Blogs

Entradas con etiqueta ‘villareal’

Felicidades, campeones

Lunes, 5 Mayo 2008

 Se despejó la incógnita. No del quién o del qué, sino del cuándo. Desde hacía meses se barruntaba que el Real Madrid se proclamaría campeón de Liga con holgura. Exactamente, desde que el Barcelona renegó de la lucha por el título. Sólo era cuestión de esperar que las matemáticas se cumpliesen, y ayer fue la jornada indicada. Hay que agradecer al Villarreal que cumpliese sus deberes y no otorgase el alirón a los blancos en el hotel de Pamplona. Y aún así, el ya flamante campeón no encaró su partido con la determinación que se le presuponía. Es más, salió al Reyno de Navarra a tantear con el marcador, un empate era un buen botín contra un Osasuna abúlico, que parecía un mero comparsa en la fiesta blanca (los rojillos están ahora en descenso).

Precisamente, tuvo que ser el Osasuna quien despertase la rabia y el pundonor madridista. Esos valores de los que presume Ramón Calderón y que, si no me equivoco, fueron inculcados por Fabio Capello. Los ahora jugadores de Bern Schuster fueron a ganar el encuentro a partir del gol local, y si es verdad que su fútbol es dudoso muchas veces, lo que es indiscutible es la raza que pone este equipo. Por actitud, el Madrid ha ganado muchos partidos en las dos últimas temporadas. El famoso y legendario ‘espíritu de las remontadas’ ha vuelto y no ha podido llegar en mejor momento. Que Calderón se jacte de ello, me parece oportunista, pero decir que durante la etapa de Florentino Pérez  el Madrid había perdido las virtudes mencionadas, es acertado. Aunque aquel equipo atesoró otras facetas, la principal: jugar con los mejores futbolistas del mundo.

Al madridismo le toca disfrutar del éxito. Dieciocho años son la mejor prueba de que adjudicarse dos Ligas consecutivas es muy complicado. El Madrid ha sido justo vencedor, es innegable. Y tampoco cabe debate alguno si decimos que los merengues han sido los mejores de la temporada. Los campeonatos se ganan por regularidad, y este equipo se apoderó del liderato en la segunda jornada. Vamos, que los guarismos son casi impecables. No obstante, el socio blanco, al igual que el barcelonista, siempre será un eterno insatisfecho. Los clubes poderosos deben aspirar a todos los trofeos, y la Liga de Campeones tiene tal dimensión, que una mala actuación se convierte en un importante lastre a la hora de evaluar las temporadas.  El Madrid ya ha concluido su curso y es el momento de poner las notas. Supongo que estaréis de acuerdo conmigo en que la valoración no puede ser muy alta. El rédito que ha ganado en España se enturbió allá por marzo, cuando la Roma humilló a los de Schuster en el Bernabéu en los octavos de final de la Champions. Cinco años consecutivos sin pasar de esa ronda son una rémora para el club más laureado de Europa. El socio no soportaría otro fracaso semejante. Y en cuanto a la Copa del Rey, siempre se ha dicho que es un aditivo para los grandes títulos. Sin embargo, no estaría mal que los blancos se empeñaran un poco más en este torneo.

La gran cuestión es saber si este equipo tiene mimbres para encarar un ciclo tan triunfal como lo fue el de Florentino y no tan efímero como ha sido el de Laporta. Hay ganas, ambición y sobre todo, compromiso. Si acaso, a excepción de Raúl, faltan jugadores contrastados y determinantes que devuelvan al Madrid al pedestal del que nunca debió bajarse durante tanto tiempo: el de campeón de Europa. Pero insisto, el proyecto blanco va por buen camino. Así que, felicidades, campeones, la gloria es vuestra.   

El alirón, para otro día

Lunes, 28 Abril 2008

El alirón liguero se ha aplazado. Un golazo de Marcos Senna contra el Betis privó al Madrid de celebrar el campeonato en el Santiago Bernabeu. Aún así, los blancos afrontaron su duelo con el Athletic como si les fuera la vida en ello, no es para menos. Y no sólo eso, los de Schuster exhibieron todo un repertorio de virtudes que se han echado de menos durante la mayor parte de la temporada: fluidez del balón, orden táctico, juego de bandas y compromiso. Esto último reencarnado en Gago, un jugador de dudosa calidad pero enorme sacrificio, que sabe hacer coberturas a sus compañeros mejor que nadie en el equipo.

Del partido, me quedo con Sneijder, quien se reivindicó como un centrocampista polivalente. Corrió, defendió, efectuó pases muy precisos y hasta disparó con peligro. Entre el holandés y Guti, el fútbol del Madrid se hace vistoso por su rapidez y elegancia. Robinho también contribuye en esta faceta pero incomprensiblemente, el brasileño dista mucho de ser el revulsivo que fue hace meses. Y de Casillas, sobran los comentarios. Las actuaciones del solemne guardameta han creado una opinión pública tan unánime a su favor que un penalti parado o dos intervenciones prodigiosas son su rutina de cada domingo. En resumen, la buena imagen ofrecida por los virtuales campeones se agradece, así como el digno papel que ejerció el Athletic. Con encuentros de esta índole, el fútbol nos saca del tedio al que nos habíamos acostumbrado para mal.

Ya dije hace unas jornadas que el título merengue era cuestión de tiempo. Lo morboso sería que el Madrid no lo ganase en Pamplona la próxima jornada, y de este modo, nos aguardaría un Madrid – Barça emocionante. El clásico cobraría interés por una Liga aún sin finiquitar, a la par que sería sospechoso por el papel de los azulgranas. ¿Con qué actitud jugarían los barcelonistas a sabiendas que una victoria suya retrasaría el alirón de su eterno rival? Creo que eso depende del Manchester United, el juez que evaluará la temporada culé. Si el Barça se clasifica para la final de la Champions, su mente no estará en el Bernabeu, como no lo estuvo en La Coruña este pasado fin de semana. Pero si la espada de Damocles cae encima de los azulgranas el martes, entonces, tampoco sabría cuál sería su talante para el clásico. No me extrañaría que algunos como Etoo y Deco desistieran de plantar batalla al Madrid a causa de esos inexplicables arrebatos que les entran frecuentemente.

Este año no hemos tenido suerte con la fecha del partidazo. El Madrid ya ha comprado todas las papeletas para adjudicarse su trigésimo primer título. Cómo echo de menos aquellas tardes memorables de las Ligas de Tenerife, o para no irnos tan lejos, la del curso pasado. No obstante, aún podremos disfrutar de otro domingo taquicárdico, por el bien de nuestro fútbol. Ése que ya no mimamos y no nos apasiona tanto como antes.

La Liga de los mediocres

Martes, 15 Abril 2008

Y ahora, ¿qué contamos de la Liga? Más bien poco, creo yo. Lo mejor será que el campeonato baje el telón y nos centremos en la Eurocopa, que en este torneo sí que vamos a disfrutar del fútbol. La ‘Liga de los despropósitos’ ha terminado por desquiciar a todos los aficionados. Empecemos por la parte noble: los madridistas se han sentido engañados porque la famosa excelencia que pregonó Ramón Calderón en verano, ha sido una quimera; los seguidores barcelonistas, los peor parados,  han visto cómo el equipo ha desistido de luchar por el campeonato; los del Villarreal, porque el ‘submarino amarillo’ ha desaprovechado la enésima oportunidad para asegurar el segundo puesto, y en consecuencia, la clasificación directa para la próxima Champions; los atléticos, éstos siempre están hartos, aún no se creen que el equipo esté donde le corresponde.

Pero es que hay más: los sevillistas, con todas sus desgracias, se han derrumbado en el que iba a ser su año glorioso; los del Espanyol presumían ser un equipo con ínfulas de Champions en la primera vuelta, y en la segunda han echado por tierra todo su mérito. Y por la parte baja, los más desesperados, sin duda alguna, son los valencianistas, que con la “mejor plantilla de la historia”, según el dueño Juan Soler, han firmado las peores estadísticas desde que descendieron a Segunda en 1986, y encima, han puesto el vestuario patas arriba. No es de extrañar que Mestalla obsequie a la directiva y a los jugadores con pañoladas cada domingo. Y por último, el Zaragoza, que con una afición encandilada en pretemporada con la plantilla que habían armado, está agonizando con el descenso a la vuelta de la esquina.

Vamos, que sólo se salvan las aficiones del Getafe, auténtica revelación del año; Almería, con el fútbol táctico como estandarte, y el Racing de Marcelino, el entrenador más talentoso de la Primera División. Del resto, se esperaba que cumpliesen con sus cometidos.

Sólo rezo para que el próximo año volvamos a vivir el suspense de una última jornada con todo en juego: campeón, equipos que entran en Champions y UEFA, y los puestos de descenso, porque ni en esto último va a haber mucha emoción, Levante y Murcia están sentenciados. Con este panorama, es obvio que los futboleros españoles disfruten una tarde de domingo en el cine, teatro o de paseo. Más productivo y divertido que pasar el trance de esta Liga mediocre, seguro que es.

No vale ganar la Liga

Lunes, 24 Marzo 2008

Sé que es una estupidez decir que Real Madrid y Barcelona parece que no quieren ganar la Liga, pero, ¿a que da esa impresión? Es obvio que cuando pincha el líder y ganan los perseguidores, el campeonato se adereza. Sin embargo, ver a los dos grandes de España jornada tras jornada es un auténtico suplicio, un tedio absoluto. Ni siquiera se salva el Villarreal, aquel club que enamoró a todo el país con Riquelme no hace mucho, y que ahora ha optado por la practicidad. El club castellonense tiene al Madrid en la recámara y sería desternillante que acabara proclamándose campeón. Por lo menos, el ‘submarino amarillo’ ha consolidado un proyecto que, con algunos ajustes, puede ser óptimo para incordiar en la próxima Liga de Campeones. Y aquí estriba el argumento de esta Liga tan ominosa: la competitividad.

Madrid y Barça son conscientes de que sus proyectos deportivos están obsoletos. Al final de temporada, tanto ganador como perdedor tendrán que volver a reconstruir las plantillas, y en el caso de los blancos, no estaría de más que atendieran a su filial. Estos clubes tienen el deber de invertir a largo plazo, no vale ganar un título con tantos despropósitos. Lo que importan son los ciclos, no años puntuales. Y merengues y culés han dejado patente que no tienen actitud ganadora, talante competitivo para afrontar torneos venideros. Por tanto, mis consejos son los siguientes:

Al Real Madrid le diría que planificase las temporadas con más antelación: no puede fichar jugadores a finales de agosto, a una semana vista del comienzo de la Liga (véanse los casos de Sneijder, Drenthe y Heinze). La directiva no sólo debe traer a jugadores de primer nivel. Con un calendario tan exigente, hay que tener dos jugadores por demarcación, ¿Qué delantero centro está supliendo al lesionado Van Nistelrooy? Nadie, porque Soldado y Saviola han sido defenestrados por Schuster. Y por cierto, Saviola, al igual que Dudek y Metzelder, fueron traídos gratis y ninguno de ellos se presuponía titular. Mala inversión porque el club les está pagando sus fichas, que seguro que no son baratas. Por último, la cantera blanca está desperdigada por la Primera División y gente como De la Red y Granero están liderando al triunfal Getafe. Pero, qué casualidad que ni un solo canterano del Madrid juegue en el primer equipo.

Al Barça le aconsejaría que se hiciese una catarsis. La lucha de egos del vestuario ha dañado por segundo año consecutivo la filosofía que Rijkaard había implantado con éxito para hacer a los azulgranas campeones de Europa. Ronaldinho no puede seguir en Can Barça, y otros como Deco, Thuram, Zambrotta y Henry preferirían otro destino menos tensos. Laporta no aprendió la lección del curso pasado y porfía en mimar a sus estrellas en vez de ser un poco intransigente. Claro está, que si el Barça gana la Champions, aquí no habrá pasado nada. Pero deber ser la Champions, no la Liga.