Blogs

Objetivo, los cuartos

Esa es la realidad. Ahora mismo, España tiene que cambiar los galones por el mono de trabajo y asegurarse su clasificación para Cuartos de Final.

El partido contra Turquía ha sido un perfecto cuadro de la situación de nuestra selección. Ahora mismo, el grupo de Scariolo apunta momentos de recuperación pero carece de continuidad en su juego y acusa problemas para esconder sus carencias en momentos decisivos de los encuentros. Hasta este Europeo, nadie había conseguido destapar los defectos de nuestro combinado nacional. La cita de Polonia está mostrando un grupo inseguro, errático y, sobre todo, excesivamente blando en el contacto, en la pelea por los balones divididos. Su talento le está permitiendo sobrevivir y ser, todavía, un firme candidato al título a pesar de que cada encuentro está dando la sensación de minar la confianza de los jugadores. Urge un gran partido contra Lituania para recuperar algo más que opciones de luchar por el Oro.

Vaya por delante que Turquía es una gran selección, que imitó muchos de los planteamientos tácticos de Serbia. Supo cómo ayudar en la defensa de los jugadores interiores concediendo lanzamientos a jugadores españoles que acusan un exceso de responsabilidad (el caso más representativo es Ricky Rubio). No le interesa a España llevar los partidos a un continuo juego de cinco contra cinco pero es difícil anotar en superioridad si no se rebotea con autoridad y la defensa no provoca pérdidas de balón del contrario.

El síntoma. Dentro del mar de dudas que es España hubo un dato significativo, en una selección con Rubio, López y Cabezas, LLull acabó jugando de base el último minuto.Irreprochable la última acción del joven jugador, valiente y decidida aunque sorprendente por los compañeros que le acompañaban en los últimos segundos.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , ,

Deja tu respuesta