Blogs

Entradas con etiqueta ‘selección’

España sigue en buenas manos

Viernes, 18 Julio 2008

Ya era hora de que pudiéramos hablar bien de la Federación Española. Por dos veces consecutivas, y sin que sirva de precedente, han actuado con lógica para salvaguardar los intereses del combinado nacional. La victoria en la Eurocopa significó que la elección de Luis Aragonés como seleccionador fue un éxito, y ahora, Villar y sus directivos han pulido y abrillantado la línea sucesoria en el banquillo de la selección. Vicente Del Bosque es el elegido para mantener la cordura que nuestro fútbol ansiaba desde hace décadas. Colocar al laureado ex entrenador del Real Madrid al frente del equipo de moda es una decisión inmejorable. Apúntate otro acierto, Villar. El presidente de la que otrora fue llamada ‘Federación de los escándalos’ puede alardear de tener a España en cabeza del ranking FIFA por primera vez en su historia. Evidentemente, estas clasificaciones son estadísticas banales pero sirven para presumir. Aunque en estos días podemos jactarnos de enamorar con fútbol y resultados, por lo menos en Europa.

Luis Aragonés ha dejado un testigo peligroso para cualquier entrenador, excepto para Del Bosque. A Vicente no le afectará esa presión omnipresente, su cometido no es ganar otra Eurocopa o el Mundial de Sudáfrica 2010. La tarea del nuevo seleccionador es que el pueblo vuelva a entretener y satisfacerse con ‘La Roja’. Y seguro que lo conseguirá. No me cabe ninguna duda que impondrá esa tranquilidad que le ayudó a conseguir títulos en el Real Madrid; no me imagino a Del Bosque replicando a algún díscolo futbolista que se queje por no ir convocado en algún determinado momento. No es su estilo. Además, ya ha dicho que mantendrá el grupo campeón en Viena. Eso es pensar con inteligencia, lo bueno no debe tocarse. Gran presagio para la nueva era que ha nacido al mando del ‘zapatones’.

Como no podía ser de otra manera, el morbo de ‘Raúl sí, Raúl no’ vuelve a calentarse. Olvidado el tema durante la Eurocopa, resurgirán los acérrimos defensores raulistas que clamarán por la vuelta del siete blanco, antes siete de España. Del Bosque y Raúl se conocen mutuamente y se respetan. El nuevo seleccionador será prudente y no contará con el delantero merengue en las primeras convocatorias. Raúl lo sabe y su menester es rubricar una temporada tan buena como la anterior. Sólo así, con trabajo, tesón y sacrificio (la credenciales del capitán del Real Madrid), el combinado nacional volverá a tener el privilegio de disponer del mejor jugador español en la historia de nuestro fútbol. De todos modos, Raúl no es un asunto apremiante y ni directivos, ni periodistas ni aficionados molestarán a Del Bosque en sus elecciones. Es la hora: el hombre tranquilo ha llegado para defender la tranquilidad de España.

Ibrahimovic y los de siempre

Viernes, 13 Junio 2008

Llegan con piel de corderos pero no engañan a nadie. Tienen oficio, experiencia y ya están dando guerra en esta Eurocopa. Por lo pronto, Suecia se jugará el primer puesto de su grupo contra España el próximo sábado. Los suecos son los de siempre; los aficionados españoles conocen a los mismos tres jugadores que destacan en sus clubes y que seguirán dando vida al combinado escandinavo hasta la venida de su próxima generación. Quién no conoce a Ibrahimovich, el líder nato del grupo; a Larsson, ¡qué rentabilidad le sacó el Barça! y a Ljungberg, talentoso pero más preocupado por las ventas de sus calzoncillos de marca. Éstos son los famosos pero Suecia esconde otras armas como el centrocampista del Lyon, Kallstrom, o su homólogo del Galatasaray, Linderoth. Ambos llevan la manija del equipo.

El problema para España es que Suecia juega como los nuestros. Utilizan la misma táctica y son igual de previsibles que los chicos de Aragonés. Hasta sus actuaciones en los grandes torneos son parejas a las nuestras, aunque ellos llegaron a las semifinales de su Eurocopa del 92 y en el Mundial del 94. Pero su misión es calcada a la española: pasar de cuartos de final. Lo demás sería un rotundo fracaso, y más teniendo al mencionado genio Ibrahimovich, el mejor delantero que hay ahora mismo en Europa y el mejor pagado a  partir de septiembre, doce millones de euros netos anuales en el Inter, ¡qué barbaridad! El gigantón sueco rezuma una técnica exquisita y un disparo endiablado. Suecia sólo puede retarnos con ese órdago.

El partido del sábado será interesante porque España deberá jugar como le obligue Suecia, que no será otro modo que el de llevar el dominio del balón y la iniciativa ofensiva. Contra los escandinavos, no valdrá el contraataque de Villa y Torres. Nos conocen muy pero que muy bien, como nosotros a ellos. A priori somos favoritos, sin embargo y a diferencia de los rusos, los suecos sí que han demostrado que pueden ganar a cualquiera, como también pueden perder ante quien sea. Lo más importante es que esta Suecia no nos debe atemorizar, no ha vuelto a juntar una pléyade de jugadores tan extraordinaria como  aquella con Brolin, Dahlin, Kennet Andersson y Ravelli, los cuales escribieron en el Mundial de Estados Unidos  una de las páginas más memorables en la historia  del fútbol sueco. Pero los nórdicos son pacientes y confían en engendrar nuevas sensaciones tarde o temprano.

Por último, no me olvido del contubernio Fernando Torres –Luis Aragonés por la sustitución  del  ‘Niño’ durante el España-Rusia. Luis la ha vuelto a liar. Torres confesó que le había molestado el cambio, como a todos los futbolistas cuando les reemplazan, pero que el enfado era consigo mismo. Por tanto,  la polémica se había zanjado hasta que el seleccionador nacional se ha encargado de romper esa zanja. En este país somos así: goleamos en el debut de la Eurocopa pero siempre alguien que tiene que llamar la atención y entretener al personal con pantomimas. Así es nuestra selección y así nos ha ido toda la vida.

Nada nuevo bajo el sol

Domingo, 1 Junio 2008

Las mismas virtudes y los mismos defectos. De momento, no se puede concluir nada más. A tenor de lo visto anoche contra Perú, Luis Aragonés tiene mucho trabajo por delante. Vamos, la misma faena que en el pasado Mundial: mucho toque pero poco práctico. A la selección española le cuesta un mundo llegar a la portería contraria: la transición del balón de la defensa al centro del campo no admite objeciones, hasta ahí correcto. Es en este punto donde los futbolistas españoles se obnubilan y no encuentran la fórmula mágica para conectar con la delantera. El problema no es de la media en sí puesto que Iniesta y Xavi forman la sociedad más fiable de este equipo. Los defectos nacen en el propio seleccionador, quien al parecer ha defenestrado las bandas por completo. Tampoco es de extrañar porque no tenemos ningún extremo puro entre los veintitrés seleccionados. Así que no queda otra que rezar para que el dúo barcelonista esté inspirado durante la Eurocopa. También hay otras preocupaciones que habrá que solventar, empezando por Fernando Torres. El delantero revelación de la Premier no se siente cómodo con el juego de ‘La Roja’. No encuentra su sitio porque no hay ningún compañero que le entienda tan bien como su colega Steve Gerrard. Y Torres cuenta con el marchamo de estrella de esta selección. Por otra parte, está el tema de los centrales. Desde Hierro y Nadal, la zaga no cuenta con un seguro a prueba de infartos. Puyol, venido a menos, y Marchena son una lotería que tan pronto pueden lidiar con panzer alemanes como después pifiarla ante una pandilla como los peruanos.

Pero no todos son inconvenientes tácticos, también los hay de mentalidad. Si España ha estado siempre en un escalón inferior respecto a las grandes selecciones, no es por los sistemas de juego, es algo psicológico. Contra Perú pudimos constatar que a España le persigue un mal endémico: la falta de convencimiento. Seguimos sin saber rematar los partidos, y cuando las circunstancias son adversas, la reacción española depende de la suerte. A diferencia de Italia o Alemania, nuestro combinado nacional arrastra una abulia, que continúa siendo históricamente irreversible. Casi siempre que nos marcan gol, supone un derrumbe psicológico para todos los futbolistas. O nos sobreponemos con alguna jugada aislada, como el gol de Capdevila, o nos dan sopas con ondas. Es ahí donde Luis tiene mucha faena. Sin embargo, no veo a esta selección preparada para hacer un curso acelerado en remontadas.

Aún con todos estos vicios, no podemos resignarnos al pesimismo de todos los días. Calidad sobra y las últimas victorias contra Italia y Francia han despertado cierto optimismo, nunca euforia. Sólo fueron amistosos pero si no jugáramos ‘bolos’, no sabríamos si podemos aspirar a algo más que los cuartos de final.

Del Madrid, Racing, Zaragoza y otros asuntos

Lunes, 19 Mayo 2008

¡Por fin se acabó la dichosa Liga! Qué ganas tenía de dar carpetazo a este ‘coñazo de las estrellas’ en la que, por lo menos, los seguidores del Real Madrid se habrán regocijado con el paseo militar de los suyos y con el espectáculo circense de anoche en el Bernabéu donde sólo faltaron elefantes y hombres tragasables. También, qué chapuza organizar toda esa pantomima ayer, cuando el equipo se proclamó campeón hace tres semanas, y después de vencer a un Levante, que jugó por cortesía profesional. Pero en fin, es su fiesta y debían celebrarla. Se lo han ganado.

Lógicamente, como cualquier final de campeonato, aún había en juego algunos intereses: la UEFA, a la que irá el Racing de Santander por primera vez en su historia, y un puesto de descenso, que inesperadamente se lo ha adjudicado el Zaragoza, por deméritos propios en este caso. Lo del conjunto cántabro es de ‘chapeau’. Casi al término de la pretemporada, el club apenas había hecho alguna incorporación (Tchité y Smolarek) y la apuesta por Marcelino, que conllevaba su riesgo, ha sido impecable. El entrenador revelación del curso ha demostrado su maestría para exprimir al máximo los recursos de un equipo, que por momentos ha entretenido con su fútbol, ¡qué complicado es esto! Si el técnico continúa el año que viene, seguro que sacará a la palestra una nueva camada de futbolistas a seguir. Por de pronto, parece que el central Ezequiel Garay ya ha caído en las redes del Madrid para la próxima temporada. El trabajo bien hecho tiene su recompensa, y el Racing ingresará una generosa cantidad de millones.

La cruz del año iba a ser para el Valencia con su estrepitosa Liga pero el Zaragoza le ha superado con creces. Los maños se habían llevado todos los halagos por su política de fichajes en verano. El eterno Ayala llegó al cierre del mercado; contaban con un Aimar a tope; Diego Milito se había quedado para culminar el éxito del equipo y Aimar, D’Alessandro y Oliveira eran la mejor garantía de que la Champions podía ser el verdadero objetivo. Sin embargo, tal y como sucede algunas veces en este mundillo, las estrellas acaban estrelladas y aún no entiendo el porqué en el Zaragoza. Fijaos si han desfilado entrenadores: Víctor Fernández, Garitazo, Lotina y ahora Villanova. Total, no ha servido para nada. Así que no creo que los conflictos puntuales del vestuario hayan sido la lacra. La ansiedad de los jugadores apareció pronto y no la han podido superar. Tampoco es que se les haya visto con muchas ganas, más bien la abulia ha sido su compañera de viaje durante toda la Liga. Y es que al Zaragoza no lo veía yo desenvolviéndose en aguas fangosas. No tiene experiencia en estas lides. Lo peor es que una plantilla hecha para pelear con el Atlético y el Villarreal por meterse en la previa de la Champions, se ha ido a la deriva, insisto, incomprensiblemente. Suerte en Segunda.

A partir de ahora, a descansar rápido que viene la Eurocopa. Ya hemos empezado a discutir y criticar la lista de Luis Aragonés con su famosa convocatoria de los cinco no debutantes. Y como en este país somos ventajistas, si pasamos de cuartos, que lo dudo, pediremos al ‘sabio de Hortaleza’ que continúe, y si perdemos como siempre, entonces rezo para que alguno de los 23 convocados pase sus cortas vacaciones en un paraíso perdido, sin nadie que le encuentre. Aún así, ¿qué es lo que se dice? Ah, sí, ¡ a por ellos, oé, a por ellos, oé!

¡Vuelvo a creer en la Roja!

Jueves, 27 Marzo 2008

Puede parecer extraño pero yo ya me he cansado de no apostar por la selección en los últimos campeonatos, sean mundiales o eurocopas. Nunca he creído que fuéramos favoritos de nada, simplemente auguraba que nuestro combinado nacional se haría notar en alguna cita internacional. Pues bien, hasta hoy me he equivocado siempre. Desde aquella olvidable final de París en la Eurocopa de 1984 y de triste final para Arconada, el portero que lo paraba todo, a España le persigue una leyenda derrotista. Tampoco ha sonado la flauta. Nada, ni hemos tenido suerte ni hemos demostrado que podíamos estar entre los mejores. Supongo que vosotros, como aficionados de la Roja que sois, os habréis preguntado cuáles son las causas de tan mal fario.

Es cierto que no hemos vuelto a tener una generación tan brillante como la que lideró Butragueño en México 86, a pesar de que tampoco nos sirvió para pasar los dichosos cuartos de final. Por otra parte, la opinión pública ha exigido demasiado a la selección, o por lo menos ha creado unas expectativas engañosas. Si los mundiales son nuestra mayor condena y sólo podemos presumir de una eurocopa, cuando el mundo se fascinó con la televisión de blanco y negro, ¿por qué siempre nos encasillan como uno de los favoritos a cualquier título? Y cuando digo ‘nos’ me refiero a la Federación, periodistas, seleccionadores, jugadores y hasta aficionados. Deberíamos ser humildes en esta ocasión, y por mucho que sobresalgamos en las primeras fases, no imaginarnos semifinales o finales ilusorias.

Sé que es difícil ser realista con nuestra selección. Bueno, más que difícil, desesperanzador. Pero la victoria de anoche contra Italia, vigente campeona del mundo, ratifica que las cosas se están haciendo bien. La España de Luis Aragonés lleva invicta año y medio, y aunque la de Javier Clemente también mantuvo una racha espectacular, son incomparables. No sé si estaréis al tanto pero desde que fuimos eliminados del Mundial de Alemania, los nuestros han ganado a Italia, Francia, Inglaterra, Argentina y Grecia, que es la actual campeona continental. Todos han sido partidos amistosos, aunque nadie ha susurrado la palabra ‘euforia’ todavía.

Afortunadamente, ya hemos olvidado los tiempos en los que la Federación tenía que hacer caja con encuentros absurdos ante Islas Feroe, Malta, Letonia, Perú, Ecuador y selecciones de semejante nivel. Foguearse con estos equipos era una molestia para los jugadores, sin ningún ápice de motivación, y sobre todo, para la afición, que no tenía tiempo para tales aburrimientos.

De todos modos, algunos diréis que está muy bien ganar a las grandes potencias pero que hay que demostrarlo en competición oficial. Tenéis razón, pero, por lo menos, aferrémonos a estos resultados que jamás habíamos logrado, aunque sean amistosos. Algún año tendremos que consagrarnos. Quiero creer que ocurrirá en la próxima Eurocopa.