Blogs

Con diez minutos basta

Partido cómodo para España. En realidad, ninguna de las dificultades del encuentro las ha planteado Alemania que, en ningún momento ha pensado que podía ganar.

Esta Alemania huele a fin de ciclo irremediablemente. Incluso viendo el partido por televisión es fácil reconocer una ausencia de fe notable que vulgariza a jugadores extraordinarios como Nowitzki y castiga con la mediocridad a buenos jugadores como Jagla, Greene o Kaman. Harían mal en no explorar todas las opciones de seguir en la competición porque da la sensación de que podemos tardar muchos años en ver a Alemania en otros Juegos Olímpicos.

Nuestra selección ha cometido durante muchas fases del  partido los mismos errores que contra China. A saber, falta de tensión en determinadas acciones, relajación en situaciones de uno contra uno en defensa y poca claridad en el juego ofensivo donde, en muchas ocasiones, la ocupación de los espacios y la velocidad en el movimiento del balón no es la correcta. Sólo al final de la primera parte y los primeros minutos de la segunda reconocimos el baloncesto con el que nos llevan deleitando los equipos de Aíto García Reneses durante varios años. Pero esos minutos no fueron suficientes para despejar por completo las dudas de muchos jugadores que se mostraron especialmente erráticos.

En realidad, si hiciéramos un balance de los tres partidos de España, diríamos que su asignatura pendiente está siendo la continuidad ya que, hasta ahora, muestra un juego demasiado ciclotímico al que no nos tenía acostumbrados. La experiencia que tenemos con este grupo nos hace pensar que, cuando las exigencias sean mayores, su respuesta será la correcta, como se demostró en el partido contra Grecia.

Aún con todo, España ha conseguido un holgado triunfo que certifica su clasificación para cuartos de final como uno de los dos primeros de grupo y llega al partido contra Estados Unidos en una disposición clasificatoria idónea para afrontar el duelo contra los Bryant, James, Wade y compañía sin excesiva presión.
No doy mucho valor a la victoria o derrota en ese partido, me parece más relevante observar qué síntomas ofrece España y si consigue ir sumando jugadores a la causa, algo fundamental en este tipo de competiciones. Seguro que Aíto hará una lectura similar y aprovechará el partido para pulir pequeños detalles e intentar conseguir recuperar anímicamente a aquellos jugadores que necesitan un buen partido para afianzarse y sentirse con más confianza y seguridad en el campo.
Si España lo logra, seguro que volvemos a jugar contra Estados Unidos en un partido en el que sí sea trascendental la victoria.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , , , , , ,

Deja tu respuesta