Blogs

Los árbitros y la cintura de la ACB

Pasan demasiadas cosas en la ACB que nos obligan a pensar que esta organización necesita renovarse urgentemente y afrontar un cambio importante que impulse de nuevo la competición nacional. Porque no nos engañemos, el baloncesto de clubes funciona, el baloncesto de selecciones funciona pero la ACB va camino de convertirse en una liga clandestina que solo llamará la atención un par de fines de semana al año (El de la Copa y quizás la Final). Parece que hay un poco la sensación de que, una vez terminadas la Copa del Rey y la Euroliga, lo que apetece ya es que empiece a jugar España y ver si somos capaces de repetir el campeonato del mundo sin Pau Gasol. Quién ganará la ACB parece algo secundario, quizás porque todo el mundo lo tiene claro.

En medio de todo este panorama, los árbitros de la ACB se declaran en huelga y amenazan con dejar la resolución de la Liga con colegiados bosnios de categorías inferiores (que son los únicos que ha podido encontrar la ACB). Difícil mojarse en este tema. Por un lado, los colegiados tienen todo el derecho a reclamar un convenido digno que les equipare a entrenadores y jugadores aunque el momento escogido para la Huelga merece algún reproche por oportunista y dañino pero quizás, y así lo habrán pensado, es el más adecuado para dar notoriedad a sus demandas. Siempre he pensado que este tipo de reivindicaciones hay que realizarlas antes de que la competición comience, nunca evitando su desarrollo (las distancias con la NBA solamente se han reducido en el juego, el resto sigue a años luz). Probablemente la justicia de las demandas quedan ocultadas por las consecuencias derivadas de un parón arbitral en este momento.

La ACB, que ya viene con la piel sensible después de sus polémicas con FEB y Euroliga, ha reaccionado con unidad (sólo pública) y orgullo dando a conocer una nueva propuesta para los árbitros que mejora sus condiciones salariales y laborales pero que, en su espíritu, no dignifica mucho más la profesión de colegiado. Nuevamente menciono el momento escogido para esta huelga como clave para la decisión de firmeza adoptada por los clubes que han recogido el envite arbitral como un chantaje que ponía a prueba la unidad y fortaleza de la organización.

Probablemente todo se solucione pasado este fin de semana, la ACB se comprometerá a atender la demanda de los árbitros y éstos dejarán para más adelante su postura de fuerza. En caso contrario será curioso ver cómo se juegan los Play Offs con árbitros extranjeros. Será un buen momento para corroborar que los árbitros españoles, tantas veces autodenominados como los mejores de Europa están en lo cierto, o quizás no.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Deja tu respuesta