramón Calderón y Pedja Mijatovic ya han tenido que decidir algo por el bien de la institución. No vale fichar por fichar en el mercado de invierno, hay que traer a los necesarios, que son muchos. La defensa es un chiste sin gracia y el medio del campo es una caterva de futbolistas que piensan que esto es una prueba de alevines donde basta el lucimiento personal. Y claro, no es suficiente para un club aspirante a todo pero que, con toda franqueza, no es favorito a nada.  Para más tragicomedia, ni el descalabro copero ha transmutado a Schuster. El alemán está más ocupado en hacer el paripé en las ruedas de prensa que en diseñar una estrategia, una táctica o algo que inquiete o sorprenda a los rivales. Cree que él continúa siendo el gran sabio de este circo y los demás, pobres ignorantes. Su chulería y arrogancia no volverán a ser pasadas por alto en la cúpula directiva. Más de un dirigente está harto de sus patochadas.

La plantilla es muy corta, no existen alternativas reales para suplir las lesiones y las perspectivas futuras sólo contemplan una solución: una catarsis de arriba abajo. Los gerifaltes del Madrid han hecho el ridículo con los asuntos de Cristiano Ronaldo, Villa y Cazorla; Schuster ha esperado temporada y media para dar una sola oportunidad al primer canterano de su época, Alberto Bueno, quien con su golazo está llamando a la puerta de los mayores a martillazos. Por último, el equipo ha vuelto a descubrir la flor del eterno capitán, Raúl, en medio de la grisácea hojarasca que la envuelve. Sin embargo, no pasa de ser otro absurdo consuelo. Insisto, el Madrid no ha tocado fondo.

Unos ganan por fe y otros por fútbol

Domingo, 9 Noviembre 2008

La lógica dicta que es más sencillo vencer jugando bien pero el Real Madrid se ha mal acostumbrado a la épica. Y si los blancos continúan así, lo acabarán pagando. El contraste del caos madridista lo demuestra el Barcelona, que baila a los contrarios con una superioridad pasmosa. Da igual que ayer no estuviese Iniesta porque cualquier recambio se ensambla perfectamente en el engranaje de esta auténtica apisonadora. Seis goles se llevó el Valladolid, los mismos que Atletico y Sporting, uno menos de los que encajó el Almería y dos menos que el Málaga la semana pasada. Y aunque es muy osado comparar este Barça de Guardiola con el legendario ‘Dream Team’ de Johan Cruyff, la verdad es que el actual equipo se lo está tomando muy en serio. Y si encima Eto’o marca un póker de goles como podía haber hecho media docena, pues todo está visto para sentencia. Claramente, el morbo de esta Liga es adivinar cuántos les caerán a los próximos rivales de los barcelonistas: Recreativo y Getafe, por ese orden.

Si el Barça es la luz,  el Madrid ya no es sombra sino tiniebla. A Schuster no se le pueden encender más alarmas de emergencia: entre el desorden táctico, las pifias individuales, las lesiones de los pesos pesados y el inexistente fondo de armario de esta plantilla, al alemán ya no le importa ser un incomprendido. Sin apenas recursos, Schuster tirará con lo poco que tiene para seguir la estela del Barça hasta que pueda.

Ayer, el Málaga asustó al Madrid tres veces y con un poco más de oficio, habría ganado en el Bernabeu. Y es que pasan los años pero el Madrid no cambia: empieza los partidos sin saber qué hacer, sestea con el marcador y su fútbol somnoliento sólo desaparece cuando espabila tras recibir el bofetón. Eso vale para ganar al Málaga o al Athlétic, veremos en diciembre con el Barça, Sevilla y Villarreal. Sin embargo, no todo es malo. Ha aparecido Higuaín, el salvador improvisado de este amago de equipo. Sus cuatro goles a los malacitanos son su baza para la selección Argentina y si el flamante seleccionador Maradona aplica el sentido común, debería convocar al ‘pipita’. Higuaín está madurando con celeridad pero ése deber ser el menor de los consuelos del Madrid. La tempestad no ha hecho más que asomar por Chamartín.     

Volvos y Ferraris

Lunes, 3 Noviembre 2008

guardiola-malaga.jpgschuster-almeria.jpg

Hace diez años la casa Volvo anunció un modelo en el que decía que su flamante coche aceleraba de segunda a tercera marcha más rápido que los Ferrari y los Porsches. Aquella publicidad parecía prodigiosa puesto que hasta entonces, mencionar velocidad era hablar del ‘cavallino rampante’ y de los deportivos alemanes. Al automóvil sueco no le faltaba razón, sin embargo lo que no desvelaba al consumidor es que ese Volvo en concreto aceleraba de 60 a 80 kilómetros por hora en esa marcha cuando el Ferrari lo hacía de 130 a 150. Pues bien, ese Volvo viene a ser el Real Madrid de esta Liga. Un equipo que de cara a la galería confía en luchar por todos los títulos pero que partido tras partido, descara sus penurias.  Ganó al Athletic en un sufrido partido con media hora de buen juego y todos daban por hecho que con su pegada descomunal, el Madrid sacaría adelante todos sus partidos. Pero ayer en Almería, los blancos advirtieron a sus aficionados que el equipo no juega a nada.

El órdago del Madrid está siendo demasiado arriesgado: si no juega Van Nistelrooy, adolece de gol, y si Robben no desequilibra con sus fintas y amagos, el ataque es previsible. Raúl marcó, sí, pero lo que se espera del capitán es brega y pundonor,  que ya son bastante. Higuaín podrá estar y marcar goles decisivos  pero no es imprescindible y peor, no asusta como sí lo hacen Eto’o y Messi en el Barça. De los holandeses, la técnica de Sneijder desaparece por momentos y Van der Vaart todavía es una incógnita. Y a Guti, si no se sale este año, no le quedarán más oportunidades. En resumen, que tanta fanfarria con Cristiano Ronaldo y al final, Calderón y Mijatovic se han olvidado de fichar necesidades. Además, con el carácter que tiene Schuster, no es de extrañar que si el curso se tuerce, el alemán se queje públicamente de la incompetencia de sus superiores. 

La Liga no ha hecho más que empezar y cualquier conclusión es precipitada. No obstante, los primeros síntomas nos han dejado al verdadero bólido, el Barça, cuya apuesta por las reminiscencias del ‘Dream Team’ le está saliendo de vicio. Guardiola cuenta con jugadores de toque y está sabiendo encajarlos en aras del espectáculo. La ambición del nuevo entrenador azulgrana y el fervoroso reto de sus alumnos por sepultar los dos últimos años de catástrofe han convertido al Barcelona en el Ferrari de la competición. Juega, gana, convence y arrolla. Cada encuentro es mejor que el anterior. Y encima, hay futbolistas de quita y pon como Iniesta, Bojan, Henry, Abidal, Márquez o  Milito.

Por el contrario, el Madrid podrá sacar su furia algunas veces pero en el fondo los indicios apuntan a que la plantilla no tiene suficiente empaque para acometer Liga y Champions. Y aunque es cierto aquello de que el Madrid es el Madrid, da la sensación que esta temporada deberá esforzarse denodadamente para seguir en combate, muy lejos de la suficiencia y placidez de su eterno enemigo.

Los galimatías de Schuster

Sbado, 4 Octubre 2008

Benditos rompecabezas los que tiene que afrontar Bern Schuster a partir de ahora. Mañana vuelve Sneijder contra el Español y su mister, ni corto ni perezoso, ha declarado esta mañana que Wesley jugará cuarenta y cinco minutos. Después de estar casi tres meses en el dique seco, no parece que el hábil centrocampista holandés necesite jugar tanto tiempo. Sneijder ha adelantado los plazos de su recuperación con tesón y coraje. Si el holandés hubiese sido Ronaldo, Ronaldinho o Robinho, la misma lesión habría requerido medio año. Éstos se lo toman con tranquilidad, cosas de brasileños. Pero el asunto estriba en el overbooking  de medios en el Real Madrid. Guti es el antojo de su entrenador, y todo indica que cuando reaparezca la semana que viene no será para ir al banquillo; Diarra es el trotón necesario para vertebrar al equipo, por tanto tampoco saldrá del campo; Van der Vaart se ha ido entonando en los últimos partidos y aporta pegada, cualidad compartido sólo con Sneijder; De la Red también quiere hacerse un hueco a codazos y de momento está aprovechando sus pocos minutos. Con este galimatías, la maestría de Schuster consistirá en saber dosificar a todos y mantenerlos satisfechos, ardua tarea. Y para más inri, falta Gago, que en el tramo final de la temporada pasada encandiló a Schuster.

Pero las rotaciones no se limitan a la medular. Mañana toca retocar la delantera. Raúl tendrá su enésima oportunidad, según sus detractores, de reafirmarse, también por enésima vez. El dilema de Schuster será sentar a Robben o a Higuaín. Lo lógico sería alinear al holandés y utilizar al argentino para añadir mordiente a la punta si las circunstancias lo exigen. Quien sí tiene la seguridad de que jugará cuando lo desee es Van Nistelrooy, el ‘rey midas’ del fútbol. Balón que toca, balón que enchufa. Van ‘The Man’ ostenta unos números contundentes: sesenta goles en ochenta partidos con el Madrid. Ni el ‘matador’ Hugo Sánchez fue tan efectivo.

Y para completar el círculo, Schuster no podrá quejarse. Contará con la bautizada ‘mejor defensa del mundo’ (así la calificó el propio alemán): Sergio Ramos, Cannavaro, Pepe y Heinze. Con este panorama, el Español debería llevarse un buen saco, mejor que sea elástico, para que quepan más balones por todos los goles que va a encajar. Sin embargo, sigo diciendo que este Madrid aún no ha lidiado con un miura. Sólo entonces, sabremos si el Madrid es fiable o su destino es lanzar una moneda al aire.

 

Fiebre de delanteros el miércoles noche

Jueves, 25 Septiembre 2008

Y Raúl jugó y marcó. Por cierto, dos goles: el del oportunismo y el del destello. Todo estaba preparado para que fuera su noche y el siete deslumbró. Eso sí, ante un Sporting que fue mucho más dócil que el Bate Borisov. El gran capitán había leído y escuchado críticas pero su gesto, lejos de ser mohíno, irradió esa rabia que le caracteriza. Raúl se sobrepone a lo que haga falta y tal actitud le ha encumbrado como titular indiscutible del Madrid durante catorce años, se dice pronto. Cierto es que un partido no es la vara adecuada para calibrar las opciones del merengue pero ya se ha entonado. Schuster ha encontrado los primeros indicios para resolver esta absurda polémica. Su capitán debe jugar en punta y olisquear el área rival. Ése es su jardín y ahí se desenvuelve con soltura, picardía e inteligencia. Porque Raúl es listo, muy listo. Anoche, no sólo goleó sino que también se enfundó el peto de pasador, de un asistente inverosímil. Pero claro,  para sus detractores, rayanos en el maniqueísmo, sólo trasciende que su víctima no marque: o mete goles o es inútil. Y como los críticos se agarran a guarismos, pues comentemos los números del delantero: dos goles en cuatro jornadas. Creo que no está nada mal.

No sólo fue la noche de Raúl y del Madrid. Otros arietes sobresalieron en sus partidos. Por ejemplo, Eto’o hizo doblete y sigue afinando su puntería. Ya lo dije en verano, la mejor gestión que ha podido hacer el Barça es no haber vendido al camerunés. Esta temporada no hay Copa de África, así que no es una osadía decir que Samuel puede alcanzar la friolera de treinta goles. Respaldo en el césped tiene de sobra. Eto’o es, con permiso del Khun, el delantero más completo del mundo. Atesora gol, velocidad, regate, desmarque y sacrificio. Guardiola se habrá retractado en privado de haber querido venderle el pasado junio.

Otro que de momento está cumpliendo su cometido con creces es Sinama Pongolle. Fue traído a Atlético como recambio de Agüero o Forlán y en cuatro jornadas, ya es el pichichi de la Liga con cuatro goles. Ha sido titular dos encuentros y ha respondido más de lo que se le exigía. No sobresale en nada pero es eficiente en todo. Además, su trayectoria profesional es muy curiosa: con 23 años ha jugado dos años en Le Havre francés, tres temporadas en el Liverpool y los dos últimos cursos los ha hecho en el Recreativo de Huelva. O sea que experiencia tiene de sobra y la está demostrando en su nuevo club. Por cierto, alivia oír hablar a Javier Aguirre de si tal suplente cubrirá la baja de este otro titular o  de si un par de futbolistas no convocados han entrenado con intensidad para que uno de los dos juegue el próximo domingo. Por fin le han servido al mejicano una plantilla competitiva, de la que poder escoger. Así se hace un equipo grande, y el Atlético se está barnizando con esa pátina.

Primer enfado de Schuster

Jueves, 31 Julio 2008

Sólo había que escudriñar el semblante de Bern Schuster en Austria. La segunda conferencia de prensa veraniega del entrenador del Real Madrid resultó más que interesante. Lacónico, como siempre, y algo resignado por lo que debía haber venido pero que ni siquiera se aproxima. Evidentemente, me estoy refiriendo a los posibles fichajes, que siguen siendo eso, posibles. A día de hoy, la directiva blanca continúa supeditada a las niñerías de Cristiano Ronaldo. El portugués caprichoso no ha dado ese paso firme que le ha pedido Ramón Calderón. Se está recuperando de la lesión que arrastraba en el tobillo derecho, y de momento, ni su club, el Manchester United, ni el propio Real Madrid se imaginan por donde silban las balas. Hace un mes dije que la demora de Ronaldo en desvelar su futuro era una estrategia urdida por el dueño de los ‘diablos rojos’, Malcolm Glazer, para encarecer su diamante. Pues bien, el tiempo no me ha dado la razón. La cotización de la estrella lusa no ha incrementado, ronda los 90 millones de euros, y el Madrid es consciente que deberá despilfarrar semejante cantidad. Entonces, no sé a qué espera Calderón para presentarse en tierras inglesas con el cheque.

Si la intención del máximo mandatario blanco es la de arrancar un gesto simbólico de Ronaldo, mal comienzo. Eso era ‘made in Florentino’ y por tanto, sólo funcionaba con el ex presidente.  El ansiado fichaje se está mofando de todos los implicados. Le da igual mantener en vilo al Madrid que burlarse de los ingleses, quienes le esperan cuando termine su rehabilitación. Dicha conducta tampoco resulta extraña viniendo de alguien que pretende progresar en su carrera, aun siendo a costa del vigente campeón de la Liga de Campeones. Si Cristiano quiere subirse al tren de su vida, que compre el billete ya. La temporada comienza dentro de tres semanas, y el portugués no se cansa de deshojar la margarita. Quizá es otra táctica del gran estratega Glazer.

Lo que tampoco debe pasar inadvertido es el efecto dominó que ya está causando Ronaldo. El Madrid ha pergeñado varios planes dependiendo cual sea el final del culebrón. Si el portugués acaba viniendo a Chamartín,  Robinho pasaría las de Caín. Es el brasileño uno de esos prototipos que fulguran por momentos más que rentabilizan por temporadas. En tres años hemos visto a un Robinho poliédrico, capaz de echarse el equipo a las espalda  y también muy descarado para holgazanear en el campo. Hasta que no haya un entrenador que le meta en cintura, Robinho se quedará en suspense. Y el Madrid no puede permitirse el lujo de conceder bulas a quienes no las merecen. Robinho, desde luego, no se ha ganado la admiración del tribunero merengue.

Y por último, se rumorean dos fichajes, que debiendo haber sido rápidos y discretos, se están eternizando. Dos holandeses en auge, Van der Vaart y Huntelaar,  mantiene la incredulidad porque han lamido el dulce pero no se lo han comido. Sabedores del interés del Real Madrid, aún no han concretado nada. El desinterés, como casi siempre menos en el asunto ‘Cristiano Ronaldo’, hay que achacarlo al Madrid, más pendiente de la monserga de Ronaldo que de reforzar las posiciones que urgen ser apuntaladas por el bien de la ‘Décima’. Porque para ganar la próxima Copa de Europa, el Madrid deberá sudar tanto como para fichar a la profunda obsesión de Ramón Calderón.

El Madrid revienta la Liga

Lunes, 21 Abril 2008

El partido del Real Madrid en El Sardinero recordó a aquél que los blancos empataron  de milagro contra el Zaragoza, y que a la postre les sirvió para ganar la pasada Liga. Schuster sabía que el pinchazo del Barça en el derbi barcelonés más decrépito de los últimos años, animaría a sus jugadores para finiquitar el campeonato, y si acaso, dejar en evidencia las críticas que se han cernido sobre la irregularidad del equipo.

El líder necesitaba rubricar un partido serio, que no divertido, y resulta que lo hizo con creces. Y al final, el gol de Higuaín significó un estallido de júbilo, alivio y rabia contenida. Rabia por toda la inquina que los jugadores han tragado estos meses, por la eliminación en la Champions y el pésimo fútbol que han arrastrado en la segunda vuelta. No obstante, como todo en los deportes, lo que valen son los guarismos y el Madrid ha sido el candidato más firme. Su liderato desde la segunda jornada, se dice pronto, es la mejor prueba de la constancia de los madridistas. Una virtud inculcada, no por Schuster, sino por la filosofía de un tal Fabio Capello, quien fue despedido por ofrecer lo mismo que el presente equipo: aburrimiento.  Aunque evidentemente, el Madrid tiene algo. Por segunda vez durante la temporada, el técnico alemán pudo alinear la que él considera “mejor defensa del mundo”, y la verdad es que Ramos, Cannavaro, Pepe y Heinze dieron motivos para que su entrenador continúe alardeando de zaga.

Quizás sea exagerado utilizar términos superlativos, pero la defensa del Madrid garantiza solidez, es la menos goleada del campeonato. Sin que directivos y técnicos se hayan dado cuenta, el talón de Aquiles de los madridistas y por ende, el debate del eterno central,  se ha solucionado con futbolistas de alta escuela, ésos que son expeditivos con el balón en el área, bregan cuando deben y no se desubican de su posición.

A falta de espectáculo, el Madrid pone rigor, que es lo mínimo que se le puede exigir. Sin embargo, al socio blanco no se le puede chantajear con esta simplicidad, y más, después de haber asistido a las demostraciones circenses de Zidane, Ronaldo, Figo y compañía. 

La próxima jornada, el Real Madrid podría proclamarse campeón con holgura. Si no lo hace este fin de semana, será el siguiente, es cuestión de tiempo. Sinceramente, los blancos se vieron campeones en el Camp Nou, antes de Navidad, aunque muchos aficionados, entre ellos quien escribe estas líneas, creían que la pauta de la Liga la marcaría el Barcelona. Nos equivocamos.

Ramón Calderón puede estar satisfecho, y me consta que así es. En sus últimas comparencias públicas, ha recordado que el club no ha ganado dos campeonatos consecutivos desde hace 18 años, cuando la ‘Quinta del Buitre’ llegó a su ocaso. Visto así, esta Liga tendrá su mérito, sobre todo si los merengues la ganan con cuatro jornadas de antelación. Pero la grandeza del Real Madrid es perseverar en todas las competiciones a las que aspira, y no ignorar un torneo para centrarse en otro. Eso es más propio de equipo pequeño.

Schuster, ese gran vacilón

Domingo, 16 Marzo 2008

Suelo tener buena memoria para recordar resultados de fútbol, más si se trata del Real Madrid. Y lo que tengo claro es que la derrota de Riazor, enésimo tropiezo blanco en este estadio, no será olvidada fácilmente por ser el único partido en muchos años en el que el Madrid no fue capaz de disparar a portería en 90 minutos. Ni una ocasión de peligro; ni una aproximación que dejara entrever que el rival del Deportivo era el mismísimo líder de la Liga.

La noche madridista fue tan bochornosa que uno no se explica cómo un equipo que sólo tiene que aguantar el tipo para ganar el campeonato, deja sensaciones de pasotismo e inoperancia. El experimento de Schuster fue nefasto: Soldado jugó en la delantera y no se enteró de nada, mientras que Robinho entró en el campo demasiado tarde.
Pero lo peor de la noche no fue el fútbol (al Madrid no le salió un buen partido y ya está, no pasa nada) sino las declaraciones de Bern Schuster, quien ya ha hecho de cada comparecencia pública una sarta de opiniones descalabradas, impertinencias hacia los periodistas y expresiones arrogantes. El técnico alemán espetó que el Real Madrid no había merecido perder el partido. Pero, ¿a qué partido se refería el bávaro? Igual al de Copa ante el Mallorca en el que los merengues crearon más de diez jugadas de peligro y acabaron perdiendo por 0-1.

O estamos todos locos o Schuster pretende vacilar a los medios de comunicación, y por ende, a la afición. El alemán muestra síntomas de cansancio: aborrece tener que explicar a la gente lo que hace o deshace en el campo y reza para que concluya la temporada de una vez por todas. Gane o pierda el Madrid, Schuster necesita un descanso. El circo del fútbol es mediático y el alemán parece no entenderlo.
No le vendría mal al entrenador del Real Madrid rodearse de un asesor de imagen que le aconseje qué decir en público y sobre todo, cómo hacerlo. No es el prestigio  de Schuster el que queda en entredicho, sino el del Real Madrid. Sin embargo, albergo esperanzas de que el entrenador madridista rectifique su pose ante la prensa: el alemán debería reconocer su culpa alguna vez, aún cuando sus pupilos sigan de líderes sobrados. A eso lo llamaría yo un buen comienzo.