Blogs

Los cupos, balance y futuro

Parece que llega a su fin la etapa de los famosos cupos de jugadores españoles. Después de varios años donde era obligatorio contar con cuatro jugadores “nacionales” (también Prigioni, Splitter y Scola entre otros) la ACB ha propuesto otro marco de contratación que solo compromete a sus clubes a contar con dos jugadores que hayan formado parte de sus equipos de formación ya sean nacionales o extranjeros.

Ya sabéis que no he sido un gran fan de los cupos, aparte de su demostrada ilegalidad, creo que no han contribuido a elevar el nivel del jugador español sino a pagar como estrellas a jugadores buenos y a relegar a papeles muy secundarios a jugadores que, a sabiendas, formaban parte de las plantillas solo para cumplir con una normativa. Aunque mi postura no será muy popular creo que la apuesta por el jugador español no debe ser obligada sino una consecuencia del trabajo de los respectivos equipos. Es cierto que la ACB se ha llenado de comunitarios vulgares pero eso ha sido también una elección económica ya que jugadores españoles de un nivel parecido costaban mucho más a los clubes.

El futuro. Una mayor libertad de contratación no llevará consigo la presencia de menos jugadores españoles, los equipos tendrán menos problemas a la hora de confeccionar sus plantillas y los buenos jugadores se harán un hueco de la misma manera que se ha producido hasta ahora.

Cuidado. La proliferación de jugadores extranjeros en los equipos de formación es un hecho consolidado en nuestro baloncesto. Creo que es positivo porque aumenta el nivel de los jugadores y la exigencia a la que se enfrentan los jóvenes españoles pero tiene un lado perverso. Con la propuesta de la ACB se puede recrudecer el mercadeo con estos chicos y que también en categorías de formación tenga demasiado peso la capacidad económica de los clubes.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Deja tu respuesta