Blogs

El Método Sada

Víctor Sada es el jugador del momento. Siempre ha sido respetado y valorado pero quizás nunca con la unanimidad actual. Dudo que haya muchos posters del base del Regal Barcelona colgados en las habitaciones de los jóvenes amantes del baloncesto pero serían de obligada lectura todos los valores que Víctor representa.

1. ¿Qué puedo aportar al equipo o qué puede aportarme el equipo a mí?. La segunda opción ni se la plantea Sada. Su elección está clara, no quiere hacerse un hueco brillando en acciones individuales sino añadiendo pegamento a la solidez defensiva del Regal Barcelona y atendiendo todos los egos ofensivos de sus talentosos compañeros

2. Lo importante no es ser titular sino acabar los partidos. Hay muchos jugadores obsesionados con el hecho de formar parte del cinco inicial cuando la elección importante que tienen que realizar los entrenadores es decidir con quién acaban en la pista los partidos igualados. Sada raramente es titular, en ocasiones ha sido hasta el tercer base,  pero es un habitual disputando los verdaderos minutos de calidad.

3. Respeto. Me cuesta encontrar un mal gesto de Sada ante algún compañero, árbitro o rival. Es un chico que valora lo duro que le ha resultado llegar donde está, que dudante muchos años ha vivido con el sambenito de prescindible y viendo pasar innumerables fichajes en su posición. Además no se puede decir, que hasta ahora, haya gozado de un gran reconocimiento mediático. Sin embargo, no se comporta con el ánimo de pasar cuentas a nadie, sigue haciendo su trabajo con tremenda humildad y es el primero que celebra desde el banco las buenas acciones de sus compañeros.

4. Su influencia en el colectivo. La actitud de los llamados secundarios es básica para construir un grupo de éxito. A principio de temporada todos los jugadores tienen unos roles determinados. Si los llamados a ser menos importantes caen en la resignación, el victimismo y el pasotismo constante, el empuje del grupo decae. Si, por ejemplo, tienes un tercer base suplente de los bases titulares de España y Eslovenia y cada entrenamiento y cada partido su actitud es ejemplar, ¿con qué cara el quinto alero y el quinto pívot podrán permitirse “dimitir” en su empeño de aumentar la competitividad del grupo?. Respuesta: el quinto alero y el quinto pívot muerden como lo hace el tercer base y obligan a que el resto de la plantilla esté permanentemente concentrada y en tensión.

Seguro que los rivales del Regal Barcelona no dedican mucho tiempo del scouting a Víctor Sada. Sus acciones no ganan partidos, sus valores sin embargo ganan muchos y muchos campeonatos.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags:

Deja tu respuesta