Blogs

Vázquez, eterno “bajo sospecha”

El fin de semana en la ACB ha confirmado el poderío del Tau y el Barcelona, la irregularidad en el juego del Real Madrid, las malas sensaciones que transmite C.B Murcia y una nueva actuación soberbia de Fran Vázquez.

El jugador gallego es un curioso caso en nuestro baloncesto. De su explosión en el Unicaja campeón de Copa de Scariolo pasó a unas temporadas más grises en Girona y Barcelona. Sacrificó la aventura americana por grandes contratos y por la aspiración de convertirse en un jugador de referencia en el baloncesto europeo. Desde entonces Vázquez, vive bajo sospecha.
Es cierto que la irregularidad en su juego no ha sido un gran aliado en la proyección mediática del internacional español, pero también parece que sus actuaciones trascienden en menor medida que las de otros pívots. Incluso desde su propio club se ha dado la sensación de sentirse rehenes del contrato de Fran en vez de valorarle como un jugador difícil de encontrar en el baloncesto continental. Desde los medios parece que nunca se ha perdonado que renunciara a la NBA y, desde entonces sus malas actuaciones han tenido un eco mucho mayor que sus grandes partidos.

El valor que le doy a la temporada de Fran Vázquez viene dado por la dificultad que supone no saber si un partido toca jugar 10 ó 30 minutos y la madurez que está demostrando para resultar decisivo en muchos encuentros de la temporada. Si el pívot del Regal Barcelona logra la tan ansiada regularidad estaremos ante un jugador demoledor por su capacidad atlética, su velocidad y su habilidad para jugar por encima del aro, una cualidad tremendamente necesaria en los grandes equipos. Apartados ya los debates cuando apareció en la élite de si es un “cuatro” o un “cinco” (precisamente su virtud es  que puede jugar tanto con Santiago como con Ilyasova), Vázquez parece encontrarse cada vez más a gusto en el juego ofensivo del Regal Barcelona donde saca provecho de su habilidad en las continuaciones de los bloqueos directos y en su cada vez más efectivo tiro a cuatro-cinco metros.

Quizás la más que posible llegada de Sergio Scariolo a la selección pueda ser un punto de motivación extra para el gallego que, de seguir así, podría volver a jugar en el equipo nacional y completar un juego interior insuperable con los hermanos Gasol y Felipe Reyes que, sin duda, continuarán como piezas fundamentales de nuestra selección.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: ,

Deja tu respuesta