Blogs

Ibaka y Mirotic.

Leo que a Serge  Ibaka, jugador de Oklahoma City Thunder le concederán la nacionalidad española por carta de naturaleza, algo así como un artículo 33 para asimilar aquellos deportistas que nos interesen. Sin duda, un refuerzo importante para el futuro de la selección española con el que sin embargo albergo dudas que tenga un impacto inmediato en el combinado nacional. Horas después asistimos a un nuevo gran partido de Nikola Mirotic con el Real Madrid en Sevilla. Quizás la pareja de pívots titular de España en cuatro o cinco años, sinónimo de los nuevos tiempos en los que los cupos siguen funcionando en la ACB mientras los equipos de formación captan cada vez más jugadores extranjeros de los que en ocasiones se nutre la Federación Española mediante nacionalizaciones-express. Algo así como vamos a proteger a los profesionales con cupos pero traedme todos los extranjeros que podáis jóvenes que ya nacionalizaremos nosotros a los que nos interesen.

Mucha gente habla de Ibaka pero tengo la sensación de que pocos le han visto jugar. El jugador de origen congoleño es un pívot atlético, móvil con gran capacidad para jugar por encima del aro pero aún tierno técnicamente y con escasa capacidad para crearse sus opciones de anotación. Ahora mismo su rol en la selección no pasaría de especialista para momentos puntuales. Por lo tanto, su nacionalización hay que verla como un “fichaje” de futuro y no dejar que los casi siempre falsos números de la NBA nos engañen.

Mirotic es algo distinto. Tampoco parece que esté preparado para disputar muchos minutos en la selección española. De hecho, igual ni es llamado para el próximo Europeo pero el jugador de origen montenegrino del Real Madrid reúne muchas cualidades para ser una de las referencias de la próxima década. Mirotic ocupa una posición, la de “cuatro” que empieza a agotarse en nuestro país una vez que Garbajosa parece haber jugado ya sus mejores partidos. El jugador madridista aporta versatilidad, capacidad de pase y lanzamiento y bastante deseo en el rebote, cualidades muy de agradecer en alguien tan joven. Por contra, aún tiene problemas en la toma de decisiones, sobre todo a la hora de elegir cuando debe poner el balón en el suelo. Estamos ante un grandísimo hallazgo que ha demostrado inteligencia a la hora de asumir la gran exigencia de Messina. Frente a compañeros que se resignan y achacan su mal rendimiento a la actitud de su entrenador, Mirotic hace lo más adecuado, ESCUCHAR.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , ,

Deja tu respuesta