Blogs

Entradas con etiqueta ‘Stoitchkov’

El triunfo de los valores

Sbado, 28 Mayo 2011

“Ha triunfado el fútbol y los valores”… Sandro Rosell se lo había aguantado durante todos sos días de bronca, insidias y fuego cruzado en los periódicos. Wembley habría tenido dos acepciones según quién hubiese llegado: si era el Madrid, habría supuesto el acierto rotundo de un proyecto faraónico con Mourinho de dios Ra. Pero fue el Barça y, por tanto, el continuismo de una idea, la de Cruyff. Bien lo sabe Guardiola, que hoy se reencuentra con la dulce nostalgia del 92, la que también han paladeado estos días Koeman, Laudrup y Stoitchkov.

De Guardiola, hoy el diario elEpaís describe sus posibles sensaciones…”Pep tendrá hoy un profundo diálogo con su mito. Vuelve al origen de todo”. Y es cierto, porque la primera Copa de Europa marcó una idea que sólo dejó de progresar cuando Van Gaal se empeñó en fundar una colonia holandesa dentro del vestuario. Hoy es La Masía la que ha demostrado que, fiel a un código deontológico, el éxito no tiene límites. Porque aún siendo la tercera final en seis años, ganarla o perderla no debería ser crucial, pues la apuesta del club todavía no otea el final. Así lo piensa Laudrup, quien anoche aclaró en COPE que el Barça de hoy es un émulo avanzado del suyo…”si con el Dream Team marcamos una época, Xavi, Iniesta y compañía han demostrado que todo es mejorable”. Sin duda, la evidencia es palmaria: el equipo ha arramblado casi todos los títulos que ha jugado desde que Guardiola cogió la batuta en la 08/09 y, además, la fábrica no para de engendrar chavales que ya entrenan a diario con maestros insuperables. Ahí están los Fontás, Thiago, Bartra y, sobre todo, Gerard Deulofeu, un extremo diestro que mira de reojo a Messi en pachangas y por televisión.

La cantera es la clave o, como dice Stoitchkov, “la culpa de que el Barça sea hoy mucho mes que un club”. Hristo quizá fuese el gran protagonista del primer Barça triunfante y casi dos décadas después todavía le gusta lucir aquel temperamento que tanto excitaba al Camp Nou al tiempo que incendiaba al resto. El búlgaro lo tiene claro: “el Barça es para disfrutarlo y lo demás son tonterías”. En el fondo, es lo que realmente le importa al socio. Porque, como dice Ronald Koeman, “pasar veinte minutos divertidos se agradecen”. El matiz es que el Barça no suele dedicar veinte sino partidos completos. Pero la percepción del holandés es casi unánime entre el barcelonismo y los que no lo son. Precisamente, ayer en Londres fue el ex más solicitado porque su golazo de falta fue el prólogo de la historia moderna del Barcelona. Llegó a la ciudad a mediodía e inmediatamente se fue a Wembley para cumplir sus compromisos de comentarista de tele, primero, y ya de paso revivir recuerdos imborrables. Andoni Goikoetxea, otro mítico, comentó en MARCA esta semana que todos y cada uno de sus compañeros sabían que Koeman marcaría la falta en cuanto el árbitro pitó falta contra la Sampdoria. Entonces, el holandés ya había adquirido los galones de lanzador por méritos propios, pero, sin duda, esa jugada siempre será la más especial.

No obstante, me apunto la sugerencia de Emilio Pérez de Rozas…”quédate con que es otra final, un capítulo más del libro de gestas”. Seguro que muchos aficionados tendrán esa mentalidad, porque el futuro se intuye muy suculento. No obstante, ganar a este United no se puede encuadrar en anécdota. No ha llegado a la final un equipo revelación, sino el equipo menos dudoso de los últimos tiempos. Ferguson ha entendido eso de renovarse o morir, y elige a chavales emergentes, tipo Rafael, Valencia o el gran Chicharito, a los que moldea a su gusto. Wembley 2011 elige entre dos gurús del fútbol: el del método Cruyff o el camaleónico, porque a este Manchester no se le caen los anillos cuando tiene que jugar a la italiana, como un español o, precisamente, como un equipo inglés (referencia de  Ramón Besa). Dará igual, ambos son buenísimos.