Blogs

Entradas con etiqueta ‘Simao’

Espeluznante contraste

Jueves, 23 Octubre 2008

simaogol221008_es.jpg

Todo simuló estar pactado. El decurso del partido pareció ejecutarse merced a un plan pergeñado hace meses, cuando Atlético y Liverpool supieron que se enfrentarían en la liguilla de Champions. De otra forma, nadie se explica el bajón que sufrieron los ingleses en la segunda parte. Extraña que la desatención británica fuera psicológica teniendo a Mister Rafa Benítez como el adalid del coraje y la motivación. Entonces, si se descarta tal opción, no queda otra que reconocer y alabar los aciertos que Javier Aguirre sí se mereció anoche. El entrenador mejicano atinó la estrategia en la reanudación. Sin tener que devanarse los sesos con complejos algoritmos, Aguirre dio con la solución más simplona a la par que adecuada: sacar al campo al mejor futbolista del equipo, dicho y hecho. La sola presencia de Agüero inquietó a la ordenada defensa del Liverpool.

Por arte de magia, o más bien por temor inglés, el reloj suizo que Benítez había puesto en funcionamiento en la primera parte, se detuvo y nunca más volvió a funcionar. Quizá con Fernando Torres la segunda parte habría sido otra historia porque la defensa achacosa del Atlético concede al rival oportunidades de todos los colores y ya se está convirtiendo en una fea costumbre.

La UEFA también hizo lo suyo. Advirtió que vigilaría las gradas del Calderón, butaca a butaca, y ahí se encontró de sopetón con un hermanamiento ejemplar entre las dos aficiones. Pero no le había bastado con asustar al Atlético mediante ese estúpido y alevoso ademán de sanción, tenía que seguir estirando la cuerda. El señor Michel Platini y sus secuaces designaron al danés Bo Larsen como árbitro de la contienda, para perdición del trencilla. Larsen fue malísimo y sus linieres, peores. La casualidad o la premeditación, ya me creo cualquier cosa, desbordaron el partido con polémicas a granel: el gol de Keane en fuera de juego fue validado, el tanto de Benayoun fue correcto pero no subió al marcador, Maniche marcó tras recibir el pase un metro por detrás del defensa y sorprendentemente, o no, vimos que el banderín amarillo fosforito estaba alzado. Por lo menos, al árbitro no le quedaron excusas que inventarse para anular el empate de Simao. Por cierto, el portugués gana cada día más relevancia en el equipo. Responde en los partidos grandes, así que Aguirre no se atreverá a hacer experimentos con gaseosa en su banda, esperemos.

Aún se puede confiar en este Atleti. Se recupera como el boxeador casi noqueado que se faja con un puñetazo y vuelve a dar emoción al combate. El peligro es que el contraste del equipo es espeluznante: en las primeras partes tira su guión a la basura y en la segundas, espabila a impulsos. Lo meritorio sería que Aguirre escribiese una historia interesante que durase noventa minutos. Entonces, los criticones recalcitrantes sabrían otorgar al César lo que es del César. Tiempo al tiempo.

El buen vecino del Madrid

Domingo, 19 Octubre 2008

aguirre_181008_es.jpg

Vaya por delante que el derbi de anoche fue bastante malo. No hubo fútbol y sí muchos despropósitos. Otra cosa es la emoción y el dramatismo que Atlético y Real imprimen a estos duelos. La pena es que en el Vicente Calderón el cuento se repite todos los años. Sería muy complicado, por no decir imposible, hallar una razón lógica por la que los rojiblancos salen siempre tan intimidados. Cierto es que el Madrid infunde respeto allá donde va, pero que su vecino tire los partidos a la basura a las primeras de cambio es insultante para el orgullo colchonero. Cada año las ilusiones atléticas se renuevan; cada vez que llega el derbi al Manzanares, los sufridos seguidores del Atleti confían en que, por pura cuestión de estadística, su equipo encuentre la criptonita para tumbar a su superpoderoso enemigo. Ese momento no ha llegado, habrá que esperar al derbi de la próxima Liga.

Desde que el Atlético dejó atrás sus dos añitos en el infierno,  la ocasión que se le presentaba ayer era la más propicia de esta década para mofarse del enemigo. El equipo lo está bordando en la Champions, el Madrid venía invertebrado por las ausencias de Guti, Diarra y Robben  y Agüero tenía la oportunidad de redimirse tras el correctivo que el Barça infligió a su equipo dos semanas atrás. Todo eso se borró de un plumazo en medio minuto, el tiempo que Van Nistelrooy empleó para dejar en evidencia a Leo Franco y su atontada defensa. Parece que Aguirre aún no se ha dado cuenta pero tiene que resolver el problema acuciante de la portería. Da igual que alterne entre Leo y Coupet, ambos son manojos de nervios y tan pronto pueden salvar un  mano a mano como pifiarla en jugadas absurdas. Y la irregularidad es el peor mal que se le puede achacar a un portero. La defensa también merece su escarmiento: el checo Ujfalusi no se enteró de la película; Pernía si no jugase aportaría lo mismo si no jugase y Heitinga, nombrado mejor jugador de Holanda en el pasado campeonato, es la evidencia de que la liga de los ‘tulipanes’ no se puede comparar ni con nuestra Segunda División. El penalti del zaguero holandés a su compatriota Drenthe es intolerable para la exigencia que se le presupone a cualquier futbolista rojiblanco en un derbi.

Aguirre tampoco se salva. Su táctica de alinear a cuatro trotones en el centro del campo fue el primer síntoma de su rendición. A Raúl García, Assunçao, Banega y Maniche no se les debe meter en la misma coctelera porque el resultado siempre será indigesto, exactamente lo que sucedió en el partido. Esta media podrá robar muchos balones en defensa pero si treinta metros más adelante regalan la pelota con un lacito, a eso se le llama hacer el canelo. Y visto que Gago aún está buscando sensaciones, Simao debía haber sido el elegido para maquinar el ataque de los locales desde el principio. El portugués se vació en la reanudación  y junto al Kun, fue el artífice de que la defensa del Madrid se empleara a fondo en la segunda parte con un Pepe imperial y ayudado por su buen escudero Cannavaro. Agüero estuvo desaparecido en combate y van de tres de tres los partidos en los que el delantero argentino está negado contra los blancos.

En fin, que el Madrid volvió a burlarse del Atlético con mucho pasotismo. Los merengues sestearon hasta el final y su presencia en el Calderón aburrió por la dejadez con la que encararon el derbi. Pero si el vecino te abre la puerta con educación y encima es detallista, no le vas a decir que no. Y ese vecino se porta demasiado bien con el Real. Otra vez será para el Atleti, aunque igual en otro deporte.