Blogs

Entradas con etiqueta ‘Toni Kroos’

La Liga por el retrete

Lunes, 22 Febrero 2016

Manolo Sanchís resopló al escuchar a Paco González en Tiempo de Juego. “Lo peor para el Madrid es que todavía quedan trece jornadas de Liga”. La cara del madridista, que siempre utiliza el plural mayestático para hablar de su único club, era un poema sin rima alguna, deslavazado como la táctica de Zidane y con versos grotescos. Un domingo cualquiera los blancos tiraron el título al retrete, sin amago de pelearlo y sin morir en el intento. Ni siquiera asomó el espíritu de Juanito, tan perfecto para remontar situaciones imposibles. Un plan sin plan, y enfrente un Málaga trabajado en la sala de máquinas, cuyo entrenador, Javi Gracia, supo cómo apretar el cuello a su colega francés. Es una pena que en esta época de secretismo, en el que las persianas acorazan los entrenamientos, no sepamos si Zizou ensaya tácticas según el esparrin de turno. Si el que recibe es un pelele, el Madrid lo descose hasta tumbarlo en la lona. Pero también hay gallos respondones como el Málaga, que atacan a sus costillas, haciéndole perder el aliento hasta descomponerlo. Cuentan que Arsene Wenger nunca preparaba sus partidos en función del rival porque no le gustaba variar su estilo imperecedero. Hasta que hace dos temporadas, Cazorla, Giroud y compañía le suplicaron sesiones de vídeo y análisis, y Wenger cedió.

Quedaban quince minutos para perder la Liga y sobre el césped no había ningún Raúl González que diera cuatro gritos y corriera con espuma en la boca. No, el Madrid sesteó, “mamoneó” como dice Manolo Lama, y se fió de algún cabezazo a lo Santillana inventado por Cristiano. No sucedió así porque los blancos están inmersos en su particular pretemporada, en la que la gira transoceánica se sustituye por partidos domésticos con vistas a Europa. Es la Champions la que mantiene la efervescencia del cambio, del fútbol paleolítico de Rafa Benítez al estilo marketiniano de Zidane. Apenas se atisba la ansiada metamorfosis. Y con planteamientos de pizarra tan vagos como el de La Rosaleda, no es descabellado recordar el titular que le dejó Raúl a Jorge Valdano en su entrevista para Bein Sports: “Nunca habría imaginado a Zidane de entrenador cuando compartíamos vestuario”. Quizás no sea vocacional.

Florentino Pérez jamás habría imaginado que su Madrid echase de menos a Bale, y en proporciones bíblicas. El Málaga evidenció que Cristiano Ronaldo sin BBC se agota de desesperación; varias veces ha revelado que Benzema es su socio en el campo, con el que tiene una simbiosis especial. Detrás de él, hay un equipo que se parte en dos como un palillo, porque Modric no se puede comer el marrón de todos e Isco y James no están fabricados para correr hacia atrás. Últimamente, tampoco hacia la portería contraria. Sin embargo, la alarma más preocupante suena con Toni Kroos, condenado por su entrenador a jugar de pivote defensivo. El Kroos centrocampista ordena los papeles de la Mannschaft; el que juega por delante de la defensa e intenta llegar a Modric es un Fernando Redondo de Mercadona. Zidane mejor que nadie, debería asumir la importancia de un Makelele que vertebre a tanto figurín. Y en el banquillo se oxida un tal Casemiro, nacido para eso, para evitar otro ‘galacticidio’.

Síntomas de ‘Galacticidio’

Domingo, 14 Septiembre 2014

tiasgo-625x300.jpg

Galacticidio. Es la palabra que está desenterrando el madridismo. Una nueva constelación de estrellas que recuerda prematuramente al descomunal batacazo que se pegó el proyecto más faraónico de Florentino Pérez. Hace apenas un mes que Cardiff albergó a la plantilla más compensada de la historia merengue, con un equipo ‘B’ que habría podido incordiar en la mismísima Champions League, y de repente, dos malas ventas (no por dinero sí por importancia) han desguazado a un Madrid tarugo que ni siquiera usa su mejor coartada del contraataque para solucionar líos. Ancelotti insiste en que el sistema no falla….se podría matizar que no sólo falla eso, también las piernas y las ganas de competir. El periodista José Miguélez dio en la diana con un tuit durante el partido: ‘El Atleti compite mejor de lo que juega y el Madrid juega mejor de lo que compite’. No le sobra ni una palabra. Simeone ha conseguido que cada derbi sea para los blancos una visita molesta a la consulta del dentista; y su colega italiano aún no se ha percatado que al Atleti no se le gana sólo con la pegada de un super pesado. Necesita el mono de faena o, más gráfico, los huevos que siempre aplaude el Bernabéu.

Pero los males del Madrid han recuperado el viejo fantasma de Makelele, porque con él ( y por él) comenzó a agitarse la caja de Pandora. El francés, noble escudero de Zidane, reclamó méritos en la planta noble sin suerte alguna: su tratamiento no era ‘galáctico’, más bien de la llamada ‘clase media’ que sostenía al equipo entre bambalinas. La salida de Makelele provocó una colisión en el vestuario porque no había sustituto que supiese enfangarse con su trabajo sucio. Sin embargo, la directiva ni siquiera meditó reponer su ausencia; al contrario, tardó dos años en suplir a Claude con dos tipos sencillamente genios y figuras: Pablo García y Gravesen. La ‘clase media’ se resquebrajó con Makelele y acabó volatilizada con las salidas de Morientes, Mcmanaman y Fernando Hierro. Por primera vez, la afición sospechó de las decisiones del presidente, que había antepuesto intereses comerciales a deportivas en el Real Madrid multinacional, que no club. El once de platino que dirigió Carlos Queiroz fue oxidándose a medida que lo fue exhibiendo por todos lados, fuese en estadios de Champions o campos de Segunda B en las primeras rondas coperas. Era la alineación galáctica más Solari, el banquillero de lujo, y a veces Guti. Normal que Zidane confesara a su compatriota Ludovic Giuly que estaban “agotados” durante el descanso que dio paso al descalabro merengue en los cuartos de final de Mónaco en 2004.

Nadie dudaba que James Rodríguez pertenecía a la jet set del fútbol hasta que se marchó Di María. Al menos, sus credenciales en el Mundial con golazo incluido a Uruguay ilusionaron a la poblada grada que le recibió la tarde de su presentación. Pero un puñado de partidos ha bastado para confirmar que James no es Di María ni se le asoma. James se parece más al jugador que jugó sin pena ni gloria en el Mónaco de la temporada pasada. La gente busca en el colombiano de moda una sombra del ‘Fideo’: un quiebro eléctrico, un amago irreverente o un zurdazo endiablado. Quizás sea cuestión de adaptación y acabe callando bocas, pero su exagerado P.V.P de 80 millones le va a pesar demasiado. Y no es el único que se mueve por el césped con grilletes.

Toni Kroos, por hablar de los nuevos, todavía está buscando el sitio que sí encontró en la Supercopa de Europa y Cristiano siente que por enésima vez él debe sujetar al Madrid como Superman aguanta sobre su espalda un meteorito gigante. Sí, los titulares impresionarán cuando se enchufen a cien mil voltios, pero una mirada de soslayo al banquillo pinta un panorama poco halagüeño. El cambio desesperado de Arbeloa por Varane delató que Ancelotti no tiene más herramientas. Y debería cuidar la de Isco, no vaya a ser que caiga en el limbo con tanto tiempo en el banquillo. Los síntomas del galacticidio vuelven al Bernabéu, aunque esta vez el presidente está a tiempo de cambiarlo. Queda el mercado de invierno…y una mejor preparación física y táctica de arriba abajo. 

De Rocky a Ivan Drago

Jueves, 28 Agosto 2014

barcelona-real-madrid43-0.jpg

“Khedira va a terminar jugando y renovando”. Son las palabras de Thorsten Merch, compañero del diario Bild Zeitung, instantes después de que La Sexta Deportes anunciará el bombazo de Xabi Alonso. Una reflexión perspicaz que soluciona (a medias) los achaques de columna que venía sufriendo el Madrid. El donostiarra, experto sumiller en catar bueno vinos, intuía que esta añada venía peleona, con un fulgurante y joven Toni Kroos delante y en un boceto tan predilecto para Ancelotti como el 4-3-3. De repente, el “regalo de Navidad” con el que el Madrid obsequió al entrenador se ha ido por el desagüe; Xabi había renovado dos temporadas más perfilando su plan de jubilación Madrid. Y seguir jugando en el Bernabéu dependía de no gripar su motor diesel, lo sabía él y así lo entendió Carletto. Casualidades de la vida, los dos arquitectos de la selección española se sienten trastos viejos en sus respectivos equipos: Xavi Hernández ha aceptado resignado su nuevo rol en el banquillo (ninguna oferta acabó prosperando), mientras que Xabi se dio cuenta en la Supercopa de España que Kroos, Modric y él, lejos de complementarse, se embarullan en un cajón desastre.

A Martí Perarnau, filólogo del ‘guardiolismo’, no le sorprendió la primicia de La Sexta. Tan cercano a Pep, había escuchado cantos de sirena hacía tiempo. No en vano, Xabi es la versión 2.0 de aquel Guardiola del Dream Team y, aunque se haya erigido junto a Arbeloa en la guardia pretoriana de Mourinho, comulga con la tesis de la posesión exagerada. Guardiola es el Spielberg del que esperaba una llamada para involucrarse en una superproducción, porque su modo de ver este negocio no coincide con el de Florentino Pérez, siempre ansioso por presentar nuevos cromos a la grada. El caché de Kroos se había disparado exponencialmente con el Mundial, mientras que la sanción de Lisboa y el calamitoso papel de España en Brasil habían quitado a Xabi de los créditos principales. En una temporada con tantos títulos por medio, Ancelotti necesitaba fondo de armario para intercambiar rápido la ropa de invierno con la de verano: sustituir peones entre Champions y Liga, y partir de diciembre Copa y Liga, para que nadie del vestuario esbozase aquello que Zidane susurró al oído de su compatriota Ludovic Giuly en aquel Monaco-Real Madrid de comienzos del galacticidio: “Estamos agotados”.

El Madrid de Queiroz fue un desfile made in Hollywwod de galácticos desde la portería (Casillas) hasta la delantera (Ronaldo), pero el proyecto faraónico del presidente comenzó a resquebrajarse desde un banquillo precario, con Solari y Guti como únicas alternativas, y el apocalíptico adiós de Makelele (su salida desató las siete plagas de Egipto). Las comparaciones de aquel Madrid con la actual constelación de estrellas tenían un matiz diferente: el club le había construido a Ancelotti la plantilla más compensada quizás de toda la historia merengue, con un equipo B capaz de pelear en la mismísima Champions League. Sin embargo, la efervescencia de la Supercopa de Cardiff ha desaparecido en un puñado de días: lo que han tardado Di María y Xabi en desguazar el equipo. Al argentino le han pesado los billetes y a Xabi el orgullo propio. Su estatus quo no le permitía ejercer de comparsa sólo para relevar a gente fatigada. No, él se siente comandante en jefe y Guardiola le ha convencido de que mantendrá los galones en el intento de asalto a Europa.

Xabi es el fichaje perfecto para reemplazar a un Schweinsteiger que acabó el Mundial más tiesto que la mojama. Además, su condición de ancla del equipo es la solución al afán de experimentar que le suele dar a Guardiola; es decir, que si no hubiera elegido a Xabi, el marrón de sostener a peso al equipo le habría tocado al polifacético Philipp Lahm, puesto que Javi Martínez jugará sí o sí de central el próximo año, cuando se recupere de la triada. Xabi ha elegido bien y el Madrid vuelve a perder empaque: la mole compacta que aparentaba este verano empieza a descubrirse puntos débiles. Ya no es ese Rocky Balboa IV rocoso e imposible de noquear, ahora se asemeja más al ruso Ivan Drago, letal en su pegada pero frágil de costillas. Y ya sabemos cómo acabó el combate de la URSS.