Blogs

Entradas con etiqueta ‘villa’

El otro imperialismo

Lunes, 20 Julio 2009

“Nosotros no avasallamos en el mercado, ser imperialistas no es nuestro estilo”. Joan Laporta se despachó a gusto contra el descomunal dispendio del eterno rival hace tres semanas. Hoy, con el Madrid bien pertrechado, el Barça ha visto que sus opciones para reforzarse se han limitado a Ibrahimovic. Después de la negativa tajante del Valencia en vender a Villa, Guardiola ha apretado al club y ha suplicado encarecidamente que le traigan a un nueve. Más bien, el técnico azulgrana exigió que echaran a Eto’o, lo del sueco era secundario. Y en esta tesitura, sin apenas escaparate de delanteros, el Inter ha apretado las tuercas al Barça y podría zanjar en las próximas horas el mayor negocio después de la compra-venta de Cristiano Ronaldo. Los italianos piden por ‘Ibra’ una generosa cantidad de cuarenta millones más Eto’o y la cesión de Hleb. Quiere decir que el montante total sobrepasaría los ochenta millones, a unos pocos de ‘CR9’. Entonces, veremos por dónde sale Laporta.

El presidente del Barça porfía en negar la mayor de las evidencias: los grandes de Europa tienen que poner muchos ceros en la chequera. Quizá haya jugado al despiste o sencillamente ha calibrado mal la planificación de los fichajes, pero el caso es que Ibrahimovic va a resultar bastante más caro que Kaká, ¿de qué imperialismo estaremos hablando ahora? Puede que Laporta piense que sólo se revienta el mercado con un maletín de 94 millones y no pagando veinte ‘kilos’ menos de lo que costó Figo al Madrid más el mejor goleador de Europa.

El tiempo y las circunstancias han sobrepasado a Laporta, quien hoy no está en posición de racanear nada. Si el Inter pidiese por su sueco cincuenta millones, el Barça los pagaría. No hay margen para rastrear el mercado porque los buenos están cogidos. Lo que sigue siendo ininteligible es por qué no han pagado la cláusula de Forlán, a quien su excepcional estado físico le garantiza un par de temporadas más. El galimatías se habría solucionado hace días y el Barça tendría goleador para rato, por lo menos hasta que fabricase el próximo Balón de Oro, que de eso sí sabe este club. Para negocios, mejor el gestor de ACS.

Laporta no sabe completar su sudoku

Viernes, 17 Julio 2009

Al sudoku del Barça le quedan pocos números. El Valencia es un muro ante las ofensivas de Laporta y acabará forzando que Villa se quede contra su voluntad en Mestalla un año más, por lo menos. Forlán es muy apetecible pero robárselo al Atlético desmontaría el tenderete de Abel. No obstante, es difícil entender por qué el Barça había ofrecido 42 millones por Villa y no paga los 36 de la cláusula de rescisión del uruguayo. Una cosa está clara: Forlán es igual o mejor delantero que el asturiano, sus números lo corroboran.

Sin el ‘guaje’ y deshojando la margarita por Forlán, vuelve a saltar a la palestra Zlatan Ibrahimovic. Díscolo pero genial; impulsivo y a veces meditabundo; inoportuno aunque sincero, el sueco tiene un temperamento similar al de Eto’o. Con una pegada al estilo Van Nistelrooy y un talento sobrenatural, el ariete del Inter aún no ha sabido templar ese carácter insoportable que trae de cabeza a sus compañeros. Mourinho lo vendería sin pensarlo porque técnico y jugador se las han tenido tiesas durante toda la temporada. Quizá si el portugués hubiese encontrado la fórmula para exprimir del todo a Zlatan, el Inter no habría sido borrado de la Champions a las primeras de cambio.

El problema en la negociación por Ibrahimovic es que Laporta y Beguiristain incluirían a Eto’o y Hleb, previo pago de 40 millones. La cifra es lógica puesto que el Inter vendería a su primer espada y la cesión de Hleb tampoco es discutible. El bielorruso no ha cuajado en el Barça aunque sus exquisitas condiciones técnicas tampoco le auguran una aventura mejor en el Calcio. La discusión llega en el momento que se ha puesto el nombre de Eto’o en el tapete. Vale que el camerunés no es santo de la devoción de Guardiola, Txiki y toda la junta directiva pero canjear al segundo máximo goleador de la Liga por otro que ha marcado menos goles en Italia, de la misma edad y que es proclive a ‘incendiar’ vestuarios, me parece, cuando menos, un despropósito. Eto’o las ha montado de todos los colores pero ha marcado en todas las finales. Rara vez un futbolista repudiado se reivindica con 30 goles y al siguiente año aún le quieren vender.  

Ibrahimovic es buenísimo, no hay ninguna duda. Pero sus virguerías aparecen cuando coge el balón a media distancia y,  en este Barça de control, pase y desmarque, los delanteros son puros rematadores. Y es en este puzzle donde Eto’o encaja mejor. Por tanto, cambiar a uno por otro es factible pero meter al camerunés en un saco de 40 ‘kilos’ es ofensivo. 

De jabato a don nadie

Mircoles, 15 Julio 2009

¡Qué pena lo de David Villa!, pobrecito. El chico quería venir a Madrid pero su ‘padre’ no le dejó, después decidió cambiarse a Barcelona pero  su ‘papi’ también se enfadó. Y es que la protección cuasi paternal que le confiere Manuel Llorente está hartando al propio delantero y a Joan Laporta por igual. “Villa vale más de 50 millones de euros”, dice el presi ché. Bien, razón no le falta en tasar a su estrella por el precio que le plazca, lo que sucede es que al Valencia le apremian los acreedores y no está en posición de hacerse el gallito. Al final, Florentino tendrá razón y habrá que exigir a los fichajes que se declaren en rebeldía, con causa, claro.

Una servilleta le valió a Zidane para agrandar la leyenda del Madrid; un ‘botazo’ de Ferguson a la cara de Beckham culminó con el fichaje más mercadotécnico de la historia; un precontrato con cláusulas millonarias convirtió a Figo en el chaquetero por antonomasia y el repudio de ‘FP’ a Ronaldinho acabó con éste en el Barça más un Balón de Oro, dos FIFA World Player, Champions y Ligas.  En fin, Villa no puede esperar más y debe hacerle un guiño a Laporta ya, toda vez que su aura se desvaneció en la galaxia blanca por culpa de Benzema.

Pocos futbolistas juegan a disgusto en un club y a este paso el caso de Villa va a ser el más sonado. Da la sensación que retener al delantero es la jugada maestra de Llorente. Cierto es que su reputación subiría como la espuma. La opinión pública recordaría al máximo mandatario valencianista como el luchador infatigable que nunca se plegó a los designios imperiales de Florentino ni al flirteo convincente de Laporta. Eso sí que es un presidente. Porque, además, la gente se acordará que, de momento, ni Silva ni Mata se han marchado ni la situación tiene pinta de conato de espantada.

Olé por Manuel Llorente, el negociador implacable. Su entidad se hunde a la deriva inexorablemente y él sigue en sus trece: unos ‘milloncejos’ no son suficientes para comprar la dignidad del Valencia. El patrimonio son los ‘jugones’ y así lo llevará hasta las últimas consecuencias. Esperemos que éstas no se desencadenen en la próxima junta de accionistas o cuando el acreedor de turno llame a las oficinas con un ultimátum. Entonces, de gestor jabato pasará a ser un don nadie con ínfulas de grandeza. 

Con Cristiano habrá que alquilar el Calderón

Jueves, 2 Julio 2009

kaka-pres.jpg

Anoche escuché en el programa Madrid Opina de Telemadrid que la descomunal presentación de Kaká en el Santiago Bernabeu era una desmesura social. Congregar a cincuenta mil aficionados para ver durante unos minutos cómo un futbolista se enfunda una camiseta y da unos toquecitos a un balón puede parecer absurdo. Pero ni el protagonista en cuestión es un cualquiera ni la empresa a la que se debe es un club de amigos. El fútbol en países como Argentina o Inglaterra no es una mera industria del espectáculo sino una manera de vivir, una motivación más. Florentino Pérez ha debido entender bien las inquietudes de los simpatizantes a los que representa: Kaká ha sido el primer reclamo para el estreno del nuevo circo pero todavía falta una buena batería de shows.

Si la presentación de Kaká ha sido propia de un rey, la venida de Cristiano Ronaldo será imperial. A lo mejor Florentino tiene que alquilar el Vicente Calderón y montar un deja vu con el portugués para satisfacer la asistencia de público. El presidente merengue ya ha enchufado la máquina de hacer billetes, así que los 65 millones de Kaká y los 96 de  Ronaldo se tornarán en dinero para las arcas del Bernabeu en poco tiempo.

Y como el Madrid siempre ha de estar en el disparadero mediático, Kaká ya ha caído en el olvido porque ha saltado a la palestra Karim Benzema. La estrella del Olympique de Lyon ha firmado el contrato de su vida y con ello, ha puesto punto y final al galimatías del ansiado delantero. Sabemos que es potente, rápido, técnico y trabajador pero su talento tiene que cuajar en la Liga española. Con 21 años, el Madrid es el club idóneo para que termine de madurar.

Por cierto, ya sabéis que esto del mercado del fútbol es un auténtico rompecabezas. El Madrid deseaba a Villa pero se queda con Benzema y por tanto, el Valencia, que por nada del mundo, quería vender a su delantero al Madrid, no le importa que  el ‘guaje flirteé con el Barça. Claro que el culebrón se puede complicar cuando entre en acción el cabreadísimo Samuel Eto’o. Y seguro que la reunión entre Beguiristain y Villa no le ha hecho ni pizca de gracia.  

Partidos que no consuelan

Lunes, 29 Junio 2009

partido-de-consuelo.jpg

Maldita manía la de la FIFA en organizar partidos de consolación que, paradójicamente, no consuelan al vencedor. Los terceros puestos valen en las Olimpiadas por aquello de las medallas pero en ninguna otra competición. España se equivocó de hora, puesto que su cometido debió ser el de jugar a las ocho y media de la tarde, no durante el mediodía de un domingo veraniego. La honrilla ante Sudáfrica casi termina con otro despropósito porque, para la mayoría de los jugadores, alargar la estancia allí después del bofetón de los ‘yanquis’ era un suplicio mayúsculo. Pero no todos pensaron igual. Algunos como Güiza, Llorente o Diego López habían esperado su oportunidad para demostrar que no iban de comparsa y entonces,  menudo chasco se debieron llevar cuando supieron que no entrarían de inicio en la partida. Del Bosque les hizo un flaquísimo favor ignorándoles para una pachanga más propia de solteros contra casados. En consecuencia, el experimento híbrido que se inventó el seleccionador con titulares y otros menos habituales resultó nefasto.

El seleccionador debió prever antes del partido que Villa y Torres deambularían por el campo, obcecados en marcar para aspirar al pichichi del torneo. Xabi Alonso tampoco estaba para muchos guateques. Sus flirteos con el Madrid  priman entre sus inquietudes y por tanto, su participación de ayer fue más compromiso que deseo. Menos mal que Del Bosque se cercioró del embolado que había organizado y sacó a Güiza y Silva para solucionar el entuerto. El caso del delantero gaditano clama al cielo: su persistente eficacia goleadora le habría concedido oportunidades en cualquier país del mundo pero en ‘La Roja’ sigue siendo una bala en la recámara. Por lo menos, Del Bosque no duda en convocarle a pesar de que en la Federación no estén muy de acuerdo.

En definitiva, nos vamos con la sensación de haber perdido el tiempo durante tres semanas y recelosos por haber tenido que comprobar desde la barrera que, si nada cambia, Brasil será la favorita indiscutible para el Mundial. Dunga ha arrumbado el ‘jogo bonito’ para fabricar un combinado fortísimo. Los brasileños suelen ganar mundiales cuando mezclan músculo y fantasía, no cuando abusan de los bailes de salón. Pues bien, este grupo está protegido por sus tres indiscutibles guardaespaldas, Gilberto Silva, Felipe Melo y Ramires, que flanquean al tridente de ensueño formado por Kaká, Robinho y Luis Fabiano. De este último hay que tomar buena nota: veintidós goles en treinta y un partidos. Aunque para récord el de Dani Alves. El lateral del Barça está a dos pasos de alcanzar la marca por antonomasia: ganar todas las competiciones oficiales a nivel de clubes y selecciones. Ostenta en su palmarés Champions, Copa de la UEFA, Supercopa europea, Liga, Copa del Rey y Supercopa de España. Le falta el Mundialito o antigua Copa Intercontinental. Y en cuanto a torneos internacionales, a su Copa América y la flamante Copa Confederaciones sólo les falta el lustre de un Mundial. La vitrina de su casa debe ser espectacular.  

Villa no puede quedarse en Valencia

Domingo, 21 Junio 2009

“Dicen que eres intransferible y a los diez días te venden”. Con más razón que un santo Pepe Reina se refirió a David Villa y el largo compás de espera que está martirizando su futuro. Sin que nadie le haya garantizado nada, el asturiano no ha querido abstraerse del culebrón, lógico por otra parte, y está pendiente un día sí y otro también de las novedades que le comunica su representante vía móvil. Encima, ahora Manuel Llorente ha echado más leña al fuego. Con la venia, el presidente del Valencia ha afirmado, ni corto ni perezoso, que Villa es intransferible. Claro, a continuación ha matizado su atrevimiento espetando que sólo atenderían a una oferta “escandalosamente escandalosa”. Vamos, que si Florentino pone encima de la mesa cincuenta millones, asunto zanjado.

Al Valencia le urge dinero en metálico como el comer. Sus acreedores le han asfixiado tanto que la venta de una o dos estrellas se antoja vital. Y más, cuando no ha vuelto a aparecer otro posible comprador de las parcelas de Mestalla. Si Llorente actúa con la lógica que implica su cargo y no con la vehemencia con la que actuaría un forofo, debería vender a Villa aunque no a precio de ganga, claro. Si el estado económico del club ché fuera boyante, entonces si podría esforzarse por retener a su delantero. Pero para nada se da el caso y como dijo  ‘FP’ en Canal 9, la contratación de Villa es cuestión de horas, palabra de alguien que cumple lo que promete. De todas maneras, sólo hay una evidencia: el ‘guaje’ quiere jugar en el Madrid sí o sí y manda mensajes subliminales. El último fue ayer, después del partido contra Sudáfrica: “nadie sabe lo que he sufrido la semana pasada”. Su club le está haciendo un flaquísimo favor.

Ahora bien, una vez que venga Villa, el Madrid tendrá que lidiar en las Islas con el Liverpool. Xabi Alonso no es una estrella que reúna a su alrededor millares de focos pero su rol es imprescindible en el nuevo proyecto. El donostiarra sabe que sus habilidades serían únicas en el equipo y también se ha dejado querer. Seguro que Rafa Benítez no se pone tan gallito como Llorente. Claro, siempre y cuando el Liverpool retenga a Mascherano, por quien el Barça suspira para retocar su plantilla cuasi perfecta.

Quien dijo Villa, dice Forlán

Lunes, 15 Junio 2009

El terremoto de los 94 millones ha desatado las primeras consecuencias no muy propicias para el Madrid. Ni corto ni perezoso el presidente del Valencia se ha declarado en rebeldía y ha roto las negociaciones por David Villa. Según Manuel Llorente, la oferta de Florentino por el asturiano es ‘irrisoria’. Lógico, si tenemos en cuenta que ‘FP’ ha alardeado de chequera en Manchester. Si Cristiano ha valido casi cien millones, Villa debería costar unos 50 ‘kilos’. Méritos ha hecho de sobra para alcanzar ese precio.

Florentino se ha cabreado mucho con el Valencia, concretamente con el nuevo mandatario. Llorente fue quien torpedeó el fichaje de Mendieta por el Madrid en el año 2000. Por entonces, el valencianista era el jugador de moda en Europa y quería venir a la capital de España. Al final, fichó por la Lazio, ahí sí que le dejo marchar el Valencia, y su carrera se acabó. El caso de Villa guarda muchas similitudes, la principal es su deseo incontenible por vestir de merengue. Los cantos de sirena de Florentino tientan a cualquiera y el ‘guaje’ no ha sido una excepción. Hasta se le ha visto cabreado en la concentración de la selección en Sudáfrica debido a la demora en las negociaciones. Si Florentino ya le hubiera podido garantizar su futuro, Villa estaría encantado.  El Madrid es el Madrid, y con Cristiano y Kaká mucho más.

La pelotita está ahora en el tejado de Florentino, quien puede deshacer el nudo gordiano del asunto poniendo más millones encima de la mesa. No parece que esté por la labor. En consecuencia, la búsqueda del delantero nato ha virado hacia un sitio muy cerca del Bernabeu. Forlán se ha salido esta temporada, ansía el último gran contrato de su vida y el presidente blanco lo sabe. Nadie duda que al uruguayo treintañero todavía le quedan un par de años de buen fútbol.  Si en el Atlético ha sido pichichi cocinándose él mismo la mayoría de sus goles, imaginadlo en el Madrid con Kaká y quién sabe si Ribery también de asistente.

Lo gracioso es que si, por algún casual,  fallase Forlán, la tercera alternativa sería Benzema del Lyon. Es curioso que en un par de semanas, Florentino ha diseñado plan A, B y C, toda vez que Ramón Calderón se obcecó en traer a Cristiano durante todo el pasado verano sin tener en cuenta estrategias subsidiarias. Así ha salido esta última temporada. Ahora da igual qué delantero venga, valdrá mientras tenga credenciales.

Y ahora…Florentino

Domingo, 17 Mayo 2009

Ahora sí que el Barça es campeón. Sin embargo, esto es noticia porque se sabía desde diciembre. Con Liga y Copa conquistada y a la espera de la finalísima del siglo contra el Manchester, el protagonismo mediático ha virado hacia Florentino Pérez. Da la sensación de que ya no importa si Guardiola ha inculcado el fútbol más vistoso del mundo o si el aclamado ‘triplete’ encumbrará al mejor equipo de la historia. Él ha regresado para devolver el equilibrio a la sede de la extinta galaxia blanca. Aunque Florentino nunca se ha ido. Su largo silencio se ha interpretado de mil maneras: con escepticismo, lisonjería y hasta pedantería. Lo último lo digo por aquellos que se jactan de haber anticipado su vuelta incluso antes de su espantada de hace tres años.

El ex presidente se ha ocultado en la sombra hasta que la situación se ha vuelto insostenible. Ha aprovechado la rendición del equipo para redimir pecados pretéritos. No es muy corriente que un candidato reaparezca en la escena mediática reconociendo algún craso error. Florentino sí lo ha hecho, eso le honra. Quizá sea el primer paso para no cometer las mismas meteduras de pata. Si aquella acepción de ‘galácticos’ empezó a desmoronar el proyecto faraónico de Florentino, el también manido ‘galacticidio’ culminó con la monumental debacle.

A expensas de las elecciones, no es el madridismo el que ha brindado una segunda oportunidad a Florentino, sino que ha sido éste quien la ha creado y se la ha impuesto cuando lo ha considerado pertinente. La escandalosa presidencia de Ramón Calderón y el suicidio deportivo de esta temporada han dado forma a la ocasión pintiparada para el retorno de quien nunca debió abandonar, no tal como lo hizo. La primera comparecencia pública ha sido un pequeño esbozo de lo que se trae entre manos Florentino. El segundo acto, dentro de una semana, aumentará a cien mil decibelios el runrún mediático y a partir del tercero, Florentino empezará a destapar sus cartas. Pero no todas de un plumazo, conviene alimentar la ansiedad durante todo el verano.

Lo que sí parece claro es la llegada de Kaká, la gran penitencia de Calderón, y el inminente aterrizaje de Ribery, Xabi Alonso y Villa. La Bolsa del fútbol europeo va a experimentar subidones y desplomes por doquier. No es para menos, los fichajes a golpe de talonarios volverán a estar a la orden del día. Hasta Laporta no se atreve a mentar la bicha, por si acaso. Nunca se sabe cuando puede reaparecer otro ‘Luis Figo’.

La Liga se acabó

Domingo, 30 Noviembre 2008

Comprobado: no es que los rivales hagan bueno al Barça sino que el Barça hace malos a sus contrincantes. Se podrá permitir algún resbalón (Numancia y Getafe) pero el partido de Sevilla, primero de los grandes desafíos azulgranas antes de navidad, disipó cualquier duda sobre la capacidad del líder de la Liga, si es que había alguna. Hacía tiempo que no se veía a un equipo tan superior, dominante en defensa, avasallador en la media y aniquilador arriba. Ya está claro que el tempo del campeonato lo marca el Barcelona. Hace y deshace a su antojo, y anoche la víctima fue el Sevilla en el Pizjuán. Casi nada. Cuarenta goles en trece partidos son la mejor credencial de Guardiola pero si le añadimos los nueve tantos que ha encajado Valdés, la impresión es que el Barça sólo tendrá que esforzarse para ganar la Champions. 

La sexta velocidad de este equipo se la dan el recuperado Eto’o y el siempre diabólico Leo Messi. Si el Barça no la llega a pifiar el año pasado, Messi habría sido el próximo Balón de Oro. Da igual, con el tiempo lo será y seguramente más de una vez. Dijo Guardiola en la previa del encuentro de anoche que Sevilla era el cruce que más le preocupaba del carrusel que se le avecina a los suyos. Hoy, con una goleada escandalosa y una imagen que atemoriza al resto de Primera División, el Barça sólo tiene que continuar así tres meses más. Para Semana Santa, la Liga estará finiquitada. Los demás no poseen ni talento ni jugadores para hacer frente a los azulgranas.

Justamente, entre el puñado de perseguidores, se puede caer el Real Madrid. Cada semana asola un problema nuevo. Ayer, aparte de su penoso paso por Getafe, el partido dejó otra lectura: la sospechosa gestión médica del club. No es normal que después de trece jornadas, haya diez futbolistas en la enfermería. En el Coliseum se lesionaron Pepe, Sneijder y Miguel Torres. Tanto el portugués como el holandés tendrán complicado llegar al próximo calvario merengue: el Sevilla. Schuster acepta la situación crítica con resignación porque es consciente que una palabra de más en público le costaría la destitución. Ahora bien, ¿Por qué alardea el Madrid de tener a los mejores preparadores físicos y fisioterapeutas? Sería demasiada mala suerte tener a casi la mitad de la plantilla inactiva. El club debe depurar responsabilidades puesto que el problema responde a la incompetencia de alguien, no al mal fario.

Y del fútbol del Madrid, nada nuevo. Simplemente no hay ni fútbol ni ganas. La pena es que tampoco se vislumbran remedios en el horizonte. Bueno sí, el ansiado fichaje de diciembre. Ramón Calderón anunció esta semana que vendrán dos jugadores jóvenes. Sus consejeros le habrán advertido esta vez no desvelar sus nombres por aquello del encarecimiento de los fichajes. Pero los aficionados ya no creen al presidente. Ni está Kaká para arreglar el desaguisado; ni Cesc para ilusionar con proyectos futuros; ni Villa para marcar goles ni Cazorla para darle lustre al banquillo. Quienes vengan, tendrán que amoldarse al caos del Madrid porque esta vorágine de desaciertos y patochadas únicamente la pueden parar los capitanes.   

El elegido

Domingo, 16 Noviembre 2008

¿Qué delantero vendrá en diciembre para sustituir a Van Nistelrooy? Ésa es la gran preocupación del madridismo, más importante que la supuesta destitución de Schuster. La tan mal llamada ‘excelencia futbolística’, justificación banal de Ramón Calderón para echar con alevosía a Fabio Capello, ha devorado la grandeza y el prestigio del Real Madrid. El presidente blanco trajo a Schuster para deleitar a sus socios pero año y medio después ya le ha puesto fecha de caducidad. Para Calderón, defender al entrenador teutón sería una afrenta pública sin sentido alguno. El temperamento del adusto Bern le ha dejado solo ante sus jugadores y sus jefes.

Al socio ya no le importa quien coja las riendas, los entrenadores de los clubes grandes acaban quemándose en poco tiempo. Si las cosas vuelven mal dadas, los jugadores harán piña y se arrogarán el derecho de admisión. Para eso están los capitanes: Raúl, Casillas, Guti y Salgado. Pero el que sí entrará en este selecto grupo millonario será un ariete, que a estas horas, ni él mismo sabe que es el elegido. ¿Por qué? Simplemente porque ni el propio Madrid lo habrá decidido. El club no es muy hábil en estrategias de comunicación de crisis: se marchó Capello y Calderón tardó bastantes días en explicar su despido a la opinión pública; el vaivén de Cristiano Ronaldo confundió a los propios futbolistas del club; Schuster no fue informado en todo el verano sobre si el Madrid estudiaba fichajes alternativos a la estrella portuguesa y por último, el mismo Calderón todavía no ha informado a sus socios, los dueños del club que preside, de las verdaderas causas de los frustrados intentos de traer a Villa y Cazorla.

crespo2.jpg

Con este panorama, no es de extrañar que el elegido, el que devolverá el equilibrio al tambaleante Madrid, aparezca a contrarreloj, en la hora límite del cierre del mercado invernal.  Los dos delanteros que más suenan son el argentino Hernán Crespo y el francés Benzema. El primero es un residuo del Inter de Milan. Mourinho no cuenta con Crespo porque piensa que ya está quemado y su aportación es nula. Además, está Ibrahimovic, el jugador más en forma de Europa, con el permiso de Eto’o. Crespo tiene 33 años aunque el dato no es muy relevante. Que le pregunten a Van Nistelrooy de veteranía.

Benzema es la típica promesa que reclama a codazos su oportunidad en un grande. El Lyon, sempiterno campeón francés,  le queda pequeño y el Madrid no sería mal destino. Sin embargo, esta apuesta en concreto corre el riesgo de truncarse. Si el francés acaba en Chamartín el próximo mes, la presión para él puede ser insoportable. No en vano, el Madrid va a fichar a uno o más para cambiar el rumbo del equipo, va a fichar para ganar algo. ¿El elegido? Tendremos que esperar hasta el final.