Blogs

Childress y Nocioni

Hace tiempo que no dedico unas líneas a la NBA, y no es que no me interese,  sino que tengo la sensación de que todo lo bueno está por venir y ni siquiera la lucha entre Cavs y Lakers por el mejor récord de la liga y las continuas exhibiciones de Lebron James y Wade en esa sorda competencia por el MVP logran distraer la atención de ese tremendo Regal Barcelona-Tau que nos espera y de la dramática lucha por evitar el descenso en la ACB.

Dos hechos de la última semana han vuelto a reclamar mi atención sobre la realidad que se vive en la competición americana. Por un lado, la actuación de Josh Childress en los play offs de cuartos de final de la Euroliga con Olympiakos y, por otro,  las declaraciones explosivas del “Chapu” Nocioni sobre la realidad de su equipo los Sacramento Kings.

Josh Childress, cuyo fichaje por el Olympiakos fue una de las sensaciones del verano, es un sonoro fiasco. Seguro que podrá jugar mejor, a lo mejor, es decisivo en la Final Four, pero la atención mediática de su fichaje y su sueldo nada tienen que ver con la estrella que nos vendían. De todos los jugadores que han intervenido en la serie Olympiakos-Real Madrid, Childress estaba entre los tres peores técnicamente. Incapaz de fabricarse un tiro y de dar más de un bote seguido con su mano izquierda, Childress solo ha sido útil en situaciones cercanas y aprovechando la capacidad de Papaloukas para adaptarse a las características de sus compañeros. Si el Real Madrid no está  en la Final Four no será por Childress sino por Papaloukas, Bourossis, Greer y Printezis. Childress es un significativo ejemplo de la pobreza técnica de la mayoría de nuevas generaciones de jugadores americanos, más pendientes de alardear con exhibiciones atléticas que de pulir sus evidentes limitaciones con el balón en las manos.

Nocioni se está cansando de la NBA, para un competidor como él es desesperante habitar en un equipo como los Sacramento Kings, una auténtica banda que da la sensación de que lucha por ser el peor equipo de la liga para tener más opciones de alcanzar el número 1 del draft. Los 82 partidos de la Temporada Regular americana tienen el aspecto perverso de que haya equipos que sin haber jugado 30 ya sepan que no van a poder progresar en la competición. Esto hace que los jugadores se dediquen a exhibir sus presuntas habilidades, no por el bien colectivo, sino por la ambición de procurarse mejores contratos. Nocioni está viviendo esta realidad que tan bien conoció Pau Gasol en Memphis y que, a la larga le empobrecerá en su juego. A Gasol le rescataron los Lakers, Nocioni busca un equipo salvavidas, quizás el Tau?, seguro que por Querejeta no habría problema y por Ivanovic menos.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , ,

Deja tu respuesta