Blogs

España-USA. Los micros y la depresión de Rudy

Magnífico final de preparación para España de cara al Mundial de Turquía. Dejando a un lado los evidentes beneficios de los partidos preparatorios desde el punto de vista físico y táctico, el encuentro  contra Estados Unidos ha resultado de más utilidad que el resto de partidos juntos.

Cuesta destacar alguno de los innumerables detalles que nos ofreció el partido entre los dos máximos candidatos al título en Turquía. Por un lado, deberíamos hablar del poderío atlético de los americanos que acusaron su escasa compenetración en determinados momentos del partido. Probablemente Estados Unidos vaya a llegar justito de partidos al Campeonato del Mundo y ese puede ser un detalle determinante que ni el excelso Kevin Durant podrá controlar. Estados Unidos carece de encanto, es la verdad, pero llega a Turquía con una dosis de humildad y realismo alejada de la prepotencia que les ha castigado tantas veces. Para nada es una selección inaccesible ni para España ni para otros equipos del Campeonato pero será difícil de vencer si consigue dar continuidad a su desbordante actividad defensiva. Además, en el banquillo cuenta con un técnico que es algo más que un director de egos y que tiene muy claro los roles que deben desempeñar sus jugadores.

La última jugada defensiva de los americanos no solo sorprendió a Scariolo y su cuerpo técnico que según recogieron los micros no estaban preparados para esa disposición defensiva sino también a los jugadores españoles que no supieron elegir buenas soluciones para el último tiro. Un detalle significativo que un equipo enormemente creativo como el español no supiera reaccionar y elaborar ninguna jugada que no esté previamente diseñada.

Sobre España, pendientes de la lesión de Calderon (se rumorea que le sustituiría Raúl López y entonces lo de elegir 15 y descartar ya sería de traca), habría que apuntar de nuevo las dificultades para poner en juego de manera más constante a nuestros hombres interiores y cierta sensación de que hay jugadores que tienen que ir creciendo para convertir el buen equipo visto en la Caja Mágica en el magnífico grupo que esperamos ver en Turquía. De entre ellos sigue echándose en falta la clase de un Rudy Fernández que no acaba de realizar un partido que nos haga recordar al magnífico jugador Pre-NBA que estábamos acostumbrados a disfrutar. El jugador balear sigue siendo importante pero está poco participativo y no participó en ningún momento de los mejores momentos de baloncesto del combinado nacional. Como es tan bueno, conviene esperarle, pero también exigirle.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , ,

Deja tu respuesta