Blogs

Entradas con etiqueta ‘Valdés’

“Salid a jugar como sabéis”

Viernes, 24 Agosto 2012

Si a Tito Vilanova le preocupaba mimar el legado de Guardiola, el barcelonismo puede vivir tranquilo; es más, debe disfrutarlo porque la propuesta artística no ha cambiado, si acaso ha sido matizada. Pero con Iniesta impartiendo cursos de fútbol para altos coeficientes intelectuales, la sombra de cualquier entrenador es intrascendente. Al nuevo entrenador azulgrana le pasa como a Del Bosque durante el apogeo blanco de los Zidane, Figo y Ronaldo: basta una perogrullada como “salid a jugar como sabéis” para estimular a un vestuario. Porque los banquillos pasan de una mano a otra, pero Busquets sigue amortiguando los ataques enemigos; Xavi ha aprendido a dejar hibernando su ordenador central en momentos innecesarios, y el manchego, como Casillas, quizá tenga que recurrir al Circo del Sol para que le den un dichoso (o maldito) Balón de Oro.

La hoja de ruta azulgrana no olvida a Guardiola, por supuesto, pero Vilanova ha apostado por sus preferencias tácticas, las que siempre ha creído: su pizarra no contempla apelotonamientos en el centro; le gustan los extremos porque dan mayor perspectiva al ataque. Sin embargo, no son los típicos que suben la banda y alcanzan la línea de cal para centrar al área; no, Pedro recibe en la banda y cuando el regate es imposible, se viene adentro, allí donde Messi, Iniesta y Xavi combinan y triangulan hasta el atontamiento.

No obstante, mientras Tito deja rienda suelta a la imaginación de su equipo, el Madrid se rige por la autoridad faraónica de Mourinho.. .y si el portugués ordena levantar una cámara acorazada en su propio campo, ya puede el Barça jugar con extremos modernos o soltarle la correa a Messi: el resultado es nulo. Y eso que el Madrid se delató rápidamente: Mou contempló el partido como lo que es, una eliminatoria que siempre se resuelve en la vuelta, anoche gracias a otra intervención milagrosa de Casillas y una cagada monumental de su colega Valdés. Y aunque el suplente de la selección ostenta un manejo considerable del balón (como cualquier portero instruido en La Masia bajo la doctrina Cruyff), de vez en cuando enseña el lado oscuro, precisamente por cantadas con los pies.

El Madrid se montó su propia película en la primera parte y, aún siendo antagónica con el decálogo del buen madridista , le funcionó. Quizás no tenía que haber variado el sistema, debió pensar Mourinho en el instante que Xavi marcó el 3-1 casi fatídico. Pero la metamorfosis del equipo, obligada por Mourinho, ha convertido al Madrid de los clásicos en un vampiro que vive de chuparle la sangre a su eterno rival (cita genial de Roberto Palomar en El Partido de las 12). Y mientras Cristiano sólo aparezca para saciar su instinto depredador, los blancos no caerán en la lona, como mucho, perderán a los puntos.

La fe de Di María deja al Bernabéu con ganas de remontada, pero pone en un brete a Mourinho: ¿Saldrá hermético en su propio estadio o se irá descaradamente a por la yugular del Barça? Será la comidilla de los mentideros periodísticos (y de los bares con Marca y As) hasta que llegue el próximo miércoles. ¡Ah!, Paco González lo insinuó con convicción y la verdad es que tiene razón: otro de los triunfadores de la noche fue Luka Modric, porque un centrocampista con tan buen gusto de balón debería tener hueco a la vera de Xabi Alonso. Por desgracia, Khedira se ha vuelto a poner el corsé (no sabemos si por dictamen de su entrenador) y aquella versión horneada por Joachim Low en la Eurocopa se ha desvanecido. Si Mourinho les dijese aquello de “salid a jugar como sabéis”….

Hoy no toca fútbol de PlayStation

Mircoles, 6 Mayo 2009

chelsea.jpg

Dije en la previa del Madrid-Barça que nuestro clásico era el mejor partido que podíamos ver en Europa con permiso de una hipotética final de Champions Barcelona-United. Pues bien, con permiso o sin él, si los azulgranas se gradúan esta noche en Stamford Bridge, Roma acogerá el partidazo de lo que llevamos de siglo, sin duda alguna. No será fácil que el Barça tumbe a un Chelsea exageradamente físico y peligroso. Estos ingleses, no el Manchester o el Arsenal, se ciñen a la perfección a los mandatos sagrados de Capello: orden, disciplina y mucho pragmatismo. Con Hiddink el fútbol como diversión queda al margen porque sólo importa ganar de cualquier manera.

Guardiola no será tan osado en Londres como lo fue en Madrid. Ni el campo invita a practicar fútbol de PlayStation ni el enemigo será tan dócil como el Real. El Chelsea acabó desquiciado con la salida de Mourinho la pasada temporada y se ha vuelto a encontrar consigo mismo hace pocos meses, con la llegada de Hiddink. Su librillo es simplón pero efectivo: balones largos al gigantón Drogba y, en segundo instancia, pases al hueco a Anelka. Así funciona bien. Lampard y Ballack probarán de lejos a un Valdés que hoy no puede cometer errores. Por su parte, Essien y Obi Mikel serán los perros de presa para Xavi e Iniesta.

Aunque Guardiola lo niegue en público, le preocupa mucho su defensa. Sin Puyol y Márquez, el técnico duda entre Abidal o Cáceres como pareja de baile de Piqué en el centro de la zaga. Ninguna de las opciones le convence pero ‘Pep’ no puede tirar de nadie más. Quizá el polivalente Touré pueda ejercer de central, pero sería una auténtica hazaña para alguien que no hace muchos años era delantero. El otro quebradero de cabeza para el Barça viene a colación de las ausencias atrás: los centros al área. Lo único que se le puede achacar a este equipazo son sus habituales despistes cuando toca defender córners y faltas laterales. En el Bernabeu ya lo vimos, los dos goles de cabeza del Madrid fueron calcados. Por ello, los once azulgranas deberán estar atentos a las segundas líneas del ataque de los ‘blues’. Y precisamente, el Chelsea se desenvuelve a las mil maravillas con gente como Ballack, Terry o Alex en esas lides.

A pesar del poder intimidatorio que pueda aparentar el equipo inglés, el Barça tiene que pensar que un gol le vale. Si los azulgranas exhiben su mejor virtud, agujerear porterías contrarias, será complicadísimo que el Chelsea pase. Hiddink ha montado un equipo para hacer lo justo y necesario, no para golear.

 

Nunca es tarde si la dicha es buena

Lunes, 19 Enero 2009

Nunca es tarde si la dicha es buena: Pérez –Burrull ha sido castigado y no pitará el Español-Barça de Copa. Por fin una buena decisión del Comité de Árbitros. El colegiado del Madrid-Osasuna agudizó su daltonismo severo y dejó al cuadro navarro compuesto y sin novia. Nadie sabe qué se le pudo pasar por la cabeza cuando en la segunda jugada polémica pitó penalti e inmediatamente se retractó. Por lo menos, actuó en consecuencia y tras cagarla por no haber pitado las dos penas máximas, expulsó a Juanfran por simulación, tal y marcan las reglas del fútbol. Osasuna tiene todo el derecho a poner el grito en el cielo porque ayer sufrió su enésimo escándalo arbitral. Y es que cuando los árbitros la toman con el pequeño, da igual quejarse amargamente. La Federación cumple los designios de Madrid y Barça.

De todos modos, el arbitraje de ayer ha sido el primero descaradamente favorable a los merengues. Éstos también han aguantado los palos de ciego del colectivo arbitral en varios partidos. Entre tanto, el Madrid volvió a ganar, sí, pero sin gracia ni donaire. A pesar de que Juande continúa haciendo pruebas, el equipo juega lento y sin ideas. Hasta Robben, que se ha convertido en el nuevo juguete de la afición, fue marginado por la defensa de Osasuna y apenas chupó balón, como a él le gusta. Eso si, otra asistencia y otro golito para el holandés. Su compatriota Klaas (Huntelaar) ni está ni se le espera. Todo indica que el debate Klaas-Laas alcanzará un quórum para el francés en pocos días. Con todo, el Madrid sigue dando dentelladas a su manera y es el primero que ve la espalda del Barcelona, aunque sea con un telescopio.

El Madrid juega para asegurar plaza de Champions porque el Barça lo hace para reventar todos los récords habidos y por haber. Los azulgranas despacharon al Depor en veinte minutos y vuelven a enfrentarse a toda la Liga con cincuenta puntos y cincuenta y nueve goles. Casi nada. Y encima, surgen otros protagonistas que aún no habían aparecido. Son los casos de Dani Alves y Henry. El brasileño ha vuelto a demostrar que es el nuevo Roberto Carlos del fútbol aunque en el lateral derecho y ‘Titi’ empieza a recordar a aquel delantero estiloso y refinado que asombró a la afición del Arsenal tantas tardes. Ahora sólo falta que Valdés pare un par de balones imposibles por partido; Márquez emule al mejor Fernando Hierro y entonces, Guardiola entrenará a la perfección reencarnada.

Sí que era imposible ganar en el Camp Nou

Domingo, 14 Diciembre 2008

casillas-messi.jpg

Si el Barça descansara durante todo un mes y el Madrid ganase los partidos que le correspondiesen en ese plazo, casi seguro que los azulgranas aún serían líderes. Ésa es la deducción más lógica y real  que habrán sacado los dos equipos después del superclásico de anoche. Bueno, súper no fue puesto que el Barça no jugó como ha acostumbrado en los últimos tiempos ni el Madrid salió con actitud ganadora. Cierto es que la mezquindad merengue fue obligada: Juande sabía que intentar tutear al Barça para ganarle a puñetazos era un suicidio. Pero el flamante entrenador del Madrid no debió pasar por alto que guarecerse en su área tampoco resultaría. Tarde o temprano, el Barça haría saltar por los aires las ordenadas líneas del rival. Era una cuestión racional.

El partido deparó muchas sorpresas: ni el Madrid habría esperado tener ocasiones de gol tan claras como el mano a mano de Drenthe con Valdés (el holandés no puede dar más. Es lo que hay) o el disparo esquinado del canterano Palanca. Este extremo presume una mezcla de habilidad con arrojo  y cuando madure se convertirá en una pieza muy valiosa para un Madrid carente de alas.  Otra buena noticia que no esperaba nadie fue la resurrección del cuestionado Casillas. El portero eligió el mejor escenario posible para reivindicar su grandeza, que nunca ha perdido pero sí escondido. Y Metzelder aguantó como un portento en la zaga cuando todo el mundo había apostado en qué minuto le haría el traje Samuel Eto’o. Hasta Cannavaro recordó que no hace mucho tiempo recibió un Balón de Oro, cosa todavía inexplicable.

También sucedieron hechos esperables: la enésima actuación nefasta de Guti en el Camp Nou. Sin duda, no es su estadio fetiche. Tampoco extrañó la cantidad de patadas que sufrió Messi, hasta tres faltas consecutivas en diez minutos.  Raúl volvió a echarse el equipo a las espaldas y, solo ante el peligro, abrió algún hueco en la defensa barcelonista. Y el partido también certificó que Gago no impone como Diarra por mucho que se esfuerce.

Al final, Schuster y Guardiola llevaban razón: era imposible que el Madrid ganase en Barcelona y también era irreal que el líder le endosara cinco o seis goles al vigente campeón. A partir de ahora, ‘Pep’ tendrá que acometer la difícil tarea de mantener motivados a sus pupilos. Vamos, que aún no se crean que han ganado la Liga. En contraste, Juande deberá inocular en los suyos optimismo, pero no en el campeonato sino en la Champions, donde al Madrid le gusta desplegar su mística.