Blogs

Después de Pekín

Pocos días después de conseguir la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín demasiadas dudas plantean sobre el futuro de la selección española.

Aíto García Reneses anunció su desvinculación del combinado nacional días después de que jugadores como Calderón y, en especial Pau Gasol, no aseguraran su compromiso para más citas internacionales con España.

La marcha de Aíto no ha sorprendido a nadie.  Su fichaje por Unicaja era un secreto a voces. No hay nada cuestionable en la actitud del ya ex seleccionador que ha seguido escrupulosamente condiciones y tiempos pactados en su contrato. Probablemente estemos ante el momento de revisar la incompatibilidad entre entrenar en la ACB y hacerlo en selecciones nacionales, algo que, en la práctica ya se ha producido este verano porque cuesta mucho pensar que el Presidente de la Federación Española de Baloncesto no conociera las intenciones de Aíto y Unicaja.

El tiempo ha desmontado uno por uno todos los argumentos dados para el despido de José Vicente Hernández. Tampoco este hecho ha de sorprendernos. El cese del ex técnico de Estudiantes se produjo por motivos muchos más simples de los argumentados en su momento. 
Nada había de  supuestos agravios a patrocinadores, dudas sobre la dedicación de Pepu y falsos, como ha quedado más que avalado, acuerdos con otros equipos. La única verdad es que a Pepu se le despidió porque caía mal al Presidente de su empresa molesto por el excesivo protagonismo y gran reconocimiento público que tenía uno de sus empleados.

Lo cierto es que España tendrá tres seleccionadores en cinco meses, algo que no parece muy acorde con la extraordinaria salud de nuestro equipo nacional que tiene ante sí el reto de conseguir no cerrar precipitadamente un ciclo de éxito.
Es probable que alguna de nuestras estrellas no acuda con la selección a próximas citas pero hay que evitar a toda costa una desbandada general que, en nada, sería positiva.
Después de tres años recogiendo el fruto de un gran trabajo, la Federación Española tiene el reto de conseguir que el relevo generacional se produzca de la mejor manera posible y que la entrada de los jóvenes esté protegida por jugadores con experiencia. Ese será el primer paso para que estos tres últimos años de éxito tengan continuidad.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , ,

2 respuestas a “Después de Pekín”

  1. pertuas dice:

    Grande Mariano, muy grande. Esperemos que con entrenadores como tú logren largar al mafioso ese…

  2. ascao dice:

    Yo sólo digo una cosa. España busca entrenador y De Pablos está en el paro. te atreverías con la selección?

Deja tu respuesta