Blogs

Entrenadores sospechosos

Veo, leo y escucho como la prensa se ceba con Erik Spoelstra, entrenador de los Miami Heat, durante toda la temporada. En un equipo con tres súper estrellas siempre es más fácil dirigir las iras hacia el banquillo. Spoelstra no ha inventado el baloncesto pero merece mucho respeto, se ha labrado su carrera en despachos pequeños machacando vídeos de los rivales y, sobre todo, realizó una muy meritoria temporada en los Heat previos a la llegada de Lebron y Chris Bosh.

Spoelstra ha ido comprendiendo a los Heat a medida que avanzaba la temporada, intentó ser demasiado intervencionista en el apartado ofensivo en los primeros partidos pero pronto dio un paso al lado dejando una cierta autogestión en ataque. Sobre ideas sencillas de juego comprendió que es inútil encerrar en movimientos rígidos espíritus tan libres como el de sus jugadores. El mérito de Spoelstra viene en los matices. Primero en el sigiloso trabajo defensivo que ha hecho de Miami el mejor equipo de la Liga en este apartado, nunca Lebron James defendió tan bien como este año (aunque su elección en el mejor quinteto defensivo sigue siendo inexplicable).  Los Heat han demostrado una riqueza de variantes defensivas muy interesantes que han sido claves para derrotar con contundencia a Chicago y Boston. Spoelstra también ha acertado en la utilización de los jugadores que acompañan a Wade, James y Bosh. No ha pensado en quién es mejor jugador sino en quien completa un mejor equipo.

El mismo respeto que Spoelstra merece Molin, entrenador del Real Madrid. Fue recibido con alegría por los que machacaban a Messina pero el paso del tiempo está dejando cierto poso a decepción. Molin nunca había ejercido de entrenador principal y parece seguir sin hacerlo. Los movimientos ofensivos son los mismos que tenía el equipo con Messina y siempre una copia será peor que el original. Las rotaciones son las mismas que con Messina con la diferencia que Mirotic y Suárez han descendido enormemente en su rendimiento. Unos meses después no se puede decir que ningún jugador haya mejorado su rendimiento con un Molin que ha llevado al límite el respeto por la línea de trabajo de Messina. Pensándolo bien, parece lógico, cuando llevas tanto tiempo con alguien puedes caer en la tentación de dejar de cultivar un baloncesto propio, pero esa es una reflexión que el Real Madrid y el propio Molin debería haber hecho antes.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , ,

2 respuestas a “Entrenadores sospechosos”

  1. Messinita dice:

    A mi Molín me parece malo malo malo.

  2. juan dice:

    El que es un paquete es Herreros.¿Cuántos años lleva dirigiendo la sección? ¿Cuánto cobra Pesic? Que vendan a Albiol para traerle, eso sí que sería un buen cambio.

Deja tu respuesta