Blogs

Grande España

Si la final de Los Ángeles 84 ha perdurado en el tiempo, con más razón debería hacerlo esta final de los Juegos Olímpicos de 2008 en Pekín. Hoy podemos decir con todo nuestro orgullo que tal y como pedía Gasol en su anuncio, el mundo admirará a nuestro país.

El mérito del subcampeonato de España viene dado porque ha realizado el mejor partido, con mucho, del torneo frente al mejor rival, frente a todo un equipazo que ha presentado al mundo los nuevos valores de la NBA. Estados Unidos ha necesitado de un súper esfuerzo en defensa y un extraordinario acierto en ataque para vencer a nuestra selección que ha perdido ante la mejor selección americana desde 1992 y al mejor conjunto de atletas que jamás hayan jugado juntos.

España solventó muchos de los errores del primer partido, mejoró en la defensa de los bloqueos directos poniendo a Felipe Reyes a defender a Howard y supo leer mejor las situaciones defensivas de Estados Unidos con un punto mayor de paciencia y de equilibrio en el juego. Además contó con una mayor aportación de Juan Carlos Navarro que, sin duda, merecía un partido como éste y que recordó sus tiempos de júnior ayudando en la posición de base. Navarro se unió en este encuentro a la habitual aportación de Gasol, Rudy, Jiménez y Felipe Reyes que han confirmado en la final su excepcional torneo.

En mi opinión, lo más admirable de nuestra selección en el partido de hoy ha sido su enorme fortaleza mental, capaz de asumir ir perdiendo casi todo el partido frente a un equipo con extraordinario acierto y poderío.

Aunque el partido ha estado marcado por la cuestionable labor arbitral, no hay que poner ni un pero a la victoria americana. Sus jugadores han mostrado un gran sentido colectivo, en especial contra las defensas zonales, donde han castigado los dos espacios más dañinos contra este tipo de defensas, la línea de fondo y el poste alto. También doy mucho mérito a su entrenador, capaz de asignar roles bien definidos a sus 12 estrellas y conseguir que funcionasen brillantemente de manera colectiva.

Esta final será recordada como un brillante fin de trienio mágico para los nuestros. España no debe tener miedo al futuro. Los Ricky Rubio, Rudy, Marc Gasol y los ausentes Sergio Rodríguez, Sada, Claver, Fran Vázquez,  Triguero y Carlos Suárez entre otros aseguran la continuidad de los éxitos que deben seguir contando con la imprescindible aportación de los jugadores de la irrepetible generación del 80.

Por último permitidme un último reconocimiento a la selección argentina, brillante medalla de bronce. Nuevamente el equipo sudamericano ha dado una lección de capacidad competitiva en un grupo que, a diferencia de lo que espero que pase con España, puede estar viviendo sus últimos momentos de gran éxito.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , , , , ,

Una respuesta a “Grande España”

  1. orko dice:

    pues la verdad es que de argentina no se esperaba mucho y mirales, caya casta.

Deja tu respuesta