Blogs

Entradas con etiqueta ‘supercopa’

“Salid a jugar como sabéis”

Viernes, 24 Agosto 2012

Si a Tito Vilanova le preocupaba mimar el legado de Guardiola, el barcelonismo puede vivir tranquilo; es más, debe disfrutarlo porque la propuesta artística no ha cambiado, si acaso ha sido matizada. Pero con Iniesta impartiendo cursos de fútbol para altos coeficientes intelectuales, la sombra de cualquier entrenador es intrascendente. Al nuevo entrenador azulgrana le pasa como a Del Bosque durante el apogeo blanco de los Zidane, Figo y Ronaldo: basta una perogrullada como “salid a jugar como sabéis” para estimular a un vestuario. Porque los banquillos pasan de una mano a otra, pero Busquets sigue amortiguando los ataques enemigos; Xavi ha aprendido a dejar hibernando su ordenador central en momentos innecesarios, y el manchego, como Casillas, quizá tenga que recurrir al Circo del Sol para que le den un dichoso (o maldito) Balón de Oro.

La hoja de ruta azulgrana no olvida a Guardiola, por supuesto, pero Vilanova ha apostado por sus preferencias tácticas, las que siempre ha creído: su pizarra no contempla apelotonamientos en el centro; le gustan los extremos porque dan mayor perspectiva al ataque. Sin embargo, no son los típicos que suben la banda y alcanzan la línea de cal para centrar al área; no, Pedro recibe en la banda y cuando el regate es imposible, se viene adentro, allí donde Messi, Iniesta y Xavi combinan y triangulan hasta el atontamiento.

No obstante, mientras Tito deja rienda suelta a la imaginación de su equipo, el Madrid se rige por la autoridad faraónica de Mourinho.. .y si el portugués ordena levantar una cámara acorazada en su propio campo, ya puede el Barça jugar con extremos modernos o soltarle la correa a Messi: el resultado es nulo. Y eso que el Madrid se delató rápidamente: Mou contempló el partido como lo que es, una eliminatoria que siempre se resuelve en la vuelta, anoche gracias a otra intervención milagrosa de Casillas y una cagada monumental de su colega Valdés. Y aunque el suplente de la selección ostenta un manejo considerable del balón (como cualquier portero instruido en La Masia bajo la doctrina Cruyff), de vez en cuando enseña el lado oscuro, precisamente por cantadas con los pies.

El Madrid se montó su propia película en la primera parte y, aún siendo antagónica con el decálogo del buen madridista , le funcionó. Quizás no tenía que haber variado el sistema, debió pensar Mourinho en el instante que Xavi marcó el 3-1 casi fatídico. Pero la metamorfosis del equipo, obligada por Mourinho, ha convertido al Madrid de los clásicos en un vampiro que vive de chuparle la sangre a su eterno rival (cita genial de Roberto Palomar en El Partido de las 12). Y mientras Cristiano sólo aparezca para saciar su instinto depredador, los blancos no caerán en la lona, como mucho, perderán a los puntos.

La fe de Di María deja al Bernabéu con ganas de remontada, pero pone en un brete a Mourinho: ¿Saldrá hermético en su propio estadio o se irá descaradamente a por la yugular del Barça? Será la comidilla de los mentideros periodísticos (y de los bares con Marca y As) hasta que llegue el próximo miércoles. ¡Ah!, Paco González lo insinuó con convicción y la verdad es que tiene razón: otro de los triunfadores de la noche fue Luka Modric, porque un centrocampista con tan buen gusto de balón debería tener hueco a la vera de Xabi Alonso. Por desgracia, Khedira se ha vuelto a poner el corsé (no sabemos si por dictamen de su entrenador) y aquella versión horneada por Joachim Low en la Eurocopa se ha desvanecido. Si Mourinho les dijese aquello de “salid a jugar como sabéis”….

Divina epopeya blanca

Lunes, 25 Agosto 2008

rmadrid-valenciaEl Madrid volvió a apelar a su mística, ésa que sólo se vive y se siente en el Santiago Bernabeu. Anoche, cuando los blancos deambulaban por el césped a merced del Valencia, el campeón liguero se ciñó a la épica, poesía patentada en Chamartín. Los merengues sufrieron todas las adversidades posibles: desventaja en el marcador, inferioridad numérica y mal arbitraje. Sin Van der Vaart y Van Nistelrooy, ambos expulsados, los nueve restantes se erigieron en héroes que asombraron y enorgullecieron a su público. Liderados por un excepcional Arjen Robben y por una afición bulliciosa, los locales porfiaron en golpear al Valencia hasta noquearlo. Por cierto, pasará mucho tiempo hasta que los ché sepulten su pesadilla de la Supercopa. Será muy difícil, por no decir imposible, que los valencianistas tengan una oportunidad similar de dejar en evidencia al Madrid en el Bernabeu.

La gesta del Madrid sepultó el huracán desatado por Robinho. Definitivamente al brasileño se le ha borrado la sonrisa. Anoche, no se atrevió a asomarse desde el banquillo por miedo a un abucheo monumental y durante la celebración del título se confirmó lo que ya ha declarado: su mente está en Inglaterra, concretamente en el Chelsea. Sería muy complicado que volviese a pensar en blanco merengado. Pero con o sin Robinho y aun con la exhibición de la Supercopa, este equipo necesita imperiosamente fichar un delantero. Ayer, Raúl no tuvo suerte, Van Nistelrooy aportó un gol pero fue expulsado, y esta clase de milagros no sucederá todos los domingos. Resulta extraño pero el Madrid se rige por un único patrón futbolístico: no juega un pimiento (tened la paciencia de volver a ver la primera parte de anoche) pero espabila por impulsos cuando parece noqueado. El coliseo blanco alberga un aura especial, un hálito de orgullo que insuflan los jugadores para reanimarse. Desde hace dos años, nos hemos acostumbrado otra vez a las legendarias remontadas blancas. Aquellas ocurrían en Europa, éstas en España. Pero da lo mismo, ir al Bernabeu o ponerse delante de la tele para ver al Madrid no es disfrutar de fútbol magistral, es adentrarse en una montaña rusa de emociones. Aunque no es casualidad que el final siempre sea igual: un Madrid victorioso.

En definitiva, el Madrid ostenta una idiosincrasia especial. Lo saben la mayoría de sus rivales. Ésos que tutean a los blancos y ésos que, ingenuos de sí mismos, los dan por vencidos. Este Madrid vive del desorden, reacciona a palos, gana sus combates a los puntos y lo que sigue cuidando como un tesoro es su divina epopeya. Que siga así por los siglos de los siglos.